IMG-LOGO

Biografía

David Strathairn

David Strathairn

71 años

David Strathairn

Nació el 26 de Enero de 1949 en San Francisco, California, EE.UU.

Premios: 1 Festival de Venecia

Maestro de la contención

01 Octubre 2006

Parece medir cada gesto hasta el punto de que puede ser considerado el maestro del minimalismo cinematográfico. Con la mayor economía de medios posible, David Strathairn logra dar la máxima profundidad a sus personajes. El gran público empieza a darse cuenta de que su presencia es sinónimo de solvencia. Por el momento, sus títulos  más populares son aquellos en que aparece  como secundario, como L. A. Confidencial.

Nacido en San Francisco, el 26 de enero de 1949, David Russell Strathairn es hijo de un médico. Estudió en Williams College, prestigiosa escuela donde se hizo amiguito de un privilegiado estudiante, John Sayles, actualmente el cineasta que más recurre a sus servicios interpretativos. Nada más graduarse, emprendió viaje a Florida, para pasar el verano con su abuelo, que falleció repentinamente, mientras él llegaba. De pronto, el joven Stra-thairn se encontró solito, sin amigos ni recursos, y acabó siendo acogido por los miembros del circo Ringling Brothers. Poca gente sabe que Strathairn hizo de payaso durante seis meses en el circo, en una gira por varios estados. El chico pareció tomar 'gustillo' a eso de recorrerse el territorio norteamericano, pues a partir de ese momento empezó a hacer autostop de ciudad en ciudad, en busca de teatros en los que trabajar como actor.

En esa época se reencontró con John Sayles. Éste empezaba a abrirse camino como guionista, en producciones de bajo presupuesto como Piraña y La dama de rojo. Recorría los mismos teatros en que Strathairn actuaba, en busca de actores para su debut como director, Return of the Secaucus 7, una rareza que también supuso el debut de Strathairn en la pantalla grande. Poco después, volvió a llamarle para Hermano de otro planeta y Enormous Changes at the Las Minutes. Justo después, a Strathairn le reclutaron para la olvidada comedia Loco de amor, donde su pequeña intervención como paciente de Dudley Moore le abrió las puertas para interpretar una larga lista de personajes secundarios, en ocasiones en productos de tres al cuarto, como Un señorito en Nueva York; y otras veces en series como Corrupción en Miami o Spencer, detective privado. El intérprete le otorga una enorme importancia a la televisión y al cine. “Son nuestras bibliotecas en el mundo moderno. Las películas son nuestros libros de historia”, ha declarado.

Strathairn, felizmente casado con Logan Goodman, con quien tiene dos hijos, hizo carrera sobre todo a partir de los 90, etapa en que empezó a trabajar con las grandes estrellas de Hollywood, pues era miembro del equipo de informáticos de Robert Redford, en Los fisgones, hermano de Tom Cruise en La tapadera, marido pacífico de Meryl Streep en Río salvaje, y padre violento de Jennifer Jason Leigh en Eclipse total (Dolores Claiborne). Para los espectadores habituales de cine pasó a ser “ese actor tan bueno, que siempre está muy bien, cuyo nombre no recuerdo”, sobre todo tras interpretar al sórdido proxeneta de L. A. Confidencial, que convertía a sus prostitutas en dobles de estrellas de cine. En cualquier caso fue Sayles quien le dio más cancha, que para eso era 'amiguete', en sus películas Matewan, Ocho hombres, La ciudad de la esperanza, Passion Fish y sobre todo en Limbo, donde encarnaba al protagonista, Joe Gastineau, un pescador soltero enamorado de una cantante, que emprende con ella y su hija un viaje por Alaska. Otra de las cimas de su carrera es Las flores de Harrison, donde era un fotógrafo de guerra que se queda en estado de shock, mientras ejerce de reportero en la guerra de la antigua Yugoslavia. La verdadera protagonista del film era Andie MacDowell, que interpretaba a su esposa, que recorría medio mundo para encontrarle. De vez en cuando, Strathairn regresa a la televisión, pues ha intervenido en series tan famosas como Los Soprano.

Se podría decir que una nueva etapa de su carrera empieza ahora, tras su nominación al Oscar por convertirse en el hombre del traje, el periodista televisivo Edward Murrow, en Buenas noches, y buena suerte. Como estaba más cantado que nunca que el Oscar se lo iba a llevar Philip Seymour Hoffman, por Capote, Strathairn debió acudir a la ceremonia tan tranquilo, seguro de que su candidatura era ya todo un triunfo. De hecho, desde entonces ha estado más solicitado que nunca. Ha terminado The Notorius Bettie Page, biopic en que Gretchen Mol interpreta a una famosa modelo, ha protagonizado The Sensation of Sight, donde es un profesor de inglés deprimido, y acaba de concluir el drama Racing Daylights y We Are Marshall, drama deportivo con Matthew McConaughey. También le veremos próximamente en el thriller Fracture, con Anthony Hopkins. Por último, también ha sido uno de los actorazos elegidos por el chino Wong Kar Wai, para protagonizar My Blueberry Nights, que rodará en 2007. El reparto incluye también a Ed Harris, Norah Jones, Jude Law, Tim Roth y Natalie Portman.

Ganador de 1 premio

Filmografía
Nightmare Alley

2020 | Nightmare Alley

Un joven y ambicioso feriante (Bradley Cooper) con un innegable talento para manipular a la gente con unas pocas palabras bien elegidas, se compincha con una psicóloga (Cate Blanchett) que es aún más peligrosa que él.

Nomadland

2020 | Nomadland

Después del colapso económico de una ciudad en la zona rural de Nevada, por la bancarrota de su principal empresa, Fern empaca su camioneta y se pone en camino para explorar una vida fuera de la sociedad convencional como nómada moderna.

Godzilla: Rey de los monstruos

2019 | Godzilla: King of the Monsters

Una interminable película de destrucción masiva, con mucha acción, demolición, explosiones, misiles y peleas de monstruos. La familia Russell –con los padres Merk y Emma formando parte de Monarch, una agencia gubernamental zoológica que investiga a míticas criaturas–, quedó destrozada en 2014, cuando el despertar de enormes monstruos se llevó la vida del benjamín. Mark se dio al alcohol,  mientras que Emma ha tratado de descubrir la forma de calmar las iras monstruosas, trabajando en el mundo de las ondas de determinada frecuencia. La que ha pagado el pato es Madison, su hija adolescente, que quiere a ambos progenitores y no sabe a qué carta quedarse. Mark volverá al tajo cuando Emma y Madison caen en las manos del ecoterrorista Alan Jonah; entonces se entera de que no hay una ni dos, sino hasta 17 criaturas gigantescas localizadas en las profundidades de la Tierra, una auténtica familia de monstruos no muy bien avenida. Además de Godzilla, andan por ahí pululando una hidra de tres cabezas, Ghidorah, y la “polillita” recién nacida Mothra. Sus orígenes podrían remontarse a antiquísimas civilizaciones, en que convivieron con la humanidad pacíficamente. Si la trama descrita en el párrafo anterior suena a disparatada, como si no tuviera pies ni cabeza, es que tal vez sea así. Porque la verdad, casi nada de lo que ocurre tiene mucho sentido. El mundo está en peligro, hay quien piensa que eso es bueno, que debería haber una selección “natural”, o tal vez una extinción de la especie humana, y que tampoco pasaría nada. Los papás harán lo que sea por su hijita. Los militares todo lo quieren solucionar a base de bombazos, la boca se les hace agua pensando en que van a probar nuevas armas. Y por supuesto, hay tipos heroicos que se sacrificarán y darán su vida no se se sabe bien por qué. Así que lo importante es ver a los monstruos darse de bofetadas, y poco más. Ello servido cansinamente por un director no demasiado conocido, Michael Dougherty, que tiene el dudoso honor de ser también coguionista. Por otro lado, tenemos a un montón de actores conocidos, pero que no pensamos que sean la “cabeza del león” (o de los monstruos) del presupuesto, y que poco tienen que hacer más allá de poner cara de susto, o de decirse “qué dura es la vida”, ahí tenemos a Vera Farmiga, a la chiquita de Stranger Things Millie Bobby Brown, al “prota” de Silicon Valley Thomas Middleditch, y al actor de carácter británico Charles Dance, por citar a unos pocos.

4/10
The Devil Has a Name

2019 | The Devil Has a Name

Walkaway Joe

2019 | Walkaway Joe

McMafia

2018 | McMafia | Serie TV

La historia de Alex Godman (James Norton), el hijo de un exiliado ruso con un amplio pasado mafioso. Criado en Inglaterra, Alex ha pasado toda su vida tratando de huir del pasado criminal de su familia, pero justo cuando empieza a forjar un negocio propio de forma legal y ha consolidado una vida junto a su novia Rebecca (Juliet Rylance), el pasado criminal de su familia reaparece para amenazarlo todo y Alex se ve obligado a renunciar a sus valores para salvar a aquellos que ama.

OVNI: No estamos solos

2018 | UFO

Derek (Alex Sharp), un brillante estudiante universitario, atormentado por un avistamiento de ovnis en la infancia, cree que misteriosos avistamientos reportados en varios aeropuertos a través de los Estados Unidos son OVNIS. Con la ayuda de su novia, Natalie (Ella Purnell), y su profesora de matemáticas avanzadas, el Dr. Hendricks, Derek inicia una carrera contra el reloj para desentrañar el misterio con el agente especial del FBI Franklin Ahls (David Strathairn) pisándole los talones.

Fast Color

2018 | Fast Color

Mi cena con Hervé

2018 | My Dinner with Hervé

Danny Tate es un reportero en horas bajas por culpa del alcohol, que entre otras cosas ha destruido su matrimonio. Ahora lleva un mes sobrio y en su revista le dan una segunda oportunidad, debe entrevistar al célebre escritor Gore Vidal, pero al precio de escribir también una pequeña pieza sobre Hervé Villechaize. Se trata del actor francés enano que alcanzó la popularidad por su pequeño papel en la cinta de 007 El hombre de la pistola de oro, y sobre todo, por la longeva serie televisiva La isla de la fantasía, que coprotagonizaba con el actor mexicano Ricardo Montalbán. Asumir ambos encargos el mismo día en Los Ángeles resulta no ser compatible, y tras enfurecer a Vidal por llegar tarde a su entrevista, deberá conformarse con el tiempo que le dedica Hervé, lo que resulta ser una experiencia catártica. Proyecto muy personal de Sacha Gervasi, con filmografía breve pero intensa, es el guionista de La terminal y el director del documental Anvil. El sueño de una banda de rock, sus mejores trabajos. Aquí se basa en una experiencia propia, Danny Tate viene a ser su “alter ego”, pues él entrevistó en efecto a Hervé, lo que se plasma en la foto polaroid que se nos muestra al final de la película. Y ha logrado embarcar en el proyecto a Peter Dinklage, admirador de Hervé, al que puede entender perfectamente, las dificultades por su estatura las ha compartido también él; el trabajo del popular actor de Juego de tronos, incluso imitando su marcado acento francés, es destacable. Todos los actores están bien escogidos, incluidos los secundarios, Andy García interpretando a Montalbán, Mireille Enos como la mejor amiga de Hervé, y David Strathairn como su agente. También tiene mérito la composición de Jamie Dornan, confrontando sus demonios del alcohol, y la necesidad de pasar página. La película tiene un sabor agridulce, donde acaba prevaleciendo la amargura: porque a pesar de que los lazos entre Danny y Hervé se estrechan, hay un pesimismo de fondo, un nihilismo donde sólo cabe disfrutar brevemente de la vida, a veces con una promiscuidad desaforada y sin sentido, sobre todo cuando fallan las conexiones afectivas y no se encajan las decepciones. Cuando no existe un proyecto de vida, y las oportunidades se esfuman, cabe escoger la peor de las salidas, parece señalar un film que no juzga a las personas, se limita a mostrar sus acciones y decisiones.

