IMG-LOGO

Biografía

Gena Rowlands

Gena Rowlands

90 años

Gena Rowlands

Nació el 19 de Junio de 1930 en Madison, Wisconsin, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 1 premios)

Gloriosa

05 Julio 2011

Grandísima actriz dramática, sus mejores filmes los hizo con su marido John Cassavetes, y de hecho dos de ellos le valieron sendas nominaciones a los Oscar. El gusanillo del cine ha sabido transmitirlo a sus tres hijos.

Virginia Cathryn Rowlands, más conocida como Gena Rowlands, nació el 19 de junio de 1930 en Madison, Wisconsin, Estados Unidos. De buena familia, su padre era banquero y legislador del estado, y su madre pintora; su hermano mayor, David, acabaría siendo actor como ella. Teniendo Gena nueve años a su progenitor le ofrecieron un buen puesto en Washington, en el Departamento de Agricultura, de modo que allá se trasladó toda la familia. Tres años después tocaba empacar de nuevo, esta vez rumbo a Milwaukee, en su estado natal de Wisconsin, donde la nueva responsabilidad profesional del padre estaba en la Oficina de Precios; “culo inquieto” poco despúes marchaban para Minneapolis, Minnesota. Entre 1947 y 1950 Gena estudió en la Universidad de Wisconsin, y de allí partiría finalmente a Nueva York, donde se formaría como actriz en la Academia America de Artes Dramáticas. En esta institución conoció y se enamoró de su marido, John Cassavetes.

Los primeros trabajos actorales de Gena fueron en compañías de teatro de repertorio y en el Provincetown House. La guapa y rubia actriz debutaría en Broadway con “The Seven Year Itch”, la obra de teatro de Gabriel Axelrod que dio pie al film de Marilyn Monroe La tentación vive arriba, con la que inició una gira por todo Estados Unidos. Y trabajó frente a Edward G. Robingon en “Middle of the Night”. En televisión haría en la década de los 50 papeles en populares programas como Studio One o General Electric Theater. O series televisivas como Laramie, Alfred Hitchcock presenta y 87th Precint. Más tarde llegarían Bonanza y El virginiano.

Aunque se supone que aparecía fugazmente en Sombras (1959), dirigida por su marido John Cassavetes, lo cierto es que su verdadero debut en cine se produjo con el western Los valientes andan solos (David Miller, 1962), donde daba la réplica a Kirk Douglas –el actor mencionaba este film como su película favorita– y Walter Matthau; no fue mal comienzo. Y ese mismo año Robert Mulligan le dirigió en las aventuras de Camino de la jungla, de nuevo con actores de prestigio, Rock Hudson y Burl Yves.

Sea como fuere, es evidente que Gena Rowlands se convirtió sobre todo en musa de su marido, el también actor y director John Cassavetes, modelo para el cine independiente, que la dirigió en siete formidables películas: Ángeles sin paraíso (1963), donde era secundaria junto a Burt Lancaster y Judy Garland en una trama de un colegio de deficientes mentales; Faces (1968), sobre un matrimonio en descomposición; Así habla el amor (1971), donde daba vida a una mujer depresiva; Una mujer bajo la influencia (1974), donde es una mujer trastornada, la esposa de Peter Falk, y que le valió su primera nominación al Oscar en el que es muy posiblemente el mejor papel de su carrera, además de que su marido también fue nominado como director; Noche de estreno (1977), una mirada al mundo del teatro; Gloria (1980) en que es una ruda mujer que protege a un niño testigo de un crimen, papel que le dio la segunda nominación al Oscar; Corrientes de amor (1984), donde era la hermana de un escritor -Cassavetes- consumido por el alcohol; además coincidieron como actores en las comerciales Las Vegas, 1970 (1969) y Pánico en el estadio (1976), y en Tempestad (1980), actualización de la obra de William Shakespeare a cargo de Paul Mazursky.

Casados en 1954, tuvieron tres hijos cineastas, el más conocido el también director Nick Cassavetes, que ha dirigido en varias ocasiones a su madre, como en los títulos Volver a vivir (1996), Atrapada entre dos hombres (1997) y El diario de Noa (2004). Sin duda que Zoe R. Cassavetes reclamó el derecho a dirigir a su madre como su hermano, y lo hizo en Broken English (2007). Incluso la madre de Gena, Lady Rowlands, actuaría en varios filmes de John Casavettes. Sobre el trabajo en cine conjunto de marido y mujer, Peter Bogdanovich escribió que “si algún otro director y actriz han trabajado juntos logrando repetidamente tales niveles emocionales, yo no los conozco”. Rowlands destacaría lo meticuloso que era Cassavetes en su trabajo, no improvisaba habitualmente.

Con todo lo dicho, pienso que queda claro que Gena es una mujer muy familiar, muy enamorada de su esposo y amante de sus tres hijos, que logró conciliar trabajo y hogar, algo no tan sencillo teniendo de jefe a su marido. Sólo ha estado casada con John Cassavetes, que falleció por una cirrosis en 1989. No obstante, Rowlands ha hecho cine más allá del ámbito del hogar, como es bien sabido. Algunos de sus títulos más destacados son Otra mujer (Woody Allen, 1982), donde escuchaba las confidencias de una mujer a su psiquiatra por la delgada pared de su apartamento; Noche en la Tierra (1991), película coral de Jim Jarmusch. Con Frank Sinatra hizo una de gángsteres, Hampa dorada (1968), y con el amigo Peter Falk estaría en El mayor robo del siglo (William Friedkin, 1978), e incluso en un episodio de la serie Colombo. Junto a Bette Davis rodaría el telefilm Madre e hija (1979).

Lo cierto es que si estaba a gusto con un director o un actor, aquello era un estímulo para que Gena Rowlands repitiera con esa persona. Así, aunque no sean filmes memorables, hizo para Lasse Hallström Querido intruso (1991) y Algo de que hablar (1995). No fue culpa suya, pero La biblia de neón (Terence Davies, 1995) no estaba a la altura de la novela de John Kennedy Toole; más interesantes eran Un mundo a su medida (Peter Chelsom, 1998), donde tenía un rol secundario en la conmovedora historia de la amistad de dos chavales algo friquis, uno por enfermedad, y la coral Jugando con el corazón (Willard Carroll, 1998), donde compartía planos con el legendario Sean Connery.

