IMG-LOGO

Biografía

Reese Witherspoon

Reese Witherspoon

44 años

Reese Witherspoon

Nació el 22 de Marzo de 1976 en New Orleans, Louisiana, EE.UU.

Premios: 1 Oscar (más 1 nominaciones)

Catapulta al éxito

01 Mayo 2002

Tiene aspecto de la típica rubia tontita de ojos azules ideal para endulzar la noche de los viernes a desnortados adolescentes. Pero las apariencias engañan.

A sus veintiséis años recién cumplidos elige sus papeles cuidadosamente. Y es que lo suyo no es ir dando tumbos de aquí para allá bajo la esclavitud de su físico de muñeca Nancy. Algunos ya se han llevado la negativa por respuesta cuando han intentado seducirla con papeles planos de chica boom con pocas luces. Esa enorme seguridad en sí misma bien pudiera ser una reacción de defensa: “Ser del sur y tener el pelo rubio no es una buena combinación. Inmediatamente, cuando la gente te ve, piensa que no tienes clase”.

Laura Jean Reese Witherspoon nació en Nashville (Tennessee) el 22 de marzo de 1976. La profesión de sus padres –él es cirujano, ella enfermera–, parecía presagiarle un futuro cerca de la medicina. Sin embargo, después de estudiar bachillerato en su pueblo natal marchó a la Universidad de Stanford, en California, para estudiar Literatura inglesa. Aunque poco le duraron sus ínfulas universitarias, ya que muy pronto abandonó la carrera para dedicarse al mundo de la interpretación. Y es que, mucho antes, con sólo quince años, se había presentado a un casting para hacer de extra en la película Verano en Louisiana (1991), el último film dirigido por el veterano Robert Mulligan. Y tanto sorprendió su entrevista al realizador, que Reese se llevó sin proponérselo uno de los papeles protagonistas. Desde entonces, dedicó los veranos a rodar algunas series de televisión, como Wildflower (1991), junto a Diane Keaton, o Desperate Choices: To Save My Child (1992).

Su retorno a la gran pantalla se produjo con Un lugar muy lejano (1993), una producción familiar de la Disney, y el mismo año interpretó a una adolescente de 12 años ­–Reese tenía 17– en Jack el Oso, junto a Danny DeVito. Pero fue con Pasión obsesiva (1996), donde sufría la violencia de un desenfrenado Mark Wahlberg, cuando su nombre comenzó a sonar con fuerza. El éxito comercial la convirtió en carne de cañón de productos teen y parecía que la suerte estaba echada. Magna equivocación. La actriz no dudó en rechazar olímpicamente los papeles protagonistas de Scream, Sé lo que hicisteis el último verano y Leyenda Urbana. Quedaba claro que la Witherspoon no se vendía, quería papeles más jugosos: “Mi intención es formar parte de películas dirigidas al público adulto, porque hago muchos films para gente joven y quiero ampliar mi registro”.

Tras rechazar el papel femenino del Romeo y Julieta, de William Shakespeare de Baz Luhrmann, Reese se atrevió con la película independiente Freeway (1996), por la que se granjeó el respeto de la crítica y obtuvo algunos premios internacionales. Posteriormente acompañó a Paul Newman y Susan Sarandon en Al caer el sol (1998) y el mismo año volvió a alcanzar notoriedad con la aclamada Pleasantville. Pero su despegue definitivo se debe a sus dos películas siguientes: Crueles intenciones y Election, ambas de 1999. La primera es una versión moderna de Las amistades peligrosas, rodada junto a su marido, Ryan Phillippe, con quien se casó el 5 de junio de 1999 y con quien tiene una hija, Ava Elizabeth; y la segunda, una notable comedia por la que fue nominada al Globo de Oro a la mejor actriz.

Precisamente, sus últimos éxitos se encuadran principalmente en la comedia, con la excepción de la truculenta American Psycho (2000). Ahí están Little Nicky (2000), donde acompaña al descocado Adam Sandler, y Una rubia muy legal (2001), que ha sido un bombazo de taquilla, sobre todo en Estados Unidos. Sólo en el primer fin de semana esta película recaudó más de 20 millones de dólares, dos más de lo que costó, y Reese demostró su olfato económico al debutar como productora gracias a su recién fundada compañía Type A Films. En fin, que, legal o no, todo hace pensar que tenemos rubia para rato. Todavía pendiente de estreno tiene La importancia de llamarse Ernesto (2002), comedia de Oliver Parker basada en la célebre obra teatral de Oscar Wilde, y actualmente rueda Sweet Home Alabama, por la que cobrará 5 millones de dólares. De todas formas, ella tiene claro que Hollywood no lo es todo: “Quiero hacer mi vida, y no mi trabajo, lo mejor que pueda. Lo demás vendrá por sí solo”.

Oscar
2015

Nominado a 1 premio

Oscar
2006

Ganador de 1 premio

Filmografía
Pequeños fuegos por todas partes

2020 | Little Fires Everywhere | Serie TV

Shaker Heights es una impoluta zona residencial de Cleveland, donde se supone que sus moradores llevan una vida casi perfecta. Elena Richardson, blanca y rubita, casada con Bill y madre de cuatro hijos que rondan la adolescencia, se las arregla además para trabajar en un periódico local. Intenta mantener una buena relación con todos, aunque le cuesta conectar con Izzy, que está sufriendo algo parecido al bullying. Y tiene un club de libro con sus amigas, donde hacen lecturas tan “atrevidas” como “Los monólogos de la vagina”. Al lugar llega la afroamericana Mia Warren, madre soltera de Pearl, artista e independiente, con un pasado oscuro, no ha desvelado nunca a su hija las circunstancias de su nacimiento, quién es su padre. Elena, guiada por su buen corazón, alquila una casa a Mia en muy buenas condiciones, y Pearl empieza a frecuentar la amistad de Moody, uno de los hijos de la casera. Adaptación de la novela homónima de Celeste Ng. Al menos en su versión en forma de miniserie, no resulta excesivamente sutil en su dibujo de personajes y situaciones, y en su mirada a prejucios y diferencias sociales parece seguir los pasos de otras producciones donde domina el punto de vista femenino, como Mujeres desesperadas o Big Little Lies. El desarrollo corre a cargo de Liz Tigelaar, responsable de Una vida inesperada. La idea de fondo es que bajo la superficie de una vida idílica, arden pequeños fuegos de frustración y engaños capaces de chamuscar a cualquiera, una imagen que tiene su reflejo físico en los primeros compases, cuando vemos que la preciosa casa de los Richardson ha sido pasto de las llamas, y se nos explica acudiendo al flash-back a lo largo de los capítulos cómo se ha llegado a tal situación. Hay algo de impostado en el dibujo de las típicas discusiones madre-hija, y en el deseo de las primeras por modelar a las segundas, sin respetarlas lo suficiente como personas libres. Aunque con innegables valores de producción, y reparto con competentes actores, tanto los ya veteranos Reese Witherspoon, Kerry Washington, Joshua Jackson y Rosemarie DeWitt, como los jovencitos y más desconocidos Lexi Underwood, Jade Pettyjohn y compañía, no puede evitarse la caída en el cliché y en los estereotipos con momentos muy de culebrón y casi risibles. Se lleva la palma todo lo relativo al bebé chino entregado en adopción, pero no le andan a la zaga las dificultades de Izzy para sobrellevar el acoso escolar en que sus “compis” la tachan de bollera.

5/10
Big Little Lies (2ª temporada)

2019 | Big Little Lies | Serie TV

Tras los trágicos acontecimientos de la primera temporada, que acabaron con la muerte de Perry Wright, ahora Madeline MacKenzie, Celeste Wright, Jane Chapman, Renata Klein y Bonnie Carlson –llamadas ahora "las 5 de Monterrey"– deberán lidiar con las consecuencias. No será fácil mantener la mentira en sus vidas y poco a poco les irá mermando. Además, cada una de ellas tendrá que lidiar con sus problemas personales: la custodia de los hijos, afrontar la bancarrota, reconstruir un matrimonio roto, superar un trauma de la niñez, afrontar una nueva relación... En esta temporada, llena como es habitual de conflictos, algunos turbulentos, el punto fuerte es la aparición de Meryl Streep en el papel de la inquietante y manipuladora suegra de Celeste Wright, quien decide interponer i¡una demanda para quiatrle los hijos a Celeste, cada vez más inestable. Las amigas seguirán con el plan inicial de manetner la mentira acerca de la muerte de Perry, pero la conciencia taladra hasta la desesperación y la mentira –como dice uno de los personajes– siempre tiene fecha de caducidad. Las interpretaciones vuelven a ser fabulosas, con un elento de actrices y actores formidables.