6/10
An Interview with God

2018 | An Interview with God

Los criminales de noviembre

2017 | November Criminals

Historia sobre el desconcierto adolescente y la dificultad en ciertas etapas de la vida para encajar suceso trágicos y madurar. El film sigue a Addison, apuesto jovencito con personalidad, al que le cuesta superar la muerte repentina de su madre por un aneurisma. A pesar de los esfuerzos del padre por conectar con él, el chico mantiene unas distancias que se dirían insuperables. La única con la que parece capaz de estar es con su amiga del instituto Phoebe, con la que se acuesta, ambos son vírgenes y quieren probar el sexo. Para su precario equilibrio va a suponer una conmoción la muerte de un tiro de otro compañero, Kevin, afroamericano, y que les acababa de atender en la cafetería donde obtenía unos ingresos. Addison está convencido de que el muerto era un buen chico, su amigo, y que la policía no está haciendo su trabajo para dar con el culpable. Sacha Gervasi, coguionista y director, ha llevado una trayectoria irregular. Firmó el guión de la interesante La terminal, y dirigió el valioso documental Anvil. A cambio, hizo un fallido biopic sobre el mago del suspense, Hitchcock. Con el guión coescrito junto a un curtido guionista, Steven Knight (El caso Fischer, Amazing Grace, Promesas del Este), cabía esperar más de Los criminales de noviembre, que adapta una novela de Sam Munson. La película aborda cuestones interesantes, y tiene su punto de intriga. Pero en el desarrollo hay momentos torpemente resueltos, quizá el más llamativo, sea el desenlace. Y aunque hay un buen reparto, el padre de él y la madre de ella, David Strathairn y Catherine Keener, están algo desdibujados. La pareja Ansel Elgort-Chloë Grace Moretz tiene encanto, pero comparten escenas reiterativas, el toma y daca de las obsesiones de él y los intentos de razonar de ella; y la visión de la experiencia sexual, aunque tratada con elegancia, no deja de antropológicamente bastante limitada.

5/10
Z: Con ella empezó todo

2017 | Z: The Beginning of Everything | Serie TV

Serie producida por Amazon, se centra en los comienzos de la apasionada pero también tormentosa relación amorosa entre Zelda Sayre, jovencita sureña inconformista, hija de un juez muy estricto, y el apuesto y futuro talentoso escritor F. Scott Fitzgerald. Ambos se conocen y se gustan enseguida, cuando la Primera Guerra Mundial está llegando a su fin. En contra de la voluntad de los padres de ella se casarán en Nueva York, y cuando llega el éxito de él por la publicación de "El otro lado del paraíso", comienzan una vida de lujo y desenfreno, en plena era del jazz, que les pasará factura, pues comienza el bloqueo creativo, la soledad, el alcoholismo, los reproches y el hundimiento psicológico. Como base de la serie, creada por Dawn Prestwich y Nicole Yorkin –que están detrás de Picket Fences y The Killing–, se encuentra una novela biográfica de Therese Anne Fowler, que ofrece sobre todo la mirada femenina de Zelda. De este modo se incide en la condición de ella, no sólo como musa de Fitzgerald, sino también de fuente ideas e incluso descripciones literales que él toma de su diario personal. Hay una buena recreación de la época, mostrándose el contraste entre las ideas conservadoras de los padres de Zelda, y los nuevos tiempos de una juventud urbana rebelde, descubridora de placeres, que sólo piensa en pasarlo bien a ritmo de jazz, forman parte de la narración las abundantes juergas y sus excesos, mostrados gráficamente. También se exploran las dificultades de la creación literaria, y el papel del editor, unos de los personajes es el mítico Max Perkins, cuya vida se abordó en la película El editor de libros. Aunque por supuesto, el núcleo del relato lo constituyen los altibajos de un amor indudable, pero que se va deteriorando paulatinamente. Se trata de una buena recreación de los hechos, que pinta bien la inmadurez y el encanto descarados de los románticos protagonistas, bien encarnados por Christina Ricci y David Hoflin. Lo hacen también estupendamente David Strathairn y Kristine Nielsen, en los papeles más ingratos a priori de los padres de Zelda.

6/10
Pastoral americana (American Pastoral)

2016 | American Pastoral

Adaptación de la novela de Philip Roth, ganadora del Pulitzter, a cargo de Ewan McGregor, protagonista y director debutante. No apasiona, algo se ha perdido en el camino, quizá por la mano balbuceante del recién estrenado realizador. Y como el ambicioso propósito es mostrar algo así como la muerte de la inocencia americana, una tragedia familiar con nombres y apellidos en un país en transformación con importantes distubios sociales, basta un titubeo para dar al traste con el mismo. La narración la vertebra Nathan Zuckerman, escritor ya sexagenario, que acude a una reunión de antiguos alumnos del instituto. Allí, mientras admira la foto de Seymour Levov, el sueco, alguien muy popular en sus años mozos, le saluda su hermano Jerry, que era de su curso, y que le da la triste noticia de su muerte. Lo que sirve para contarle a Zuckerman, que estuvo fuero de Estados Unidos en los 60, el drama personal del sueco. Cómo a pesar de representar a primera vista el sueño americano hecho realidad –de origen judío, heredó la fábrica de piel de su padre en Newark, y se casó con Dawn, toda una belleza y de gran personalidad–, lo suyo se convirtió en pesadilla. A pesar de su nombre, Merry, su única hija, tartamuda, protesta por todo, no entiende el mundo injusto en que vive y se relaciona con grupos violentos en el contexto de la lucha por los derechos civiles. Su conexión con un atentado terrorista, dinamitará metafóricamente a la familia. Tal vez simultanear protagonismo y dirección le ha pesado demasiado a McGregor, pues su personaje de padre preocupado y crecientemente desgarrado se encuentra envarado todo el tiempo, decididamente incómodo. Quizá el guión de John Romano no ha logrado la necesaria suavidad narrativa, o quizá algo se ha quedado en la mesa de montaje en una película con problemas, pero el hecho es que hay saltos demasiado abruptos, apariciones repentinas que no acabamos de digerir, cambios en los personajes donde la gradualidad brilla por su ausencia. El recurso a las casualidades acaba de rematar la faena. Nada hay peor en una película que suscitar la incredulidad del espectador, y las escenas con la psicoanalista o con una activista, amiga de Merry, rozan el ridículo. No deseamos destripar ni detallar mucho más, sólo queda añadir que el resto de actores poco pueden para componer unos personajes consistentes.

4/10
El nuevo exótico Hotel Marigold

2015 | The Second Best Exotic Marigold Hotel

Con la inestimable ayuda de su huésped y socia Muriel Donnelly, Sonny Kapoor acaricia sueños de expansión del exótico Hotel Marigold, con la muy probable compra de un nuevo local e inversión extranjera de un importante grupo. Lo que supone un visitador anónimo que debe evaluar las posibilidades del proyecto, y que Sonny cree que es un nuevo cliente de su establecimiento, Guy Chambers, con quien se muestra en extremo obsequioso, lo que contrasta en el modo en que trata a la recién llegada Lavinia, que se aloja ahí pensando en traerse en algún momento a su anciana madre. Todo ocurre mientras Sonny hace los preparativos de su inminente boda, que conlleva un gran festejo, y los celos por un presumido primo, que se muestra demasiado amable con la novia. Por otra parte a Evelyn Greenslade le surge una oportunidad laboral vendiendo ropa, mientras Douglas Ainslie sigue mostrándose enamorado de ella, aunque hay una timidez mutua que impide la comunicación de sentimientos. Secuela de El exótico Hotel Marigold, orquestada por el mismo director, John Madden, y el mismo guionista, Ol Parker, y la mayor parte del reparto original, casi todos actores veteranos que hacen sus papeles casi con ojos cerrados. Confirma la impresión del original de que se podrían orquestar historias sin fin en torno al establecimiento y sus ocupantes y gestores, a modo de serie televisiva, y que puede ejercer un claro atractivo en el público adulto de cierta edad, que se repite con razón que la jubilación o ciertas limitaciones físicas no suponen el final de la vida, o que ésta empiece a carecer de sentido, si se ponen en funcionamiento los talentos personales y la preocupación por los demás. Cinta de relaciones y altibajos amorosos, que combina las sonrisas y lágrimas, tiene las mismas virtudes y defectos que el film que le precedió. La cinta se ve con agrado –aunque su metraje se hace largo–, pero la mirada al ser humano y sus intereses vitales resulta demasiado epidérmica, los buenos sentimientos que la atraviesan se antojan un tanto superficiales, les falta calado, aunque para eso está el buen hacer de actores como Maggie Smith, Judi Dench o Richard Gere. Acaba resultando algo cargante Dev Patel, con su sempiterna actitud atolondrada.

5/10
El amor es más fuerte que las bombas

2015 | Louder Than Bombs

Poco después de que su esposa dé a luz, el joven Jonah regresa a la casa familiar, donde su padre, Gene, convive con Conrad, el hermano adolescente, con motivo de la exposición que se prepara sobre su madre, la reputada fotógrafa de guerra Isabelle Reed, que murió en accidente de tráfico. Su progenitor, preocupado por el carácter difícil e introvertido de su hijo pequeño, descubrirá un importante secreto de la fallecida. Al chico danés Joachim Trier le falta muy poco, un 'von', para tener el mismo apellido que el director de cine más prestigioso del momento de su país. Su tercer trabajo, tras Reprise y Oslo, 31 de agosto, primero que rueda por completo en inglés, con reparto conocido a nivel internacional, también está cerca de la gloria. Una pena que no remate, pues el cineasta coloca muy bien las piezas, ya que construye unos personajes muy humanos, y su forma de contar la historia, dosificando los datos, mediante imaginativos planos, suple de sobra la falta de originalidad de un guión con puntos en común con Los descendientes. Aborda asuntos como el vacío por la pérdida de un ser querido, o las dificultades en la comunicación familiar. En Más fuerte que las bombas se agradece la recuperación para el cine de Gabriel Byrne, más centrado en los últimos tiempos en series como En terapia y Vikingos, que conmueve como cabeza de familia bloqueado por las circunstancias, en secuencias como aquélla en la que se suma a un videojuego online como intento desesperado de conversar con su hijo. Se ha elegido bien al resto del reparto, con Jesse Eisenberg (el hermano mayor), la veterana Isabelle Huppert (la fallecida en flash-backs), David Strathairn (compañero de profesión de esta última), Amy Ryan (una profesora), y el menos conocido Devin Druid (un adolescente conflictivo).

6/10
La deuda

2015 | Oliver's Deal

El norteamericano Oliver (Stephen Dorff) y su socio Ricardo (Alberto Ammann) trabajan para un importante hombre de negocios en Nueva York. Están comprando bonos del estado peruanos a bajísimo precio, aprovechando la enorme crisis económica del país. La población más desfavorecida ni siquiera puede acceder a un servicio de sanidad digno y los pequeños agricultores se ven afectados por antiguas políticas agrarias, que han demostrado no ser eficientes. Unos están desesperados y otros buscan lucrarse a costa de los más pobres. Interesante película coproducida por España, Perú y EE.UU. con reparto y equipo internacional, al frente del cual se sitúa el guionista y director debutante Barney Elliott. Podríamos decir que, a diferente escala, la historia del film responde al de un thriller económico al estilo Syriana aunque con mucha menor entidad y repercusión internacional. Pero las premisas resultan igualmente muy actuales y realistas, donde la trama presta especial atención a las grandes tragedias personales que atraviesan habitantes anónimos, daños colaterales y “desdeñables” desde la lejanía financiera de las grandes e insensibles corporaciones, cuando lo único que importa es el lucro personal y empresarial. Falla en el film la narración un tanto obtusa, con tres líneas argumentales que acabarán confluyendo, y el aire tristón del conjunto (a veces rebuscadamente trágico), en general de ritmo lento con algún momento desconcertante. Pero a su favor juega una eficiente labor actoral, en donde está correcto Stephen Dorff (Blade), relegado últimamente a películas de bajo presupuesto, y donde sobresale extraordinariamente el desconocido actor Amiel Cayo en su papel del agricultor Florentino, de enorme potencia expresiva.