Lo cierto es que, ya octogenaria, Gena Rowlands no deja de trabajar. De los últimos años se pueden destacar su trabajo en otro film coral, Vidas ajenas (2004), y una de terror sureño, La llave del mal (2005). En estos momentos ultima Yellow, film sobre la lacra de la droga donde le ha dirigido su hijo Nick.

Oscar
2016

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico

Ganador de 1 premio

Filmografía
Paris, je t'aime

2006 | Paris, je t'aime

Mosaico formado por dieciocho historias cortas, rodadas por cineastas excepcionales, que giran en torno al amor. Cada una transcurre en un barrio de París diferente, que sirve como título a cada segmento. El principal escollo es que los cineastas tienen entre cinco y seis minutos por corto, lo que supone un reto para muchos de ellos, acostumbrados a desarrollar sus historias. Sintetizar un relato no es tarea fácil, menos en el cine moderno, en el que por ejemplo son necesarias tres horas de King Kong para contar lo mismo que la película clásica, de 100 minutos. Esta dificultad deriva en que pocos de los autores son capaces de desarrollar una historia de entidad, y los que salen mejor parados son en su mayor parte los que se decantan por narrar una anecdotilla. Es el caso de Joel y Ethan Coen, que mezclan suspense y comedia en ‘Tuileries’, aunque no muestran París, pues transcurre en su totalidad en la estación de metro. Steve Buscemi interpreta a un turista que descubre a una pareja magreándose en el andén de enfrente, lo que causará imprevistas reacciones de los observados. Tiene también su gracia ‘Tour Eiffel’, en la que Sylvain Chomet reivindica el derecho a la diversidad, a través de la historia de amor de dos mimos. Isabel Coixet realiza su primera incursión en el género cómico, pues en ‘Bastille’ parodia sus propios dramones lacrimógenos, a través de la historia de un hombre a punto de dejar a su mujer por una amante más joven. Resulta al menos curiosa ‘Père Lachaise’, en la que el especialista en terror Wes Craven  cuenta con simpatía la visita de una pareja a la tumba de Oscar Wilde. El propio Craven interviene brevemente como actor en ‘Quartier de la Madeleine’, donde Vincenzo Natali convierte a Elijah Wood en protagonista de una historia de vampiros. Esto no significa que no hayan tenido éxito algunos cineastas que han optado por la vía dramática. Destaca Gurinder Chadha, con ‘Quais de Seine’, que apunta con pocos trazos una historia de amor interracial. En ‘Loin du 16ème’, los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas han elegido una entrañable historia de amor maternal, recordando que el amor puede ser de diferentes clases. Frédéric Auburtin se ha encargado de rodar imágenes de París, que sirven de transición entre los cortos, y de ‘Quartier Latin’, homenaje al cine de John Cassavetes, con dos de los actores habituales del neoyorquino, su esposa Gena Rowlands y Ben Gazzara. Como en todos los trabajos colectivos, es inevitable que el nivel sea desigual. Desentonan parcialmente algunos pasajes, como ‘Porte de Choisy’, relato surrealista en torno a unas peluquerías chinas. Lo mismo le ocurre a ‘Le Marais’, pues a pesar de la fuerza visual de Gus Van Sant, su narración de un encuentro que podría dar lugar a una relación homosexual no acaba de arrancar. 

5/10
La llave del mal

2005 | The Skeleton Key

Caroline es una joven enfermera especializada en geriatría y cuidados paliativos, cuyo trabajo en una residencia le resulta particularmente deprimente. Ella se esfuerza en tratar a los pacientes como seres humanos, regalarles cariño y sonrisas, pero casi es la única del personal en hacerlo. Cansada, decide aceptar el trabajo de cuidar a un anciano tetrapléjico que no puede hablar, y que vive con la sola compañía de su esposa. El lugar donde viven, un caserón solitario de Nueva Orleans en medio de ninguna parte, impone respeto a Caroline, quien va recorriendo sus diversas estancias gracias a una llave maestra en forma de esquéleto. Sus temores van en aumento cuando se va enterando paulatinamente de los trágicos sucesos que acontecieron allí en el pasado, y cuyo secreto podría estar encerrado en el ático de la mansión. El director británico Ian Softley ya dio muestras de su habilidad para crear atmósferas enigmáticas en su trabajo anterior, el inclasificable film ‘marciano’ K-Pax. Ahora, con guión de Ehren Kruger, responsable de los libretos de las dos entregas americanas de The Ring, bucea en las pantanosas tierras sureñas de los Estados Unidos, un mundo de extraña belleza, donde no es rara la superstición en forma de magia negra, el vudú y el judú. Kruger ha construido un relato sólido, con el eterno conflicto del racionalismo, creer sólo lo que vemos, y la fe, dejar un lugar al misterio. Y en torno a dicho conflicto surgirá la inesperada paradoja, que deja al espectador con el corazón en un puño. A una historia poderosa, se suma en este film un reparto perfecto, de personajes bien construidos. Por supuesto que el protagonismo recae en Kate Hudson, una actriz que con 26 años ha demostrado ya la fuerza de su presencia en la pantalla. Pero es que además existe un fuerte apoyo de los secundarios: la gran Gena Rowlands, inolvidable en Gloria, esposa de esas de las que se diría que ‘hay cariños que matan’, y John Hurt, un tipo acostumbrado a los desafíos (recuérdese su trabajo bajo una gran capa de maquillaje en El hombre elefante), quien apenas dice una palabra, pero resulta enormemente expresivo.

