IMG-LOGO

Series Movistar+

(2020) Serie TV | 300 min. | Policiaco | Thriller Tráiler
Tras una operación coordinada de la unidad antiterrorista de la policía española en varias ciudades –Melilla, Tánger, Toulouse– se captura por casualidad al sirio Al Garheeb, uno de los terroristas más buscados del mundo. Enseguida surge la sospecha de que se está preparando un gran atentado, porque, si no, ¿qué hacía Al Garheeb sin escolta en una casa de Melilla? Las sospechas crecen cuando un terrorista suicida se inmola en Toulouse. Bajo la dirección de la comisaria Carla Torres en Madrid se desplegarán entonces varios efectivos en diferentes lugares, pero principalmente en Gerona, a donde se cree que ha podido entrar la célula terrorista que ha operado en Francia; y en Melilla, en donde Al Garheeb quizá haya contactado con uno de sus socios. Ejemplo de que una producción española puede estar a la altura de las mejores series internacionales. Creada por Dani de la Torre y Alberto Marini (ambos habían ya colaborado en El desconocido), sin lugar a dudas La unidad es una de las mejores series españolas que se recuerdan, asentada en un ritmo inmejorable y en una historia potente sobre el terrorismo yihadista de implicaciones globales. Hay que aplaudir la producción de Movistar+ en colaboración con Vaca TV, pues han sabido darse cuenta de que el mejor activo con el que cuentan es el espectador, y por tanto no hay que tratarle como si fuera lelo. En consecuencia, más allá del notable aparato técnico, la calidad de La unidad se debe sobre todo a que los responsables han primado el guión sobre el espectáculo, la seriedad frente a la ligereza de los planteamientos o la frivolidad al mostrarlos, y la verosimilitud frente al artificio. Y felizmente tales preferencias son compatibles con un thriller policiaco trepidante cuyos seis capítulos se engullen en un santiamén. Dani de la Torre presenta pronto los diferentes escenarios en donde se va a jugar la partida, localizaciones que se irán incrementando a lo largo la historia: Madrid, Melilla, Figueras, Vigo y otras ciudades extranjeras como Lagos, en Nigeria. Tal despliegue visual sirve también para ir mostrando a los diferentes personajes de uno y otro bando y para seguir los diferentes hilos en acciones paralelas: los policías Miriam, Myaz, Sergio, Nawja, y Roberto o los terroristas Kader, Al Garheeb, Hamid y Tarek. Especial tratamiento merecen la comisaria Carla Torres y Marcos, miembro destacado del equipo y además su marido, con quien tiene una hija. El matrimonio atraviesa una crisis que afectará de modo especial a Carla, la cual sufre además un serio problema personal. El reparto hace una labor coral extraordinaria aunque pueden destacarse entre todos a una inteligente Marian Álvarez, al vehemente Luis Zahera y a un vulnerable y creíble Raúl Fernández de Pablo. Aunque sin duda el mayor peso recae sobre la sobresaliente Nathalie Poza, que aporta una enorme humanidad a su límite personaje, y sobre el argentino Michel Noher, algo menos empático pero igualmente eficaz. Destaca en la serie el modo de mostrar la implicación laboral y personal de la policía y cómo afectan los fracasos, algo que no es habitual ver en las producciones policiacas, tan llenas de muertos. Resulta llamativa la responsabilidad que sienten ante cualquier persona que pueda resultar herida, ante las posibles represalias ajenas debidas a un error personal. Y el guión –en donde también ha intervenido Amèlia Mora– toca asimismo de refilón pero con contundencia la difícil connivencia de la policía con los cargos políticos, las cartas que hay que manjar e incluso la decisión de ceder la propia integridad si se quiere llegar hasta las últimas consecuencias. Nada es gratis, la cuestión es valorar lo que está en juego y qué se está dispuesto a dejar en el camino.