6/10
The Morning Show

2019 | The Morning Show | Serie TV

Alex Levy y Mitch Kessler han formado hasta la fecha una de las parejas más populares de los informativos de la televisión de los Estados Unidos. Pero en tiempos sensibles con el #MeToo y las conductas sexuales inapropiadas con compañeras de trabajo rueda la cabeza de Mitch, un escándalo nacional, que por otra parte deja conmocionada a Alex, que sabe que tras 15 años de asociación puede ver terminada bruscamente su carrera, si no sabe reconducir la situación. Los hechos coinciden con la creciente popularidad, cortesía de las redes sociales, de la reportera provinciana Bradley Jackson. En efecto, se ha convertido en una celebridad gracias a un vídeo grabado cuando cubría unas manifestaciones de protesta por el cierre de una mina: el modo en que se encaraba con uno de los que ahí protestaban, mostrando una gran autenticidad, ha cautivado al público. Interesante serie sobre el mundo de la televisión y los entresijos que hay detrás, con ejecutivos dispuestos a lo que sea para mantener o recuperar audiencias, y reporteros que temen por sus puestos o ven una oportunidad para escalar posiciones. Creada por Jay Carson –que participó en House of Cards y en la película El candidato– y Kerry Ehrin –en cuyos créditos figura Bates Motel–, refleja bien la deshumanización creciente de los medios de comunicación, en primer lugar porque los propios profesionales sacrifican su vida personal en aras a unas ambiciones que les dejan literalmente vacíos. Tal idea están bien plasmada por la deshecha pareja de presentadores, a los que encarnan Jennifer Aniston y Steve Carell, quiene apenas se examinan, al menos en un primer momento, acerca de si su conciencia, en lo profesional y en lo personal, no tiene algo que reprocharles. El contraste, por supuesto, lo ofrece el personaje con posibilidades de ascender, interpretado por Reese Witherspoon, todavía no maleado, aunque nunca se sabe. Uno de los aciertos de serie de Apple TV+ es el completo reparto, con muchos personajes secundarios que tienen que aportar algo al conjunto de la narración.

7/10
Un pliegue en el tiempo

2018 | A Wrinkle in Time

La adolescente Meg Murry es inteligente, como sus padres, científicos, pero en el instituto se burlan de ella, y no lleva bien la desaparición de su progenitor, ocurrida cuatro años atrás, cuando presentaba sus teorías de viajes a distancias de años-luz mediante pliegues en el espacio-tiempo, lo que producía reacciones de escepticismo general. Inesperadamente el hermanito de Meg, Charles Wallace, trae a casa a una excéntrica dama, la señora Qué, que les hará emprender un viaje alucinante con un tercer chaval, Calvin, donde conocen a otras dos extrañas mujeres, la señora Quién y la señora Cuál. Con la peculiar sabiduría de ellas y su propio talento, puede que Meg esté preparada para traer de vuelta a casa a su padre, perdido en algún pliegue espacio-temporal. Adaptación de una novela de corte fantástico de Madeleine L'Engle, que se diría la versión preadolescente de Interstellar, al conceder en esta aventura científica al amor la fuerza primordial para resolver cualquier desafío. Pero las comparaciones son odiosas, porque el film dirigido por la afroamericana Ava DuVernay está muy lejos de sus logros con el drama histórico sobre Martin Luther King Selma, o del documental Enmienda XIII. Aquejada de una llamativa arritmia, no se ahonda lo suficiente en los conflictos de la adolescente protagonista, y los personajes de las tres señoras son de auténtico cartón piedra, sin carisma alguno; el recurso a los conocimientos de Meg, o las tentaciones, carecen de la necesaria fuerza y dan pie a pasajes raquíticos, de escaso interés. Tampoco ayuda el adolescente convidado de piedra Calvin, e incluso el niño Charles Wallace, cuando asoma un lado oscuro de su personalidad, resulta harto arficioso. Conceptos tradicionales como luz y oscuridad para simbolizar la lucha del bien y del mal asoman sin gracia, sonando a filosofía barata. La realidad es que Disney no acierta cuando se aleja de la zona de confort que suponen sus cintas animadas, adaptación de cuentos con actores de carne y hueso, dramas deportivos basados en hechos reales, películas de superhéroes y episodios de Star Wars. En las películas de fantasía que deben sostenerse por sí mismas como Fantasmas de Marte o El llanero solitario, se ha pegado batacazos, y sólo aguantó el tipo en Tomorrowland. El mundo del mañana. Se agradece que intente arriesgar, pero por desgracia Un pliegue en el tiempo no funciona, ni siquiera los efectos visuales tienen una línea definida: están mejor los minimalistas del final, al estilo 2001, que los tentáculos de Ello en un paisaje rocoso de tipo infernal, una forma un poco tonta de referirse al demonio, expresión que se entiende mejor, pero que quizá no encaja en la ya antigua “new age”, que algunos intentan presentar todavía como nueva.

4/10
Big Little Lies

2017 | Big Little Lies | Serie TV

Miniserie dirigida por el canadiense Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers Club, Alma salvaje), adapta una novela de Liane Moriarty. Del guión se ha ocupado un experto en series televisivas, el creador de Ally McBeal David E. Kelley, una opción inteligente, al fin y al cabo la experiencia de Vallée en estas lides era inexistente. Aun así, se nota la huella del realizador por una puesta en escena nada convencional, en que seguimos los actos de los múltiples personajes con escenas rápidas, a veces de tipo impresionista. Per el recurso de alternar planos breves de la investigación de un homicidio de alguien innombrado, con la narración principal, se antoja demasiado artificial. La acción transcurre en Monterrey, una ciudad de California, al comienzo del curso escolar. Jane Chapman es una madre soltera, recién llegada a la ciudad con su hijo, un niño llamado Ziggy. Enseguida entabla relación con Madeline Mackenzie, ama de casa de fuerte personalidad, divorciada y vuelta a casar, madre de una jovencita y de una niña, bastante metomentodo, que quiere ejercer de anfitriona de la recién llegada, por lo que le presenta a otras madres como su mejor amiga, Celeste Wright, madre de gemelos y casada con un hombre bastante más joven que ella. Cuando el pequeño Ziggy es acusado por una compañera de haberla intentado estrangular, el otro lo niega, pero la atmósfera se enrarece, la madre de la supuesta víctima, empresaria sin un minuto libre y rival de Madeline, cree que la cosa no puede quedar así. De modo que empieza a larvarse una guerra entre Madeline y Renata, en que el supuesto acoso escolar parece ser lo de menos. El planteamiento recuerda mucho a Mujeres desesperadas, en el sentido de que la acción transcurre en una zona residencial, el papel de las mujeres es primordial, y los altibajos emocionales y os problemas familiares conviven en la narración con la investigación de una muerte que debe ser aclarada. Como en su modelo, ningún personaje parece medianamente equilibrado, todos llevan a cuestas sus problemas de ego y las frustraciones, junto a una incapacidad de reconocer y afrontar los problemas reales con un mínimo de sentido común: la destructuración en las familias, a pesar del innegable cariño al fondo, resulta llamativa. Este desquiciamiento se procura hacer más llevadero, con escenas bien trazadas con escuadra y cartabón, con cuidados diálogos pronunciados por un reparto de campanillas, ahí están actrices de la talla de Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Shailene Woodley y Laura Dern.

6/10
De vuelta a casa

2017 | Home Again

Alice, una madre soltera de Los Angeles, recientemente separada, acaba acogiendo a tres chicos jóvenes en su casa como inquilinos. Debut como realizadora y guionista de Hallie Meyers-Shyer, hija de los directores y guionistas Charles Shyer y Nancy Meyers, responsables de títulos como El padre de la novia. Ha compuesto un producto ligero, pero amable y prometedor, con un buen reparto.

4/10
¡Pisándonos los tacones!