5/10
The Blacklist (3ª temporada)

2015 | The Blacklist | Serie TV

Godzilla

2014 | Godzilla

Unos tremendos temblores de tierra producen una catástrofe en una central nuclear en Japón, donde trabajan el ingeniero Joe Brody y su esposa. 15 años después su hijo es un marine experto desactivador de bombas, casado y con un niño. Pero Joe sigue obsesionado por lo que ocasionó la catástrofe, y los registros de nuevos temblores sacan a la luz un secreto ocultado por científicos y agentes gubernamentales, la existencia de una extraña criatura de corte prehistórico que se alimenta de radioactividad, y que tras las bombas de Nagasaki e Hiroshima parece que no descansa. Además, se diría que no está sola... Revisitación de las míticas películas japonesas de monstruos de la Toho, protagonizadas por el inolvidable Godzilla, que hizo su primera aparición en las pantallas de la mano de Ishiro Honda en 1954. La intención ha sido presentar al monstruo con el aspecto original, pero con el realismo que facilitan los efectos visuales digitales de hoy, frente al actor de antaño vestido con un traje de látex y destrozando maquetas de edificios. De modo que hay un alejamiento en este aspecto del enfoque de reinvención hollywoodiense de 1998, que sirvió fallidamente el experto en películas catastrofistas “de demolición” Roland Emmerich. Aquí está detrás Gareth Edwards, quien siendo responsable de una apañada película de monstruos de ajustado presupuesto titulada Monsters, tiene la  oportunidad de reincidir en la materia con los medios que proporciona un gran estudio. El director es lo bastante inteligente para concebir escenas vistosas, pero sin olvidar que lo que le dio la fama era sugerir, crear una atmósfera más o menos angustiosa. Godzilla es un film entretenido, pero irregular, acaba resultando cansino. Como en tantas cintas catastrofistas, trata de describir inicialmente a los personajes y sus pequeños dramas, pero sus avatares no dejan de ser demasiado elementales. Contar con actores prestigiosos del cine “indie” –Elizabeth Olsen, David Strathairn, Juliette Binoche, la revelación de Breaking Bad Bryan Cranston, Sally Hawkins...– permitía albergar esperanzas sobre cierta complejidad en sus conflictos, pero aquéllas pronto se desvanecen. Y la moraleja apocalíptica medioambiental –“La arrogancia del ser humano le hace creer que tiene la naturaleza bajo control, en lugar de al revés”, asegura el científico encarnado por Ken Watanabe, en línea con el Noé de Russell Crowe– tiene exactamente la misma simplicidad, lejos de nosotros el peligroso ejercicio de pensar. Así que queda sobre todo el espectáculo visual y la pirotecnia de efectos especiales. Y ciertamente hay algunas escenas impactantes, porque justo es decir que Edwards demuestra talento en el ritmo y los planos de los pasajes en San Francisco del Golden Gate y del clímax en Chinatown, con un buen uso del sonido y la partitura musical de Alexandre Desplat. E incluso algunas que incluyen el elemento humano, la escena en la central nuclear con la puerta que separa a supervivientes y seguras víctimas es muy efectiva.

5/10
The Blacklist (2ª temporada)

2014 | The Blacklist | Serie TV

El legado de Bourne

2012 | The Bourne Legacy

Después de que el programa de espionaje Treadstone, del que era pieza clave Jason Bourne, escandalizara a la opinión pública, las agencias secretas de Estados Unidos quieren enterrar –o al menos, “hibernar”– todos sus planes de dudosa legalidad. Uno de ellos es el programa Outcome, que ha creado agentes prácticamente superinvencibles, con su cerebro y su cuerpo hiperestimulados, aunque al precio de depender de unos fármacos. Como elefante en una cacharrería, los hombres liderados por coronel retirado Byer eliminan a todos los agentes y científicos relacionados con el programa. ¿A todos? ¡Noooo! Sobreviven el duro agente Aaron Cross y la doctora Marta Shearing, que deben emprender una vertiginosa carrera hacia delante para eludir a sus perseguidores. Cuarta entrega de la saga Bourne, El legado Bourne encaja a la perfección en la saga ideada inicialmente por el novelista Robert Ludlum, y que en cine había contado con los directores Doug Liman y Paul Greengrass, y el protagonismo de Matt Damon. Tras la renuncia de Greengrass y Damon a seguir con nuevas películas, el guionista de los anteriores filmes, Tony Gilroy, se apoya en sus hermanos, los gemelos Dan Gilroy –coguionista– y John Gilroy –editor– para lograr la deseada continuidad. Y sí, verdaderamente hace honor al título, Jason Bourne deja un legado que permite prescindir de él... o recuperarle, si un día Damon se arrepintiera de su decisión. Hay un grandísimo trabajo de producción, Frank Marshall y compañía, buen ejemplo de lo que es capaz Hollywood cuando da lo mejor de sí. Tony Gilroy había demostrado su capacidad para dirigir en Michael Clayton, y tiene suficientemente probado que las historias sobre conspiraciones gubernamentales le sientan como un guante. En El legado Bourne maneja además muy bien esa idea del olvido del “factor humano” y el sentido moral en el trabajo de algunos que se autodenominan “patriotas”, pero que tienen en muy poco la dignidad de la persona humana, los individuos pueden ser prescindibles. Quizá una asignatura pendiente de Tony era probar que podía dirigir escenas de acción, y desde luego la nota que saca en El legado Bourne es sobresaliente: el ritmo es trepidante en todo momento, con momentos tan adrenalíticos y de suspense como la caza en Alaska, la locura en el laboratorio secreto o la persecución interminable de motocicletas en Manila. Además, trucos del buen guionista, sabe introducir giros ingeniosos en los momentos adecuados, o dotar de una gran seguridad y aplomo a Cross, bien interpretado por el relevo de Damon, por así decir, Jeremy Renner. También demuestra gran nivel interpretativo Rachel Weisz, que bien podríamos definir como una Hipatia trabajando para la CIA, si se nos permite la alusión a la protagonista de Ágora, ese personaje dedicado en cuerpo y alma a la ciencia de la cinta de Alejandro Amenábar. El resto del reparto está perfectamente escogido, incluso los actores con papeles pequeños pero importantes, pensamos en Louis Ozawa Chagchien, ideal para un personaje tipo Terminator.

8/10
Lincoln

2012 | Lincoln

Enero de 1865. Estados Unidos lleva cuatro años desangrándose en una terrible guerra civil después de que los estados del Sur proclamaran su secesión de la Unión. En ese tiempo el presidente Abraham Lincoln ha declarado la emancipación de los esclavos arrogándose poderes especiales en tiempos de guerra, y acaba de ser reelegido para ocupar de nuevo la Casa Blanca. La lucha fraticida podría estar llegando a su final, pues las autoridades del Sur desean negociar una paz honrosa; pero Lincoln tiene intención de lograr antes la votación en el Congreso de la décimotercera enmienda de la Constitución, que aboliría de una vez por todas la esclavitud; el desafío consiste no sólo en lograr los apoyos políticos necesarios –cuenta con los republicanos de su partido, pero debe ganar votos entre los demócratas–, sino en el dilema de posponer la polémica votación, para llegar a la paz cuanto antes, lo que dejaría sin resolver la cuestión esclavista. Formidable lección de historia a cargo de Steven Spielberg, que maneja en Lincoln un solidísimo guión de Tony Kushner, quien ya escribió para el director el libreto de Munich, y que aquí parte del libro de Doris Kearns Goodwin “Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln”. Sorprende la fuerza de una película muy discursiva, con numerosos personajes y abundante información histórica, sin apenas desahogos que amplíen el lienzo y que se considerarían muy razonables, ya sea a través de los campos de batalla, o de los discursos memorables de corte épico. A veces uno tiene la sensación de estar siendo testigo directo de la historia, pero una historia que es un drama muy íntimo y personal, sin concesiones a la lágrima fácil o la emoción impostada. Y sin embargo, oh, paradoja, hay espacio para la épica, pera la lágrima y para la emoción. Spielberg consigue que el ejercicio de la política parezca algo grande en Lincoln; no obvia que es necesario negociar, comprar voluntades, ejercer la persuasión de modo diferentes con personas diferentes. Aquello de que “la política es el arte de lo posible” se entiende en las concesiones que unos y otros deben hacer, la necesidad de tragarse el orgullo, pero también de intentar lo imposible para hacerlo posible. Y en medio de las decisiones de trascendencia histórica, donde están en juego los grandes conceptos, la igualdad entre los hombres que radica en su igual naturaleza otorgada por el Creador, blancos o negros, hombres o mujeres... se encuentra lo personal, la esposa amantísima pero con problemas mentales, el hijo que desea cumplir con su papel en la guerra y no limitarse a ser... el hijo de su padre. Probablemente nunca ha sido Spielberg mejor director de actores que en este film, donde nadie parece actuar, tan naturales son las interpretaciones de todo el reparto, empezando por ese prodigio de la naturaleza llamado Daniel Day-Lewis, transfigurado en Abraham Lincoln, con una modestia y humildad deslumbrantes. No hay villanos ni personajes caricaturescos, y están muy bien introducidos los personajes negros, su presencia no parece forzada. Resulta una maravilla la composición de los planos, la dirección artística, naturalista, se diría que se ha rodado con luz disponible, que nada está iluminado artificiosamente, en el Congreso, en la Casa Blanca, o en esos exteriores sucios, donde vemos la crudeza de la guerra, o el deambular de unos y otros. Películas como Lincoln, sencillamente, dignifican la profesión cinematográfica.

9/10
Hemingway & Gellhorn

2012 | Hemingway & Gellhorn

Una tv-movie de HBO centrada en los amores de la corresponsal de guerra Martha Gellhorn con el escritor Ernest Hemingway. Con la columna vertebral de una entrevista a una envejecida Gellhorn, se nos describe el romance de la pareja desde que se conocen en Cuba, en el Sloppy Joes de Cabo Hueso, pasando por la cobertura de los dos de la guerra civil española en Madrid, donde ayudan en el rodaje de un documental, o su viaje a China donde se entrevistan con Chiang Kai-shek, pero también con los líderes comunistas. Por supuesto se muestra la apasionada relación y los desencuentros. Philip Kaufman sigue demostrando que es un director bluff, parecía “elegido para la gloria”, pero luego su carrera se ha deshinchado con títulos de escaso interés. Ya ni logra “epatar” con sus excesos eróticos –aquí también los incluye–, que dieron pie a La insoportable levedad del ser y Henry & June. Hemingway & Gellhorn adolece de varios problemas. Está la sensación de que se nos ofrecen viñetas infantiloides, no un relato bien vertebrado, al guión le falta solidez de Jerry Stahl y Barbara Turner. Sobre la guerra civil, no hay un esfuerzo serio por describirla, sólo frases tipo “vamos a ir por esos hijos de puta fascistas”; además la decisión de incluir metraje documental en sepia e insertar a los protagonistas o rodar planos ad hoc, es muy artificiosa, te saca de la película. Falta genuina emoción y sobran tópicos y sentimentalismo barato, véase a Gellhorn-Nicole Kidman sufriendo por los niños de la guerra, o a Hemingway-Clive Owen jugando a la ruleta rusa con un general ruso, un Robert Duvall no acreditado bastante patético. En general resulta difícil creerse a los personajes, Owen con mostacho recuerda más a Groucho Marx que al escritor al que se supone que interpreta. Podía haberse logrado más complejidad al pintar la relación amorosa, o cómo Hemingway termina pegándose un tiro. Pero nada de eso. Dos mujeres de Hemingway, Pauline Pfeiffer y Mary Welsh, son pura caricatura, la primera una especie de histérica beatorra católica, la otra poco más que una enfermera. Quedaría Gellhorn, que evidentemente es la mejor dibujada y sale medianamente bien parada, aunque frases como “no quiero ser una nota a pie de página en la biografía de un escritor” tampoco es que ayuden.

3/10
Temple Grandin

2010 | Temple Grandin

Temple Grandin traza la imagen de una mujer joven, perseverante y determinada que lucha contra los desafíos asilados del autismo de una época donde aún era desconocido. La película cuenta el reciente diagnóstico de Temple, su turbulento crecimiento y desarrollo durante los años de colegio y el soporte persistente de su madre, su tía y su profesor de ciencias; al igual que su resurgimiento como mujer adulta con una innata sensibilidad y entendimiento del comportamiento animal.