8/10
(2020) Serie TV | 260 min. | Drama
Correcta serie televisiva que reconstruye los inicios de ETA, desde que era una simple organización juvenil que lanzaba petardos en los primeros años 60 contra el régimen franquista y predicaba la lucha obrera hasta que cruzó la línea y se convirtió en una execrable organización terrorista que con el paso de los años llegó a asesinar a casi 900 personas hasta su definitiva disolución en 2018. La línea invisible cuenta hechos reales y los principales personajes son verídicos, aunque la narración haya sido en parte ficcionada para desarrollar un hilo coherente. Creada por Abel García Roure, cuya escasa trayectoria hasta el momento pasa por haber dirigido el estimable documental Una cierta verdad, la serie presenta a unos pocos personajes de clase media, jóvenes idealistas universitarios que sienten la necesidad de combatir a Franco. Destacan de entre ellos los dos hermanos Etxebarrieta, José Antonio y sobre todo Txabi, éste brillante estudiante de cuarto de carrera y que pronto tendrá las ideas muy claras acerca de lo que quiere que sea la organización. En el lado opuesto se situará el comisario Melitón Manzanas, implacable perseguidor de cualquier elemento subversivo contra el régimen y que pronto estará en el punto de mira de ETA.  Es un lugar común decir que ETA nació en un seminario y aquí eso se corrobora con creces, aunque más bien cabría decir en una casa parroquial (de Getaria, para más datos), auspiciada por parte del clero. Es creíble por otra parte el bosquejo que se hace de los personajes jovenzuelos claramente exaltables y manipulables, quizá no especialmente inteligentes pero altamente influidos por las ideas políticas y revolucionarias del momento. Por eso, más allá de luchas sociales e injusticias contra la clase obrera, fue la simplona apelación al sentimiento de la identidad vasca el detonante suficiente para llegar a la barbarie. La serie está producida por Movistar+ y consta de seis capítulos dirigidos todos ellos por Mariano Barroso (Todas las mujeres). El director catalán logra una convincente reconstrucción de época, donde se ha puesto especial cuidado en el vestuario, y, aunque en ciertos momentos quizá se nota la escasez del presupuesto, los contados efectos especiales no cantan demasiado. Entre el reparto destaca sin duda un verosímil Àlex Monner como Txabi Etxebarrieta, el cual está acompañado de secundarios de renombre como Antonio de la Torre (Melitón Manzanas), Asier Etxeandia (llamado “el inglés”, en clara referencia a Julen Madariaga), Anna Castillo (en el papel de la etarra Txiki) o Patricia López Araniz como la amante del policía.
6/10
(2019) Serie TV | 415 min. | Thriller
Año 1327. Adso de Melk, hijo de un noble al servicio del emperador Ludovico, renuncia a convertirse en soldado como le impone su progenitor, para hacerse discípulo del monje franciscano Guillermo de Baskerville, con el que viaja a una remota abadía benedictina en los Alpes, al norte de Italia, que posee la biblioteca más importante de la Cristiandad. Cuando uno de los monjes del scriptorium aparece muerto, el abad pide a Guillermo, famoso por sus dotes deductivas, que investigue las causas. Revisión en formato de serie de ocho capítulos de la famosa novela de Umberto Eco, que dio lugar en 1986 a un film dirigido por Jean-Jacques Annaud, con Sean Connery al frente del reparto. Coproducen RAI Fiction, Palomar y Tele München Group, que han dotado al proyecto de un amplio presupuesto (26 millones de euros). Ejerce como realizador el italiano Giacomo Battiato, con cierto prestigio por títulos como Karol, el hombre que se convirtió en Papa, que también coescribe el libreto adaptado, y ha dispuesto de estrellas de renombre. Queda desdibujado el contexto histórico, y no logra ni de lejos la convincente ambientación, y la atmósfera sugerente del film del francés. Parece que aquí importan sobre todo la trama detectivesca, con muchos detalles sórdidos, y elementos de crítica a la Iglesia -ya presentes en el libro- que queda como una institución donde convergen unos pocos miembros vocacionales e idealistas, con una gran mayoría obsesionada por conspirar para lograr o mantener el poder (a veces parece una versión medieval de alguno de los grandes éxitos de Dan Brown). Al menos, tiene un ritmo ágil y entretendrá a quien no busque un producto de mayor calado. Cuenta con esforzados trabajos del reparto, sobre todo por parte de John Turturro (Baskerville), Damian Hardung (Adso) y Rupert Everett (el sádico inquisidor Bernardo Gui).