2015 | Hot Pursuit / Don't Mess with Texas

La ganadora del premio de la Academia Reese Witherspoon es la Agente Cooper, una crispada y estricta policía tratando de proteger a una sexy y extrovertida viuda, Daniella Riva (Sofía Vergara), de un capo de la droga. A medida que los dos polos opuestos huyen apresuradamente de Texas, se encuentran perseguidas por policías corruptos y sanguinarios pistoleros. Pero su mayor obstáculo para salir con vida serán ellas mismas, inmersas en la gran acción de un hilarante viaje por carretera.

La buena mentira

2014 | The Good Lie

Sudán es un país sacudido por una sangrienta guerra civil. Cuatro hermanos logran tras diversas penurias y muertes de familiares llegar a un campo de refugiados en Kenia, donde permanecen 13 años, hasta ser acogidos como refugiados en Estados Unidos, país donde las costumbres y estilo de vida son muy diferentes a lo que han conocido hasta entonces. Además se ven obligados a separarse, la chica se va a California, mientras que los tres chicos permanecen juntos en Kansas, donde una trabajadora social les consigue empleo y una vivienda. Después de lograr el reconocimiento internacional por la emotiva Profesor Lazhar, se esperaba con ganas el nuevo film de Philippe Falardeau, que rueda en inglés y con una estrella hollywoodiense de la categoría de Reese Witherspoon. Su película tiene interés por su dramatismo basado en hechos reales, y por el inteligente contraste que la trama ofrece entre personas procedentes del Tercer Mundo –que saben lo que es el dolor y la muerte, se ven sostenidos por su fe cristiana, estrechan sus lazos familiares, se preocupan de los otros, con sencillez distinguen entre lo que está bien y lo que está mal– y las de la sociedad opulenta –que aunque en algún caso pueden ayudar al prójimo y tener buenos sentimientos, van por la vida demasiado deprisa, lo que les ha hecho perder un poco el norte, no saber ver individuos concretos en la gente que tienen alrededor. A Witherspoon le acompañan en el reparto actores que realmente son de Sudán, nada conocidos, lo que ayuda a dar autenticidad a la propuesta. Sin embargo, y a pesar de las buenas intenciones de abrir los ojos a un público que con frecuencia ignora tragedias como las de África, el ritmo de La buena mentira es desigual. Resulta algo brusco el salto de África a Estados Unidos, y en este país se repiten demasiado las escenas tipo Tarzán en Nueva York, donde los hermanos se sorprenden ante artilugios y actitudes habituales en las sociedades modernas. De todos modos es muy sugestiva la idea de fondo de que la felicidad y la bondad pueden surgir de la simple idea de que estamos vivos –la vida es un gran don por el que estar agradecido– y de que dar y recibir amor, hasta el sacrificio, satisface de un modo que no consiguen todas las posesiones y comodidades de las que estamos saturados en Occidente.

6/10
Alma salvaje

2014 | Wild

La historia de Cheryl Strayed, mujer en profunda crisis vital, que a modo de laico Camino de Santiago, decide emprender en solitario la larga marcha a pie de la Pacific Crest Trail, una ruta por el desierto y las montañas de Estados Unidos, que le permitirá recapacitar acerca de su encrucijada existencial, pues sin duda ha tocado fondo, algo tiene que cambiar. Basada en hechos reales, se trata de la adaptación del relato que la propia Strayed consignó describiendo su singladura, y que Nick Hornby (Alta fidelidad, Un niño grande) ha convertido en guión. Tras la dura Dallas Buyers Club, Jean-Marc Vallée vuelve a anclar una película en la realidad, contando una historia extrema, pues por los "palos" de la vida Strayed ha iniciado un particular descenso a los infiernos con su promiscuidad sexual y consiguiente infidelidad matrimonial, y las adicciones. Como el cineasta canadiense no se distingue por su mirada pudorosa, puede imaginarse que el film es bastante explícito a la hora de mostrar el lado feo del comportamiento de la protagonista. Vallée y Hornby se muestra habilidoso en la narración, las más de mil millas y cien días de caminata están jalonadas por encuentros con otras personas y desafíos que invitan a renunciar a la aventura, y que sirven para evocar el pasado con flash-backs muy naturales y así pintar el ancla fuerte que fue para Strayed la figura de su madre Bobbi, con sus lecciones de vida a pesar de los pesares, la enfermedad que les machaca a ella y a su hermano, y la pérdida del rumbo vital. La naturaleza se revela como marco ideal para enfrentarse a los demonios personales e intentar algún tipo de redención, con adecuadas citas literarias, pues ella quiere ser escritora; también resulta inevitable la confrontación con Dios, aunque en este apartado el film resulta superficial, no se va más allá de la protesta contra Él y sus silencios o supuestas pocas atenciones. Frente a otros títulos de estas características, Vida salvaje nunca resulta aburrida, lo que es sin duda un notable mérito. Reese Witherspoon hace un buen trabajo, y resulta muy entrañable Laura Dern encarnando a su madre, un papel que es un regalo. Ambas actrices fueron nominadas al Oscar.

6/10
Puro vicio

2014 | Inherent Vice

Finales de los 60, en pleno auge de los hippies y la contracultura. El desaliñado detective privado adicto a la marihuana Larry "Doc" Sportello recibe la visita de su ex novia, Shasta, que le dejó abandonado para convertirse en una de las múltiples amantes de un promotor inmobiliario. Pero la esposa de éste también tiene un querido, y juntos han planeado hacerle pasar por loco o eliminarle para quedarse con su dinero, así que la chica le pide a Sportello que investigue el asunto... Hasta ahora nadie se había atrevido a llevar al cine ninguna novela del denso, estrambótico y paranoico Thomas Pynchon, y ha tenido que ser uno de los grandes del cine americano actual, Paul Thomas Anderson, el que ha dado el paso. Al igual que el texto en el que se basa, titulado en España "Vicio propio", cuenta con estructura, personajes y situaciones propios del género negro, pero en realidad se diría que se trata más bien de una descripción iconoclasta de la época del amor libre, el ácido y los porros sin ningún punto positivo, donde los ciudadanos huyen de una realidad terrible enganchándose o desenganchándose de las drogas o recurriendo a filosofías new-age de poco calado. Puro vicio está al nivel formal del cine de Anderson, y cuenta con intensas interpretaciones, especialmente por parte de Joaquin Phoenix, que se convierte en un memorable investigador, tan torpe como sucio; resulta llamativo el nivel de los secundarios, especialmente de Josh Brolin, como policía ‘brutote’, pero también de algunos actores con un rol muy secundario como Reese Witherspoon, Benicio del Toro y Owen Wilson. Está muy lograda la ambientación de la década, en gran parte debido a la destacada fotografía de Robert Elswit, de aire retro, con tonos propios de la época que retrata. Pero no resulta ni de lejos tan redonda como Pozos de ambición y Magnolia, los dos títulos más destacados del realizador. Para empezar, el metraje de Puro vicio, que alcanza las dos horas y media, resulta a todas luces excesivo por mucho que pretenda abarcar por completo el texto original. Algunos diálogos y especialmente la voz en off acaban siendo excesivamente literarios, lo que suele ser habitual en la obra de Anderson, pero aquí no acaba de funcionar. La trama resulta compleja y liosa; abunda en personajes y subtramas cercanas al surrealismo, como en lo referente a la organización secreta de dentistas, y ocurren acontecimientos por casualidad que le vienen curiosamente bien al personaje en su objetivo único, que parece ser el reencontrarse con su amada. Gustará a los apasionados de Pynchon y de Anderson, pero para el resto se queda en un ejercicio de estilo. El título hace referencia a un término legal que señala los defectos ocultos que puede tener un bien objeto de compra-venta.