7/10
Vidas ajenas

2004 | Taking Lives

La agente criminal del FBI Illeana Scott es la mejor del ramo. Su instinto para investigar los escenarios del crimen, y el modo en que comprende el funcionamiento de la mente de los asesinos, no tiene precio. Aunque la chica es muy suya: trabaja sobre todo en solitario, es joven y guapa, y guarda las distancias, para hacer mejor su tarea. Pero cuando su talento es requerido por unos colegas canadienses, que investigan los crímenes de un asesino en serie, las barreras que ha ido fabricando, para protegerse de implicaciones emocionales que puedan distraerla, van a soportar duros embates. Sobre todo cuando conoce al atractivo James Costa, relacionado con el caso. Cada asesino tiene sus peculiaridades, y el que ocupa a Angelina Jolie tiene la mala costumbre de ir tomando aspectos de la identidad de sus víctimas, para incorporarlos a la suya propia. Es la idea que subyace en la novela de Michael Pye, que lleva a la pantalla D.J. Caruso, que le ha cogido gustillo al thriller, como pudo verse en The Salton Sea. Quizá los cabos de la historia no estén demasiado bien atados, y algunos giros resulten poco menos que increíbles. Pero da más o menos lo que promete: suspense inquietante, y buenos trabajos actorales. La música es de Philip Glass, que últimamente se prodiga mucho en el cine, como se ha visto en Las horas y La ventana secreta.

5/10
El diario de Noa

2004 | The Notebook

Las novelas de Nicholas Sparks, romántico a machamartillo, han sido adaptadas antes al cine en dos ocasiones. Mensaje en una botella, de Luis Mandoki, describe el hallazgo en el mar de una botella con un mensaje, que un viudo dirige a su mujer recién fallecida; y Un paseo para recordar, de Adam Shankman, se centra en el casto amor juvenil entre un joven algo gamberro y la hija de un pastor protestante, aquejada de una enfermedad. En los tres filmes domina el amor humano, entendido como fuerza poderosa capaz de superar los obstáculos que impiden su plena realización. Pero El diario de Noa, dirigida por Nick Cassavettes (mejor director que los otros dos citados), confunde el afecto del noviazgo con pasión y sentimientos intensos, que deben ser satisfechos en la cama. La trama arranca en una residencia de ancianos, donde una mujer aquejada del mal de Alzheimer recibe la visita de un hombre que le lee el diario de Noa, donde se consigna el apasionado amor juvenil de éste por Allie. Al estilo de Tomates verdes fritos, se alternan las vicisitudes de este amor desgraciado (diferente posición social de los jóvenes, oposición de los padres de ella, separación, guerra…), con escenas de los dos ancianos, en que se alimenta la expectación sobre cómo acabará todo. Cassavettes adopta un aire de folletín, con una sublimación del amor algo empalagosa. Eso sí, lo reviste de una bonita fotografía, una impecable ambientación, y unos buenos actores, tanto los veteranos (Garner, Rowlands) como los jóvenes (Gosling, McAdams).

5/10
Ciegas de amor

2002 | Hysterical Blindness

Debby no ha tenido mucha suerte con los hombres. Con su próxima relación no quiere precipitarse, pero al conocer a Rick cree que ha dado en el clavo... ¿o no? Mira Nair (La boda del monzón) dirige este drama coral sobre la búsqueda del verdadero amor y las comeduras de tarro que ello comporta. Ayuda al buen resultado un reparto de campanillas, con Uma Thurman y la inconmensurable Gena Rowlands como principales valedoras.

4/10
Grace & Glorie

1998 | Grace & Glorie

Dos mujeres muy diferentes establecen entre ellas una amistad estrechísima, al tiempo que viven un momento crítico de sus vidas. Una de ellas tendrá que lidiar con su pasado y la otra con su futuro. Emotivo y cuidado telefilm, basado en la obra teatral homónima de Tom Ziegler, que resulta agradable de ver gracias al trabajo espléndido de sus protagonistas Gena Rowlands (Una mujer bajo la influencia) y Diane Lane (Cotton Club). Dirige la función Arthur Allan Seidelman (Atrapados en el espacio).

5/10
Siempre queda el amor

1998 | Hope Floats

Birdee es un ama de casa, madre de una niña, feliz hasta que se entera, ante las cámaras de televisión, de que su marido le engaña con su mejor amiga. Rota, se va con la niña a casa de su madre, en el campo. Allí se reencuentra con Justin, un antiguo novio, que todavía le ama. Y hace balance de lo que ha sido su vida hasta el delicado momento en que se encuentra. Romántica y lacrimógena película a cargo de Forest Whitaker, quien ya probó fortuna en este campo con Esperando un respiro. Sandra Bullock, que produce y protagoniza el film, señala que "hoy en día existen muchos problemas de comunicación, sobre todo entre padres e hijos. Pero lo que no hace falta es acudir a televisión, ante millones de personas, para explicar a tu mujer por qué te has acostado con la canguro". El film, al tratar el drama de la separación conyugal, abandona muchos manidos clichés al no obviar la cuestión de qué pasa con el resto de la familia. Incluso un nuevo romance llena de confusión a Birdie, y no se presenta como "solución fácil". Bullock, estupenda, insufla una adecuada fragilidad a su personaje. La escena de su borrachera en el cuarto de baño es de gran intensidad. Le dan réplica estupendos actores: Harry Connick Jr., la pequeña Mae Whitman y, sobre todo, la veterana Gena Rowlands, espléndida como madre con experiencia. La música romántica de Dave Grusin y la fotografía radiante de dorados de Caleb Deschanel dan al film un aire muy especial.