5/10
(2015) Serie TV | 525 min. | Thriller | Drama
Apasionante serie de espías francesa creada por Eric Rochant –director de Los patriotas y Un mundo sin piedad–, que por su notable realismo y fría meticulosidad conectan de pleno con la tradición del “polar” o thriller galo. Sigue las evoluciones de Malotru, que ha estado destinado en Siria varios años con la tapadera de escritor, pero que debe volver a París y reintegrarse a su vida normal, incluso recuperando su verdadero nombre, Guillaume Debailly, debe olvidarse de que no hace mucho era Paul Lefebre. Pero no es tan sencillo. Aunque es un profesional, estableció una relación amorosa en Damasco con Nadia El Mansour, y le cuesta renunciar a eso, más cuando ella se presenta en la capital francesa. Mientras debe supervisar a una agente que tratará de infiltrarse en Irán bajo la cobertura de experta sismóloga. Y también debe lidiar con una psicóloga recién llegada, que advierte en él ciertas tensiones, además de las presiones de su jefe, Henri Duflot, que también nota algo inusual en su agente. La serie funciona muy bien porque Rochant opta por mantener las distancias, sin adoptar el punto de vista de ningún personaje en concreto, de modo que el espectador se contagia de esa objetividad, y tiene la sensación de ser testigo invisible de las evoluciones de todos, y principalmente de Malotru, bien interpretado por Mathieu Kassovitz. A la buena realización y dirección artística –la atmósfera es impecable– se suma un maravilloso reparto, con actores de la talla de Jean-Pierre Darroussin.y Léa Drucker.
7/10
(2019) Serie TV | 480 min. | Comedia | Drama
La dentista María está a punto de casarse, pero su pareja decide cortar con ella el día en el que ambos van a formalizar la hipoteca. Junto a su hermana Esther, artista plástica lesbiana, acude a la fiesta de cumpleaños de la pequeña hija de Cristina, abogada casada, y mejor amiga de ambas. Pero María, rota de dolor por la ruptura, ha consumido drogas que potencian el deseo libidinoso por lo que acaba acostándose con un desconocido jardinero. Tiempo después, descubre que se ha quedado embarazada. Durante su gestación, esta serie de Movistar+ –que en principio iba a llamarse Déjate llevar– generó una enorme polémica, pues su directora y actriz principal, la gurú feminista Leticia Dolera, despidió a Aina Clotet, embarazada, sustituyéndola por Celia Freijeiro. Después, fue la gran vencedora del Festival Internacional de Series de Cannes, donde obtuvo los premios a la mejor ficción, y a la interpretación de las tres protagonistas, lo que hacía presagiar una calidad mayor. La propia Dolera ha escrito el libreto con Manuel Burque, también coguionista de su ópera prima, Requisitos para ser una persona normal. Se intenta ofrecer una mirada tragicómica a la realidad actual de las mujeres de mediana edad, desde una mirada femenina, con personajes diversos. Pero la serie (al contrario que la vida a que alude el título) dista mucho de ser perfecta. Sus reivindicaciones feministas parecen dirigidas sobre todo al terreno sexual, con abundancia de escenas tórridas, en las que son ellas las que llevan la batuta, y de chistes facilones. Tanto por su crudeza sexual como por sus desnortados y egoístas personajes, la ficción recuerda a Girls, creada por Lena Dunham, pero en versión casposa. No acaba de colar, por ejemplo que Cristina, a la que su matrimonio le parece monótono, tenga tiempo para trabajar, llevar la casa prácticamente en solitario, ocuparse de sus dos hijas y también… ¡para sus ligues sexuales! Curiosamente, se salva su tratamiento de la discapacidad, un tema delicado que sin embargo se maneja con solvencia. El peculiar pero divertido Gary, personaje entrañable en la línea del largometraje Campeones, está bien interpretado por Enric Auquer, gran revelación actoral como joven y descontrolado narco en Quien a hierro mata, un personaje radicalmente distinto (pese al galardón galo, está por encima del trío formado por Dolera, Freijeiro y Aixa Villagrán). También tiene interés que a través del personaje de Esther se critique la cultura del éxito, y que haya calado en la sociedad el pensamiento barato, propio de libros de autoayuda de tres al cuarto, de que cualquiera puede triunfar en el terreno que se proponga pese a que no tenga aptitudes para ello. ¿Debería tomar buena nota Dolera de su propio mensaje? Aún ha rodado poco, podría mejorar.
