IMG-LOGO

Biografía

Toni Collette

Toni Collette

47 años

Toni Collette

Nació el 01 de Noviembre de 1972 en Sidney, Australia

La mujer versátil

01 Marzo 2006

“Soy actriz, no una estrella, y lo prefiero así”, afirma sin rodeos Toni Collette. La actriz australiana (Sidney, 1972) tiene la suerte de poseer un rostro no demasiado reconocible. Otra consideraría tal hecho como una desgracia, pero ella piensa que gracias a eso ha podido interpretar papeles muy diferentes. Y el espectador ha disfrutado con su trabajo, más que con el ejercicio de reconocerla.

Nacida en una familia modesta y la mayor de tres hermanos, Antonia Collette estudió año y medio en el Instituto Nacional de Arte Dramático. La leyenda asegura que su primera actuación importante la hizo con once años, cuando fingió tener apendicitis para no ir a la escuela; tan convincente fue, que le extirparon el apéndice. Como lo que quería era actuar a toda costa, en cuanto surgió la oportunidad dejó la escuela y corrió a expresar sus emociones en el escenario. No exhibía la típica hermosura exuberante que acelera el ritmo cardíaco del espectador masculino, pero talento, encanto y belleza los tenía por arrobas, de modo que logró descollar en producciones teatrales como Tío Vania de Chejov. Pero su primer contacto con el cine llegó rápido, con 20 años, en Spotswood, junto a Anthony Hopkins y Russell Crowe.

El salto mediático se lo proporcionó una ácida tragicomedia que de entrada parecía un simpático producto, sin más: La boda de Muriel (P. J. Hogan, 1996). Su papel de mujer insatisfecha en busca de amor, patito feo que construyó engordando casi 20 kilos, enamoró a los espectadores; su desparpajo cantando ‘Waterloo’ de Abba junto a Rachel Griffiths encandiló a todo el mundo, y le dio el premio a la mejor actriz del Australian Film Institute, además de una nominación al Globo de Oro. A pesar de la repercusión internacional de este trabajo, Toni continuó haciendo trabajos en su tierra natal. Pero en 1996 hizo las Américas y junto a Gwyneth Paltrow entregó dos filmes, Mi desconocido amigo y la janeausteniana Emma. Interesante e injustamente desconocida es su exploración del mundo de las oficinas en Esperando la hora (1997). Su profesionalidad en los trabajos secundarios, que borda, le permitieron un cambio de registro al año siguiente en Velvet Goldmine (1998), donde era la ex mujer del estrella del glam rock Brian Slade.

Quizá a Toni le ha venido muy bien esa imagen que transmite de auténtica humanidad. Alegre o deprimida, sufriente o tierna, sus sentimientos traspasan el celuloide. Así las cosas, la actriz supo estar en el lugar adecuado y en el momento adecuado para sacar brillo a un papel que, de entrada, no era el más apetitoso del espléndido thriller sobrenatural de M. Night Shyamalan El sexto sentido (1999). Su composición, que expresaba todos los sentimientos de una madre perpleja por los ataques de pánico de un hijo que “en ocasiones ve muertos” recibió una merecidísima nominación al Oscar.

Lo cierto es que Toni no hace ascos a ningún papel, por pequeño que sea, y se ha paseado en filmes como la revisitación de la blaxploitation Shaft (2000), el inquietante thriller de tribunales Al límite de la verdad (2002), la composición de otra madre, pero de comedia, en la estupenda Un niño grande (2002), y un papelito en la woolfiana y oscarizada Las horas (2002). Y como la chica no quiere renunciar a sus raíces –y a hacer papeles principales, todo hay que decirlo–, a veces rueda en Australia, como en el caso de Dirty Deeds (2002) y Japanese Story (2003). Lo que tiene efectos ‘secundarios’ tan agradables como el de descubrir el amor: porque fue al regresar a su tierra cuando conoció a Dave Galafassi, batería de un grupo, con el que se casó.

Cierto que a veces le toca hacer tontaditas, como Connie & Carla (2004), junto a una Nia Vardalos que ‘murió’ del éxito de Mi gran boda griega, o El último golpe (2004). Pero en cuanto le ofrecen un papel a la medida de su talento se resarce con creces. Es el caso de En sus zapatos (2005), donde es la hermana lista en todos los sentidos de la película, con un papel complejo y muy matizado, algo importante en un film ‘pastel’ como el dirigido por Curtis Hanson.

Cantante con buena voz –actuó en Broadway en el musical "The Wild Party"–, socia de la productora Figurehead creada por ella, tiene a la vista tres películas: la comedia negra Pequeña Miss Sunshine, sobre el mundo de las misses infantiles, junto a Greg Kinnear; The Night Listener, donde su ‘partenaire’ es Robin Williams; y Like Minds, donde es la forense psiquiatra que debe dictaminar sobre la salud mental de un adolescente asesino.

Filmografía
Nightmare Alley

2020 | Nightmare Alley

Un joven y ambicioso feriante (Bradley Cooper) con un innegable talento para manipular a la gente con unas pocas palabras bien elegidas, se compincha con una psicóloga (Cate Blanchett) que es aún más peligrosa que él.

Velvet Buzzsaw

2019 | Velvet Buzzsaw

El sofisticado mundo del arte moderno en Los Ángeles, poblado por una fauna variopinta, entra en ebullición cuando Josephina, una joven asociada a la célebre galerista Rhodora Haze, se topa por casualidad con el conjunto de la valiosa obra pictórica de un desconocido. El crítico de arte Morf Vandewalt bucea en el pasado de este misterioso personaje, verdadero artista maldito que sufrió una tragedia familiar, y que deseaba que su trabajo nunca tuviera difusión. Y en efecto, algo siniestro hay a su alrededor, pues comienzan a sucederse desapariciones y muertes violentas. Tercera película como director del anteriormente guionista Tony Gilroy, quien repite con dos de los actores que le dieron buena suerte en Nightcrawler, su debut tras la cámara, Jake Gyllenhaal y Rene Russo. Destila mordaz ironía frente a los vicios más frecuentes en el ambiente de las galería de arte: las ínfulas de los artistas que se creen especiales, la ambición para trepar a cualquier precio, la soberbia de quien cree que puede encumbrar o hundir una carrera, la facilidad para saltar de cama en cama, la envidia ante el éxito de otro... Aunque el film es algo reiterativo, con un estilo "diez negritos", o "juego de la oca", en que el espectador tiene la seguridad de que va a haber una nueva víctima de la maldición del artista, hay que reconocer imaginación en las soluciones visuales en que cuadros o instalaciones cobran vida para llevarse por delante al incauto de turno, un modo de abordar el asunto que recuerda a El resplandor de Stanley Kubrick. El terror es casi siempre elíptico y sugerente, con mucho fuera de campo inteligentemente usado.

6/10
Creedme

2019 | Unbelievable | Serie TV

Serie basada en hechos reales, basada en un artículo periodístico de investigación que dio a sus autores T. Christian Miller y Ken Armstrong el Pulitzer, está contada básicamente en dos tiempos que van confluyendo. Por un lado seguimos en 2008 a la joven conflictiva Marie Adler, que ha vivido siempre en hogares de acogida hasta que al cumplir los 18 años tiene derecho a una vivienda, le facilitan un trabajo y logra así cierta independencia. Su denuncia de haber sido violada es acogida con incredulidad por los policías que investigan, ya que el agresor se las ha arreglado para no dejar rastro del ataque, y porque conocen más a Marie, de los anteriores hogares de acogida, no se fían de ella, están acostumbrados a que invente historias. Por otra parte la detective de la policía de Golden, Colorado, investiga en 2011 un caso de violación, y tras diversas averiguaciones sospecha que hay un patrón de conducta en otros ataques sexuales no resueltos, en que el agresor retiene a las víctimas, les hace fotos, las viola, y luego las ducha para no dejar rastros de ADN. Comenzará a colaborar con otra compañera de otra circunscripción, la detective Grace Rasmussen. El trío formado por Susannah Grant, Michael Chabon y Ayelet Waldman desarrolla bien esta miniserie que cuenta con buenos directores, la propia Grant más Lisa Cholodenko y Michael Dinner. Abordan un tema escabroso, del que se ofrecen abundantes detalles, y aunque se procura cierta delicadeza en el tratamiento narrativo y en las imágenes, no deja de resultar desagradable, se quiere incidir en la gravedad de una violación. En cualquier caso estamos ante un policíaco que se esfuerza en la mirada objetiva de la investigación, y también en el comportamiento de los implicados, incluido el depredador sexual y los policías menos concienzudos en su trabajo, la idea es mostrar cómo pueden pesar las ideas preconcebidas a la hora de realizar un trabajo tan importante, en que se encuentra en juego el futuro de personas que ya han seguido una trayectoria que les ha dañado en su integridad física y psíquica. Existe una intención didáctica para no restar importancia a los crímenes sexuales. Y luego se sabe retratar muy bien a las dos detectives principales, quizá con el referente en la cabeza de True Detective, pues se juega al contraste con dos estupendas interpretaciones de Toni Collette y Merritt Wever, la primera experimentada y descreída, la otra todavía por hacerse profesionalmente y devota cristiana. Ambas comparten momentos interesante de intercambio de puntos de vista, de desapego o implicación, o de preguntarse cómo puede permitir Dios la existencia del mal y el dolor en el mundo. También hace un excelente trabajo la jovencita Kaitlyn Dever, encarnando a la primera víctima del violador en serie, que se encuentra sola ante el sistema, pero que tendrá razones para seguir creyendo aunque a ella, de primeras, no la crean.