5/10
Un mundo a su medida

1998 | The Mighty

Max es un chaval de 13 años, grandullón, objeto de burlas en la escuela. Vive con sus abuelos, pues su padre cumple condena por asesinato: un día, borracho, mató a su esposa. La vida del chico cambia con la llegada de un nuevo vecino de su edad: Kevin, que ha venido con su madre (el padre les dejó), y está aquejado de una grave enfermedad degenerativa. Ambos chicos se complementan: Max es fuerte, se convierte en las piernas de Kevin; éste, con su pasión por los libros –especialmente los del ciclo artúrico­–, estimula las neuronas y el valor de aquél. Peter Chelsom (Serendipity) adapta una popular novela juvenil en Estados Unidos, "Freak the Mighty", y logra un atractivo dibujo de la amistad. Los jóvenes actores Elden Henson y Kieran Culkin protagonizan una relación entrañable, donde cada uno se sacrifica por el otro. La inspiración la sacan del espíritu de caballería del rey Arturo. Eficaz recurso, que da pie a algunas escenas oníricas, donde caballeros medievales saludan con regocijo a sus jóvenes seguidores. Lo realista y lo mágico se funden con singular fortuna. Se trenza con acierto el acercamiento entre los dos protagonistas (en cierto modo, un don Quijote idealista, y un Sancho Panza más práctico), los enfrentamientos con una pandilla, el drama de la enfermedad, las relaciones familiares, y la oscura subtrama en torno al malvado padre de Max. Hay un buen reparto de secundarios adultos (Sharon Stone, Gena Rowlands, Harry Dean Stanton, Gillian Anderson, James Gandolfini) que, sabiamente, optan por la sobriedad: saben que los pequeños Henson y Culkin son los protagonistas, y ni por asomo intentan robarles la película.

6/10
Jugando con el corazón

1998 | Playing By Heart

Paul (Sean Connery) y Hannah (Gena Rowlands) forman un matrimonio maduro, que discuten de vez en cuando. Hugh (Dennis Quaid) parece un mentiroso compulsivo, que necesita que alguien le escuche. Joan (Angelina Jolie) es una acelerada jovencita, que se enamora a primera vista de Keenan (Ryan Phillippe), un chico de pocas palabras. Gracie (Madeleine Stowe), una mujer casada, tiene una aventura. Meredith (Gillian Anderson), una solterona, tiene miedo a iniciar una relación, después de varios fracasos sentimentales. Mildred (Ellen Burstyn) acompaña a su hijo gay y enfermo de sida en un hospital. Son historias. Historias del corazón, aparentemente inconexas, aunque finalmente se comprobará que no. Y no sólo porque todas tengan en común el armazón de la búsqueda del amor. El director y guionista Willard Carroll firma una estupenda película, que se adentra en los complicados entresijos del alma humana, siempre anhelante de cariño y felicidad. Para ello se apunta la comunicación, el diálogo, como elemento esencial en las relaciones hombre-mujer y familiares. Carroll lo tiene claro: "El amor exige comunicación. No sólo en un contexto romántico o sexual, sino también en el ambiente familiar. La comunicación lo es todo, y sin embargo, no es fácil". Si hay un terreno en el que cuesta comunicar, es en el los sentimientos amorosos. La frase 'leitmotiv' de la película "Hablar sobre el amor es como bailar con un edificio" explica esa dificultad, resuelta con optimismo: "Sí", asegura el personaje de Angelina Jolie, 'pero da igual. Yo voy a intentarlo'. El reparto de estrellas que presenta el film es como para deslumbrar a cualquiera.

7/10
Paulie, el loro bocazas

1998 | Paulie

Un inmigrante ruso comienza a trabajar como empleado de la limpieza en un instituto de investigación. Descubre con asombro a Paulie, un loro que habla, no como los demás loros, sino como una persona. Desde el encierro de su jaula le cuenta su historia y cómo ha perdido a su amita, una niña. Película de DreamWorks en la línea de Babe, el cerdito valiente, al presentar simpáticos animales que hablan. La narración es sencilla, al estilo de los clásicos cuentos, y tiene la virtud de respetar al público infantil. Los efectos especiales son de gran calidad.

5/10
Atrapada entre dos hombres

1997 | She's So Lovely

Maureen está muy enamorada de su marido Eddie, pese a sus claros desequilibrios mentales, que le llevan con frecuencia a la violencia; eso sí, nunca contra ella. De resultas del arrebato contra un vecino que, bebido, quiso propasarse con Maureen, Eddie es recluido en un psiquiátrico, con el consentimiento de su esposa. 10 años después sale a la calle, cuando ella ha formado un hogar con otro hombre y dos niñas, una de Eddie, que no conoce a su padre. Tras Volver a vivir, Nick Cassavetes recupera un guión de su padre John, prueba palpable de que su carrera trata de seguir la misma senda. Sin embargo hay diferencias estilísticas. John Cassavetes evitaba la afectación en sus films mediante la frescura que proporciona una cierta improvisación. Su hijo se ata más a la historia que cuenta, lo que pesa en el abrupto salto temporal: cambio de ambientes marginales al de una casa de clase acomodada, transformación de los personajes... Sobre todo el de Maureen, que no visitó nunca a su marido, y del que hemos de creer, sin embargo, que ha mantenido siempre su amor. La historia, que por la representación de una situación familiar compleja recuerda a La buena estrella del fallecido Ricardo Franco, tiene fuerza, el hálito de unos seres complejos, cotidianos, cuyo amor es real. Se mueven no sólo por pulsiones sexuales, sino por el afecto a la persona entera, con sus virtudes, que se aprecian, y con sus defectos, que se buscan erradicar. Otros interesantes temas en segundo plano vienen de la amistad con los dueños de un bar, o de la profesionalidad sin rutinas en el difícil mundo de la psiquiatría. El reparto resulta acertadísimo; y es de justicia resaltar el gran trabajo de Sean Penn, justamente recompensado en Cannes.