4/10
(2019) Serie TV | 420 min. | Biográfico | Drama
Biografía del controvertido Roger Ailes, estratega de Nixon y Reagan, y presidente de Fox News, que poco antes de su muerte fue demandado judicialmente por Gretchen Carlson, una de las presentadoras estrella de la cadena, por acoso sexual. Comienza mostrando su fallecimiento, en 2017, por hematoma subdural, para después viajar al momento en el que el magnate Rupert Murdoch le recluta para lanzar una cadena informativa por cable. Tom McCarthy, que ya retrató los medios de comunicación en Spotlight, ha concebido junto al guionista y productor Alex Metcalf, artífice de Heridas abiertas, una miniserie para Showtime que adapta el libro del periodista Gabriel Sherman. Este profesional siguió tan de cerca al personaje que aparece, encarnado por Frank Kranz. Los guiones parecen haberse inspirado en el excelente trabajo del gurú Aaron Sorkin para Steve Jobs, donde no se recogía todo el periplo del fundador de Apple, sino tres momentos significativos. De forma similar, cada uno de los siete capítulos reconstruye uno de los años más importantes para el protagonista, comenzando en 1995, en los albores de Fox News. Se nota el posicionamiento ideológico de sus creadores, tendentes a la izquierda, pues se ofrece la sensación de que sólo las compañías conservadoras manipulan sus informativos, pretenden influir en las elecciones, etc. Y se demoniza a Ailes pero se deja fuera de las críticas a la familia Murdoch. Pese a todo, esta producción se distingue por una puesta en escena impecable, se reconstruyen con esmero los hechos, y se genera la suficiente intriga como para que acaben pegados a la pantalla incluso los menos interesados por los entresijos de las cadenas estadounidenses. Se hace hincapié en su faceta de depredador sexual, en ese sentido brillan secuencias como la entrevista a una aspirante a presentadora. Pero también se abordan otros asuntos, como sus decisiones para explotar el morbo durante los atentados del 11-S, o su animadversión hacia Barack Obama. Pese a que se le pinta como un tipo despiadado, egoísta y misógino, al menos se concede a Roger Ailes una enorme astucia para los negocios, decidió dirigir con gran acierto su cadena al público conservador que sentía que los demás medios estaban muy sesgados a favor del Partido Demócrata, y no informarles sino "hacerles sentir informados" (llega a asegurar en un episodio que crea las noticias). Muy caracterizado, Russell Crowe realiza un gran trabajo, se diría que el mejor desde los tiempos de American Gangster o Cinderella Man, componiendo a un titiritero que utiliza a los demás a su antojo, pero al que le sobra carisma. En el extenso e impagable reparto destaca Naomi Watts como la citada Carlson.