5/10
Condenados (Devil's Knot)

2013 | Devil's Knot

Película basada en dramáticos hechos reales, que han dado pie a abundante bibliografía más varios documentales como West of Memphis, producido por Peter Jackson. El 5 de mayo de 1993 tres niños de ocho años de West Memphis, Arkansas, no volvieron a sus casas. Tras la denuncia de su desaparición, sus cadáveres lacerados aparecieron en una zona pantanosa. La policía, que inicialmente no se mostró diligente, sufrió indudables presiones políticas y mediáticas para dar con los culpables. Acabaron deteniendo a tres adolescentes, uno de los cuales confesó su culpabilidad, aunque luego se retractó y el valor de su testimonio se puso en entredicho, por ser retrasado mental. De todos modos en el imaginario colectivo caló la idea de que los crímenes estaban ligados a cultos satánicos, y el interés de uno de los acusados por estas prácticas encajaba en el perfil de culpable que “el pueblo” necesitaba. El film utiliza como hilo conductor al detective Ron Lax, que ayuda a los abogados de los acusados a reunir pruebas que al menos les libren de la pena capital. Atom Egoyan vuelve a recrear la atmósfera de una comunidad herida por el dolor que provoca la muerte de niños inocentes, tema que abordó con maestría en El dulce porvenir. Aunque aquí domina más la parte de intriga y drama judicial. Cuenta con un sólido guión de Scott Derrickson y Paul Harris Boardman -el canadiense de origen armenio sigue sin filmar guiones propios-, y aunque no muy novedosamente, recrea bien el día fatídico de los crímenes, y las actuaciones policiales y judiciales posteriores. De modo que se siembran con talento dudas sobre lo que ocurrió, para subrayar en la intensa escena final que cierra la película, compartida por Colin Firth y Reese Witherspoon, que al menos tenemos datos para saber qué papel jugaron en los hechos los llamados “Tres de Memphis”. Junto al conflicto dramático crucial –los padres a los que se les arrebatan los hijos–, se suman otros –el porvenir de los acusados–, y la crítica al sistema policial y judicial en lo relativo a la investigación y al manejo de las pruebas. Ideas como caza de brujas, prejuicios, calmar a la opinión pública, acaban pesando más que el deseo estricto de hacer justicia, algo verdaderamente terrible. Después de Mud, resulta una agradable sorpresa ver de nuevo a Witherspoon inmersa en una cinta arriesgada, con otro papel secundario que le permite desplegar su talento interpretativo.

6/10
Mud

2012 | Mud

Tercer largometraje del cineasta Jeff Nichols, tras el inédito en España Shotgun Stories y el excelente Take Shelter., que ganó el Gran Premio de la Semana de la Crítica en Cannes. Mud también compitió en la sección oficial de la edición de 2012 del certamen galo, donde obtuvo una buena acogida, pero no se llevó ningun premio. Ellis, adolescente de un pueblecito de Arkansas, sobrelleva a duras penas la inminente separación de sus padres. Durante una excursión con su mejor amigo por el río Mississippi en una pequeña isla descubre a Mud, un fugitivo de la justicia que vive en un barco abandonado. En esta ocasion, Nichols ofrece un conmovedor drama sobre la inevitable llegada de la madurez. También reflexiona sobre la complejidad del amor, pues el personaje central parte de un ideal romántico, un tanto ingenuo, que choca frontalmente con la realidad, pues sus padres se llevan mal, Mud está enamorado profundamente de una mujer que en apariencia no lo merece, y hasta él mismo vivirá un pequeño romance que no parece que vaya a salir como él espera. El realizador acierta al tomar como referencia las historias de jóvenes del Mississippi de Mark Twain (Las aventuras de Huckleberry Finn y Tom Sawyer), aunque también recuerda por momentos a films como Cuenta conmigo y Un mundo perfecto, y habla de la génesis de la violencia en un tono que recuerda al cine de Sam Peckinpah y Arthur Penn. En Mud, Nichols se apoya una vez más en intensas interpretaciones, en especial la de los jovencísimos Tye Sheridan, que fue uno de los niños de El árbol de la vida, y el debutante Jacob Lofland. También tiene mérito Matthew McConaughey, que se ha trabajado intensamente a su personaje, Mud, demostrando como en un par de ocasiones anteriores que cuando se lo propone sí que puede ser un convincente actor. Por otro lado, Reese Witherspoon y Sam Shepard mantienen su nivel habitual. Como en sus dos cintas anteriores, Nichols ha contado con Michael Shannon, que realiza un gran trabajo, aunque esta vez muy secundario, como promiscuo tío de uno de los niños.

6/10
Esto es la guerra

2012 | This Means War

Joseph McGinty, conocido como McG, se supone que era la gran esperanza blanca de Hollywood -o una de ellas- cuando cambió los videoclips por el cine con Los ángeles de Charlie, que a pesar de su ligereza recaudó una millonada. Pero luego McG se ha ido desinflando, pues la secuela no tuvo tanto éxito, mientras que Terminator Salvation no estuvo a la altura de lo que se esperaba. Mientras produce numerosas series, ahora se ha decantado en cine por una comedia romántica de presupuesto ínfimo en comparación con su entrega de la saga de los cyborgs asesinos. En Esto es la guerra, Lauren Scott, una soltera que trabaja en una revista de defensa de los consumidores, ha triunfado como profesional, pero se siente sola. Su amiga Trish le inscribe en una web de búsqueda de parejas, gracias a cual conoce a Tuck, un joven aparentemente ideal. Poco después, en un videoclub, entabla una conversación con un hombre atractivo que se llama Franklin Delano Roosevelt, aunque todos le conocen como FDR. Lauren se siente incapaz de decidirse, aunque ignora que ambos son muy amigos y que trabajan juntos como intrépidos agentes de la CIA. No resulta fácil mezclar acción y comedia romántica en la línea de Sr. y Sra. Smith, que no acababa de funcionar en ninguno de los dos géneros. En Esto es la guerra ocurre lo mismo, además de que todo parece irreal. Además, el guión es una sucesión de lugares comunes que aporta poco. Por suerte, se apoya en el trabajo de Reese Witherspoon, Chris Pine y Tom Hardy, que aunque no se esfuercen mucho, sí que logran darle cierta simpatía a sus personajes. Además, carece de pretensiones, y algún momento tiene su gracia.

4/10
Agua para elefantes

2011 | Water for Elephants

El joven Jacob, estudiante de veterinaria en los años de la Gran Depresión en EE.UU., abandona su carrera tras la trágica muerte de sus padres. Deprimido y sin amigos, la providencia quiere que se suba por la noche en un tren en marcha, que resulta ser un circo que recorre el país ofreciendo sus funciones. Dirige con mano férrea la empresa con más de un centenar de personas August, un tipo alcohólico de carácter mercurial, tiránico con sus empleados y con su esposa Marlena. August acepta que Jacob se sume a la gran familia circense, aunque no puede prever que se va a enamorar de su mujer. Adaptación de la novela superventas de Sara Gruen, sigue la estela romanticona y melodramática de autores como Nicholas Spark. Básicamente la película está planteada como un largo flash-back en que el anciano Jacob recuerda su aventura en el espectáculo más grande del mundo; y el eje primordial de tales recuerdos es el triángulo amoroso que componen Marlena, Jacob y August, aunque no falten momentos que pintan la camaradería y las diferencias entre la gente del circo, la crueldad del líder, o las acrobacias de la elefanta Rossie, que podría salvar una empresa que está en declive. Aunque a veces se diría que el modelo que inspira a Richard LaGravenese (guionista, entre cuyos trabajos se encuentra el de otro amor adúltero, Los puentes de Madison) y Francis Lawrence (director, que cambia de registro después de Soy leyenda) es Titanic, el resultado dista bastante del film de referencia. No logran ambos disimular un poco el carácter folletinesco de la trama, y el clímax de la última función no consigue el objetivo de ser memorable. Se agradece el esfuerzo de Robert Pattinson por acometer un papel dramático que demuestre que es capaz de algo más que Crepúsculo, pero le pesa la responsabilidad de llevar el peso de la historia. Y resulta demasiado obvio que Christoph Walz ha sido escogido para encarna a August por su anterior trabajo en Malditos bastardos, el actor corre el riesgo de quedar encasillado, al menos en el paisaje hollywoodiense. La más entonada es sin duda Reese Witherspoon, que no sólo se ha preparado para trabajar con el elefante, sino que imprime credibilidad a un personaje cercano al estereotipo.

5/10
¿Cómo sabes si...?