6/10
Volver a vivir

1996 | Unhook the Stars

Mildred es una mujer madura. Viuda, sus hijos ya han abandonado el hogar. Uno se casó, la otra partió, cansada de continuas discusiones. A su existencia solitaria recién estrenada se le presenta una oportunidad inesperada, en forma de niño, para darse a los demás. Se trata de J.J., el hijo de Mónica —una vecina que necesita ayuda tras separarse del marido que la maltrataba—, a quien cuida, cuenta cuentos, da cultura, cuando la madre está ausente. Nick Cassavetes —que debuta como director— recupera el estilo de su padre John (Faces, Gloria, Una mujer bajo la influencia), genuino representante del cine underground americano de los 70, con personalidad propia. Aborda para ello una historia familiar e intimista, cuyo centro es Mildred, un personaje bordado por Gena Rowlands, su madre. En medio de la cotidianidad, ella se aferra a volver a vivir una nueva vida criando al pequeño J.J., descolgándose de las estrellas, como reza el título original. Aunque la situación de canguro no puede durar para siempre, se convierte en una experiencia que le ayuda a replantearse el modo de vivir el tiempo de vida que le queda. Historia sencilla, contada con sensibilidad y adecuado ritmo pausado, describe tipos humanos fácilmente identificables en la vida real. Y desliza en la pantalla, como sin darles demasiada importancia, pero dándosela, temas de peso, como el cuidado —amor, sacrificio, confianza— que precisan las relaciones familiares y con los amigos, las ventajas de una educación que completa las enseñanzas que se dan en la escuela, la posibilidad de que surja un amor en la madurez. Cassavetes ha apostado, con encomiable modestia, por una realización que no se hace notar, sin efectismos, completamente al servicio de la historia. Y dirige muy bien a los actores: sobre todo a la citada Rowlands, a Marisa Tomei, y al pequeño Jake Lloyd.

6/10
Algo de que hablar

1995 | Something to Talk About

El sueco Lasse Hallström parece que se encuentra a gusto haciendo películas en Estados Unidos. Así lo demuestran sus filmes Querido intruso y ¿A quién ama Gilbert Grape?. Sus temas típicos —descripción de familias algo excéntricas y con problemas— están presentes en el guión escrito por Callie Khouri, ganadora de un Oscar por su trabajo en Thelma y Louise. Problemas domésticos, cotidianos, de la vida misma, son abordados por Hallström, aunque quizá con mayor realismo que en otras ocasiones. La infidelidad conyugal, presentada como algo que no sucede de repente, y las consecuencias de la falta de diálogo entre padres e hijos, son los desencandenantes de algunos de los momentos más intensos del film. Grace (Julia Roberts) es una mujer joven, a lo que parece felizmente casada, que tiene una niña pequeña. Su vida discurre plácida en una pequeña población del Sur de los Estados Unidos, donde compatibiliza su trabajo en un negocio familiar de cría de caballos con sus obligaciones domésticas. Hasta que descubre que su marido le engaña. Este hecho desata una crisis que afecta a toda la familia de Grace. Hay una historia bien trabada, y humor y ternura en el tratamiento, aunque se eche en falta algo más de profundidad, de honestidad. Resulta una consideración algo estrecha, por ejemplo, reducir el funcionamiento de un matrimonio al de sus relaciones íntimas. También le pesa algo al guión su vena feminista, pues trata de presentar, dentro de las tres mujeres adultas del relato —la madre y dos hijas— a Emma Rae, la hermana de Grace, como la más madura y realizada; cuando lo cierto es que se trata de la menos dibujada, y la única que no ha llegado a comprometerse en nada concreto en la vida. Resulta curioso ver un relato típicamente sureño firmado por un sueco. Pero el hecho es que Hallström bucea con seguridad en la vida provinciana que retrata. Así lo hace en las reuniones de una asociación de mujeres para obras de caridad. La excelente fotografía de Sven Nykvist, con muchos tonos azules y grises, ayuda al espectador a introducirse en la vida corriente, vulgar si se quiere, de los personajes. Un estupendo reparto, encabezado por una Julia Roberts en alza, y apoyado por secundarios de lujo como Robert Duvall, Gena Rowlands y Dennis Quaid, hacen a la película, si no apasionante, sí bastante grata de ver.

6/10
La biblia de neón

1995 | The Neon Bible

Mientras viaja en un tren, un joven recuerda su infancia en una ciudad sureña en los años 40, su experiencia de una familia desestructurada, el ambiente de religiosidad de los típicos predicadores evangélicos y su relación con una excéntrica tía que sueña con ser artista. Adaptación de la novela homónima de John Kennedy Toole, resulta fallida, como admitía el propio director y guionista Terence Davies. El cineasta no acierta a la hora de imprimir el necesario aire nostálgico en su primera incursión en la pantalla basada en un texto ajeno. Por supuesto está presente su cuidada y oscura fotografía tenebrista, y brilla Gena Rowlands en el personaje de la tía.

5/10
Vidas paralelas

1994 | Parallel Lives

Tras cinco años planeándola, una chica llamada Stevie (Liza Minnelli) por fin decide organizar una fiesta que reúna a una variada representación de antiguos alumnos de la Universidad de Milbank. Se darán cita importantes hombres de negocios, admirados por las mujeres, candidatas al senado, rockeras, periodistas, y un largo etcétera. Pero entre tanta gente, también habrá tiempo para la muerte de alguno de ellos. El que mucho abarca poco aprieta, dice el refrán popular. Algo que tendría que haber aplicado a su película la desconocida directora Linda Yellen. Porque verdaderamente el reparto del film es asombrosamente extenso y de gran nivel. La película sin embargo, es un drama insulsa que no acaba de enganchar en ningún momento.

4/10
Querido intruso

1991 | Once Around

Comedia romántica. Renata (Holly Hunter), la hija mayor de un matrimonio italoamericano, ha sido abandonada por su novio, pero se ha enamorado de Sam (Richard Dreyfuss), un excéntrico pero entrañablemente encantador hombre de negocios. Sin embargo, la impetuosa hermana de Renata y sus padres no aguantan las intromisiones desagradables y disparatadas de Sam en su círculo familiar. Éste, charlatán, vanidoso y completamente diferente a lo que se estila normalmente tiene buenas intenciones, pero eso no le impide ir demoliendo poco a poco las estabilidad que reina en la familia de su enamorada. Película divertida y ocurrente, que debe gran parte de su calidad a la actuación del camaleónico Richard Dreyfuss, en un papel lleno de vitalidad y que nadie podía interpretar de modo más convincente.

4/10
Noche en la Tierra

1991 | Night on Earth

Original recopilación de cinco historias protagonizadas por taxistas en diferentes capitales del mundo. En Los Angeles, por ejemplo, una cazatalentos (Gena Rowlands)intenta convencer a una taxista (Winona Ryder) de que sería la chica perfecta para un papel en el cine, aunque ella es reacia a esta idea. El cineasta Jim Jarmusch siempre se ha mantenido fiel al cine independiente norteamericano, con títulos como Bajo el peso de la ley o Mystery Train. Este título tiene un amplio reparto coral, plagado de rostros conocidos, americanos y europeos.