7/10
(2018) Serie TV | 430 min. | Thriller
La familia Guerrero. Que mueve droga por España y Portugal. Un clan que tiene al frente al patriarca Abraham, con sus cuarteles generales en el Madrid más castizo, en pleno rastro. Ante la muerte de la madre, siendo los tres hijos unos críos, el duro progenitor sólo permite escasas lágrimas el día de la defunción, y nunca más. Ya adultos, y cada uno según su carácter, se ven influidos por el negocio de la familia. Daniel es el que más sigue los pasos del padre, aunque con estilo diferente, adaptado a los nuevos tiempos. Tomás es más de mover negocios honrados "tapadera", y su casamiento con una gitana, con la que tiene una niña, no es bien visto por Abraham. Finalmente está el pequeño, Clemente, que querría dedicarse al boxeo, pero su personalidad, poco decidida, puede hacer pensar que jamás hará realidad sus anhelos más profundos. La serie sigue a los personajes a lo largo de los años, incluido el declive de Abraham, finalmente anclado en una silla de ruedas. Miniserie televisiva de Movistar+ de trama familiar gangsteril, conviene decir que los Guerrero no son los Corleone, que José Coronado no es Marlon Brando, y que Enrique Urbizu no es Francis Ford Coppola. Pero si se hace abstracción de las odiosas comparaciones padrinescas, y de algún que otro cliché, podemos hablar de una producción vistosa, con empaque, rodada con estilo y ritmo, que se sigue bien. A Urbizu debe el cine español la incursión de nivel en el cine de género, especialmente el thriller, en una época en que no estilaba y había complejos ante el cine de Hollywood, con Todo por la pasta y lo que vino después demostró que se podía seguir esa senda, con notas típicamente hispanas. Aunque Urbizu ya probó el formato de serie con la fallida Las aventuras del capitán Alatriste, quizá no acaba de dominarlo del todo, hay transiciones algo bruscas, aunque aquí se le ve más suelto. Lo que está claro es que logra escenas impactantes, de rivalidades, peleas, tiroteos y venganzas, y maneja un reparto ajustado donde vuelve a apostar por Coronado.
6/10
(1984) | 130 min. | Thriller
Adaptación de la novela homónima de John le Carré, parte con el handicap de que no se trata de una de las mejores obras del autor. Ambientada en el conflicto árabeisraelí, describe la acción de infiltración de una actriz estadounidense en el círculo de los terroristas palestinos, desde el momento en que ella simpatiza personalmente con la causa palestina, y es muy enamoradiza, por lo que pronto pasa por novia del hermano de uno de los asesinos. El film tiene una trama demasiado compleja, de desarrollo moroso, en la que es fácil perderse. Pero tiene su interés pintar la clásica esquizofrenia del espía, bien encarnada por Diane Keaton. Dirige el responsable de El golpe, George Roy Hill, y en el reparto se puede ver a un actor especialista en personajes delirantes, Klaus Kinski.
5/10
(2019) Serie TV | 400 min. | Drama

El viaje hacia la luz de Marco, un hombre atractivo y triunfador, pero con una atormentada infancia y una incapacidad para mantener una relación sentimental sana, lo que hace que se refugie en el sexo (en un exclusivo club privado) para dar salida a sus instintos. La irrupción de Eva y Carol y la reaparición de su madre harán que todo empiece a cambiar.

(2018) Serie TV | 200 min. | Drama
Ana Mari, instructora católica de la Sección Femenina de la Falange, aprovecha una oferta de empleo de Ava Gardner, que busca personal doméstico, para infiltrarse como criada en la lujosa residencia en La Moraleja de la estrella de Hollywood, de cara a averiguar si detrás de las locas fiestas que organiza se oculta alguna amenaza contra el gobierno o la moral. Por intervención de su superiora, el buscavidas Manolo se hace pasar por su marido, para trabajar como chófer, pero éste se mete en un lío cuando pide una desorbitada cantidad de dinero a un prestamista gitano para un negocio que sale mal. Tras el éxito de los groseros largometrajes Carmina o revienta, Carmina y Amén (ambos protagonizados por Carmina Barrios, su madre) y Kiki, el amor se hace, Paco León dirige los ocho capítulos de una serie televisiva para Movistar+, tras ejercer como actor en otra, La peste. Tenía posibilidades, pues los excesos cometidos en Madrid por Ava Gardner podían haber dado lugar a un interesante retrato costumbrista de la época, basándose en el contraste entre la España de entonces y la diva. De hecho, cuenta con una excelente fotografía en blanco y negro de Pau Esteve Birba  (Buried) que evoca muy bien esos años, y un diseño de producción bastante convincente. Con un reparto ajustado, impresiona sobre todo el trabajo de Inma Cuesta (Ana Mari), estupenda en un registro cómico, como una mujer que se ha quedado coja por la poliomielitis, pero no desentona el propio León, en la línea de los pícaros que interpretaba Tony Leblanc, y Anna Castillo, en un rol similar a los que siempre interpreta. Y tiene varios secundarios memorables, como la cantante Melody dando vida a Carmen Sevilla, o Mariola Fuentes, a quien le ha tocado Lola Flores. En la línea de los citados filmes de León, todo el humor apunta a los mismos lugares, pues explota sobre todo la provocación facilona, que recuerda al primer Almodóvar, pero sin gracia, en gags cutres sobre la sexualidad femenina, las pruebas de embarazo, consoladores de piedra y otras lindezas. Al retrato ridículo de personajes como la propia Ava Gardner (pintada como demasiado vulgar) o el general argentino Juan Domingo Perón y su esposa, Isabel, se suma la caricatura extrema del momento histórico, con falangistas y guardias civiles surrealistas, y una visión del franquismo plagada de tópicos. Estos defectos se juntan con tramas muy débiles, y un agotador bajón de ritmo tras los primeros capítulos. Oportunidad perdida.