2010 | How Do You Know

Lisa, una joven jugadora de béisbol de 31 años, pasa por un mal momento tras quedar fuera del equipo nacional de Estados Unidos. Su futuro se abre incierto y no ayuda su relación con Matty, otro jugador al que las cosas le van mejor deportiva y económicamente pero que  tiene un carácter frívolo e infantil. Por casualidad, Lisa recibe entonces una llamada de George, joven empresario que igualmente pasa por un momento muy delicado al recibir calabazas por su novia y ser acusado por fraude fiscal. Cahrles, fundador de la empresa y padre de George, le explica que la situación es muy delicada y que su hijo puede dar con sus huesos en la cárcel. Seis años después de Spanglish, James L. Brooks vuelve a la palestra con su tema favorito, el de las relaciones amorosas, abordadas desde una perspectiva optimista, con humor y sentimientos a flor de piel. No hay más que echar un vistazo a la breve filmografía de Brooks para darse cuenta de que es un experto en estas lides, y, sin embargo, parece que a sus 70 años ha perdido un ápice la frescura de antaño. Un ápice que es suficiente para restar atractivo a su guión. Y es que el desarrollo de la historia se atasca a la media hora, no avanza más allá de lo puramente previsible, y aunque el director intenta  no perder el gancho inicial, sumar más y más minutos y repetir situaciones (los bla, bla entre Lisa y Matty o entre George y su padre) no son la solución. Falta creatividad, ocurrencia, y los momentos inspirados al estilo “Brooks” –como los protagonizados por el portero– son más bien escasos. El conjunto es, sin duda, entretenido, positivo y agradable, pero no alcanza el nivel esperado. Lo mejor es el trabajo del reparto, y ahí Brooks demuestra que no ha perdido ni ojo ni buena mano para dirigir. Repite con un talludito Jack Nicholson, tras filmes como La fuerza del cariño y Mejor... imposible, y la rubita Reese Witherspoon está especialmente encantadora y graciosa. Y Paul Rudd tiene menos gracia pero sale más o menos airoso, mientras que Owen Wilson está más comedido que otras veces, lo que ya es mucho.

5/10
Como en casa en ningún sitio

2008 | Four Christmases

Película navideña supuestamente transgresora y novedosa, aunque lo cierto es que ni lo uno ni lo otro. Sigue a Brad y Kate, una pareja con alergia al compromiso, que se ha fabricado una “felicidad” completamente artificial, consistente en ir sólo a lo suyo. Piedra clave de su organizada vida es eludir en Navidad las reuniones familiares. Este año piensan irse a las islas Fidji... pero hete aquí que una espesa niebla obliga a cancelar su vuelo, y una inoportuna entrevista en la televisión nacional permite que sus familias sepan que van a estar en casa; luego pueden ir a pasarlas con ellos. Lo que obliga a cuatro reuniones familiares (las cuatro navidades del título original), pues tanto los padres de Brad como los de Kate están divorciados. Los encuentros hacen que uno y otra descubran inesperados secretos no contados por vergüenza; y les harán replantearse su idea del amor, la familia y la felicidad. En Una Navidad de locos, basada en un texto de Grisham, ya se planteaba la idea argumental de “pasar” de la Navidad. Aquí se repite la idea, con resultados desiguales, falta el ‘timing’ necesario en una comedia de no parar quieto un momento, se nota que el director Seth Gordon es un novato; por no hablar de un desenlace bastante torpe y facilón. Hay momentos graciosos, como la intervención en un Nacimiento viviente, pero también otros agotadores, como los perpetrados por los pelmas hermanos de Brad, o simplemente zafios, como el “ocurrente” arranque del film. La pareja protagonista es la mar de solvente, y resulta ingeniosa la idea de enfrentar al grandullón de Vince Vaughn con la canija de Reese Witherspoon. Y siempre resulta grato en ver a actores de la talla de Robert Duvall, Sissy Spacek y Jon Voight, aunque entristezca el poco partido que se les saca, especialmente a Spacek.

4/10
Expediente Anwar

2007 | Rendition

El público no está para guerras. Al menos el estadounidense, aunque no parece que tampoco el resto del mundo esté respondiendo bien a las películas que describen la situación creada tras los ataques terroristas del 11-S, y las posteriores guerras en Afganistán e Irak. A diferencia de lo que ocurrió con Vietnam, se han están realizando películas durante el conflicto, y no a su final, y ninguna de ellas ha sido considerada memorable, ni por el público ni por la crítica. La que nos ocupa en estas líneas no constituye la excepción. Un atentado con terrorista suicida de por medio se lleva por delante a 19 personas, además de causar numerosos heridos. El objetivo era uno de los jefes de la policía egipcia, que ha salido indemne. No ha corrido la misma suerte un diplomático americano del servicio secreto, cuyo automóvil pasaba casualmente junto al lugar de los hechos. La CIA y adláteres enseguida se ponen en marcha, buscando culpables, sospechosos, posibles cooperadores materiales del atentado... Y un ingeniero químico egipcio, Amwar El-Ibrahimi, que está casado con una ciudadana estadounidense, y tiene un hijo y otro en camino, tiene la mala suerte de convertirse en sospechoso; al parecer su teléfono móvil recibió una llamada de un conocido terrorista. Aplicando la ley antiterrorista vigente en EE.UU. tras el 11-S, que permite retener a sospechosos de terrorismo por tiempo indefinido y sin asistencia legal, Anwar es detenido y trasladado a un remoto lugar, donde es sometido a torturas para lograr arrancarle una confesión de culpabilidad. El sudafricano Gavin Hood ya dio pruebas de sus inquietudes políticas al tramar el tema de violencia juvenil en su país en Tsotsi, Oscar al mejor film extranjero. Aquí, dejando a un lado el problema muy real del terrorismo del nuevo milenio y las modernas guerras, emplea toda su artillería en mostrarse extremadamente crítico con el modo en que EE.UU. está afrontando la cuestión, como señala el muy explícito título original del film, "Rendición". En efecto, considera el cineasta, que maneja un guión de Kelley Sane, que el no-respeto de los derechos humanos equivale a perder la guerra antes de haber empezado a librarla. El problema es que, aparte de la simplificación, lo que nos cuenta no emociona, hay un ritmo cansino, poco dinámico. La trama juega a varias bandas, mostrando las dudas sobre la tortura del personaje de Jake Gyllenhaal; la lucha tenaz de Reese Witherspoon por dar con su marido; el pragmatismo a distintos niveles del senador Alan Arkin, de su ayudante Peter Sarsgaard, y de la responsable de seguridad Meryl Streep; la resistencia del torturado Omar Metwally; y las vicisitudes del policía egipcio, cuya hija está relacionada sin saberlo con un islamista radical. Y así, se pasa de escenas repletas de sadismo, a otras donde imperan las lágrimas o el cinismo, sin demasiada habilidad, hasta perpetrar una pirueta final, que no deberíamos desvelar, aunque sí señalarla como trampa indigna, que no resulta ninguna gran sorpresa, y que lo único que hace es alimentar la ceremonia de la confusión. A mal final (el comentado) sí hay mal principio (se nos antoja endeble que se pueda detener a alguien con tan poco, la premisa del film).

4/10
Penélope

2006 | Penelope

Érase una mujer a una nariz pegada, una nariz de cerdo. Penélope, la protagonista de este cuento de hadas contemporáneo, es una joven heredera que nació con un hocico porcino, por culpa de una maldición que antaño una bruja enojada lanzó sobre su aristocrática familia. La hechicera predijo que ésta sólo se rompería cuando encontrara el amor verdadero de alguien de su condición. Así que los padres de Penélope se afanan por buscarle marido. Se presentan regularmente numerosos candidatos, al olor de la dote de la novia, pero éstos suelen salir disparados, en cuanto contemplan su rostro animal. Hasta que llega a su mansión un joven que no sale corriendo. Se trata de Max, un presunto pretendiente que en realidad ha sido pagado por dos tipos para sacar una foto de Penélope y publicarla en exclusiva en el periódico. Primer largometraje de Mark Palansky, estrecho colaborador de Michael Bay, en cintas como Pearl Harbor, Armageddon y La isla, donde era asistente del director o director de la segunda unidad. Palansky tiene en plantilla a actorazos, como James McAvoy, que en muy poco tiempo se ha labrado una filmografía impecable (El último rey de Escocia, Expiación), la siempre resultona y encantadora Christina Ricci, la deslumbrante Reese Witherspoon en un pequeño papel, los más que eficaces Catherine O'Hara y Richard E. Grant –padres de Penélope– y Peter Dinklage, el enano que demostró su valía interpretativa en Vías cruzadas, Un funeral de muerte, etc. Todos ellos realizan un trabajo tan notable que consiguen que ‘cuele’ con una naturalidad envidiable una fábula totalmente irreal, con algunos puntos alocados (¿por qué salen despavoridos los amantes al ver a Christina Ricci con nariz de cerdo, que tampoco da tanto miedo?). Contribuye también a hacerlo todo creíble el sano y simpático sentido del humor de la cinta. Como buen cuento, encierra moralejas útiles en torno a la belleza interior, aunque también tiene mucha importancia la autoaceptación de la protagonista, que tarda en descubrir que a pesar de su gran defecto físico, también tiene muchas virtudes.