7/10
Puñales por la espalda

2019 | Knives Out

Tras la celebración de su 85 cumpleaños, Harlan Thrombey, editor, escritor, millonario y cabeza de un gran clan familiar, muere aparentemente por suicidio en su gran mansión campestre de Kentucky, en Estados Unidos. Todos los familiares y el personal de servicio quedarán impactados con la noticia, pero la situación se hará más desagradable aún cuando tras el entierro dos agentes de policía y el enigmático investigador Benoit Blanc se presenten en la mansión para dilucidar con sus pesquisas la verdadera causa del deceso. El director Rian Johnson entrega una película la mar de entretenida. Tras comenzar su andadura con la notable Brick, el director de Maryland ha ido labrándose poco a poco una filmografía muy apañada, en donde el cuidado del guión es una de las señas de identidad. Precisamente aquí da muestras de gran maestría a la hora de manejar a un variado grupo de personajes, de captar la atención a base de diálogos, preguntas y respuestas, de sembrar la duda con verdades a medias, generando todo tipo de sospechas secretas entre los miembros del clan y dosificando siempre la información de modo natural (esas conversaciones en el despacho del muerto). Que duda cabe que el argumento, la ambientación y las indagaciones del investigador en medio de una amplia familiar en donde abunda el lujo, el dinero y los rincones ocultos son elementos deudores de las historias de Agatha Christie o de los episodios televisivos protagonizados por Jessica Fletcher (hay de hecho un homenaje explícito a Se ha escrito un crimen), pero Johnson demuestra ser un más que digno discípulo. Y como un guiño argumental que pulula por toda la trama, se permite además dar una vuelta más de tuerca al crear mágicamente una intriga donde aparentemente no la hay, pues el espectador sabe muy pronto las circunstancias que han rodeado la muerte del jefe de familia. Sin embargo, por encima de todo, Puñales por la espalda es una deliciosa y ligera charada, rodada con encanto y estilo, en donde el humor, siempre presente, es además protagonista en numerosas ocasiones. Ya sólo la ocurrencia de que uno de los personajes principales no pueda mentir sin generar en su organismo el acto reflejo de una aparatosa vomitona demuestra ser una idea tan brillante como estrambóticamente divertida, pero el director va más allá y la convierte en humorística ocasión de vertebrar varios momentos de la trama. Las interpretaciones son perfectas, tanto que a veces se echan de menos más minutos para el reparto coral (es el caso de una genial Jamie Lee Curtis, por ejemplo, o del colosal nonagenario Christopher Plummer). Y entre todos es justo destacar a los dos ejes principales del asunto: una Ana de Armas que seguramente firma el mejor papel de su carrera hasta la fecha y un hilarante Daniel Craig en estado de gracia. Se ve que quiere deshacerse de James Bond a marchas forzados y se lo ha pasado bomba rodando a las órdenes de Johnson.

7/10
Ritmos del corazón

2018 | Hearts Beat Loud

A Frank le encanta la música, no pudo formar una banda tras enviudar, le tocó cuidar de su hija Sam, pero a cambio puso de una tienda de discos de vinilo con mucho encanto. Ahora Sam ya es una mujercita, y ha hecho planes para irse a estudiar medicina a una universidad en otra ciudad. Esto apena a Frank, que al mismo tiempo tiene que tomar una dura decisión, cerrar su tienda, que no es rentable, y dedicarse a otra cosa. El inesperado éxito en Spotify de una canción original que han grabado padre e hija, es toda una invitación a replantearse las cosas. Aunque quizá sólo sea el clavo ardiendo al que se quiere agarrar un padre que no se resigna a que la chica abandone el nido. Sentida cinta indie dirigida y coescrita por Brett Haley, quien ya había jugado con la nostalgia en su anterior film, The Hero. Se trata de una trama sencilla, quizá demasiado, y al intento de hacerla más complicada con algunos personajes adicionales y las consiguientes relaciones –el dueño del bar que añora Woodstock, la mujer que arrienda a Frank el local donde tiene la tienda, la amiga-novia lesbiana de Sam– se le notan demasiado las costuras. De todos tiene su gracia, y las canciones interpretadas por los propios protagonistas, padre e hija en la ficción, Nick Offerman y Kiersey Clemons, ayudan a prestar al film el deseado tono de un adiós que cuesta. Como siempre, Toni Collette lo borda, aunque su papel sea pequeñito.

5/10
Birthmarked

2018 | Birthmarked

Hereditary

2018 | Hereditary

Toni Collette tiene un sexto sentido a la hora de escoger películas de terror, pues fue la madre en el film más popular de M. Night Shyamalan. Aquí amadrina con Gabriel Byrne –ambos encabezan el cartel y figuran como productores ejecutivos, lo que significa que deben haber renunciado a su caché para apoyar el proyecto– la ópera prima del hasta ahora cortometrajista Ari Aster, que escribe y dirige. La actriz interpreta a Annie, aficionada a construir maquetas en miniatura, de familia adinerada, con un marido esforzado y dos hijos, uno en la complicada adolescencia que se pirra por las chicas y la marihuana, y la pequeña, de peculiar apariencia física por enfermedad, que elabora dibujos macabros o fabrica peculiares juguetes. Al fallecer la abuela, el clan se muda al caserón donde ésta vivía, pero Annie tiene dificultades para superar no tanto la pérdida, sino más bien la vida tan dura que le dio la matriarca, así que se apunta a un grupo de apoyo. Cuando acontece de sopetón una tragedia aún más terrible, el dolor se vuelve inhumano, pero Joan –una compañera de la terapia– le ofrece una antigua invocación, en un lenguaje desconocido, para hablar con los muertos… El guión imita los filmes de terror de finales de los 60 y los 70, elaborados poco a poco, pues dosifica la intriga, manteniendo al espectador pegado a la butaca, y finalmente ata todos los cabos; trae a la memoria sobre todo La semilla del diablo, y otros trabajos de Roman Polanski, El exorcista, de William Friedkin y varios largos de Brian de Palma. También logra construir muy bien a los personajes, por lo que gran parte del metraje funciona como un drama, de hecho hasta un momento dado apenas aparecen elementos sobrenaturales. Advierte del riesgo de reprimir las emociones, un problema que puede llevar al desmoronamiento familiar, y cavila sobre el sentimiento de culpa, cuidado con hacer algo mal que a la larga sale caro. Se engrandece con los trabajos de la citada Toni Collette, que incluso ha mejorado con los años, en un papel complejo, y a la joven Milly Shapiro, en su debut en cine tras triunfar en los escenarios de Broadway con “Mathilda”. Su personaje resulta inquietante, pero al mismo tiempo humano, tiene ante sí un futuro prometedor. Por su parte, Gabriel Byrne y Ann Dowd no se salen demasiado de su registro habitual, aunque tampoco hace falta. Técnicamente memorable, Hereditary está compuesta por travellings lentos que consiguen inquietar al espectador, con ayuda de unos espeluznantes efectos de sonido, y la perturbadora banda sonora del poco conocido Colin Stetson. Juega mucho a introducir en el plano elementos que confunden, a veces figuras amenazadoras, otras sólo objetos inofensivos, como un abrigo doblado que no parece normal. Gracias a todo eso se consiguen algunas secuencias que ponen los pelos de punta; destaca quizás una sencilla, en la que un desconocido sonríe a la niña mientras se despide del féretro de su abuela.