3/10
(2019) Serie TV | 400 min. | Thriller | Drama
Valencia. Alejandra, arquitecta felizmente casada, consigue un contrato millonario para construir un gran edificio junto con su mejor amiga, Katia. La felicidad es inmensa, pero al día siguiente recibe la peor noticia que podía esperar: el cuerpo de su marido ha sido encontrado en una apartada zona de la albufera. Al parecer todo apunta a que se ha suicidado. El shock es enorme. Sin embargo, aún será mayor el impacto de la pérdida cuando Alajandra descubre que su marido vivía una doble vida con otra mujer, Verónica. Serie española producida por Movistar y creada por Álex Pina y Esther Martínez Lobato, responsables de algunas de las series más exitosas del cine español, como Los hombres de Paco, El barco o La casa de papel. En este caso mezclan el drama con el thriller de intriga e insertan el misterio dentro de una historia de amor a varias bandas, en donde impera una llamativa insistencia en el elemento sexual. Los responsables cuentan la historia en tres tiempos diferentes y la idas y venidas se encargan de ir dejando cabos sueltos y generar el suspense necesario. Aunque es legítimo este modo de narrar también demora el desarrollo con el paso de los capítulos, dosificando demasiado los datos y se tiene la sensación de que hay poca materia de fondo. Ésta se llena continuamente con escenas y devaneos sexuales que van convirtiendo la serie en una especie de explícito culebrón sexual que reivindica modos de vida alternativos, en donde el poliamor y las relaciones esporádicas, de cualquier género y sin compromiso, se venden como algo tan natural como beber un vaso de agua. Hay que reconocer que la parte fuerte de la serie es el perfil de los personajes y los solventes actores que los interpretan. Destaca Álvaro Morte en su papel de Óscar, tipo que se va metiendo en un cenagal del que cada vez será más complicado salir. Es creíble su situación, pese a acabar siendo totalmente peregrina. Hace por su parte un meritorio papel Irene Arcos en su interpretación de Verónica, la mujer eminentemente sexual, de espíritu libre en todos los ámbitos, a la que es difícil resistirse y que es continuamente mostrada como un perfecto modelo de vida idílica. No trabaja a la altura, sin embargo, Verónica Sánchez, que abusa de reacciones poco creíbles, si bien es cierto que el arco de su personaje se las trae y es el menos verosímil. Los tres están acompañados por otros secundarios a la altura.