7/10
Otra mujer

1988 | Another Woman

Marion, una mujer casada, aunque de carácter solitario, profesora de filosofía, alquila un apartamento. Y por el delgado tabique se cuelan las confidencias de otra mujer al psiquiatra. Aunque pretende escribir un libro no encuentra la inspiración. Y es que Marion se ha autoconstruido un escudo, una fachada, para evitar ser vulnerable. Pero cuando escucha los problemas que esa desconocida cuenta en la consulta del vecino, le parece ver un reflejo de su propia vida. Woody Allen se pone serio para hablar de un problema muy contemporáneo: la soledad, la falta de personas a las que poder confiar los propios problemas. Como es habitual cuenta con un reparto excepcional, donde se llevan la palma la que fuera su mujer, Mia Farrow, esta vez en un papel secundario, y sobre todo ese peso pesado de la interpretación llamado  Gena Rowlands.

7/10
Rock Star (1987)

1987 | Light of Day

Patti Rasnick es una joven difícil, madre soltera, que lleva una tensa relación con su madre. Así que decide irse de casa y emprender una vida en solitario, nada más y nada menos que dedicada al mundo del rock. Su hermano .., se encargará de conseguir que regrese a casa, pero la misión no será nada fácil. Discreto film del tortuoso director y guionista Paul Schrader (American Gigolo), quien cuenta además con una estrella de la talla de Gena Rowlands (Gloria). Michael J. Fox no lo hace mal, aunque el resultado se aleja mucho del éxito cosechado dos años antes con Regreso al futuro.

4/10
Corrientes de amor

1984 | Love Streams

7/10
Gloria

1980 | Gloria

Jack Dawn y su familia son asesinados por poseer unos documentos que traerían problemas a una banda de mafiosos. Antes de morir, Jack le traspasa dichos informes a su hijo pequeño de seis años, Phil, el cual se queda a cargo de su vecina Gloria. Ella, que fue novia de un mafioso, tendrá que huir con el crío, pero en algún momento deberá enfrentarse a la banda. John Cassavetes (Ángeles sin paraíso) dirige un gran thriller que mantiene la tensión hasta el final. Contiene un buen guión, genial ritmo de acción y una fotografía inquietante de la ciudad de Nueva York. Gena Rowlands, esposa del director y protagonista en Noche en la Tierra o El diario de Noa, lleva todo el peso de la historia en un papel de mujer valiente y escurridiza con un punto maternal. Gran film que tuvo una nueva versión en 1999, protagonizada por Sharon Stone.

7/10
Madre e hija

1979 | Strangers: The Story of a Mother and Daughter

Abigail Mason gravemente enferma vuelve a la casa de su madre, después de haber estado más de 20 años sin hablarse.

El mayor robo del siglo

1978 | The Brink's Job

Simpática comedia de robo perfecto, basada en hechos reales ocurridos en Boston entre los años 20 y 40. Sigue a un grupo de ladrones granujas que pone en su punto de mira a la empresa de transporte de dinero Brink. Tras un exitoso robo de uno de sus furgones, y tras algunas temporadas en prisión, organizarán un sofisticado asalto de la central de Brink, cuyas medidas de seguridad eran sorprendentemente bajas. El film dirigido por William Friedkin cuenta con una magnífica dirección artística de Dean Tavoularis que fue nominada al Oscar. Se ve con agrado, y cuenta con un estupendo reparto de actores independientes o secundarios, entre ellos Peter Falk y Gena Rowlands. Aun así, y aun contando con buenos momentos de suspense, le falta un poco de chispa en la parte de comedia.

5/10
Noche de estreno

1977 | Opening Night

Una de las mejores películas de John Cassavetes, intenso acercamiento al mundo del teatro, lo que se esconde tras las bambalinas. Sorprendentemente, no logró estrenarse en salas una vez terminado. El film se centra en una compañía teatral que prepara el estreno de una obra en Nueva York representándola en una pequeña sala de provincias. La protagonista es una celebérrima actriz, a la que la trama -que aborda el paso del tiempo, el envejecimiento- parece haber tocado de un modo especial su fibra sensible, algo intensificado por la muerte accidental en un atropello de una admiradora suya. Ello conduce a que las representaciones de ensayo dan pie a improvisaciones que no son del gusto de la autora de la obra y el director, y a choques con uno de los actores. Sin duda que la elección del título de la obra ficticia que se representa, "La segunda mujer", no es casual. John Cassavetes presenta "otra mujer bajo la influencia", que cree ver fantasmas, y que aparece desquiciada, anhelante de amor, autodestructiva. Gena Rowlands y John Cassavetes protagonizan un verdadero 'tour de force' en el tramo final del film, una escena sostenida por los recursos de sus personajes para improvisar, en la noche del estreno neoyorquino. Se puede ver haciendo un cameo a Peter Bogdanovich, buen amigo del matrimonio Cassavetes, y que definió su trabajo en esta película como "la anti Eva al desnudo". Son fácilmente reconocibles las influencias de este film en Pedro Almodóvar, de modo particular en Todo sobre mi madre (el accidente de la fan bajo la lluvia), aunque también la idea del fantasma de Volver podría remitir a esta gran obra de Cassavetes.

8/10
Pánico en el estadio

1976 | Two-Minute Warning

Un importante partido de liga de fútbol americano. Un francotirador armado con un rifle está situado en un lugar estratégico, dispuesto a sembrar el pánico. Su plan es dar avisos cada dos minutos, tras los cuales disparará a quien le venga en gana. Los grupos de operaciones especiales tratarán de detenerle. Película con múltiples personajes (no falta un carterista, o un sacerdote), que crea tensión a partir de eso tan peligroso que se llama pánico colectivo, donde basta que un par de personas se asusten para que el miedo se contagie a un grupo completo. Charlton Heston y John Cassavetes dan vida a dos de los polis.