7/10
The Yellow Birds

2017 | The Yellow Birds

xXx: Reactivated

2017 | xXx: Reactivated

El deportista extremo convertido en agente encubierto del gobierno Xander Cage ha fingido su muerte para garantizarse un exilio tranquilo. Tras el asesinato de su mentor, Augustus Gibbons, por unos tipos que han robado un sofisticado artilugio conocido como la Caja de Pandora, decide volver al servicio activo con el fin de recuperarla. Para ello recluta a un grupete de variopintos colaboradores. En su momento de mayor popularidad, Vin Diesel se permitía el lujo de rechazar secuelas de sus grandes éxitos, por lo que no estuvo en A todo gas 2, ni en xXx, estado de emergencia. Una vez que se quedó sin posibilidades de elegir, retomó la saga automovilística en la tercera, y no ha parado de protagonizar nuevas secuelas. Ahora prueba la misma jugada con esta otra franquicia, en cuya segunda parte tuvo como sustituto a Ice Cube. Curiosamente, este regreso de un Xander Cage al que pocos esperaban de nuevo tiene al frente a un director de oficio, D.J. Caruso, responsable de La conspiración del pánico. Pero éste, consciente de que maneja un guión tan estereotipado como poco creíble, ha decidido tomarse el proyecto a guasa, con secuencias cercanas al surrealismo, como las apariciones del futbolista brasileño Neymar, que demuestra que no se va a ganar el dinero como actor cuando deje el balón. Tampoco parecen estar trabajando en serio ilustres secundarios, como Toni Collette, o Samuel L. Jackson, único actor que ha estado presente en las tres entregas. Los que estén dispuestos a seguir la broma, así como los fans incondicionales pasarán el rato más o menos, a base de artificiosas secuencias de acción, que podrían haber sido un poco más novedosas. Pero aporta muy poco a sus predecesoras.

4/10
Juerga de mamis

2017 | Fun Mom Dinner

Cuatro madres de niños pequeños que van al mismo colegio deciden reunirse para cenar. Todas pasan por un momento de crisis, motivado sobre todo por la monotonía de sus vidas y la falta de alicientes amorosos. La noche es joven. Insulsa comedieta estadounidense que pretende una vez más sacar partido al tópico del grupo de madres que quiere huir de sus vidas aburridas e insatisfechas y deciden pasar una noche loca. El cómico Paul Rudd (Ant-Man), que ejerce de productor ejecutivo, da la alternativa como escritora a su esposa Julie Rudd, quien debuta en el guión. Aporta una historia quizá demasiado sencilla y con poca garra, donde los típicos diálogos procaces y las leves escenas gamberrillas (llama la atención la obsesión por la marihuana), se mantienen siempre a una alejada distancia de otras comedias similares más extremas, como Malas madres, de modo que el tono general es más amable. Tras las cámaras se sitúa Alethea Jones, de amplia trayectoria televisiva. Tiene la suerte de contar con algunas actrices competentes, como Toni Collette y Molly Shannon, aunque sin duda los pocos momentos más divertidos los aporta la grandullona Bridget Everett.

3/10
Larga vida y prosperidad

2017 | Please Stand By

Wendy sufre de autismo, por lo que vive en una residencia para chicos con trastornos de San Francisco, bajo la supervisión de la psicóloga Scottie, mientras que su hermana, Audrey, la única familia que le queda, le presta poca atención, porque acaba de ser madre. Apasionada de Star Trek, que conoce todos los detalles de la saga, un día se entera de que Paramount ha organizado un concurso de guiones de la franquicia galáctica. Decide viajar para entregar el suyo, pues si gana el premio podrá evitar que se venda la casa donde pasó su niñez, a la que planea mudarse. Dakota Fanning, que se dio a conocer de niña con el film sobre una persona con discapacidad Yo soy Sam, protagoniza una producción en la misma línea, también de tono amable, que por sus referencias a la cultura popular recuerda en cierta medida a Wonder, rodada más o menos a la vez. Con una puesta en escena típicamente ‘indie’, el especialista en estos temas Ben Lewin (Las sesiones) logra cierta frescura, con momentos dramáticos, pero amenizados con eficaces golpes de humor. Le queda un producto optimista, con un mensaje esperanzador que invita a luchar para superar las limitaciones personales. Pese a que su hermana menor Elle Fanning parece haberle quitado el status de estrella en los últimos años, Dakota resulta creíble en un papel complicado, y no desmerece frente a la extraordinaria como siempre Toni Collette (la terapeuta de nombre Scottie, como el ingeniero jefe de la nave Enterprises). Tampoco desmerecen los actores Alice Eve (que curiosamente participaba en Star Trek: en la oscuridad), y Patton Oswalt, que en el rol de oficial de policía, propicia la mejor escena del film

6/10
Madame

2017 | Madame

Código abierto

2017 | Unlocked

La agente de la CIA Alex Racine es una experta en conseguir información en los interrogatorios. Será requerida para obtener información de un peligroso terrorista. Sin embargo, se dará cuenta de que ha sido utilizada. Apañado thriller de acción que mantiene el suficiente interés a lo largo del metraje gracias a un guión trabajado, con momentos de gran intensidad y algunos giros bien conseguidos. El veterano Michael Apted (Amazing Grace) aporta su conocimiento del oficio para llevar a buen puerto la propuesta, y con ese fin ha contado felizmente con un elenco muy rico en intérpretes de renombre, en donde destaca desde luego la protagonista, una muy convincente Noomi Rapace, especializada en papeles de mujeres fuertes.

6/10
Imperium

2016 | Imperium

La unidad antiterrorista del FBI detecta que por suelo estadounidense está circulando material radioactivo no controlado, que podría ser utilizado en un atentado terrorista. En la investigación de esta inquietante información trabajan principalmente bajo la hipótesis del terrorismo islámico, pero la agente Angela Zamparo cree que hay indicios de que el enemigo podría ser local, supremacistas blancos jaleados por Dallas Wolf, el popular conductor de un programa radiofónico que lanza consignas de extrema derecha. Tras ver las cualidades del tímido e inteligente analista Nate Foster en un interrogatorio, le persuade de que él es el tipo ideal para infiltrarse en un grupo neonazi y llegar hasta Wolf. Así que se hará pasar por un veterano de la guerra de Irak, harto del sistema, y que piensa que hay que pasar a la "acción" para cambiar las cosas. Debut en el largometraje del desconocido Daniel Ragussis, autor también del guión, inspirado por un antiguo agente del FBI, Michael German. La realización es correcta, pero no llega a apasionar, todo se describe con cierta distancia. A pesar de los esfuerzos de Daniel Radcliffe como infiltrado, en un papel que le va muy bien, no acaba de implicar emocionalmente, como debiera, cuando empatiza con alguno de los sujetos de ideas extremistas, como uno padre de familia. Y falta química con la supervisora encarnada por Toni Collette, bastante sosa con su personaje, al que nada aporta su eterno mascar de un chicle.

5/10
Ya te extraño (Miss You Already)

2015 | Miss You Already

Milly y Jess, amigas inseparables desde su juventud, residen en Londres. La primera enferma de cáncer, al tiempo que la otra se queda embarazada. La directora de Thirteen y Crepúsculo dirige esta cinta sobre la enfermedad terminal en una mujer joven. Sin quitarle gravedad al tema, consigue un tono amable, con algunos momentos de humor conseguidos. Del reparto sobresale especialmente Toni Collette, a quien le toca el papel más difícil, aunque el resto de actores cumple.  

5/10
Krampus, maldita Navidad

2015 | Krampus

Un matrimonio y sus hijos se dispone a celebrar la cena de Navidad, para la cual han recibido en su casa a distintos familiares, tíos, sobrinos, tías... Pero los miembros de la familia no se llevan bien entre ellos, por lo que la celebración va a ser un desastre y lo será aún más cuando un extraño ser llamado Krampus haga acto de presencia y empiece a llevarse a cada uno de ellos. Original película de terror, con un claro sesgo cómico, cuyo guión imagina una premisa divertida: quien no crea en la Navidad recibirá la visita del horrible Krampus, una especie de Santa Claus malvado que se llevará al inframundo a quienes hayan perdido el espíritu navideño. Las escenas de terror funcionan, algunas especialmente, como la de las galletas que salen por la chimenea o la del desván, y el tono oscuro está muy bien equilibrado con el toque cómico. El film cuenta con estupendos actores, encabezados por Adam Scott y Toni Collette, que logran que el interés no decaiga.