3/10
(2018) Serie TV | 300 min. | Thriller | Drama
En los años 60, Justo Gil se traslada desde su pueblo aragonés a Barcelona, con su anciana madre, en estado vegetativo, que no ha respondido a ningún tratamiento médico. Tras alojarse en casa de unos familiares tratará de conseguir el dinero suficiente para que la atiendan los mejores médicos, en busca de una esperanza. Así, empieza a trabajar primero como comercial de máquinas de escribir, y se le da tan bien que acaba creando su propio negocio de venta por catálogo con el apoyo de Carme. Aunque las cosas no saldrán como esperaba… Pese a que ha apostado por grandes creadores, Movistar+ no acababa de dar en el clavo con sus series, como La peste, Vergüenza, o Matar al padre. Sin embargo, puede conectar mucho más con el público, sobre todo por su historia de amor y sus tintes de melodrama, esta adaptación del libro de Ignacio Martínez de Pisón, en seis capítulos, dirigidos y coescritos por Mariano Barroso, que consiguen enganchar al espectador. De puesta en escena impecable, y cuidada ambientación, parece por momentos una actualización de las clásicas novelas picarescas, convirtiéndose de lejos en la mejor ficción creada por la plataforma Aunque ofrece una visión sombría del tardofranquismo, donde los ideales parecen ser simplemente una excusa para subir en la escala social. Sin embargo, cuenta con personajes poliédricos, tratados siempre con humanidad, que representan la España llena de contradicciones de la época, sin tomar partido por ninguno de los bandos de entonces. Quizás sea un tanto estereotipado sobre el papel el duro comisario Landa, de métodos cuestionables, pero se salva por la excelente interpretación de Karra Elejalde, que aporta un gran carisma. Por lo demás se lucen los dos protagonistas, Oriol Pla, como Justo, que refleja a la perfección el amplio arco de evolución de su personaje, pero también la siempre conmovedora Aura Garrido. Tienen mucha cancha personajes secundarios como Jesús Carroza, un creíble Mateo Moreno, policía de la Brigada Social. Pese a su título, no tiene nada que ver con el film catastrofista dirigido por Roland Emmerich.
6/10
(2019) Serie TV | 180 min. | Comedia
Año 31, a.C. El patricio Manio Sempronio ha sido condenado a matarse ingiriendo cicuta, pero no se atreve a acabar con su vida, así que al final le envían a la legión. Acaba en un campamento de Tracia, junto a su esclavo, Agorastocles, donde tendrá que hacer frente a diversos desafíos. Pepón Montero y Juan Maidagán triunfaron con la telecomedia Camera Café. Ahora han creado para Movistar+ una serie de capítulos autoconclusivos que recoge el surrealismo de los Monty Python, mezclándolo con el humor de Astérix, y la locura de Amanece, que no es poco, de José Luis Cuerda, aunque sobre todo se homenajea (incluido el título) a Dos horas menos cuarto antes de Jesucristo (1982), comedia de Jean Yanne, no del todo redonda, pero que influyó mucho en comedias francesas como Los visitantes (no nacieron ayer) y similares. Pese a su falta de frescura, algún gag aislado sobre anacronismos funciona, sobre todo por el talento natural de Julian López para la comedia, pues hace reír únicamente con sus gestos. Está acompañado por actores que demuestran que también saben hacer reír, como Manolo Solo, Manuel Tallafé y Fernando Cayo, y cuenta con directores que logran un ritmo ágil, entre ellos el especialista en humor Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo. Pero se trata de una sucesión de chistes aislados, a veces de tintes algo negros, por lo que no existe ni evolución de personajes, ni tramas que enganchen al espectador y le inviten a ver los siguientes capítulos. Al final, acaba resultando decepcionante.
5/10
(1997) | 90 min. | Drama | Histórico | Deportivo
Dramatización de un feo asunto de sobornos y compras de partidos de fútbol en la liga de fútbol del Reino Unido, en los años 60. Paul Greengrass rueda para la televisión con su habitual eficacia y verismo.
5/10
(1987) | 120 min. | Thriller
Riker, ex agente del gobierno estadounidense, intenta volver a llevar una vida normal. Pero ala muerte de su padre, debe regresar al castillo que el mismo poseía, desencadenando una serie de intrigas. Episodio piloto de una serie que finalmente no se rodó. El cineasta John Frankenheimer acabó a disgusto, por lo que utilizó el recurrido pseudónimo de "Alan Smithee", en lugar de su nombre, para firmar el film.
5/10