5/10
Una mujer bajo la influencia

1974 | A Woman Under the Influence

Una familia católica, modesta, el matrimonio y tres hijos pequeños. Él, Nick, trabaja duro en una explotación minera al aire libre. Ella, Mabel, tiene problemas mentales. Una de sus crisis se va a desatar después de que Nick no pueda acudir a tiempo a pasar una noche íntima con su esposa, aprovechando que los niños se van a quedar en casa de los abuelos maternos. La rotura de una cañería le obliga a quedarse en el trabajo, y ella, contrariada, sale de noche, y liga con un desconocido. A ésta seguirá una cadena de pequeñas y grandes actuaciones de la frágil Mabel fuera de lugar, que obligarán incluso a su reclusión en un centro psiquiátrico. John Cassavetes ofrece un minucioso y conmovedor cuadro de lo duro que puede ser el desequilibrio mental de la madre en un hogar. Los miembros de esa familia se quieren sinceramente, pero no tienen el control sobre el problema que les aqueja, que a veces les obliga a recorrer los caminos que no quisieran, por los atajos equivocados. El film muestra cómo las buenas intenciones no bastan para ayudar, como se constanta en la fiesta que preparan los amigos de la familia cuando Mabel vuelve a casa. La película tiene una fuerza enorme porque Cassavetes tiene claro lo que quiere contar, y al tiempo confía en sus actores a la hora de desarrollar a sus personajes. Si Peter Falk está fabuloso como el marido y padre de familia sufriente, Gena Rowlands como su esposa está sencillamente sublime. La composición que entrega está llena de matices, no hay lugar para el histrionismo. Igual pasa a la ternura y al comedimiento, como a la pura excentricidad, o la explosión histérica de su humor. Los familiares –hijos, padres…– y compañeros de trabajo conforman un marco sólido y realista, sus reacciones torpes de atención y de embarazo, resultan creíbles, muy ajustadas. La cámara en mano ayuda a crear el buscado verismo, y la música se utiliza con increíble talento. La escena final, de recuperada ‘normalidad’, revela la increíble inteligencia de un gran cineasta.

8/10
Así habla el amor

1971 | Minnie and Moskowitz

Minnie, una mujer acomodada de mediana edad, sufre una depresión. Empieza a mejorar cuando conoce a Seymour Moskowitz, un desastrado y solitario aparcacoches, que le ayuda cuando un tipo con el que ha concertado una cita a ciegas la está maltratando. El padre del cine independiente estadounidense, John Cassavetes (Opening Night, Una mujer bajo la influencia) dirige este drama que apuesta por el amor, entre personajes de distintas edades y nivel intelectual, náufragos existenciales que coinciden en el escapismo de la rutina diaria a través de las películas de Humphrey Bogart, lo que se convierte en toda una declaración de principios del director, acerca de determinado tipo de cine. Excelente y desgarrada interpretación de Gena Rowlands, esposa del cineasta.

6/10
Las Vegas, 1970

1969 | Gli intoccabili

Un ex-presidiario al que le gusta actuar en solitario planea un gran golpe: atracar el Casino Royal de Las Vegas. Lo que ignora es que el gran local es propiedad de la peligrosa mafia de la zona. Drama ambientado en el mundo de la noche donde la mafia y los casinos tienen un importante papel. Se trata de una película de gángsters que no termina de funcionar aunque tenga ciertos aspectos interesantes. Estuvo nominada a la Palma de Oro a mejor película en el Festival de Cannes en el año 1969.

5/10
Faces

1968 | Faces

Film dirigido por John Cassavetes el mismo año en que protagonizó La semilla del diablo. Básicamente se centra en un matrimonio en descomposición, que ha dejado que se apague su amor. Él busca consuelo en compañía de prostitutas, y últimamente se ha encariñado de una con la que podría entablar una relación más estable; ella también explora un desahogo en la misma línea, acudiendo a fiestas con jovencitos, y compartiendo con sus amigas la compañía de un gigoló. Con sobrio verismo, fotografía en blanco y negro y mucha cámara en mano, Cassavetes atrapa retazos de vidas mediocres e insatisfechas, de las que se diría que ya no puede manar ni una gota de amor. Las risas huecas no son capaces de ocultar el llanto que va por dentro de unos patéticos personajes. El cineasta cita al inicio explícitamente La dolce vita de Federico Fellini, y ciertamente se encuadra en un movimiento renovador del Séptimo Arte, que intentaba aproximarse con honradez a los desconciertos amorosos del ser humano. Algo que fue reconocido por la Academia de Hollywood, que nominó al film en tres apartados, incluido el de mejor guión original. El rodaje fue casi en su totalidad en la propia casa de Cassavetes, con los medios imprescindibles, y el reparto aceptó cobrar un porcentaje de los posibles beneficios, que al final fueron un buen pico, pero cuya cuantía no prometía mucho inicialmente. Sobre sus planteamientos fílmicos afirmaba Cassavetes que “nunca nada es tan claro como se ve en el cine. La mayor parte del tiempo la gente no sabe lo que hace –y me incluyo–. No saben lo que quieren o lo que sienten. Solamente en las películas se sabe bien cuáles son los problemas y cómo resolverlos (...) El cine es una investigación sobre nuestras vidas. Sobre lo que somos. Sobre nuestras responsabilidades –si las hay–. Sobre lo que estamos buscando.” Cassavetes fichó a Lynn Carlin, que fue nominada al Oscar por su papel, de un modo muy singular, prueba fehaciente de su categoría como persona. Fue la época en que había formado una compañía de producción con Robert Altman. Por entonces Carlin era secretaria de Altman, y debido a un desengaño amoroso ella había intentado suicidarse; por eso Altman la despidió, y aquello molestó tanto a Cassavetes que rompió su asociación con él y contrató a Carlin para un papel que la actriz, sencillamente, borda, y que supuso su debut en la pantalla.

7/10
Hampa dorada (1967)

1967 | Tony Rome

Tony Rome es un duro detective (Frank Sinatra) que vive en un barquito en Miami y que debe encontrar las joyas robadas a la hija de su cliente. El personaje de Tony Rome gustó lo suficiente para una secuela: La mujer de cemento.