6/10
Ojalá fuera cierto

2005 | Just Like Heaven

Elizabeth Masterson es una mujer adicta al trabajo, que está haciendo el período de residencia en un hospital. Su buen hacer profesional está fuera de toda duda, pero su dedicación excesiva le impiden ‘conectar’ con los seres humanos, ya sean colegas (a veces, posibles competidores) y enfermos, o gente con la que estar en su tiempo libre, incluido un futuro esposo. Un inesperado accidente la convierte en fantasma, anclado a su ‘cuco’ apartamento, y que no se da cuenta de su recién estrenada condición espectral. La llegada de un nuevo inquilino, David Abbott, un apuesto diseñador de jardines, le obligará a afrontar su situación, en qué se ha convertido. Amable comedia romántica con fantasma, adaptación de una novela de Marc Lévy, que recuerda a títulos clásicos como El espíritu burlón o El fantasma y la sra. Muir. La protagoniza Reese Whiterspoon, la rubia actriz flamante ganadora del Oscar por En la cuerda floja. Aunque la intención principal del film es proporcionar entretenimiento y humor por medio de una bonita historia de amor más allá de la muerte, sorprende el giro que toman los acontecimientos cuando se descubre dónde está el cuerpo de Elizabeth, lo que permite un planteamiento muy atractivo contra la eutanasia. De acuerdo, tiene algunos momentos ‘pastelosos’, pero es un film muy agradable de ver, con gags muy divertidos y reparto impecable. Curiosamente, tanto Whiterspoon como Ruffalo encabezaban la lista de preferencias del director para los papeles principales.

6/10
En la cuerda floja

2005 | Walk the Line

James Mangold es un valioso director que ha rodado películas tan variopintas como Copland, Kate & Leopold y el thriller Identidad. El cineasta tenía experiencia en llevar a la pantalla las peripecias de un personaje real, pues su mayor éxito, Inocencia interrumpida, se basaba en un libro autobiográfico de Susanna Kaysen. Parece que Mangold estuvo varios años tratando de llevar al cine la biografía del legendario cantante de rock and roll y country Johnny Cash, aunque las 'majors' se resistían a dar luz verde a un proyecto que consideraban demasiado arriesgado. Fue Fox quien amparó la producción, que curiosamente empezó a rodarse poco antes de que Ray, sobre otra gran figura de la música, se convirtiera en la revelación de las carteleras. El argumento, que arranca en la cárcel donde Cash se prepara para una actuación, sigue los pasos del cantante desde su humilde infancia en Arkansas, en la época de la Gran Depresión. Hijo de un aparcero, Cash tiene que afrontar la inesperada muerte de su único hermano, hecho que influirá decisivamente en su vida. Relegado a un trabajo de vendedor para mantener a su esposa, Cash monta un conjunto musical con aficionados al godspell. Juntos, intentan grabar un disco, y consiguen que un modesto productor les haga una prueba, pero éste se da cuenta de que Cash suena mucho mejor en otro estilo musical, el entonces emergente rock and roll. Como Ray, el film hace hincapié en la lucha del protagonista por su propia redención, tratando de superar su adicción a las drogas. Mangold no encontró a un actor que se pareciera físicamente al personaje, como en el caso de Jamie Foxx, que literalmente se transformó en el propio Ray Charles. Por eso, optó por un actor excelente, como es Joaquin Phoenix, elección que supuestamente contaba con el visto bueno del propio Cash, antes de su muerte, en 2003. A diferencia de Foxx, Phoenix se prestó a interpretar él mismo los temas musicales. Y aunque, evidentemente, no tiene la voz inolvidable de Cash, sale airoso de la prueba, al margen de resultar bastante convincente en las secuencias en las que su personaje lo pasa mal, con las drogas, o por culpa de sus problemas conyugales.

7/10
La feria de las vanidades

2004 | Vanity Fair

La huérfana Rebecca Sharp, hija de un pobre artista y una cantante francesa, que ha sido educada en una academia para señoritas, se ha propuesto ascender en la escala social a cualquier precio. Su primer paso es un puesto de gobernanta en la casa de un excéntrico noble, donde con astucia adquiere ascendencia sobre las hijas de la familia, el joven heredero Rawdon y una tía rica. Cuando se le presenta la oportunidad de abandonar el campo e instalarse en Londres, donde podrá dar rienda suelta a su encanto en sociedad, no lo duda. Sin embargo, toda su ingenio y atractivo no parece suficiente para que Becky logre su propósito… La Becky Sharp de La feria de las vanidades es la más poderosa creación del escritor decimonónico William Makepeace Thackeray, un personaje femenino parecido a los que harían célebre años más tarde a la norteamericana Edith Wharton, como la Undine Spragg de "Las costumbres del país". En su novela, el escritor inglés acertó al retratar, con mirada crítica, una sociedad anquilosada donde la cuna y el dinero de las personas definían una posición social inamovible. La india Mira Nair (La boda del monzón) adapta la obra con estilo y demuestra su buen hacer como directora de actrices, con una especial tendencia a la ambientación exótica, preciosista y cuidada hasta el detalle. Y aunque es cierto que el extenso guión quizá no refleje con la maestría del original los intereses de los protagonistas, cuyas actitudes pueden resultar algo ambiguas, la labor del reparto es notable. La rubia Reese Witherspoon (¡qué gran actriz!) dota a la ambiciosa protagonista de un encanto poco común, y entre los secundarios destacan Romola Garai y Rhys Ifans (el despiporrante Spike de Notting Hill), quienes componen una entrañable pareja, anómala en una época de ambiciones, secretos y apariencias.

6/10
Una rubia muy legal 2

2003 | Legally Blonde 2: Red, White & Blonde

La rubia más hortera y encantadora del mundo de la abogacía, ya tiene en sus manos el preciado título de licenciada en derecho por Harvard. Ahora está preparando su boda, al tiempo que ejerce de abogada en un prestigioso bufete. Un día se entera de que perros de la misma raza que su querido Bruiser son utilizados por fabricantes de cosméticos para hacer experimentos. ¡Qué horror, qué inhumano (perdón, “inanimal”, o como rayos se diga)! Esto no puede quedar así. De modo que propone en su oficina pleitear contra esa gente tan poco sensible. El triste resultado es que le ponen de patitas en la calle. Pero Elle Woods es una chica muy tozuda, de modo que contacta con una congresista y se integra en su equipo de asesores; en sus ratos libres va a poner los medios para que el Congreso prohiba los experimentos con animales. ¿Logrará nuestra chica conmover a los padres de la patria, al más puro estilo de James Stewart en Caballero sin espada? Secuela del divertido film Una rubia muy legal, que firma el director de Besando a Jessica Stein. Sigue el mismo esquema de su predecesor: el Congreso sustituye al despacho donde Elle hacía prácticas; algunos compañeros no entienden al principio su estilo, pero poco a poco llegan a apreciarla; las chicas de la hermandad echan una mano; y los trucos de “chica guay” la sacan de más de un apuro, y le ganan las complicidades de mucha gente. Alguna broma con la orientación sexual del can Bruiser, muy políticamente correcta, por supuesto, completa el cuadro de bromas.

4/10
La importancia de llamarse Ernesto (2002)

2002 | The Importance Of Being Earnest

Jack Worthing lleva una tranquila y respetable vida en el campo. Pero de cuando en cuando, realiza alguna escapadita a Londres, donde asume la identidad de su supuesto hermano Ernesto. Como está a punto de casarse con una aristócrata, surgirá el enredo. Oliver Parker, que adaptó Un marido ideal de Oscar Wilde, incide en el autor irlandés con uno de sus textos más conocidos, un ‘divertimento’, sobre el amor y las apariencias. El ajustado reparto se luce con las ingeniosas réplicas de Wilde.