5/10
Mejor otro día

2014 | A Long Way Down

En la noche de final de año, Martin (Pierce Brosnan), un exitoso presentador televisivo cuya vida se ha convertido en un desastre pretende saltar desde lo alto de un edificio. No es el único. Se supone que la fecha y el lugar son como un imán para los potenciales suicidas, pues por ahí se dejan ver Maureen (Toni Collette), dedicada en cuerpo y alma a cuidar a su hijo paralítico; Jess (Imogen Poots), una jovencita a la que no hace caso su padre, un célebre político; y J.J. (Aaron Paul), integrante de una banda musical, al que han diagnosticado un cáncer. Contra pronóstico surge una peculiar amistad y un pacto; no volverán a intentarse quitar la vida hasta el día de San Valentín, y puede que entretanto encuentren motivos para amar la existencia. El novelista Nick Hornby ha sido adaptado al cine con bastante fortuna en títulos como Fuera de juego, Alta fidelidad y Un niño grande. El film que nos ocupa tiene un arranque prometedor, que promete un humor surrealista a la hora de describir cómo se estrechan los lazos en lo que podríamos denominar “club de los suicidas vivos”. Desgraciadamente el cineasta francés Pascal Chaumeil, que ha rodado antes algunas comedias agradables pero no memorables –Los seductores, Llévame a la luna–, se atasca en esta incursión tragicómica en el cine rodado en inglés, pues no logra emocionar todo lo que debiera en las cuitas de los personajes que les empujan al suicidio –en algunos casos están muy desdibujados, quizá quienes más tienen algo parecido a un personaje son Toni Collette e Imogen Poots–, y tampoco acaba de decantarse por la línea del disparate cuesta abajo y sin frenos. Así las cosas, el resultado es irregular, con algunos momentos intensos –los que tienen lugar en la azotea de un edificio especialmente, y algún pasaje relativo a algún personaje– que no bastan para sostener con firmeza todo el entramado narrativo.  

5/10
Tammy

2014 | Tammy

Después de perder su trabajo y descubrir que su marido le ha sido infiel, Tammy (Melissa McCarthy) sale a la carretera con su grosera y gran bebedora abuela (Susan Sarandon) en el viaje de su vida.

Hector y el secreto de la felicidad

2014 | Hector and the Search for Happiness

Héctor es un joven psiquiatra que atiende una consulta frecuentada por la clientela más selecta de Londres. Aunque la mayor parte de sus pacientes lleva una vida aparentemente perfecta, todos están insatisfechos. Héctor no consigue que sean felices y eso le deprime. Así comienza a preguntarse ¿Por qué no somos capaces de apreciar lo que tenemos y nos pasamos el tiempo soñando con una vida mejor? ¿Realmente depende de las circunstancias o del modo de ver las cosas? Héctor se propone averiguar qué es lo que hace feliz a la gente y para ello emprende un viaje por todo el mundo para buscar verdadero secreto de la felicidad.

Hitchcock

2013 | Hitchcock

Después de estrenar con gran éxito Con la muerte en los talones, Alfred Hitchcock anda a la búsqueda de ideas para una nueva película. Los asesinatos reales de Ed Gein y el libro de Robert Block inspirado en ellos le seducen para intentar un provocativo film de terror que asusta a la Paramount, Psicosis, hasta el punto de que sólo aceptan, y a regañadientes, distribuirlo, Hitchcock deberá financiarlo. Su paciente y amada esposa Alma Reville acepta, y como siempre, será su fiel sostén para sacar adelante el proyecto, además de hacer al mismo sus propias contribuciones. Hitchcock tiene detrás a Sacha Gervasi, que antes dirigió Anvil. El sueño de una banda de rock, un documental. Se podría caer entonces en el error de creer que la película se ajusta a la perfección a los hechos reales en que se basa. Esto puede ser cierto en lo referente al rodaje –el film adapta un libro de Stephen Rebello sobre el tema–, del que existe abundante información, ya sean los problemas con los estudios y la censura, o la célebre escena de la ducha. Pero en cambio existe bastante espacio para la imaginación en lo referente a la intimidad del matrimonio de Alfred y Alma, tarea a la que se aplica el guionista John McLaughlin. Con los elementos que conforman el imaginario popular del cinéfilo sobre el personaje –a Hitchcock le pirrarían las rubias, era un sádico reprimido debido a una estricta educación, se ocultaba tras una capa de bromas irónicas y con frecuencia crueles...– y un poco de psicoanálisis barato, se acaba cayendo en el cliché y vemos –somos voyeurs nosotros también– a Hitchcock con sus obsesiones, y a Reville paciente, sufriente, y buscando un poco de “aire” con la inocente “aventura” de prestar ayuda a un guionista y escritor, Whitfield Cook. Lo que hay alrededor de esto resulta un tanto vulgar, y sólo el buen hacer de los actores –sobre todo Helen Mirren– evita que la cosa vaya cuesta abajo; en cambio, el recurso a un personaje imaginario, el mismísimo Ed Gein, resulta completamente innecesario y distrae, tan artificioso resulta. Lo cierto es que el film tiene aciertos parciales –está bien Scarlett Johansson como Janet Leigh, y empezar al estilo Alfred Hitchcock presenta es un buen hallazgo–, pero también tópicos innegables, cierta irregularidad en el paso. Quizá el alma de la película acaba siendo...¡Alma!, o sea, la gran Mirren, pues el maquillaje y los esfuerzos de Anthony Hopkins por imitar el acento “british” de Hitchcock, aunque meritorios, tienen el efecto no deseado de sacar de la trama, de hacer pensar al espectador si se parece o no se parece. Un suspense no deseado, suponemos.

5/10
El camino de vuelta

2013 | The Way Way Back

A Duncan, un chaval de 14 años, le toca pasar el verano con su madre Pam, el novio de su madre, Trent, y la hija de éste, en una zona playera, en una casa conlindante con la de Betty, mujer separada y de volcánica personalidad, madre de dos hijos. En plena crisis adolescente, no lleva bien la separación de sus padres y la nueva figura paterna resulta insoportable por sus nulos esfuerzos en mantener una relación normal. Encontrará un referente paterno inesperado en Owen, empleado de un parque acuático, que le ofrece trabajar como ayudante. Ese entorno en que se encuentra a gusto le irá proporcionando la suficiente confianza para moverse con más soltura en su incómodo hogar. Brillante debut en la dirección de dos actores de comedia poco conocidos, Nat Faxon y Jim Rash –ambos se reservan pequeños papeles en la película–, que ya dieron prueba de su talento como guionistas firmando el libreto de Los descendientes, que les valió el Oscar, y con la que El camino de vuelta mantiene no pocos puntos de conexión. Aquí, de nuevo, la historia es suya. Y el planteamiento alrededor de la familia es muy “indie”, hace pensar en Pequeña miss Sunshine, tal vez por compartir con ese título dos actores, Steve Carell y Toni Collette. Faxon y Rash destacan por armar bien la narración, con sus múltiples personajes, sus trabajadas escenas y sus brillantes diálogos, manteniendo el justo equilibrio entre lágrimas y risas. El dúo escribe bien y resuelve bien en la puesta en escena. Ello para describir con agudeza los problemas a los que se enfrentan tantas familias desestructuradas, cuya carga puede hacerse muy pesada para alguien que se encuentra a las puertas de ingresar en la edad adulta. En tal sentido hay que hablar del gran trabajo de Liam James, conocido sobre todo por la serie The Killing (serie), que sostiene de modo muy meritorio la película, pues siempre se nos ofrece su punto de vista adolescente. Punto de vista dominado por la zozobra y el temor a un mundo que adivina demasiado complejo, a juzgar por los errores que observa en los adultos, incapaces de imprimir un rumbo claro a sus vidas, y que a veces son más críos que sus propios hijos. Todos los personajes que se mueven alrededor de Duncan podrían ser calificados como secundarios, magníficos secundarios. Sobresale Sam Rockwell, maravilloso mentor en el parque acuático, pero también están muy bien Steve Carell y Amanda Peet, a los que le toca caer antipáticos, y Toni Collette y Allison Janney, madres separadas desorientadas, más AnnaSophia Robb la vecina, la jefa del parque acuático Maya Ruldoph, o los propios directores-actores.