La tempestad

2010 | The Tempest

Howl

2010 | Howl

Rob Epstein y Jeffrey Friedman son conocidos fundamentalmente por El celuloide oculto, documental que analizaba el tratamiento de la homosexualidad, a veces de forma muy velada, a lo largo de la historia del cine. En esta ocasión, reinciden en la temática gay, con una cinta dramática en torno a la figura del célebre poeta homosexual Allen Ginsberg, destacado representante del movimiento 'beat'. Los cineastas reconstruyen el juicio al que fue sometido el librero y editor de Ginsberg, Lawrence Ferlinghetti, por divulgar el poema "Howl", la principal obra de este autor, que se recuerda especialmente por su frase de apertura: "He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura". La fiscalía consideraba obsceno el poema por su crudo y explícito lenguaje, sobre todo en la estrofa "que se dejaron follar por el culo por santos motociclistas, y gritaban de gozo", una clara celebración de la promiscuidad homosexual, aunque en la película se enfoca como defensa de la libertad en general. El film tiene su interés, por su tema central: la creación artística en tela de juicio, sus límites éticos, etc., aunque se deduce finalmente que “todo vale”, y que la libertad debe prevalecer sobre todo, lo que sería bastante discutible. Además, el asunto que se trata ha quedado desfasado, en la medida en que en la sociedad occidental hoy no se procedería contra un autor por un poema de esas características. No es una obra fácil, pues no se trata de un biopic, sino que parece exactamente un documental sobre este episodio que a falta de imágenes reales de lo que ocurrió, está compuesto a base de reconstrucciones dramatizadas de las mismas. Es una buena jugada por parte de los realizadores, pues trascienden de su público habitual –los documentales tienen una repercusión limitada–, sobre todo al recurrir como protagonista a un actor de moda, James Franco, que realiza un gran trabajo encarnando a Ginsberg. También tienen una gran presencia David Strathairn –el fiscal– y Jon Hamm (Mad Men), como abogado defensor. Por desgracia, la cinta acaba siendo reiterativa y premiosa. Se salvan los sugerentes fragmentos con el texto de la obra de Ginsberg acompañado de correctas animaciones.

5/10
La verdad oculta

2010 | The Whistleblower

Tras la guerra de los Balcanes, una agente de la policía de Nebraska que viaja a Bosnia como observadora de las Naciones Unidas denuncia ante la ONU a una multinacional por haber encubierto varios casos de tráfico sexual. El guión se basa en la historia de Kathryn Bolkovac, que fue a Bosnia en 1999 como miembro del comité de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

Alphas

2010 | Alphas | Serie TV

Un grupo de ciudadanos que poseen extraordinarias e inusuales habilidades mentales y físicas formarán un equipo de élite para trabajar en casos que ni la CIA ni el FBI o el Pentágono son capaces de solucionar. Cada uno de ellos posee un poder diferente y especial, fundamental para la resolución de crímenes, evitar atentados o capturar malhechores.

Presencias extrañas

2009 | The Uninvited

Remake norteamericano de la película surcoreana Dos hermanas, dirigida en 2003 por Kim Ji-woon y que obtuvo un gran éxito internacional. Los guionistas retoman la historia original y la cambian en algunos aspectos pero el planteamiento es muy similar. Dirigen los hermanos Guard, dos británicos que debutan en el largometraje. La película es una historia más de 'personaje que ve horrorosos fantasmas', los cuales parecen avisarle de algún peligro. Anna lleva meses recluida en un centro psiquiátrico debido al trauma causado por la horrible muerte de su madre enferma, debido a un incendio fortuito. Ahora se dispone a volver a casa, tras recibir el alta médica. Al llegar, comprueba que Rachel, la que fuera enfermera de su madre, se ha convertido en la novia de su padre, y la tirantez entre ellas se incrementa. La única compañía de Anna es su hermana mayor Alex, con la que se lleva a las mil maravillas y con la que comparte su odio hacia Rachel. Pero, lejos de recuperar la tranquilidad, la vida de Anna en la casa se vuelve una pesadilla al sufrir extrañas y terroríficas visiones de fantasmas, con intención desconocida. Poco a poco, las dos hermanas empiezan a sospechar que Rachel no es quien dice ser. La película entretiene sin más y contiene sustos eficaces y giros de guión. Sin embargo, el desarrollo de la trama es tremendamente tramposo, aunque haya que achacarlo a la loable intención de conseguir un sorprendente desenlace. Por lo demás, todo se enmarca en situaciones convencionales: enorme casa solitaria, paraje idílico, trauma adolescente, madrastra malvada, misteriosa muerte familiar, espectros y ruidos nocturnos, etc. El reparto mezcla a gente consagrada como David Strathairn (My Blueberry Nights) y Elizabeth Banks (En la cumbre), con actores juveniles de poca proyección. En general, todos cumplen, aunque quizá destaca el trabajo de Arielle Kebbel como hermana de la protagonista.

4/10
Las crónicas de Spiderwick

2008 | The Spiderwick Chronicles

Helen se traslada a vivir con sus tres hijos –los gemelos Simon y Jared, y su hermana Mallory– a un caserón heredado de su familia, el clan de los Spiderwick. Se encuentra en un doloroso proceso de separación de su esposo, algo que lleva especialmente mal Jared, un chico despierto e imaginativo que culpa de la situación a la madre; su hermano Simon es más tranquilo, el típico empollón; y Mallory cumple con su papel de hermana mayor algo mandona, además de ser experta en esgrima. Alrededor de los Spiderwick corren extrañas historias; la tía Lucinda está recluida en un manicomio, y poco se sabe del padre de ésta, Arthur, que se dedicaba a investigar criaturas mágicas. Precisamente Jared va a encontrar por casualidad, en un cuarto polvoriento, la obra magna de Arthur: su guía de campo de criaturas mágicas, que se encuentra sellado pues en su interior alberga secretos y encantamientos muy codiciados por Mulgarath, un ogro malvado que con su pandilla de trasgos hará lo que sea por hacerse con el libro. Eso sí, la familia está protegida cuando se encuentra dentro de un círculo que rodea el caserón… aunque tal vez no por mucho tiempo. Simpática película familiar de aventuras de corte fantástico, producida por el matrimonio Frank Marshall-Kathleen Kennedy, que adapta una novela de Tony DiTerlizzi y Holly Black. En el equipo de guionistas destaca el nombre de John Sayles, algo que sin duda es garantía de cohesión en el libreto. Además maneja la cámara alguien que también ha demostrado maña en las historias familiares: Mark Waters, que dirigió muy efectivamente Ponte en mi lugar, y que cuenta con un operador del calibre de Caleb Deschanel, que insufla un increíble realismo a las escenas con criaturas fantásticas, recurriendo por ejemplo al cambio de foco, o en las escenas en que se usa un anteojo mágico. Acierta Waters al utilizar como elemento estructurador del film la idea de que afrontar los problemas del mundo fantástico sirve de perfecto entrenamiento para abordar las dificultades del mundo real, lo que se observa especialmente en el clímax. La imaginativa trama discurre fluidamente, conviviendo los momentos mágicos, muy entretenidos, con los conflictos filiales y fraternales, bien perfilados, e interpretados por un maravilloso reparto, donde destaca el excelente actor infantil Freddie Highmore, desdoblado en los dos hermanos gemelos, de caracteres distintos, bien atrapados. A él se suman una ya adolescente Sarah Bolger (una de las niñas de En América), y un buen plantel de actores reales (Mary-Louise Parker, Joan Plowright, David Strathairn) y de voces para personajes generados por ordenador (en la versión original Nick Nolte y los graciosetes Seth Rogen y Martin Short, para el villano Mulgarath, o las aliadas criaturas Cerdonio y Dedadele).

6/10
El ultimátum de Bourne

2007 | The Bourne Ultimatum

Perfecto colofón a la saga del desmemoriado ex asesino profesional Jason Bourne, inspirada, bastante libremente, en las novelas de Robert Ludlum. En esta ocasión Bourne va a llegar hasta el final a la hora de averiguar cómo se convirtió en agente de la CIA, dentro de un proyecto supersecreto del gobierno estadounidense; el primer eslabón de la cadena que le guiará a la verdad es un periodista de The Guardian, que está publicando en el diario londinense un reportaje sobre el caso Bourne; sus diversas averiguaciones llevarán a Bourne desde Moscú a París, Londres, Madrid, Tánger y Nueva York. De modo que la trama se convierte en una especie de increíble y vertiginosa montaña rusa, integrada por peleas, persecuciones y explosiones, con algunas “paradas de contacto humano”, momentos no precisamente de relax. En efecto, esas “paradas”, lejos de disminuir el ritmo de la cinta, contribuyen a reforzar su atmósfera desasosegante, pues casi siempre son tensas conversaciones, telefónicas o “vis-à-vis”, donde los interlocutores tratan de averiguar las intenciones del otro, al modo de una caza del ratón y el gato, donde no se sabe exactamente quién juega qué papel. Como ya hiciera en El mito de Bourne, Paul Greengrass imprime un tono realista –por así decir– a la historia, acudiendo a los recursos de documentalista que tan buenos resultados le dieron en Domingo sangriento. Lo que significa un vibrante montaje, que ayuda a hacer bueno el inteligente guión de Tony Gilroy y compañía, y un buen uso de la cámara en mano, que resulta especialmente eficaz, contra pronóstico, en los primeros planos, donde el temblequeo, más perceptible de lo normal, contribuye a aumentar el nerviosismo del espectador. Lo que significa al final un ritmo casi siempre excelente, con un manejo maestro del suspense, aunque alguno de los “pasajes humanos”, como la visita de Bourne al hermano de su novia muerta, poco aporten a no ser a la extensión de la humanidad del protagonista. A cambio, hay que reconocer que hay cierta capacidad de riesgo en el encuentro final entre Jason y su "creador", que habla de la responsabilidad de las personas en sus acciones, más allá de argumentos falaces como el de "la obediencia debida". Dentro de la eficaz intriga, subyace un claro mensaje de contenido político, que se puede resumir en un “no todo vale a la hora de combatir el terrorismo”, “hay unas reglas básicas que las personas con conciencia saben que deben respetar”. Una idea claramente patente en el enfrentamiento de los personajes de David Strathairn y Joan Allen. El reparto cumple de nuevo a la hora de encarnar a sus personajes, tanto los viejos conocidos –por supuesto Matt Damon, al que le van “al pelo” estos personajes ambiguos–, como las nuevas incorporaciones, entre las que destacan, además de la del citado Strathairn, las de Albert Finney y Paddy Considine.

7/10
Fracture

2007 | Fracture

Ted, un ejecutivo maduro de una compañía aérea, descubre la infidelidad de su mujer, y le dispara a sangre fría un tiro en la cabeza, que la deja en coma. La policía le encuentra en su casa con el arma en la mano, y obtiene una confesión de culpabilidad. Para Willy, un ambicioso picapleitos que trabaja para la oficina del fiscal del distrito, y que se ocupará de ejercer la acusación, el caso parece "pan comido", y apenas le presta atención, más atento a un inminente ascenso. Craso error, porque empiezan a surgir datos que podrían llevar a la absolución del acusado: del arma que Ted tenía en la mano no salieron las balas asesinas, y para colmo de males, se descubre que el policía que le detuvo era el amante de su esposa, lo que invalidad la confesión. Gregory Hoblit es un realizador curtido en series y películas de corte policíaco y judicial: Canción triste de Hill Street, Policías de Nueva York, Las dos caras de la verdad, La guerra de Hart... Aquí reincide en la misma temática, con un caso planteado como un juego-trampa: Ted ha urdido un supuesto crimen perfecto, gracias a lo cual espera eludir la cárcel; e incluso ha seleccionado en cierto modo a su acusador, a quien ya ha encasillado como "trepa" que, si ve en peligro su meteórica carrera, abandonará el caso para evitar el ingreso en el "club de los perdedores". No cuenta con que, primero el orgullo, y luego un elemental sentido de la justicia, empujen a Willy a dar "el do de pecho". Este duelo de egos, que protagonizan Anthony Hopkins y Ryan Gosling, retrotrae un poco al que el propio Hopkins mantenía con Jodie Foster en El silencio de los corderos, con la sustitución del doctor aficionado a "merendarse" seres humanos por el marido despechado. El resultado de la película de Hoblit es desigual: aunque arranca con ritmo notable, y logra mantener el interés en líneas generales, se desinfla paulatinamente, y no se acaba de acertar en el desenlace, algo plano.