6/10
Sweet Home Alabama

2002 | Sweet Home Alabama

“Sweet home Alabama, where skys are so blue (dulce hogar Alabama, donde el cielo es tan azul)”, decía la famosa canción de Lynyrd Skynyrd que da título a esta comedia romántica. Aunque algunos recuerdan su tierra con tanto cariño, siempre hay quien se avergüenza de sus raíces. Es el caso de Melanie, que al convertirse en diseñadora de moda en Nueva York, cree que la mirarán mal por proceder de un pueblo pequeño. También piensa que perderá puntos con su prometido, un auténtico soltero de oro forrado de billetes. Pero para contraer matrimonio con él, antes debe pedirle el divorcio a su marido, un rústico sureño que se resiste a perderla. La nueva comedia de Andy Tennant (Ana y el rey) se convirtió en un éxito sorpresa en Estados Unidos. Entre otras razones, esto se puede explicar quizás porque todos hemos conocido alguien que vuelve a casa después de algún tiempo y se cree superior a los demás, pero poco a poco se da cuenta de que no se puede renunciar a lo que uno es. La joven Reese Witherspoon sigue demostrando que no escoge cualquier papel, mientras que la veterana Candice Bergen,  parece dispuesta a regresar al cine, pues recientemente también la vimos en Miss Agente Especial.

5/10
Una rubia muy legal

2001 | Legally Blonde

Elle Woods es en verdad una jovencita “chachi piruli”. Es la chica más popular de la hermandad, asociación estudiantil que preside; tiene las notas más altas en moda y confección; ha salido en un vídeo de Ricky Martin; y le encanta el color rosa. Es guapa, e inteligente, ¿qué más se puede pedir? Pues Warner, su novio, considera que esta chica rubia es demasiado insustancial y frívola para él, que pertenece a una familia de rancio abolengo, donde su padre, y el padre de su padre, han sido senadores nada menos; ella no cuadra con la imagen seria que quiere cultivar ahora que va a ir a estudiar derecho a la Universidad de Harvard. Y da calabazas a Elle, cuando la chica, pobre incauta, pensaba que le iba a proponer matrimonio. Pero Elle no se arredra, y dispuesta a seguir su corazón, se matricula en la prestigiosa facultad con idea de recuperar a su amado. Al principio su horterismo redomado choca en el ambiente universitario, pero poco a poco se descubre que en Elle hay auténtica madera de picapleitos. Divertida comedia para adolescentes, bastante por encima de la media de este tipo de películas. Basada en un libro de Amanda Brown, una auténtica rubia abogada, el film contiene situaciones la mar de hilarantes, hilvanadas por el tándem de guionistas Karen McCullah Lutz y Kirsten Smith, que ya se enfrentaron a un film de cierto parecido: 10 razones para odiarte, adaptación bastante libre de "La fierecilla domada" de Shakespeare. Otra referencia clara es Fuera de onda, que traspasaba al mundo adolescente actual el encanto de las novelas de Jane Austen, sobre todo de Emma. En el reparto juvenil destacan, además de Witherspoon, Luke Wilson, que junto a su hermano Owen se está haciendo un hueco en las pantallas; y Selma Blair, a quien se pudo ver en Crueles intenciones, donde coincidió con Witherspoon.

6/10
Little Nicky

2000 | Little Nicky

Satán está a punto de jubilarse, y va a pasar los trastos del infierno a uno de sus tres hijos. El caso es que no acaba de verles preparados... y aplaza su decisión. Lo que enfada a dos de ellos, que se rebelan y viajan a la Tierra para fabricar allí su propio infierno. Sólo Little Nicky, el "hijo tonto" de Satán, puede detenerles. Le ayudará Gordi, ¡un perro parlanchín! Disparatada comedia de humor iconoclasta, concebida para el lucimiento de Adam Sandler (El chico ideal, Un papá genial, The Waterboy (El aguador)). También se puede ver a un actor tan estupendo como Harvey Keitel haciendo de demonio... y hasta a Quentin Tarantino, que hace un breve cameo como predicador iluminado.

6/10
American Psycho

2000 | American Psycho

Patrick Bateman es un yuppie triunfador en Manhattan. Pero su vida está vacía, lo que puede comprar con el dinero no le basta. Y ha empezado a desarrollar un peligroso instinto asesino, de modo que sus fantasías erótico-violentas pueden estar conduciéndole a un camino sin retorno. Polémica adaptación de la polémica novela de Bret Easton Ellis. Al psicópata obsesionado por los objetos de marca y las tarjetas de visita le pone cara Christian Bale. Se trata de un tipo que necesita ayuda urgente: la jungla urbana neoyorkina puede ser más salvaje que el mismísimo Amazonas, y tras la aparente dura capa de cinismo de Bateman, se esconde alguien más frágil de lo que pudiera creerse. Película durísima y desequilibrada, el papel protagonista estuvo a punto de hacerlo... ¡Leonardo DiCaprio!

4/10
Friends (6ª temporada)

1999 | Friends (6ª Season) | Serie TV

La quinta temporada terminó cuando los chicos se fueron a Las Vegas. Ross y Rachel se emborracharon y, haciendo una locura, se casaron. Mientras, Chandler y Monica esperaban señales que les adviertieran que debían comprometerse en matrimonio. La sexta entrega comienza cuando los seis amigos vuelven a Nueva York. Ross y Rachel intentan anular la boda, pero Ross duda porque no quiere cargar con tres divorcios a sus espaldas. Además, en esta temporada Rachel se irá a vivir con Phoebe y se reencontrará con su hermana Jill. Chandler y Monica seguirán tan enamorados como siempre y se replantearán algo más en su relación. Por otro lado, Phoebe y Joey, dos de los personajes más cómicos, seguirán en su línea. La sexta temporada de Friends continúa regalando a los fans momentos verdaderamente divertidos. Además, en esta entrega, se cuenta con la aparcición de otros actores como Bruce Willis o Reese Witherspoon, rostros conocidos de Hollywood que con su pequeña intervención han dejado su semillita en esta gran serie.

7/10
Election

1999 | Election

El típico instituto norteamericano. Se acercan las elecciones de delegados de alumnos, y una jovencita (Reese Witherspoon), empollona insoportable y muy, muy ambiciosa, pretende ganar a toda costa. Al profesor de ética (Matthew Broderick) la chica le cae fatal, así que anima a otros alumnos a promover otra candidatura. No tiene ni idea de con quién se está jugando los cuartos. Original comedia corrosiva de Alexander Payne, crítica a la sociedad americana y al individualismo feroz, en línea con films como American Beauty. Su guión, firmado también por el propio director, tuvo una nominación al Oscar. Es de esos títulos que te deja con la sonrisa helada. Payne no deja títere con cabeza entre sus personajes que, únicamente, van a lo suyo. Un buen varapalo a la reinante moral del triunfo a toda costa, donde destacan las composiciones de los dos protagonistas, Witherspoon y Broderick.

6/10
Un plan perfecto

1999 | Best Laid Plans

Un poblacho perdido en la América profunda. La vida de Nick parece un callejón sin salida. De modo que acepta participar en un montaje de drogas, para sacarse unas pelillas. Lo malo es que se entrampa, y su “jefe” le exige una cantidad de pasta que no puede satisfacer. Así que urde un plan con su novia camarera, pra aprovecharse de la amistad con un viejo conocido del instituto. Clásica película de engaños y medias verdades, que emparenta lejanamente con el cine negro. El desconocido Mike Barker consigue contagiar al espectador un buscado desasosiego. A medida que las cosas se tuercen para los protagonistas, y su madeja de mentiras se enreda y enreda, sabe mantener el tipo y resolver airosamente la trama. En el juvenil reparto destaca la muy pizpireta entonces Reese Witherspoon, poco después de haber rodado Pleasantville.

4/10
Crueles intenciones

1999 | Cruel Intentions

Kathryn y su hermanastro Sebastian hacen una apuesta. Él, seductor empedernido, debe lograr acostarse con Annette, una chica que quiere ser virgen hasta el día de su boda. El film es una adaptación de Las amistades peligrosas de Choderlos De Laclos con adolescentes guaperas. Entre el reparto aparecen los rostros de Ryan Phillippe (Sé lo que hicisteis el último verano, 54, Crash), o la oscarizada Reese Witherspoon (Pleasantville, Una rubia muy legal, En la cuerda floja).