7/10
Sobran las palabras

2013 | Enough Said

Eva es una mujer divorciada, cuya hija única está a punto de abandonar el nido para ir a la universidad. Masajista de profesión, acude a una fiesta con deseo de alternar, y también pensando en captar nuevos clientes. Allí conoce a un hombre grandullón, Albert, también divorciado, dulce y con sentido del humor, con quien congenia enseguida; además también su hija está a punto de iniciar sus estudios universitarios. Sin embargo, su fracaso matrimonial le hace dudar acerca del posible inicio de una relación sentimental, más cuando una nueva clienta, de la que se hace muy amiga, le habla también de la mala experiencia con su ex marido. La neoyorquina Nicole Holofcener, guionista y directora, sigue la estela de otros trabajos suyos como Amigos con dinero, a la hora de describir los desafíos a los que se enfrentan las personas corrientes en su quehacer diario, y que se ven acometidas por una especie de cansancio mental, muy característico de nuestros tiempos. Hay que decir que desde el título citado la cineasta ha ganado en soltura narrativa, y aunque su cinta no sea perfecta, sus personajes están bien descritos, y hay una serie de relaciones dibujadas con esmero. Por supuesto la de la pareja protagonista, con indudable química, estupenda Julia Louis-Dreyfus, y también el inesperadamente fallecido James Gandolfini, en un papel que prueba que podía dejar hacer personajes diferentes al que le dio la fama en Los Soprano: aquí utiliza su poderoso físico de un modo completamente distinto, y convence como hombre que combina misteriosamente sensibilidad y tosquedad. Pero además están las otras ligazones que componen cualquier existencia humana: hijos, amigos, clientes y, en el caso de los divorciados, sus ‘ex’ y alrededores. Algunas, aunque ligeramente esbozadas, bien apuntadas, otras demasiado leves. Holofcener tiene el acierto de no pretender mostrar personas perfectas, lo que es especialmente claro en el caso de Eva, con una soledad propiciada por su divorcio, por unos clientes que no piensa que le aporten nada, y por la próxima partida de una hija, que le lleva, casi sin darse cuenta, a “adoptar” a una amiga de su hija, descuidando la relación con quien está a punto de independizarse, y que necesita su apoyo. La sorpresa que propicia cierto giro narrativo está medianamente justificada, y sirve para hablar de los miedos paralizantes y la falta de sinceridad, que pueden echar a perder las cosas más bellas.

6/10
Rehenes (Hostages)

2013 | Hostages | Serie TV

La doctora Ellen Sanders ha sido escogida para operar al presidente de los Estados Unidos por una dolencia en los pulmones. No tiene ni idea de que esta circunstancia la ha hecho sujeto de otra elección: un grupo de conspiradores, liderados por un veterano agente del FBI y conectados con las altas esferas de la Casa Blanca, les secuestra a ella y a su familia -esposo y dos hijos adolescentes-, para someterla a un chantaje insoportable. Deberá simular que algo sale mal en la operación, y provocar la muerte del presidente; en caso contrario pagará las consecuencias su familia. Un thriller más que apunta a que en Estados Unidos las conspiraciones golpistas y las luchas por el poder ilegítimas abundan más de lo que imaginamos. Adapta una serie de características similares hecha en Israel -el mismo caso que Homeland, y curiosamente tiene como director a uno de los de esta serie, Jeffrey Nachmanoff- con el respaldo en la producción del todoterreno y adrenalítico Jerry Bruckheimer. El planteamiento del episodio piloto recuerda a Horas desesperadas y su remake 37 horas desesperadas, de familia normal cuyos componentes son tomados como rehenes, y simular que no pasa nada, mientras salen a la luz algunos secretillos -infidelidad y fracaso profesional del marido, compra de hierba del chico, embarazo de la chica...- que demuestran que no componen el hogar ideal. Eso sí, la trama doméstica se intensifica con los planes de magnicidio y los problemas del agente del FBI desleal. A pesar del atractivo reparto con Toni Collette al frente, lo visto por ahora suena un poquito convencional.

5/10
Jesus Henry Christ

2011 | Jesus Henry Christ

Hogar de acogida

2011 | Foster

Zooey y Alec son un matrimonio feliz pero de la noche a la mañana su vida se tambalea cuando pierden a su hijo de 5 años en un accidente. Debido a este trauma, no pueden tener más hijos. Después de sopesarlo, deciden adoptar un niño. Su vida cambia totalmente cuando aparece en sus vidas Eli, un niño de 7 años, con quien deciden comenzar de cero y volver a llenar su vida de felicidad. Sensible y bonita historia de Navidad, de regusto familiar, que cuenta con un guión eficiente, de fábula reconfortante, y unas interpretaciones notables, con un reparto de renombre encabezazo por la australiana Toni Collette.

5/10
Noche de miedo (Fright Night)

2011 | Fright Night

Charley y su madre separada tienen un nuevo vecino en el barrio residencial donde viven a las afueras de Las Vegas. El problema es que el macizo Jerry, que así se llama el vecino, es un vampiro, y aunque el friqui Ed advierte a su amigo Charley de su condición de chupasangres, éste, que quiere ser un tipo popular para que no le deje su novia May, no le hace ningún caso. Con terribles consecuencias que le obligarán a reaccionar. Puesta al día de  Noche de miedo, la peli de terror ochentera de Tom Holland, servida en 3D con fotografía del español Javier Aguirresarobe. La función corre a cargo de un director inesperado, Craig Gillespie, responsable de la sorprendente Lars y una chica de verdad, y de la serie televisiva United States of Tara. Como se ve, el argumento es lo de menos, de lo que se trata es de plegarse con buen ritmo a las convenciones de las películas de miedo para adolescentes, con sustos, ligoteos y sentido del humor, este segundo a ratos de tipo paródico: pues se retuercen los clichés y se hacen bromas con  Crepúsculo, hasta el punto de que el mismo actor Anton Yelchin luce un look que recuerda al vampiro guaperas Edward Cullen. No faltan las convenciones habituales para combatir a los vampiros, el recurso al gore y variados efectos especiales, junto a personajes alocados de distinto pelaje. Colin Farrell compone al maléfico vampiro con una perpetua pose de ser superior invencible. La película es lo que es, entretenimiento intrascendente para un público poco exigente, pero al menos no totalmente infumable. La idea es seguir la senda de títulos como Bienvenidos a Zombieland.

4/10
El atardecer

2007 | Evening

Ann se muere. Anciana postrada en el lecho del dolor, cuida de ella una enfermera, y la atienden también sus dos hijas, Connie, feliz madre de familia, y Nina, que vive con su novio, pero, insegura, se siente incapaz de dar el sí definitivo. Como entre delirios en esa etapa final, Ann habla de Harris, un antiguo novio, del que las hijas ignoraban su existencia. Y se agolpan los recuerdos de cierto fin de semana en una preciosa mansión junto al mar, casi medio siglo atrás, cuando fue la dama de honor de su amiga Lila, una joven de la alta sociedad, a punto de casarse. Se entrecruza la narración de lo acontecido entonces, las dudas sobre la conveniencia de ese matrimonio en ciernes, y los amores imposibles por las barreras sociales, con las historias del presente de las dos hermanas. El director de fotografía húngaro Lajos Koltai debutó el pasado año como director a secas con Sin destino, un notable drama sobre el holocausto. Ahora, en su primer film en inglés, insiste en la vertiente dramática adaptando una novela de Susan Minot, convertida en guión por ella misma y el también novelista (y guionista) Michael Cunningham. La estructura narrativa es impecable, son suaves y adecuadas las idas y venidas del presente al pasado, y viveversa. Y sirven para construir muy sólidamente el andamiaje de las cuitas amorosas. En el pasado tenemos la novia que ama al hijo del ama de llaves, médico; la amiga que también se enamora de él; el hermano indolente que esconde unos sentimientos más complejos; los padres, que desean la boda perfecta; y un hecho traumático, que va a marcar a todos, y que está muy bien utilizado por cierto "regate" inesperado; en el presente está la agonizante; la hija feliz, aunque cansada, y la hija infeliz, a la que la noticia de que está en estado podría salvar. Porque alrededor de la bien trabada maraña de relaciones y afectos, sobresale el amor maternofilial, preciosamente descrito en sus múltiples manifestaciones, y que ayuda a sobrellevar cualquier situación: los errores son menos errores, si es que lo son, se viene a decir, porque están los hijos. Es verdad que se juega la carta de la fatalidad, a la que tanto partido dramático se puede sacar, pero a cambio conviene señalar la honestidad de un subrayado poco habitual, el de que en esta vida hay que saber pasar página, y que las cosas no tendrían porque haber sido necesariamente mejores si hubieran discurrido de otra forma. Koltai demuestra una gran madurez narrativa, y logra una magnífica dirección de actores. Está claro que en el pasado hacía algo más que iluminar y preparar los movimientos de cámara (lo cual no impide que aquí, también, la fotografía sea excelente). Capítulo aparte merece el reparto, perfecto. Ésta es de esas películas que justificarían la creación de una nueva categoría de Oscar, al mejor reparto. Porque los intérpretes, mayoritariamente femeninos, son una delicia. Resulta obligado mencionar a todos: desde Vanessa Redgrave y Natasha Richardson (madre e hija, en la pantalla, y en la vida real), a Meryl Streep y Mamie Gummer (madre e hija de verdad, dan vida al mismo personaje, adulto y joven), pasando por Claire Danes, Toni Collette, Glenn Close y Eileen Atkins. Y aunque los chicos tengan menos papel, obligado es citar a Hugh Dancy, en el personaje clave de Buddy, el hermano de Lila, y a Patrick Wilson, el que enamora a todas.