5/10
Ángeles sin paraíso

1963 | A Child Is Waiting

En un colegio para niños deficientes mentales, la nueva profesora de música se encariña de un joven al que sus padres no visitan desde hace tiempo. Este duro pero conmovedor melodrama es uno de los primeros largometrajes de John Casavettes, y el primero de los muchos que rodó con su mujer, la excepcional actriz Gena Rowlands, como secundaria.

6/10
Camino de la jungla

1962 | The Spiral Road

El doctor Anton Drager viaja hasta unas islas orientales con su esposa Els, con el objetivo de recibir aprendizaje de un reputado médico que se encuentra allí: el Dr. Jansen. Pero su ánimo se derrumba cuando descubre los poco ortodoxos métodos que utiliza, y que más que un científico de valorada educación, parece un simple curandero que se basa en ritos mágicos para sanar. Film de aventuras donde un joven médico entra en conflicto con su 'maestro' cuando éste antepone sus creencias a la ciencia. Protagoniza Rock Hudson y Burl Ives, este último más conocido por su papel del padre moribundo de Paul Newman en La gata sobre el tejado de zinc. La rubia Gena Rowlands (El diario de Noa) interpreta a la abnegada mujer de Hudson.

5/10
Los valientes andan solos

1962 | Lonely Are the Brave

Jack es un vaquero libre y valiente que llega al pueblo de Duke City. Su objetivo es liberar a su íntimo amigo Paul, que ha sido encarcelado por ayudar a unos mexicanos ilegales. Jack es excelentemente recibido por Jerry, la esposa de Paul, pero ella sabe que Jack siempre trae complicaciones y teme que haga alguna tontería. Magnífico y trágico western crepuscular donde se realza la osadía de un hombre que lucha contra el sistema impuesto en la sociedad moderna, como un nuevo Rebelde sin causa. Porque la historia que narra no está ambientada en el lejano siglo XIX sino en los años 50 o 60 del siglo XX. Ahora en Nuevo Mexico hay carreteras, fronteras, leyes..., un puñado de cosas que Jack desprecia en su alegre y despreocupada existencia. Él es un cowboy, incapaz de separarse de su caballo "Whisky" y no quiere comprender que su tiempo se ha acabado, que el mundo de los pioneros ha terminado para siempre. Además de tratar el clásico tema del vaquero errante, incapaz de sacrificar su libertad por la tranquilidad del amor y el hogar, el film no esconde su crítica a un sistema que ha acabado con cualquier idealismo, pues el individuo desaparece muchas veces en pos de una comunidad insensible y unas leyes irracionales. Si además el guión está escrito por Dalton Trumbo –a partir de la novela de Edward Abbey–, una de las más célebres víctimas de la caza de brujas de Hollywood, las intenciones entonces no dejan lugar a dudas. Protagoniza el trío de estrellas formado por Kirk Douglas, Walter Matthau y Gena Rowlands. Douglas está formidable en su papel de fugitivo, pero destaca especialmente el papel del sherriff Matthau, con ese aire indolente de hombre que ha perdido la ilusión y que en el fondo admira al hombre que persigue.

7/10
Paris, je t'aime

2006 | Paris, je t'aime

Mosaico formado por dieciocho historias cortas, rodadas por cineastas excepcionales, que giran en torno al amor. Cada una transcurre en un barrio de París diferente, que sirve como título a cada segmento. El principal escollo es que los cineastas tienen entre cinco y seis minutos por corto, lo que supone un reto para muchos de ellos, acostumbrados a desarrollar sus historias. Sintetizar un relato no es tarea fácil, menos en el cine moderno, en el que por ejemplo son necesarias tres horas de King Kong para contar lo mismo que la película clásica, de 100 minutos. Esta dificultad deriva en que pocos de los autores son capaces de desarrollar una historia de entidad, y los que salen mejor parados son en su mayor parte los que se decantan por narrar una anecdotilla. Es el caso de Joel y Ethan Coen, que mezclan suspense y comedia en ‘Tuileries’, aunque no muestran París, pues transcurre en su totalidad en la estación de metro. Steve Buscemi interpreta a un turista que descubre a una pareja magreándose en el andén de enfrente, lo que causará imprevistas reacciones de los observados. Tiene también su gracia ‘Tour Eiffel’, en la que Sylvain Chomet reivindica el derecho a la diversidad, a través de la historia de amor de dos mimos. Isabel Coixet realiza su primera incursión en el género cómico, pues en ‘Bastille’ parodia sus propios dramones lacrimógenos, a través de la historia de un hombre a punto de dejar a su mujer por una amante más joven. Resulta al menos curiosa ‘Père Lachaise’, en la que el especialista en terror Wes Craven  cuenta con simpatía la visita de una pareja a la tumba de Oscar Wilde. El propio Craven interviene brevemente como actor en ‘Quartier de la Madeleine’, donde Vincenzo Natali convierte a Elijah Wood en protagonista de una historia de vampiros. Esto no significa que no hayan tenido éxito algunos cineastas que han optado por la vía dramática. Destaca Gurinder Chadha, con ‘Quais de Seine’, que apunta con pocos trazos una historia de amor interracial. En ‘Loin du 16ème’, los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas han elegido una entrañable historia de amor maternal, recordando que el amor puede ser de diferentes clases. Frédéric Auburtin se ha encargado de rodar imágenes de París, que sirven de transición entre los cortos, y de ‘Quartier Latin’, homenaje al cine de John Cassavetes, con dos de los actores habituales del neoyorquino, su esposa Gena Rowlands y Ben Gazzara. Como en todos los trabajos colectivos, es inevitable que el nivel sea desigual. Desentonan parcialmente algunos pasajes, como ‘Porte de Choisy’, relato surrealista en torno a unas peluquerías chinas. Lo mismo le ocurre a ‘Le Marais’, pues a pesar de la fuerza visual de Gus Van Sant, su narración de un encuentro que podría dar lugar a una relación homosexual no acaba de arrancar. 

5/10

Últimos tráilers y vídeos