5/10
Al caer el sol

1998 | Twilight

¿Cine negro a la antigua usanza? La película, con un tono crepuscular presente incluso en su mismo título ("twilight" significa "crepúsculo"), cumple con muchas premisas del género. Harry Ross, ex policía, trabaja como detective privado. En su último caso –devolver a Jack Ames su hija adolescente, fugada con el novio–, resultó herido. Prácticamente retirado, Harry vive en la lujosa casa de los Ames –gente del mundo del cine–, donde es una mezcla de amigo y "chico de los recados" de lujo. Harry ocupa una extraña posición en esa casa: confidente y compañero de las partidas de póker de Jack –enfermo de cáncer–, a la vez está secretamente enamorado de Catherine, su hermosa mujer. Cumpliendo un encargo de Jack, Harry se ve envuelto en un chantaje, relacionado con la extraña desaparición, años atrás, del primer marido de Catherine. Se agradece una película con el sabor del cine negro más clásico. Aunque quizá al film le falta algún punto o giro nuevos, capaces de fascinar. Un detective maduro, aficionado al alcohol, que está perdiendo facultades; un triángulo amoroso; un chantaje; unas fronteras más que borrosas entre lo que está bien y lo que está mal; y algunas sorpresas que no lo son tanto. Robert Benton (Kramer contra Kramer, Ni un pelo de tonto), con ayuda de su guionista Richard Russo, maneja con soltura estos elementos tradicionales, a los que añade sexo y violencia, más contemporáneos. Benton apuesta fuerte por sus actores y no se equivoca: todos están en su sitio, y son los que sostienen el relato. Demuestran además una muy bien llevada madurez. Paul Newman es un perfecto perdedor; Susan Sarandon encarna bien a la mujer que no se decanta con claridad por los que la pretenden; Gene Hackman da vida a un personaje incómodo, el marido; Stockard Channing es la policía veterana, que ama a Harry; y se recupera a James Garner, como antiguo detective.

5/10
Pleasantville

1998 | Pleasantville

David y Jennifer son dos hermanos en los años 90. Viven con su madre, divorciada. De los problemas familiares cada uno se evade a su modo. Ella, gracias a su promiscuidad sexual. Él, siguiendo en televisión la serie en blanco y negro Pleasantville, de los años 50, que presenta una vida idílica en que todo marcha bien, y donde la mayor preocupación de los personajes es saber si las tortitas de mamá no estarán demasiado hechas. Una noche los hermanos discuten por el programa que quieren ver en televisión. De modo sorprendente se ven transportados al mundo de Pleasantville: ellos pasan a ser los hijos de la familia protagonista. Pronto van a revolucionarlo todo, pues los habitantes del pueblo van a descubrir que el mundo no es, exactamente, como creían. Gary Ross, guionista y director, había escrito anteriormente Big y Dave, presidente por un día. Desde el punto de vista artístico y técnico, el film es memorable –la idea de que el color vaya haciéndose presente, poco a poco, en Pleasantville, es buena y da lugar a imágenes preciosas–; pero en el plano de las ideas (aun estando bien pensado el intento de matizar el lugar común de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”) resulta quizá algo simplista. ¿Qué hace de Pleasantville un lugar tan “horrible”? Ross lo resume en dos cuestiones: lo ignoran todo sobre el sexo y no leen libros. A esto se añade un enfrentamiento racista entre personajes en blanco y negro (los que se resisten a enfrentarse con su libertad y sentimientos) y coloreados (liberados por arte, cultura y sexualidad).

7/10
Sin salida

1996 | Freeway

Los padres de Vanessa, una chica de quince años, han sido arrestados, ella por prostitución, él por drogas. Entonces la muchacha decide ir a casa de su abuela. En su camino se cruza el lobo feroz: un psicólogo, a quien se confía explicándole los abusos sexuales a que le sometía su padrastro. Lo malo es que el psicólogo resulta ser un peligroso psicópata. Reese Witherspoon (que se dio a conocer en Pleasantville) es la chica, que lleva una minifalda roja para demostrar su conexión con Caperucita. Para lobo, ahí está Kiefer Sutherland. La producción del film ha corrido a cargo de Oliver Stone.

3/10
Pasión obsesiva

1996 | Fear

Típica jovencita rebelde decide salir con el chico que no le conviene. Su padre se opone, pero nadie le hace caso. Finalmente, el chico resulta ser un peligroso psicópata. Si James Foley patinó con Cámara sellada, aquí se estrella estrepitosamente. No consigue en ningún momento el aire inquietante que se espera de un thriller, y se queda en un pobre remedo de El cabo del miedo, de Martin Scorsese, sobre todo en la parte final. Las relaciones sexuales entre adolescentes se presentan de modo ciertamente irresponsable.

4/10
Jack el Oso

1993 | Jack the Bear

Un adolescente no soporta que su padre sea el popular presentador de un programa televisivo de terror, que se emite a altas horas de la madrugada. Ello se une a que la madre y esposa murió hace un año. Sentido film de iniciación a la vida adulta.

4/10
Un lugar muy lejano

1993 | A Far Off Place

Tras un ataque en su casa a manos de unos cazadores furtivos, una valiente niña y su amigo Harry quedan huérfanos y su única forma de huir de los asesinos es atravesando el desierto del Kalahari. Su única esperanza es el coronel Mapani, el único que puede ayudarles. Los adolescentes, Nonnie, una chica blanca criada en África, y Harry, el típico chico de ciudad, emprenderán, en compañía de Xhabbo, un bosquimano amigo de Nonnie, la que será la mayor aventura de su vida. Esta producción de Walt Disney es todo un canto a la aventura, el valor y la amistad muy apropiada para el público juvenil. Destaca la preciosa fotografía de los paisajes africanos así como la música que corre a cargo de James Horner (Titanic, Deep Impact, Love Actually…). Reese Witherspoon, la ganadora del Oscar por En la cuerda floja, realizó aquí uno de sus primeros trabajos donde demostraba su talento. Ethan Embry (The Wonders) le da muy bien la réplica.

6/10
Regreso a Paloma Solitaria

1993 | Return to Lonesome Dove | Serie TV

El capitán Call acaba de enterrar a su amigo Gus en Lonesome Dove y hace planes para regresar a su rancho en Montana. Antes de iniciar su viaje de vuelta, descubre una manada de potros slavajes y decide llevarlos al norte con la ayuda de Isom Pickett y Gideon Walker. Miniserie estrenada en televisión el año 1993 que supone la segu cuenta con un reparto coral y una historia cargada de emociones. Se trata de un western dramático realizado con empeño pero sin llegar a ser notable. El reparto reúne unos cuentaos rostros conocidos, encabezados por Jon Voight y Barbara Hershey.  En 1989 se estrenó Paloma Solitaria, protagonizada por Tommy Lee Jones y Diane Lane, una miniserie de mucha más calidad y que cosechó un gran éxito en su momento. Regreso a Paloma Solitaria es la continuación de esta primera parte, aunque el reparto cambia completamente de una versión a otra. 

6/10
Verano en Louisiana

1991 | Tha Man In Th Moon

Dani, una chica de catorce años, vive en un pueblecito de Lousiana con sus estrictos y cariñosos padres y su admirada hermana mayor. Un día se instala una viuda en la granja de al lado, y Dani se enamora de Court su tímido hijo. Pero éste sólo tiene ojos para la hermana de Dani. Última película de Robert Mulligan, director de Matar a un ruiseñor, ahora retirado, que retoma los temás más importantes de su filmografía, como la infancia, la nostalgia y el descubrimiento del amor. Un título a descubrir.

7/10
Wildflower

1991 | Wildflower

Dura y entrañable película de ambiente campestre, realizada para la pequeña pantalla y que significó el debut en la dirección de la actriz Diane Keaton (Manhattan), después de haberse puesto detrás de las cámaras en algún episodio televisivo. La historia que cuenta, adaptación de un libro de Sara Flanigan, interesa gracias a los personajes que la pueblan. Sammy es un joven que desea ir a la universidad, pero para eso necesita una beca. Su padre, recientemente viudo, se opone, pues no para de trabajar en la granja familiar y concibe esa ayuda social como una limosna. Un día Sammy y su hermana Ellie conocen a una vecina llamada Alice, que es muda y sufre de epilepsia, por lo que su padre la tiene encerrada en casa. Ellos se harán amigos de ella e intentarán enseñarle versos y otras cosas de la vida. Buenos trabajos del reparto, con mención especial para Patricia Arquette (Carretera perdida) en el papel de Alice, por el que mereció un premio CableAce.

5/10

Últimos tráilers y vídeos