5/10
My Blueberry Nights

2007 | My Blueberry Nights

Maravilloso film del director Wong Kar Wai, quien había puesto muy alto el listón tras sus anteriores trabajos, las películas que conforman su díptico Deseando amar (In the Mood for Love) y 2046. Tres años después de cerrar la historia de amor imposible entre el escritor Chow y la bella Su Li-Zhen, narrada con una sensibilidad poco común, el cineasta hongkonés entrega su primera producción norteamericana, en lo referente a las localizaciones de rodaje y al reparto artístico, que reúne a unos cuantos actores de renombre internacional. Pero si la cosa es novedosa en esos aspectos, en otros –en el principal– el trabajo de Kar Wai permanece inalterable, pues vuelve a hablarnos de amor: de su insaciable búsqueda por parte del ser humano, de las dificultades para retenerlo, del dolor de la pérdida, de su recuerdo... Romanticismo en estado puro. El guión narra tres historias que se articulan en torno a un personaje principal: Elizabeth. Ésta, una joven veinteañera, llega desolada un noche a una cafetería de Nueva York. Su novio la ha abandonado por otra mujer, y ella lleva consigo las llaves de un piso al que ya no está invitada... La chica regresará otras noches al local, y allí el dueño, Jeremy, le hará compañía y le contará que hay muchas otras llaves extraviadas allí, cada una con su pequeña historia de amor... Al fin, para salir de su tristeza, Elizabeth se lanza a un viaje en solitario por Estados Unidos, un itinerario sin destino fijo que acabará llevándola hasta Memphis (Tennessee) y Las Vegas (Nevada). Y en esos lugares conocerá a hombres y mujeres que sufren, ríen y viven sus propias historias de amor y buscan, como todos, la felicidad. Estamos ante una película extraordinaria. Sin paliativos. Es muy reconfortante que la mirada de Wong Kar Wai siga siendo la de un joven cuando habla del amor, la de un joven experimentado eso sí, nada pueril, pero también la de un hombre lleno de esperanza y sin pizca de cinismo, la de alguien que aún cree de verdad que el corazón de las personas está hecho para amar, para darse y para recibir amor, por muy mezquinos que sean los sentimientos que podamos albergar. Hay una ternura grandiosa cuando el cineasta habla de sus personajes, comprende sus anhelos y así los quiere, y después logra el milagro de que el espectador sienta exactamente lo mismo por ellos. Y esta vez, en la mirada de Kar Wai hay menos amargura que otras veces y sí un amplio panorama lleno de esperanza. Gran parte del mérito final de esta peculiar "road movie" está en el fantástico reparto. Sorprende increíblemente el debut de la cantante Norah Jones, que interpreta admirablemente a la bondadosa y tierna protagonista. Pero todos están perfectos, con atención especial para la pareja formada por David Strathairn y Rachel Weisz. Pero Kar Wai sigue fiel a su mirada y a esas constantes antes mencionadas: el recuerdo amoroso –“vine para recordar lo que sentí entonces”–, el paso del tiempo, externo e interno... Se permite incluso el capricho de introducir un par de veces los acordes de "Yumeji's Theme", la música compuesta por Shigeru Umebayashi e inmortalizada en Deseando amar… También demuestra el cineasta oriental, autor de todos sus guiones, que sigue siendo un consumado escritor… “Esto sabe verdaderamente horrible, ¿pero acaso la gente bebe por el sabor? Ponme otra”, dice un atormentado personaje tras tomar de un trago una copa de vodka. ¡Y cómo le gusta jugar a las palabras, a su significado oculto! Ya sólo el título es un buen ejemplo, entre otros muchos. Capítulo aparte merece la belleza estética de la película. Muy pocas veces se puede encontrar en una pantalla de cine una colección de imágenes tan expresivas, tan luminosas, tan perfectas. Wong Kar Wai hace magia con ellas y transforma los sentimientos en colores, con esos tonos rojos tan absorbentes, que convierten muchos de los encuadres en postales de un preciosismo fabuloso. Y, como siempre, la música –un elenco muy agradable de canciones– tiene vital importancia y la compenetración sonido-imagen es perfecta. Es posible que alguien pueda criticar este aspecto del film y también achacar a este tratamiento formal una importancia excesiva y artificial, o quizá como causa de cierta ralentización del ritmo narrativo. Podría ser, pero en todo caso sólo serían reproches mínimos en un conjunto absolutamente delicioso.

8/10
Equipo Marshall

2006 | We Are Marshall

En 1970 una tragedia conmocionó a la Universidad de Marshall. Todo el equipo de fútbol americano, junto a muchos amigos y familiares, falleció en un desgraciado accidente aéreo en el que no hubo supervivientes. Este film describe los ímprobos esfuerzos del entrenador Jack Lengyel para poner en pie un nuevo equipo que, no puede ser de otra manera, está compuesto por principiantes. Marshall es una ciudad de 50.000 habitantes, por lo que puede suponerse la conmoción que supuso el accidente, y lo fácil que habría sido sucumbir al desánimo y la amargura. Este film nos cuenta por contra el espíritu positivo con que se encara el lógico sufrimiento, lo que tendrá su fruto en la temporada del equipo en 1971. Matthew McConaughey da vida con aplomo al nuevo entrenador, un personaje que sencillamente se pone a trabajar con sus chicos desde el primer día, sin pararse a pensar que tiene ante sí una tarea imposible. McG, director de Los ángeles de Charlie cuenta con buen pulso la historia y saca su jugo a un atinado reparto.

6/10
Pies de acero

2006 | Steel Toes

Un judío en defensa de un asesino neonazi. Film canadiense que indaga en la barbarie del racismo moderno. Un inmigrante indio es brutalmente asesinado por motivos raciales por parte de un skinhead que sigue la ideología nazi. Lo asombroso es que al acusado se le asignará un abogado de oficio que es judío (David Strathairn). La película crece en tensión al irse intensificando la relación entre abogado y cliente, necesariamente difícil. 

4/10
Los chicos de Scottsboro

2006 | Heavens Fall

Película basada en apasionantes y dramáticos hechos reales ocurridos en el Sur de los Estados Unidos en los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. El film sigue la pista al abogado Samuel Leibowitz, que defendió a nueve hombres afroamericanos –los chicos de Scottsboro del título– en una revisión de su caso, después de que fueran injustamente acusados y hallados culpables de violar a dos mujeres blancas. El guionista y director Terry Green parece inspirarse en películas sureñas que tratan la cuestión racial, como Matar a un ruiseñor, si se obvia la descripción del mundo infantil del citado film. En efecto, el personaje que compone con aplomo Timothy Hutton tiene mucho de la honestidad del Atticus Finch que encarnó de modo memorable Gregory Peck. David Strathairn da vida al juez, mientras que Bill Sage pone cara al fiscal. Leelee Sobieski, algo desaparecida del mapa interpretativo, da vida a una de las mujeres que dio falso testimonio; es un papel antipático, al que sabe insuflar la necesaria humanidad, algo que es de agradecer.

5/10
Buenas noches, y buena suerte

2005 | Good Night, And Good Luck

Estamos en los 50, la etapa más dura del comité de Actividades Antiamericanas, promovido por el senador Joseph McCarthy, que ve comunistas por todas partes. Multitud de personas son juzgadas con argumentos sensacionalistas del senador, muchas veces sin pruebas. Funcionarios públicos pierden su empleo y directores y guionistas de Hollywood, acusados por sus propios compañeros, son incluidos en las tristemente célebres listas negras, circunstancia que les impide trabajar. Cunde el pánico entre la población. Pero alguien se atreverá a cuestionar a McCarthy. Se trata de Edward Murrow, pionero de la televisión, director y presentador del programa 'See it Now', de la cadena CBS. Murrow, famoso porque después de comentar sus impresiones se despedía con la frase “buenas noches y buena suerte”, se fijó en un caso claramente injusto, el de un piloto del ejército destituido por la única razón de que su madre y su hermana, en algún momento, acudieron a reuniones del partido comunista. Murrow y su equipo elaboraron un programa sobre este asunto, y posteriormente emitieron una declaración del propio senador, que había reclamado su derecho de réplica. George Clooney es hijo de un presentador televisivo, se hizo famoso con la serie Urgencias y reflexionó sobre el mundillo de la pequeña pantalla en Confesiones de una mente peligrosa, su prometedora opera prima. Confeso admirador de Murrow, Clooney era el hombre adecuado para adaptar al cine su enfrentamiento con el senador. Y lo hace con un estilo sobrio, cercano al documental, con una estupenda fotografía en blanco y negro, sin concesiones a secuencias sentimentales forzadas. Clooney denuncia el abuso de poder y homenajea al medio televisivo, que se usa habitualmente para entretener –casi narcotizar– con productos de evasión, pero que si se usa bien puede servir para garantizar la libertad de los ciudadanos. Los críticos estadounidenses trazaron paralelismos entre el film y la actualidad de su país, pero en realidad Clooney realiza una apología intemporal de la libertad de expresión y el periodismo bien hecho. No obtuvo ningún Oscar, a pesar de las seis nominaciones con las que contaba. El siempre efectivo David Strathairn encarna a Murrow, mientras que Clooney se ha reservado un papel secundario, el del fiel colaborador del protagonista: Fred Friendly.

7/10
Missing in America

2005 | Missing in America

Un antiguo héore de la guerra de Vietnam llamado Jake recibe la visita de un antiguo compañero. Su presencia le trae amargos recuerdos, ya que esa época fue para el protagonista una de las peores de su vida. Por si fuera poco su ex compañero le pide que se haga cargo de su hija.

Giro inesperado

2004 | Twisted

A Jessica Shepard le va muy bien en el terreno profesional, pues recientemente ha sido ascendida a inspectora de policía. Desgraciadamente, no puede decir lo mismo del campo personal, pues lleva una existencia desnortada, entregada por las noches al alcohol y a la búsqueda de diversos amantes. Incluso ha tenido que recurrir a la ayuda de un psiquiatra, para recuperarse del trauma causado por el suicidio de su padre, también policía, de quien heredó su amor a la profesión. Su vida dará un “giro inesperado” cuando le toca investigar de una serie de asesinatos. Todas las víctimas resultan ser sus amantes, con los que ha mantenido relaciones sexuales recientemente: lo que la convierte en sospechosa principal. El veterano cineasta y guionista Philip Kaufman, responsable de Elegidos para la gloria, se embarca en un thriller de lo más convencional, protagonizado por Ashley Judd, toda una especialista en el género. Y si bien el guión no tiene tantos giros inesperados como promete el título, cuenta con sólidos actores, como Samuel L. Jackson, comisario y mentor de la protagonista, que en cierta forma ha sido el sustituto de su padre fallecido, y Andy García, en el personaje del típico compañero del que ella se está enamorando.

5/10
Blue Car

2002 | Blue Car

Una sufrida adolescente. El padre las abandonó a ella y a su madre. Y ésta es una dejada de cuidado. Emocionalmente frágil, Meg encuentra consuelo en Auster, su profesor de literatura, gracias al cual descubre la belleza de la poesía. Pero lo que debería ser una relación alumna-profesor podría ir más allá por la inestabilidad de ella, y por la debilidad de él. Escribe y dirige el film la desconocida Karen Moncrieff. A la joven Agnes Bruckner la hemos visto fugazmente en series televisivas como 24, y en Asesinato… 1-2-3. Mientras que David Strathairn, el profe, es un veterano largirucho, secundario habitual en muchos filmes, como Las flores de Harrison.