7/10
Tsunami: El día después

2006 | Tsunami: The Aftermath

El 26 de diciembre de 2004 un tsunami arrasó el sudeste asiático. Esta ambiciosa coproducción televisiva de HBO y BBC recrea los trágicos sucesos que sucedieron al fenómeno natural que se llevó por delante la vida de más de 250.000 personas.La película sigue a distintos personajes ficticios cuyas vidas quedaron transformadas después de tan magna catástrofe, y aunque es inevitable plegarse a ciertos esquemas del cine de catástrofes hay un esfuerzo claro para huir de los estereotipos y evitar las sensiblerías facilonas.Entre los dramas personales descritos se encuentra el de un matrimonio negro, Ian y Susie, que trata de dar con el paradero de su hijita Martha; el del camarero local Than, cuyo pueblecito de pescadores ha sido arrasado y se ha quedado sin familia; el de la familia Peabody, donde las dificultades para evacuar a un hijo podría obligar a amputarle la pierna. También se describen las actuaciones de la prensa (el veterano periodista Nick de Tim Roth), una ONG cristiana (a la que dedica su vida la Kate Toni Collette), o la empresa propietaria del hotel, que sólo piensa en reconstruirlo y volver a ganar dinero. Y se especula acerca de si se podía haber evitado la catástrofe, de cuya posibilidad había advertido años atrás un prestigioso metereólogo. Actores de la talla de Toni Collette, Sophie Okonedo, Tim Roth y Chiwetel Ejiofor ponen rostro a las miles de personas anónimas afectadas.

6/10
Pequeña Miss Sunshine

2006 | Little Miss Sunshine

Los Hoover son cualquier cosa menos una familia normal. A no ser que 'normal' en los tiempos que corren signifique gente con serios problemas personales. Richard, el cabeza de familia, se cree un lince de los negocios, pero una de sus iniciativas puede que sea mera quimera y termine frustrándole; su esposa Sheryl es bastante equilibrada, pero las taras de los que tiene alrededor le afectan; Frank, hermano de Sheryl, homosexual estudioso de Proust con ínfulas de intelectual, está roto por dentro y ha intentado suicidarse; el abuelo, padre de Richard, tiene una mentalidad infantil y gamberra algo pasada de rosca; Dwayne, el hijo adolescente, ha hecho la promesa de no hablar hasta que ingrese en una academia de pilotos. Todos compartirán un fin de semana viajando en furgoneta con motivo de que Abigail, la hija pequeña, es finalista de un concurso de misses. Esta tragicomedia es un pequeño milagro, porque maneja material explosivo: un estupendo guión de Michael Arndt, que el matrimonio novato en la dirección de ficción, Jonathan Dayton y Valerie Faris, sabe llevar a buen puerto, sin que les estalle en las narices. Hay un delicado equilibrio a la hora de tratar temas serios –la muerte, el fracaso, la explotación infantil, la familia…– con una óptica humorística y tierna. El film retrata las miserias de los componentes del clan –atinadísimo reparto– sin aprobarlas; simplemente dice que están ahí, que todos tenemos defectos, y que al igual que esa vieja furgoneta con problemas para arrancar, debemos aprender a convivir con ellos y luchar por superarlos. Hay momentos hermosos en su emotividad, y puestos a destacar uno, el modo en que se resuelve la cabezonería de Dwayne en un momento dado, que no quiere subir a la furgoneta, resulta sobresaliente en su concepción.

8/10
Voces en la noche

2006 | The Night Listener

El cine es como la caja de bombones de Forrest Gump: nunca sabes lo que te va a tocar. Y es que uno no sabe cómo va a ser una película hasta que está terminada. Y el momento del primer visionado ha de ser terriblemente duro, pues quizá el responsable quiera que le trague la tierra. Puede que al director Patrick Stettner le sucediera algo parecido. Porque, aunque la historia inicial o el desarrrollo sobre el papel, presagiaran un producto al menos resultón, y teniendo en cuenta el espléndido reparto la cosa tenía sus expectativas, lo cierto es que el resultado final es una película enormemente fallida, difusa, sin alma. Y ni siquiera la labor de un esforzado Robin Williams –con esa perpetua cara de agobio interior que ya mostró en la estimable La memoria de los muertos– logra hacer mínimamente interesante un guión inconsistente. Gabriel Noone es un escritor y locutor de radio, meditativo y sensible, que tiene un programa nocturno de cierto éxito. Coincidiendo con un momento delicado de su vida, pues le cuesta asumir la ruptura con su novio Jesse, un día llega a sus manos un libro escrito por Pete, un chaval de 14 años, fan de su programa, que se encuentra muy enfermo. La historia de Pete es tremendamente cruda por los abusos sexuales que ha sufrido y su pasado impacta la sensibilidad de Gabriel. Así, tras mantener varias conversaciones telefónicas con él y con su cuidadora Donna, se propone visitarle, pues está empezando a dudar de que el chico exista de verdad. El film, basado en una novela de Armistead Maupin, está rodado torpemente, con un inadecuado sentido del ritmo y del arco temporal. Y el montaje es para echarse a llorar. Muchas situaciones resultan, además, inverosímiles o irrelevantes. Al final, la idea que queda –y es lo que pretende transmitir la película– es que un modo de huir del miedo y la insatisfacción vital es crearse uno mismo sus propias ficciones. De este modo, se puede escapar de la realidad y de la propia conciencia, a veces tan incómoda. Al menos se trata de una idea interesante.

2/10
The Dead Girl

2006 | The Dead Girl

Sórdida película coral compuesta de cinco segmentos, todos alrededor del hallazgo en el campo del cadáver de una joven asesinada. El film se fija en la mujer que encuentra el cuerpo, capitidisminuida por culpa de su dominante madre inválida; en la familia de una forense, que cree que se trata del cadáver de la hermana e hija, desaparecida hace muchos, muchos años; en el asesino, un hombre mayor, frustrado, cuyo secreto descubre su esposa; en la auténtica madre de la víctima, que descubre el tipo de vida que llevaba su prostituida hija; y en la víctima, madre de un bebé.El deprimente conjunto sirve para ofrecer trabajo a un montón de notables actores, pero poco más. Domina una visión muy negativa y desesperanzada del ser humano en la América profunda, pues los distintos personajes acumulan un montón de frustraciones para las que no parece haber arreglo. Con supuesta mirada objetiva se nos viene a decir algo así como "las cosas son como son, esto es un asco, pero es lo que hay".

4/10
En sus zapatos

2005 | In Her Shoes

Maggie y Rose son hermanas, pero al margen de ese pequeño detalle no tienen absolutamente nada en común, a no ser, quizá, el número de calzado. Maggie, que es casi una analfabeta, está acostumbrada a vivir de su aspecto físico y explota su sexualidad de modo irresponsable e ingenuo. Además es incapaz de mantener un trabajo más allá de unos días. Su hermana Rose, por el contrario, se graduó en Princeton y trabaja como abogada de éxito en un importante bufete, aunque en temas del corazón es un completo desastre y siente que su vida es en realidad más deprimente de lo que parece. Un día, a raíz de una burda traición amorosa, Rose echa en cara a Maggie la inutilidad de su vida arrastrada y holgazana, y ambas hermanas terminan por decirse adiós bruscamente. Sus vidas transcurrirán entonces por caminos diversos: mientras Rose sigue en la gran ciudad, Maggie se traslada a la costa para visitar a su abuela. Curtis Hanson ha demostrado con películas como L.A. Confidential o Jóvenes prodigiosos de lo que es capaz cuando llega a sus manos un buen guión. Y en esta adaptación de la novela de Jennifer Weirner, despliega también su sobrado oficio: atención a los personajes, manejo del ritmo narrativo, sabiduría al equilibrar el drama y la comedia…, y además adereza esos aspectos con una especial frescura que impregna toda la cinta y que se agradece de veras. Quizá cargue algo la mano al mostrar los frívolos encantos de Cameron Díaz, quien por otro lado deja claro que es mucho más que un cuerpo bonito. Toni Collette borda su personaje de hermana responsable con un punto depresivo (un tipo de papeles que conoce a la perfección desde Un niño grande y El sexto sentido) y la veterana Shirley MacLaine está estupenda como abuela sabihonda. En definitiva, una simpática historia de mujeres desorientadas que buscan la felicidad, y cuyo clásico desarrollo no esconde sus buenas intenciones.

6/10
El último golpe (2004)

2004 | The Last Shoot

Steven Schats lleva mucho tiempo intentando triunfar en el mundo del cine, aunque por el momento sólo ha entregado un trabajo taquillero. Años después de presentar su proyecto para un largo a todas las productoras posibles, se pone en contacto con él Joe Devine, aparentemente un productor interesado. Schats ignora que Devine es en realidad un agente del FBI que necesita fingir un falso rodaje, para atrapar a unos mafiosos que organizan el transporte de material para los rodajes. Aunque el argumento de esta comedia parece bastante disparado, resulta que se inspira en una historia real. El cineasta Jeff Nathanson leyó en un periódico las peripecias de Gary Levy y Dan Lewk, dos tipos engañados por el FBI, y usó la historia como base para este film, que cuenta con muchos actores de renombre.

4/10
Connie y Carla

2004 | Connie and Carla

Dos aspirantes a bailarinas que nunca han alcanzado el éxito sobreviven sirviendo copas, hasta que un día son testigos accidentales de un asesinato. En la huida acabarán en un café teatro, haciéndose pasar por travestis. Segundo trabajo como guionista de Nia Vardalos, que como en la película que la hizo popular, Mi gran boda griega, ejerce también de actriz principal. Pero esta vez la inspiración es clara: el guión de Con faldas a lo loco, con sólo una ligera vuelta de tuerca. Hay eficaces gags y acompañan a la protagonista actores tan solventes como Toni Collette, la madre del niño de El sexto sentido, o David Duchovny, popular por Expediente X.

5/10
Japanese Story

2003 | Japanese Story

Sandy es una geóloga australiana que recibe un encargo incómodo de su jefe. Deberá acompañar en su inspección a Hiromitsu, un japonés que viene enviado por una importante empresa con la intención de hacerse con la tecnología geológica diseñada por Sandy. Para llevarlo a cabo, ella deberá acompañar al japonés a través de los desiertos más extremos de Australia. El extranjero ignora los peligros que pueden acontecer en esas desoladas tierras. Minimalista y tristona película australiana que cuenta con el protagonismo absoluto de Toni Collette (Un niño grande), que hace una sentida composición de Sandy. Durante la mayor parte del metraje somos espectadores de la insólita relación que se establece entre los dos personajes, mudos y distantes, imposibles de compenetrarse en un principio, pero que poco a poco se sentirán extrañamente atraídos. El paisaje duro, agreste, desolador de las extensas tierras australianas se comporta como un personaje más, implacable, y está bellamente fotografiado. Sin embargo, el conjunto de la historia es desigual y deja un amargo sabor de boca.

5/10
Las horas

2002 | The Hours

La filosofía vital de Virginia Woolf en tres tiempos y a lo largo de unas horas, a través del devenir de tres mujeres. Una de ellas es la propia escritora, retirada en su casa a las afueras de Londres en 1929, mientras escribe 'La señora Dalloway', una de sus obras emblemáticas: apática y deprimida, temerosa de la servidumbre, cuyo rostro se ilumina con la visita de su hermana y sus sobrinos. Las horas de las otras dos, a quienes influye de modo decisivo la lectura de la novela de Woolf, transcurren en 1949 y 2001: Laura Brown es una mujer casada y con un hijo, ama de casa aburrida a punto de estallar, pese a su fachada de “feliz mujer americana”; la otra, Clarissa Vaughan, tocaya de la heroína imaginaria de Woolf, vive con una mujer: se separó de su marido, prestigioso poeta enfermo de SIDA, también bisexual, y su vida se encuentra plegada a numerosos convencionalismos. El guión de David Hare adapta con fidelidad la novela de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer. Y su puesta en escena por Stephen Daldry (Billy Elliot (Quiero bailar)) hace que la narración fílmica de tres historias paralelas, donde los ecos de una resuenan en la otra, parezca sencilla. Ello es gracias en parte a unas transiciones muy meditadas, que hacen buen uso de temas e imágenes comunes; y al trabajo interpretativo en su conjunto (todos los personajes tienen más o menos peso específico), en especial de ese trío de féminas encarnadas con poderío por Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. A nadie puede extrañar que la película, de factura impecable, haya acaparado nueve candidaturas a los Oscar, y que al fin Kidman se haya hecho con la preciada estatuilla a la mejor actriz.

8/10
Al límite de la verdad

2002 | Changing Lanes

Viernes Santo en Nueva York. Gavin, abogado en un bufete de postín, tiene un importante caso ante los tribunales: muchos dólares están en juego. Doyle, perdedor nato, ex alcohólico: separado de su familia, aspira a a reunirse con ellos algún día; todo depende de una cita con el juez. Los destinos de los dos hombres, nunca mejor dicho, chocan: sus automóviles colisionan, por lo cual el primero pierde unos importantes documentos, y el otro llega tarde a su decisiva reunión. Comienzan 24 horas de auténtico calvario: los papeles extraviados obran en poder de Doyle, que culpabiliza a Gavin de su mala suerte y los retiene. La pregunta que se plantea es: ¿llegará tras la pasión y muerte, la resurrección? Cambio de tercio del director de Persuasión y Notting Hill. Roger Michell ofrece una historia urbana, que al abordar el creciente estrés de los protagonistas recuerda a Un día de furia: las desgracias se acumulan una tras otra conformando una enorme bola de nieve que aplasta y conduce a decisiones terribles. Un aspecto interesante abordado en el film es la necesidad de orientación que todo ser humano tiene a la hora de tomar decisiones: casi todos los personajes que giran alrededor de Gavin y Doyle otorgan su consejo, ejercen de guías, para bien o para mal: las esposas de ambos, la ex amante y compañera de despacho, los socios del bufete, el sacerdote confesor, el asesor del banco, el gurú de alcohólicos anónimos…

6/10
Un niño grande

2002 | About A Boy

El hombre isla. Isla-Man. Alias “Ibiza”. Rodeado por todas partes del agua de sus tonterías, a solas consigo mismo. Así se ve Will, un tipo cerca de los 40, que vive de las rentas que le dejó papá, y que se dedica a no hacer nada y “pasarlo bien”. No piensa en las demás, sale con chicas ocasionalmente para satisfacer sus instintos básicos. E ignora por completo el significado de la palabra compromiso. Hasta que, en medio de una intentona de conquista amorosa, se cruza en su vida Marcus, hijo de madre hippy, separada y con tendencias suicidas. Los hermanos Chris y Paul Weitz dieron lo mejor de sí en el divertido guión del film de animación por ordenador Antz (Hormigaz); su siguiente paso fue American Pie, film que coescribieron y dirigieron en torno a un grupo de adolescentes descerebrados. Aquí insisten en la comedia, pero en una línea más clásica, con ingenio y estilo, acudiendo con acierto al contrapunto melodramático y la guinda romántica. Parten de la novela homónima de Nick Hornby. Hugh Grant es el ególatra protagonista, capaz de componer un tipo caradura y odioso, al que no podemos dejar de amar, papel que ya bordó en El diario de Bridget Jones y Granujas de medio pelo. Le dan buena réplica las féminas (Toni Collette y Rachel Weisz), y el chaval Nicholas Hoult.