3/10
Las flores de Harrison

2000 | Harrison's Flowers

Particular odisea de una mujer estadounidense que se adentra en medio del polvorín del conflicto yugoslavo en busca de su marido, un fotógrafo que ha sido dado por muerto. 1991. Harrison es un reportero de guerra de la revista Newsweek. Su buen hacer le ha valido la fama, pero él está cansado de presenciar tantas muertes y desea retirarse, estar más con su familia y dedicarse a su verdadera pasión: el cuidado de las flores. Antes de su retiro deberá viajar a Yugoslavia para cubrir “los inicios de un conflicto menor”. Harrison promete a su mujer que estará de vuelta para el cumpleaños de su hijo, pero llega la fecha y no regresa. Al poco tiempo es dado por muerto. Sin embargo, su mujer, Sarah, no lo tiene nada claro, y decide viajar a los Balcanes para traérselo de vuelta. Su objetivo es llegar a Osijek, el pueblo donde Harrison desapareció. Chouraqui divide la película en dos partes bien diferenciadas, una de ellas ambientada en América, donde muestra la vida familiar del matrimonio, la relación de Harrison con sus colegas y la posterior incertidumbre de su desaparición. Cuando parece estancarse la narración, ésta da un giro inesperado y nos muestra la escalofriante odisea de un grupo de reporteros en plena guerra civil. Elie Chouraqui no tiene compasión a la hora de mostrar escenas de brutal violencia, con una fascinante puesta en escena que alcanza cotas de gran realismo y es capaz de helar la sangre al espectador (aviso: el asesinato de los niños en Vukovar no es apto para pieles sensibles). A todo este atroz conjunto ayuda la soberbia interpretación de Andie MacDowell, quizá en el mejor papel de su carrera. Las flores de Harrison obtuvo la Concha a la Mejor Fotografía en el Festival de San Sebastián y fue galardonada con el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC).

6/10
Mi mapa del mundo

1999 | A Map of the World

Alice Goodwin es madre de familia, con dos hijos. Quiere a su marido, granjero en el Medio Oeste. Su trabajo como enfermera marcha bien. Aunque la integración de los Goodwin en el cerrado medio rural cuesta, su amistad con una familia vecina ayuda mucho. Un día, los hijos de esta familia quedan al cuidado de Alice. Los niños van a bañarse a un río cercano, Alice está atareada con las cosas de la casa. Un despiste y ¡zas!, un niño de los vecinos se ahoga. La desgracia enfría las relaciones de amistad, y también las de Alice y su esposo. Por si fuera poca desgracia, ella sufre en la escuela una acusación injusta: abusos sexuales a un crío. El film muestra cómo las composiciones de lugar que nos hacemos los hombres, nuestro “mapa del mundo”, puede verse fácilmente desbaratado; nos guste o no, no podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor. Scott Elliott reconoce que le gusta ver en su personaje protagonista, Alice, a protagonista de Alicia en el país de las maravillas que, sin comerlo ni beberlo, se mete en un mundo fantástico cuyas reglas no entiende. No le faltan elementos atractivos a la peli. Personajes de entidad, bien dibujados; Elliott cuida el trabajo con los actores, y Sigourney Weaver, Julianne Moore y David Strathairn están que se salen. Exploración del sentido del dolor. Consideraciones sobre la maternidad, de los sacrificios que conlleva y sus satisfacciones. Manojo de sentimientos enmarañados al enrarecerse las relaciones, con la consiguiente tentación de buscar consuelos insatisfactorios. Elliott, procedente del teatro, demuestra buenas maneras cinematográficas en escenas como la de apertura, donde una cámara subjetiva nos muestra a una Alice desbordada por las tareas domésticas, mientras su marido hace… ¡nada!

6/10
Limbo

1999 | Limbo

Alaska. El pueblo pesquero más perdido que pueda imaginarse. Una cantante, madre soltera, llega allí con su hija adolescente. Se enamora pronto de un ex pescador maduro, traumatizado por un suceso ocurrido en el mar. Un cúmulo de circuntancias lleva a que los tres personajes queden atrapados en una isla, donde aprenden a quererse y comprenderse. Lo malo es que su vida corre serio peligro. “Hay mucha gente atrapada en el limbo, gente que sólo espera. No es el cielo. No es el infierno. No es el purgatorio, donde esperas para entrar al cielo. Es el lugar donde nunca sabes qué va a pasar después”, comenta John Sayles, el director, para explicar su película. Estamos ante una honda reflexión sobre la naturaleza humana, con buenas interpretaciones y una fotografía exquisita del gran Haskell Wexler.

6/10
El sueño de una noche de verano de William Shakespeare

1999 | William Shakespeare’s A Midsummer Night’s Dream

La inmortal comedia mágica de William Shakespeare es trasladada a la Toscana de finales del siglo XIX. Hermia y Lisandro están locamente enamorados. Pero el padre de ella pretende casarla con Demetrio, que a su vez ama a Hermia, mientras que Helena bebe los vientos por Demetrio. ¡Vaya lío!, ¿no? Pues aún se van a complicar más las cosas una noche de verano, en que el duende Robin administra una pócima amorosa a los amantes, con lo cual sus amores quedan trastocados. Otra afectada es la Reina de las Hadas, debido a los efectos de la poción se enamora de un presuntuoso actor convertido de asno. Risas, amor y toque de magia son las claves de este film que cuenta con un reparto envidiable. Calista Flockhart, conocido rostro televisivo de Ally McBeal está bien arropada por Michelle Pfeiffer, Christian Bale, Rupert Everett, Stanley Tucci, Sophie Marceau, David Strathairn... Pero el rey de la función es Kevin Kline, sobre todo en la secuencia de la representanción teatral, que es la que mejor captura el espíritu de Shakespeare. El film cuenta con un esfuerzo importante en la construcción de los decorados: una bulliciosa plaza mayor y el bosque mágico desprenden un radiante colorido, incluso en las esencas nocturnas. Michael Hoffman, el director, comenta que "el tema central del film es el conflicto entre amor y dignidad, y a cuánto de ti mismo eres capaz de renunciar para conseguir el amor".

6/10
La jirafa

1998 | Meschugge

Una anciana judía, que huyó de los nazis siendo una adolescente, siempre ha querido saber qué fue de los suyos. Cuando algunas averiguaciones parecen estar a punto de ser fructíferas, la mujer es asesinada en el pasillo de un hotel. Su hijo David está desolado, pero las circunstancias le permiten conocer a Lena, la joven que la encontró dando sus últimos estertores. Pronto ambos van a darse cuenta de que sus respectivas familias tienen tras de sí más de un secreto inconfesable. Y pugna en ellos el dilema entre salvaguardar a sus familias, o dar luz a la verdad, por muy dolorosa que sea. Seis años ha tardado este thriller, más que decente, en llegar a España, mientras tanto bodrio conoce estreno inmediato. Paciencia. Aquí, nuevamente, se encuentra presente el muy traumático hecho del holocausto y los crímenes de guerra. Los dos actores principales, Maria Schrader y Dani Levy son coguionistas, y el segundo además director, lo que da idea del grado de implicación personal de ambos en el proyecto.

4/10
Atrapado en el tiempo (1998)

1998 | Evidence of Blood

Jackson Kinsley, un escritor de novelas de crímenes, no podía haber imaginado un argumento mejor que el real en que él mismo se ve envuelto: el caso de un hombre de su mismo pueblo, condenado por error a la pena capital. Le ayuda en su investigación la hija del ejecutado. Gracias a la buena dosis de intriga y a dos buenos actores (David Strathairn y Mary McDonnell), el film mantiene sobradamente el interés.

6/10
Con amigos como éstos...

1998 | With Friends Like These...

Cuatro amigos actores ponen su relación a prueba pues los cuatro optan por presentarse a una audición para el mismo papel. No es para menos, ya que se trata de una película de Martin Scorsese, por lo que no dudarán en utilizar cualquier truco para resultar vencedores del cásting. Simpática película donde se dan cita grandes rostros de la comedia como Adam Arkin y Bill Murray. Por su parte, el cameo de Scorsese resulta de lo más divertido.

5/10
The Climb

1998 | The Climb

Danny es el foco de los insultos del resto de niños de su pueblo porque su padre fue el único hombre de la zona que no combatió en la Segunda Guerra Mundial. Está ansioso por demostrar su hombría. El camino de su consecución le llevará a conocer a un señor mayor del pueblo con quien inicia una peculiar relación de amistad. Su nuevo amigo se está muriendo de cáncer y es un ingeniero solitario, malhumorado e irreverente. La película gira en torno al tema tan cinematográfico del cruce de generaciones, donde una relación que parece imposible acaba convirtiéndose en una interesante simbiosis donde ambas partes aprenden y aprecian todo lo que el otro tiene que ofrecerles. En este caso los dos protagonistas hablan sobre temas dispares, incluido la eutanasia.

4/10
El inolvidable Simon Birch

1998 | Simon Birch

Dos chavales. Una amistad. Simon tiene una enfermedad degenerativa, que se manifiesta en su diminuto tamaño; sus padres, desilusionados con él, le ignoran. Joe vive con su madre soltera, Rebecca, que muestra también una solicitud maternal por Simon. Aparte de las preocupaciones propias de dos adolescentes, cada uno está marcado por su Tema (así, con mayúscula). El de Simon, la convicción de que su enfermedad y limitaciones se deben a que Dios ha pensado algo muy especial para él. Joe tiene la fijación de averiguar quién es su padre. Incursión al paisaje de la infancia e inicio de la adolescencia. El film del debutante Mark Steven Johnson comparte temas con el reciente Un mundo a su medida (Peter Chelsom) o la interesante La fuerza de la ilusión (Richard Donner). Johnson se toma su tiempo para definir a los chicos protagonistas y en presentar a los personajes que se mueven a su alrededor, en perfilar sus relaciones. El reparto, muy bien seleccionado (desde los chicos a los adultos), ayuda, mucho, a la historia. Merece un aplauso el esfuerzo del film por mostrar a unos chavales creíbles.

5/10
Al caer la noche (1990)

1997 | In the Gloaming

Danny (Robert Sean Leonard) es un joven veinteañero afectado por el SIDA, que se ve obligado a regresar a la casa de la familia, que no visitaba desde hacía unos años. Debido al poco tiempo de vida que le queda, decide crear un vínculo afectivo con su madre, con la que mantiene largas conversaciones recordando lo muy unidos que estaban durante la infancia. El malogrado actor Christopher Reeve, recordado por su interpretación de Superman, es el realizador de este desgarrador melodrama basado en hechos reales y con unos intérpretes de excepción, entre los que cabe resaltar a Glenn Close, que hace el papel de madre.

4/10
L.A. Confidential

1997 | L.A. Confidential

Basada en la novela de James Ellroy, L.A. Confidential es una auténtica obra maestra que nos devuelve el esplendor de las películas de cine negro de los años cuarenta. La película narra cómo el cuerpo de policía de Los Angeles ha de enfrentarse a la ola de crimen y corrupción que asola a la ciudad. Asesinatos, prostitución, mafia policial, políticos corruptos y periodistas sin escrúpulos son los elementos que componen el intrincadísimo hilo argumental de esta historia. Curtis Hanson (La mano que mece la cuna, Jóvenes prodigiosos) dirige este fascinante film con un gran acierto, logrando sintetizar la complicada y extensa novela de Ellroy. Cuenta para ello con la ayuda de Brian Helgeland, (Oscar al mejor guión adaptado). Perfecta es la recreación de la ciudad de los Angeles de los años cincuenta, para lo que no se han escatimado gastos en vestuario, decorados, automóviles etc. La interpretación de los actores también es magnífica, destacando Kevin Spacey, James Cromwell, Guy Pearce y Danny DeVito. Mención aparte merece la actuación de una estupenda Kim Basinger, que recibiría el Oscar en la categoría de mejor actriz secundaria. La película obtuvo en total nueve nominaciones a los Oscar.

8/10
La canción de Hiawatha

1997 | Song of Hiawatha

La historia del legendario líder indio Hiawatha, que vivió en el siglo XVI en tierras de América del Norte. El film se centra en su misión para liderar a su pueblo y en el gran amor por la bella Minnehaha. En su única película como director, Jeffrey Shore adapta un poema de Henry Wadsworth Longfellow en donde se narran las hazañas de Hiawatha, con cuyo carismático liderazgo supo reunir en una sola confederación (los iroqueses) a diversas tribus que compartían tradiciones e idioma, como los onondaga, seneca, cayuga o los mohawk. El resultado del film es correcto y el reparto –muchos de ellos descendientes de indios– hace un sólido trabajo.