7/10
Cena entre amigos

2001 | Dinner With Friends

Gabe y Karen son un matrimonio que se dedican a la crítica culinaria y acaban de regresar de Italia. Ahora desean disfrutar de una suntuosa cena junto a sus mejores amigos, el también matrimonio formado por Tom y Beth. Pero Beth aparece sola y les confiesa que su matrimonio se ha roto tras doce años. Reparto de lujo para un sincero y agridulce drama que explora las alegrías y dificultades de la vida marital. La película está basada en la obra homónima de Donald Margulies, Premio Pulitzer 2000.

5/10
Shaft

2000 | Shaft

El detective Shaft tiene lo que hay que tener. Sus métodos son algo heterodoxos, pero en un ambiente de violencia y corrupción policial hay que echar a los casos un par de narices. Es lo que hace cuando Walter, un joven rico “hijo de papá”, se carga a un negro sin ningún motivo. Mientras trata de reunir pruebas, el tipo se larga a otro país. Al cabo de dos años vuelve y Shaft le echa el guante. Pero el caso se las trae, pues la principal testigo del caso se encuentra en paradero desconocido. La película retoma el personaje del detective Shaft, un clásico del cine denominado “blackexplotation”, que dio un film innovador de Gordon Parks en 1971. Con un guión donde ha intervenido el célebre Richard Price, seguimos la investigación de un hombre sin complejos a la hora de buscar hacer justicia. Es de justicia destacar la ambientación (debida a esa gran directora artística llamada Patrizia Von Brandenstein) y el look del personaje (con ropa elegantísima de Armani).

6/10
El sexto sentido

1999 | The Sixth Sense

Malcolm Crowe es un psicólogo infantil de reconocido prestigio. Una noche, cuando está en casa con su esposa, recibe la visita de un antiguo paciente, ya adulto, totalmente trastornado. El hombre hiere a Malcolm y posteriormente se suicida. Un año después, el psicólogo no ha logrado superar los hechos. Hay un distanciamiento de su mujer, y su pericia con los niños no parece dar buenos resultados con el pequeño Cole. El inteligente crío de ocho años tiene un extraño comportamiento, y vive en un permanente estado de miedo. Cuanto más intenta ayudar a Cole, más parecidos encuentra Malcolm entre los síntomas del niño y los de su antiguo paciente. Y punto. No diremos ni una palabra más de un argumento que logra algo raro en el cine actual: sorprender. La anterior película de M. Night Shyamalan, Los primeros amigos, que pasó algo inadvertida, ya revelaba algunos temas presentes en El sexto sentido: el mundo de la infancia, el sentido de la vida y de la muerte, la fuerza de la fe y del amor. Aquí se añade, además, la atmósfera de thriller inquietante, perfectamente lograda. Shyamalan crea suspense mediante una planificación y montaje impecables, y con la sugestiva partitura de James Newton Howard, que casa con las imágenes a la perfección. La película, además de inquietante, sabe perfilar relaciones humanas. Amistad entre niño y psicólogo, entre niño y madre, entre psicólogo y esposa, entre esposa y un tipo que empieza a interesarse por ella. Saber hablar, saber escuchar, a todos: a los vivos y a los muertos. Conocer las necesidades de los otros, y satisfacerlas en la medida de las posibilidades de uno. Creer. Resulta asombroso que un puñado tal de temas sugerentes pueda ir servido en una película de género, que cabalga entre el terror y el suspense; y junto a ello, con enorme naturalidad, se muestra la existencia de una vida después de la muerte, la necesidad que todos tenemos de descansar en paz, el refugio que puede ofrecer, a un alma atribulada, la quietud de una iglesia.

8/10
Velvet Goldmine

1998 | Velvet Goldmine

Arthur (Christian Bale), un joven reportero, investiga el asesinato de Brian Slade (Rhys Meyers), un conocido cantante de 'glam rock', que murió durante uno de sus conciertos. Decide entrevistarse con las personas que le rodeaban en sus últimos tiempos. Todd Haynes (Lejos del cielo) es el autor de este drama ficticio, pero inspirado en parte de la vida de auténticas figuras del rock como David Bowie e Iggy Pop. El film dio a conocer a Jonathan Rhys Meyers, que posteriormente ha estado en títulos como Match Point.

4/10
Esperando la hora

1997 | Clockwatcher

Gracias a una empresa de empleo temporal, Iris, una tímida joven, se incorpora como secretaria en una oficina. Margaret, Paula, Jane, compañeras también de trabajo temporal, la acogen con cordialidad. Se convierten en amigas inseparables. Hasta que el ambiente laboral, nada propicio, comienza a devorar su entrañable relación. La directora Jill Sprecher ofrece una excelente película, muy femenina, que muestra los extremos kafkianos a que puede llegar una oficina donde no hay confianza entre "indios" y "jefes". Lo hace sin amargura, con divertido sentido del humor. Los pequeños hurtos que se producen en la oficina, la estrecha vigilancia y los desagradables registros, son al principio objeto de broma entre las amigas, pero acaban haciendo daño. Sprecher tiene el mérito de mostrar el deterioro de su relación de modo gradual y convincente: se agradece su fresca reflexión sobre la deshumanización del trabajo, así como la nota final de esperanza. Las cuatro actrices que sostienen la película están, sencillamente, formidables.

6/10
Emma (1996)

1996 | Emma

Douglas McGrath debuta como director con esta película, y lo hace brillantemente. Basada en una de las novelas más conocidas de Jane Austen, nos narra la historia de Emma, una joven que tras considerarse artífice de la boda de su mejor amiga, la señorita Taylor, planea emparejar a los solteros de la ciudad de Highbury, una pequeña y pacífica localidad inglesa. No obstante, pronto comprobará que sus conocimientos acerca de los sentimientos del prójimo son tan escasos como los que ella tiene de su propio corazón. Romanticismo, elegancia, sentido del humor son elementos de este film realzados por una exquisita fotografía y una excelente banda sonora, ganadora de un Oscar. Emma es interpretada por la cada vez más valorada Gwyneth Paltrow (Grandes esperanzas, Shakespeare enamorado), que se ve acompañada por Toni Collette, Alan Cumming y Ewan McGregor. En definitiva estamos ante una gran película que ningún amante del buen cine debería perderse.

6/10
La boda de Muriel

1994 | Muriel's Wedding

Muriel, una chica aficionada a la música de Abba y acomplejada por su sobrepeso, emprende un viaje a Sidney en busca de su príncipe azul. Imaginativo debut del cineasta australiano P.J. Hogan, responsable de La boda de mi mejor amigo. El film es muestra de que Australia sigue teniendo suerte a la hora de exhibir sus films allende sus fronteras. El matrimonio P.J. Hogan (director) y Jocelyn Moorhouse (productora) presenta una comedia cuya soltura narrativa, animada por las canciones de Abba, podía suponer una bocanada de aire fresco en género tan difícil. Pero el hecho es que, por el irónico enfoque de los temas que aborda, más bien trae consigo un aroma algo pestilente. Muriel es una joven obsesionada con la idea de casarse. Tanto le ronda la idea que cuando deje a su familia para vivir en Sydney, irá de tienda en tienda probándose todos los vestidos de novia que se ponen a su alcance. A lo largo del film de P.J. Hogan desfila una numerosa galería de personajes marcados por la mediocridad. El director no la disimula: mediocres son los padres y hermanos de Muriel, mediocre la amante de su padre, mediocres sus amigas... y mediocre la propia protagonista. Reírse de tales personajes, quizá con una pretensión crítica pero en cualquier caso poco eficaz, parece el propósito de la película. A tal efecto se han fabricado unas cuantas situaciones groseras; y se da una visión negativa de la familia o de la amistad, presididas por el disimulo y la mentira. Resulta difícil reír a gusto en esta comedia de indudable soltura, donde muchos de los gags están concebidos sobre situaciones objetivamente patéticas. Ni siquiera un inesperado giro dramático final parece afectar demasiado a los personajes. Realmente, lo único interesante que Muriel llega a hacer en la vida es cuidar de una amiga enferma. Dice Hogan que su protagonista "consigue pequeñas cosas en la vida". Muy pequeñas en verdad.

6/10
Spotswood

1992 | Spotswood

Wallace es un experto en modernizar y reducir costes en las fábricas. Sin embargo, su capacidad práctica se pone en peligro cuando recibe el encargo de acudir a una pequeña fábrica. Allí entra en contacto con sus trabajadores y descubre una nueva realidad más allá de las fórmulas e inventos revolucionarios que hacen que una empresa produzca más y gaste menos. Entre el reparto llama la atención de un todavía desconocido Russell Crowe y Toni Collette, que debutó en cine con este largometraje.

4/10

Últimos tráilers y vídeos