5/10
Mother Night

1996 | Mother Night

El dramaturgo norteamericano Howard Campbell ha vivido casi siempre en Alemania. Allí conoció a la mujer con quien se casó. En los años de la II Guerra Mundial recibe la proposición de actuar como espía para la causa aliada. De modo que transmite información en clave valiéndose de sus discursos radiofónicos de apoyo a los nazis, donde se autodenomina, no sin ironía, el "último americano libre". Acabada la guerra y muerta su esposa, se convierte en un apestado —la misión que cumplió debe quedar en secreto—, sin ganas de vivir. Se alternan imágenes en blanco y negro de Campbell en prisión –donde escribe su increíble historia, a la espera de ser juzgado como criminal de guerra–, con otras –la mayoría– en color, que resumen su vida. Podía haber sido un entretenido film de espionaje; pero Mother Night es, sobre todo, y conscientemente, una película oscura, pesimista y desesperanzada, que dibuja un personaje –bien encarnado por Nick Nolte– para el que la existencia no parece tener ningún sentido. Campbell actúa como espía no movido por altos ideales, ni siquiera por dinero. Únicamente le atrae –y resulta difícil de creer: es lo más débil del film– interpretar en la vida real un personaje fingido. Asegura el protagonista que la única nación que le interesa es la "nación de dos" que forman él y su mujer, aunque tampoco le explica a su amada sus peligrosas actividades, que pueden poner en peligro la vida de ambos. Cuando muera ella, Campbell se convertirá en un espectro. Lo mejor de la dirección funcional de Keith Gordon –que adapta una novela del habitualmente deprimente Kurt Vonnegut Jr.– es la escena que muestra al protagonista detenido en la calle, como una estatua, mientras la gente le rodea para no tropezar, símbolo poderoso del vacío que domina su entera existencia.

4/10
A casa por vacaciones

1995 | Home for the Holidays

Día de Acción de Gracias. Como tantos norteamericanos, Claudia (Holly Hunter) se dispone a cumplir con la rutina anual de reunirse con su familia; esta vez, con menos ganas que nunca: a la responsabilidad de educar sola a una hija adolescente, se une la reciente pérdida de su empleo. Tendrá que convivir junto a Henry (Charles Durning) y Adele (Anne Bancroft), unos padres, ya mayores, que la quieren mucho pero que la atosigan demasiado; Tommy (Robert Downey Jr.), el hermano homosexual, bromista empedernido, que viene acompañado de un amigo; y Joanne, la hermana responsable y algo amargada, casada y con dos hijos. La tía Glady, con sus rarezas, termina de dar un aire pintoresco al cuadro familiar. Jodie Foster escoge para su segunda película como directora una historia que dibuja las no siempre fáciles relaciones familiares. Usando el personaje de Claudia como hilo conductor, mezcla los aspectos dramáticos con los propios de la comedia. El propósito: mostrar en tono positivo y esperanzado que nadie es perfecto, que en la vida familiar se presentan discusiones y diferencias, y hasta posibles entrometimientos, que a todos cuesta expresar con claridad los propios sentimientos. Esta última cuestión, la de comunicarse, está muy presente en los filmes de Foster como directora (El pequeño Tate) y como actriz (Nell, El silencio de los corderos...). Ella misma ha reconocido que le atraen «las situaciones donde no hay comunicación, donde ese instinto falla». En cualquier caso, las excentricidades y conductas inmorales de los personajes se salvan —a veces con cierto permisivismo— por el cariño con que la directora los mira. Hay un reconocimiento tácito de que esas dificultades son, al fin y al cabo, la vida misma, y que no hay que darles más importancia de la que tienen; también el tiempo se presenta como medicina capaz de desdibujar los malos tragos para dejar presentes, en cambio, los recuerdos entrañables del pasado. Aunque con un personaje principal, la película tiene un carácter coral, con un reparto envidiable, en el que resulta difícil destacar a alguien por encima del resto. Foster, con bastante acierto, decide permanecer detrás de la cámara, concentrándose en narrar la historia y dejando hacer a los actores dentro de unas pautas bien precisas. Así consigue un relato ágil, bien estructurado y planificado, pero a la vez insuflado de cierto aire de espontaneidad. Sin duda que el espectador se reconocerá a sí mismo y a sus parientes en algunas de las situaciones que presenta el film.

6/10
Eclipse total

1995 | Dolores Claiborne

Los relatos del prolífico novelista Stephen King han sido la base de numerosos films; olvidables algunos, otros son estimables, como Cuenta conmigo y Misery de Rob Reiner, y Cadena perpetua de Frank Darabont. Por fortuna, Taylor Hackford se ha apuntado al grupo de los estimables. Dolores Clairbone (Kathy Bates) está siendo interrogada por el posible asesinato de una anciana enferma a la que cuidaba. Su hija Selena (Jennifer Jason Leigh), una periodista de éxito, acude a acompañarla en cuanto se entera de los hechos. Unos hechos que traen a su memoria otros acaecidos años atrás, cuando Dolores fue acusada de haber matado a su marido, el padre de Selena; en aquella ocasión se dictaminó que la muerte se había producido por accidente, pero... ¿se repetirá la misma historia? Taylor Hackford sabe llevar a buen puerto un relato de suspense, que no se limita a ofrecer las habituales dosis de intriga propias del género, relacionadas en este caso con las dudas sobre la culpabilidad de Dolores. En el guión de Tony Gilroy se suceden las idas y vueltas por el pasado, con idea de ofrecer jirones de las vidas de unos personajes que resultan creíbles, de carne y hueso. Así, se describe con acierto la relación entre madre e hija, en la que aparecen poco a poco sus respectivos fantasmas. Y se dibujan interesantes subtramas, ya sea a partir del excesivo celo profesional de un policía, o de las manías de la mujer a la que Dolores sirvió como criada durante mucho tiempo. Los aspectos más sórdidos de la historia son tratados con elegancia, sin efectismos innecesarios. La esmerada realización de Hackford saca provecho a algunas elecciones estéticas arriesgadas, como la de fotografiar en tonos fríos y oscuros las partes de la historia que transcurren en el presente. En la interesante galería de personajes femeninos que presenta el film, le toca llevar el peso de la historia a una espléndida Kathy Bates, a la que da buena réplica Jennifer Jason Leigh. A pesar de que los personajes masculinos son más secundarios, vale la pena llamar la atención sobre el trabajo de un sobrio y eficaz Christopher Plummer, en un papel incómodo, que encarna con aplomo. 

6/10
Instinto maternal

1995 | Losing Isaiah

Khaila Richards (Halle Berry) es una joven drogadicta con muchos problemas. Debido a la vida que lleva, se ve obligada a abandonar a su hijo recién nacido, dando por perdida su vida. Pero el bebé es encontrado y se recupera en un hospital, donde la asistente social Margaret Lewin (Jessica Lange) le coge cariño y decide adoptarlo. Khaila continúa con una forma de vida que le está llevando a la perdición. Desesperada y sin ninguna salida, es arrestada durante un atraco y enviada a la cárcel. Allí entra en un programa de rehabilitación de toxicómanos, recupera la salud, las ganas de vivir, y, por supuesto, la ilusión por recuperar a su hijo. Pero han pasado más de tres años, y Margaret Lewin no está dispuesta a deshacerse de su pequeño. Se plantean entonces una serie de problemas legales y de complicadas cuestiones éticas y morales. Una película emotiva y muy poderosa, que provoca en el espectador un montón de sentimientos. La interpretación de Jessica Lange como Margaret es magnífica. El tema de la adopción que plantea la película está tratado con profundidad, con criterio, y con buen sentido.

5/10
Río salvaje (1994)

1994 | The River Wild

Una familia se dispone a pasar un fin de semana en el campo con motivo del cumpleaños de su hijo. Las vacaciones se verán interrumpidas por una banda de malhechores, que les harán prisioneros y además tendrán que vérselas con un río de aguas turbulentas. Inquietante y entretenido film de aventuras lleno de tensión, que no dejará respiro al espectador. Meryl Streep, siempre fantástica, interpreta a la valiente madre, que hará lo que esté en su mano para defender a su familia. Las escenas en el río, bajando los rápidos en la lancha son un regalo para los ojos y están repletas de acción. Dirige Curtis Hanson (L.A. Confidential, En sus zapatos), y a parte de la Streep, aparece, entre otros, Kevin Bacon, al que se le da muy bien hacer de malo.

6/10
Prohibido querer

1993 | Lost In Yonkers

Son los años de la Segunda Guerra Mundial. Jay (Brad Stoll) y Arty (Mike Damus) acaban de perder a su madre. Para afrontar los gastos de una larga enfermedad, Eddie, su padre, acepta un trabajo que le obliga a viajar. Los chicos se quedarán con la severa abuela (Irene Worth), dueña de una tienda de dulces, y con la tía Belle (Mercedes Ruehl), una mujer con un gran corazón pero algo mal de la cabeza. Este magnífico film muestra una interesante galería de personajes, que no son lo que parecen. Los dos chavales son eso, chavales, como lo demuestra su pasión por las golosinas. Pero madurarán en su nuevo ambiente familiar. La tía Belle demuestra ser el personaje más fuerte. A pesar de que pierde con frecuencia el hilo de sus razonamientos, sabe lo que quiere, reparte cariño a todos, y –¡sorpresa para todos! – está enamorada del acomodador de una sala de cine. La tía Gertie y Eddie se educaron en el miedo. Luego está el tío Louie (Richard Dreyfuss), envuelto en negocios turbios, la oveja negra de la familia. Pero a pesar de las aristas de estos cuatro hermanos, la abuela es el verdadero personaje patético del film: con el rostro agrio, controlándolo todo, es incapaz de querer. El dramaturgo y guionista Neil Simon ha adaptado para la pantalla su propia obra teatral, de gran éxito en Broadway, y que consiguió varios premios Tony. El guión reparte momentos dramáticos y humor, aunque lo preside un tono agridulce, en la tradición de las grandes obras teatrales norteamericanas. Martha Coolidge, que ya demostró pulso firme tras la cámara con El precio de la ambición, dirige con acierto a unos magníficos actores. Ruehl y Worth ya interpretaron la obra en el teatro; y en los nuevos actores destacan Dreyfuss y los espléndidos chavales Stoll y Damus. Una fotografía de hermosas tonalidades de época de Johnny E. Jensen y una dirección artística de David Chapman sacan un provecho óptimo del casi escenario único del film: el edificio que alberga la tienda de dulces. El peligro de que este escenario delatara en exceso el origen teatral del film se sortea con eficacia. Elmer Bernstein, con su banda sonora, está espléndido: como siempre.

6/10
Una mujer peligrosa

1993 | A Dangerous Woman

Martha (Debra Winger) es una joven extraña, algo retrasada, que vive con su tía Frances (Barbara Hershey). En sus vidas comienzan a acumularse acontecimientos. Martha es despedida de la tintorería donde trabaja. Frances participa en la campaña electoral de Steve, un político local del que es amante. Colin, un forastero, se ofrece a reparar el porche de la casa de Frances, destrozado por la engañada esposa de Steve. Stephen Gyllenhaal (El país del agua) consigue dar unidad al guión de su esposa Naomi Foner (Un lugar en ninguna parte). Pero la historia está tan traída por los pelos, el director la conduce con tal exasperante lentitud, es a veces tan descarnada... Resulta curioso que Kathleen Kennedy, productora habitual de Spielberg, se haya involucrado en el proyecto, poco comparable a otros en los que ha participado. Sin duda que lo más atractivo es el personaje central, muy bien interpretado por Debra Winger. A pesar de que Martha es brusca, destacan su sinceridad, su amor a la verdad y a la justicia, su lealtad. Ello puede verse en el suceso que desencadena su despido: no puede dejar de decir a un cliente que su chaqueta no ha sido lavada en seco, aunque eso suponga enfrentarse con su jefe. Precisamente esa inocencia algo inconsciente es la que atrae irresistiblemente a Colin. Pero dará lugar también a trágicos sucesos.

4/10
La tapadera

1993 | The Firm

Mitch McDeere (Tom Cruise) es un joven y ambicioso abogado, que ha conseguido su graduación en la prestigiosa Universidad de Harvard. Pronto comienza en un prestigioso bufete de abogados de Memphis, con un sueldo de aúpa. Él y su esposa, interpretada por Jeanne Tripplehorn, son felices con su trabajo y su acomodada vida. Pero una llamada del FBI viene a enturbiar sus felices días. Han descubierto que tras el, en apariencia pequeño bufete, se esconden un montaje para blanquear dinero de la mafia. Mitch se deja llevar por su honestidad, y se propone descubrir toda la verdad. Pero las cosas se complican por momentos, y Mitch tendrá que enfrentarse en una carrera contrarreloj a los resortes ocultos de la mafia. Un eficaz thriller dirigido por todo un especialista en el género, adaptación de la popular novela de John Grisham. La película más significativa de Pollack es Memorias de África (1983), por la que consiguió el Oscar como mejor director, pero también destaca Los tres días del cóndor (1975). Una película atractiva, con grandes dosis de tensión e intriga. Tom Cruise realiza aquí uno de sus papeles más creíbles.

6/10
Ciudadano Bob Roberts

1992 | Bob Roberts

Debut en la dirección del actor Tim Robbins, que hace una acendrada crítica del tantas veces circense mundo de la política. Para ello sigue la campaña del ciudadano Bob Roberts del título, un tipo que se presenta al Senado por el partido republicano, y que originalmente era cantante de canciones folclóricas, que se integran en la banda sonora del film.   La película no es ciertamente original, sigue la estele de los populistas protagonistas de Un rostro en la multitud y El candidato, que se llevan a la gente de calle, pero que realmente no tienen un programa nítido para mejorar las cosas en la sociedad. Robbins no sólo dirige, sino que firma el guión, protagoniza, y compone él mismo las canciones de su personaje. Ha contado con la intervención de muchos actores conocidos para pequeños papeles, en el fondo, cameos.

5/10
Passion Fish

1992 | Passion Fish

May-Alice es una actriz que se queda paralítica en un accidente de coche. Tras el suceso decide regresar a Louisiana, donde creció, pero su mal caracter hará insufrible la convivencia con las enferrmeras que la cuidan. Un día, acude a atenderla Chantelle, una enfermera con la que entablará amistad. Drama de una mujer que siente como sus sueños se truncan tras quedar inválida, pero que gracias al apoyo de la gente que esta con ella puede comprobar como la vida sigue y que puede superar sus miedos. Mary McDonnell optó al Oscar como mejor actriz, aunque finalmente se lo llevó Emma Thompson por Regreso a Howards End. Le acompaña en el reparto Alfre Woodard, notable también.

6/10
Ellas dan el golpe

1992 | A League of Their Own

En 1943, mientras los hombres jóvenes se encuentran luchando en la Segunda Guerra Mundial, la Liga de béisbol se ha quedado sin jugadores para realizar la competición. No obstante, repentinamente, un grupo de chicas irrumpe formando el que por entonces fue el equipo de béisbol más original de la historia. Ellas están dispuestas a dar el golpe. Con Tom Hanks a la cabeza, dando vida a un borracho, cínico y desencantado entrenador, y como destacadas jugadoras, Madonna y Geena Davis, estamos ante una más que divertida comedia dirigida por Penny Marshall (Despertares). Gracias a una cuidadosa ambientación y a una escogida banda sonora a cargo de Hans Zimmer, nos trasladamos de modo impecable a esos mágicos años cuarenta.

6/10
Sneakers (Los fisgones)

1992 | Sneakers

Martin Bishop (Robert Redford) es un veterano profesional que se dedica a probar los sistemas de seguridad de empresas y bancos, utilizando para ello la tecnología más avanzada. Su equipo está formado por individuos que tienen en común un pasado sospechoso. Dos agentes del gobierno les chantajean para obligarles a robar una caja negra, que contiene un buen número de secretos. Sin embargo, poco tiempo después, descubren que no les han contado toda la verdad y que se hayan tras algo mucho más importante de lo que creían. Un reparto de auténtico lujo protagoniza este trepidante filme sobre las nuevas tecnologías. Robert Redford (Dos hombres y un destino, Memorias de África) resulta el perfecto jefe del equipo, formado por nombres como Ben Kingsley (Gandhi, La lista de Schindler) o Dan Aykroyd (Los cazafantasmas, Paseando a Miss Daisy).

6/10
O Pioneers!

1992 | O Pioneers!

Cuando su padre muere a causa de una enfermedad, Alexandra Bergson hereda la finca de la familia. Ahora ella debe cuidar de esa hermosa tierra y no permitir que le sea arrebatada por ninguna persona, incluidos sus celosos hermanos. Pero Alexandra tendrá una pelea más difícil que librar cuando reaparezca un amor de su pasado para buscar encender la llama del romance. Protagonizada por la ganadora de dos Oscar Jessica Lange, este film dramático adapta la magnífica novela de Willa Cather ambientada en los campos de Nebraska en la época de los pioneros, en este caso inmigrantes llegados de los países escandinavos.

5/10
Ciudad de esperanza

1991 | City of Hope

Nick es el hijo de un constructor de éxito que vive en una pequeña localidad norteamericana. Su vida ha sido fácil hasta el momento y tiene todas las papeletas para triunfar en el futuro. Sin embargo, se rebela contra las ideas de su padre y, pronto, se ve envuelto en un robo para poder pagar sus deudas. Pronto estallará la violencia racial en el lugar. Una de las mejores películas escritas y dirigidas por John Sayles (Lone Star, Hombres armados), que como es habitual, se apoya en un guión redondo, debido a que su primera ocupación fue la de guionista. Y Sayles, que esta vez se reserva un papel, saca lo mejor del variado reparto.

6/10
Son of the Morning Star

1991 | Son of the Morning Star

Interesante y cuidada producción televisiva, estrenada en dos partes en la pequeña pantalla. Recoge la historia del célebre enfrentamiento entre el General Custer y el jefe indio sioux Caballo loco en la batalla de Little Big Horn. En esa mítica lucha los guerreros indios aplastaron a la caballería yanqui aniquilando a todos sus componentes, incluido Custer. En este caso, la historia está basada en el libro escrito por Evan S. Connell y el guión es obra de Melissa Mathison, que alcanzó celebridad con el libreto de E.T., el extraterrestre. La película recoge no sólo la batalla, sino sobre todo, los acontecimientos previos y las difíciles relaciones entre el ejército de los Estados Unidos y las tribus indias, al igual que sucedía con la clásica Murieron con las botas puestas. La novedad es que aquí se adoptan diferentes perspectivas de dos mujeres. El reparto es consistente, aunque el protagonista Gary Cole no tenga demasiado atractivo. Destaca Rosanna Arquette.

6/10
Lethal Innocence

1991 | Lethal Innocence

Una niña camboyana es adoptada por un matrimonio estadounidense. Ellos están encantados, hasta que la niña utiliza todas sus armas para que sus padres adoptivos se traigan a Occidente al resto de parientes que han quedado en Camboya. Se trata de un telefilm que trata el problema de los refugiados y las adopciones que siguen a las tragedias humanas. Destaca el trabajo de Brenda Fricker como una funcionaria de la ONU.

4/10
Memphis Belle

1990 | Memphis Belle

El boeing B-17, también llamado 'Memphis Belle', fue un poderoso avión bombardero, muy relevante en la II Guerra Mundial, que protagonizó 25 misiones de combate. El mérito lo tuvieron los miembros de la tripulación que estaban al cargo, que sobrevivieron a todas las hazañas. La película de Michael Caton-Jones hace un homenaje a este boeing tan especial y cuenta entre el reparto con actores como Matthew Modine (Birdy), Tate Donovan (O.C.), Billy Zane (Titanic), o Sean Astin (El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo), entre otros. Espectaculares imágenes en un film basado en el documental de William Wyler, Memphis Belle (1944).

6/10
La fuerza de un ser menor

1988 | Dominick and Eugene

Gino es un joven que se está sacando la carrera de medicina, mientras su hermano, Nicky, un ser bueno e inocente que sufre un pequeño retraso mental trabaja como basurero para pagarle los estudios a Gino. Ambos mantienen buena relación y Gino siempre protege a su hermano de todos los que le insultan o maltratan. Los dos sienten una mutua necesidad, pero el conflicto surgirá cuando Gino decida marcharse para seguir estudiando fuera. Tierno y conmovedor drama sobre dos hermanos muy distintos pero con un fuerte vínculo entre ambos. Un secreto oculto se irá desvelando a lo largo de la historia y marcará la relación entre los personajes. Protagonizan Ray Liotta (Identidad) y Tom Hulce (Amadeus), por cuya interpretación fue nominado a un Globo de Oro.

5/10
Ocho hombres

1988 | Eight Men Out

Buck y Hap son dos jugadores de Baseball que comienzan a jugar con muchas ganas en el equipo de los Chicago White Sox, más conocido como los 'medias blancas' y uno de los mejores de América. A pesar del mal trato recibido y de la baja compensación económica, los jóvenes aceptan los chanchullos del magnate Charlie Comiskey, el cual busca ganar dinero haciendo trampa. Pero unos periodistas investigarán el caso. Entretenida película deportiva que destripa los entresijos del mundo del deporte y su gente, donde los hay honrados pero también corruptos. La historia está basada en el caso real de 1919, donde 8 jugadores aceptaron dinero por dejarse ganar y esto fue todo un escándalo para la opinión pública. John Cusack, Christopher Lloyd, Charlie Sheen o David Strathairn son algunos de los rostros que protagonizan la película. Dirige John Sayles (El secreto de la isla de las focas).

5/10
Un señorito en Nueva York

1988 | Stars and Bars

Un inglés experto en arte inicia un viaje por Norteamérica para encontrar una obra de Renoir. En su búsqueda nada saldrá como estaba previsto pues en su camino se cruzará con los personajes más variopintos. La película merece la pena simplemente por el hecho de ver al gran Daniel Day-Lewis en un papel cómico, un género que brilla por su ausencia en su filmografía.

4/10
Almas perdidas

1987 | Broken Vows

Un sacerdote pasa por un momento caracterizado por las dudas y la falta de fe. Todo esto se acentúa cuando decide ayudar a una novia a vengar la muerte de su amado. Una película que mezcla drama y misterio y que narra una historia con tintes románticos. La película está protagonizada por Tommy Lee Jones (En el valle de Elah) y Annette O'Toole (Aquí en la Tierra).

4/10
Hombres frente a frente

1986 | At Close Range

Brad es un ladronzuelo de poca monta que quiere prosperar en el "negocio", así que está esperando a reunir el suficiente dinero para salir de Pensylvania e ir en busca de su padre, un experto ladrón, implacable y eficaz. Cuando se reencuentra con él, poco a poco comprueba como la vida delictiva le puede llevar a un pozo sin fondo y que los hurtos mezclados con asesinato ya son palabras mayores. Thriller bien rodado por parte de James Foley (Cámara sellada) que mantiene el interés hasta el final. Sean Penn interpreta a un delincuente juvenil, y el actor no cambia su cara de malo en toda la cinta, lo cual le iba muy bien al personaje de este joven que acaba enfrentado a su padre, un correcto Christopher Walken.

5/10
Silkwood

1983 | Silkwood

Una mujer (Meryl Streep), de vida monótona, trabaja en una planta nuclear. Un día recibe una exposición prolongada de plutonio, con lo que empieza a reclamar mayores medidad de seguridad en el trabajo. La película está basada en la vida personal y profesional de Karen Silkwood, muerta en extrañas circunstancias cuando estaba en plena lucha contra los poderosos intereses que controlaban la planta nuclear. Silkwood consiguió cinco nominaciones en los Oscar y cuatro en los Globos de oro, resultando premiada Cher como mejor actriz secundaria..

7/10
Loco de amor

1983 | Lovesick

Comedia romántica con toques fantásticos muy a la americana. La historia nara cómo un psiquiatra se hace cargo de una serie de pacientes de un compañero fallecido. Hay muchos casos, unos más complicados que otros, como el de una joven que desea estrenar una obra de teatro. El doctor se enamorará perdidamente de ella y recibirá la visita de nada menos que del fantasma de Sigmund Freud (grande Alec Guinness), el cual le guiará en el modo de actuar. El resultado, pese a ser algo original, no pasa de discreto y ha enmohecido con el paso del tiempo, tanto en temática como en puesta en escena. Cuenta eso sí con un gran reparto, muy variado, con jugosos papeles secundarios.

4/10

Últimos tráilers y vídeos