IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas del género Cómic

(2008) | 142 min. | Ciencia ficción | Cómic
En vísperas del tercer milenio, el mundo se ha convertido en un lugar bastante inhóspito. Abundan los atentados y los virus letales, y una secta de alcance global liderada por un tal Amigo cuenta con muchos adeptos que han perdido su personalidad. En este contexto Kenji, un guitarrista de rock fracasado, se reúne con sus antiguos amigos de la infancia en una reunión de su antiguo colegio. Y empiezan a caer en la cuenta de que muchos de los sucesos apocalípticos que se vienen sucediendo fueron anticipados por el Libro de las Revelaciones que formaba parte de sus juegos infantiles. Como allí se hablaba de ellos mismos como los 20th Century Boys, asumirán su responsabilidad de elegidos para salvar al mundo.Primera entrega de la ambiciosa trilogía que adapta el manga de Naoki Urasawa, creado en 1999 y desarrollado a lo largo de casi diez años. Se trata de una entretenida saga apocalíptica con muchos elementos de interés, como las nostalgia de la vida de infancia, y la importancia de descubrir y desempeñar el papel que a cada uno toca en el mundo. El director nipón Yukihiko Tsutsumi se ha empeñado en ser muy fiel al cómic de su compatriota Urusawa, y de hecho afirma haberlo tenido como referencia a modo de storyboard. El film está muy cuidado en su aspecto visual, con una estética expresionista donde abundan los grandes angulares, picados y contrapicados. No faltan los momentos solemnes, que dan un aire épico muy singular a las vicisitudes de los personajes, empeñados en su misión heroica.
6/10
(2009) | 139 min. | Cómic | Ciencia ficción
Segunda entrega de la adaptación del manga de Naoki Urusawa. Después de los terribles hechos de la Nochevieja sangrienta, en la entrada del tercer milenio, los Century Boys que lideraba Kenji parecen ser historia. Amigo se ha hecho dueño y señor de Japón, y es respetado por las autoridades del mundo mundial, desde el presidente de Estados Unidos al secretario general de la Onu, pasando por el Papa. En esta tesitura Kanna, la sobrina de Kenji, trabaja de camarera, pero podría tener que jugar un papel cara a salvar al mundo, al que los virus letales y la destrucción completa siguen amenazando en vísperas de la inauguración de la Expo de 2015. La trama futurista de Urusawa se complica, con la entrada en escena del nuevo libro de profecías, y las dudas sobre la identidad de Amigo. Lo más llamativo son las nuevas referencias apocalípticas que parecen apuntar al Anticristo, con muerte y resurrección de determinado personaje mostrado todo ello de modo solemne e inquietante. Continúa la acción trepidante, el buen acabado visual, y cierta violencia gore, aunque bastante estilizada, sobre en torno al personaje de un travesti. Llama la atención la presencia de la bonita canción “Bob Lennon”, que tendría una presencia decisiva en la siguiente entrega de la saga.
6/10
(2009) | 156 min. | Ciencia ficción | Cómic
Conclusión de la trilogía que adapta el manga de Naoki Urusawa. En el año 2017, la “milagrosa” resurrección de Amigo, y un virus que mató a la tercera parte de la población mundial, han afectado de modo definitivo a todo el planeta. Por si fuera poco, Amigo anuncia nuevas catástrofes para el próximo 20 de agosto, lo que tiene desanimada a la resistencia subterránea al tirano. Una Kanna desesperada llama a la resistencia armada, pero podría haber una forma más pacífica de salvar al mundo... si el supuestamente muerto Kenji todavía viviera y aunara a todos los hombres con su guitarra y una canción. Yukihiko Tsutsumi sabe terminar la saga con escenas espectaculares que implican a un gran robot y a unos platillos volantes, además de los efectos de un virus letal. Pero en esta ocasión lo más interesante es la necesidad de redimirse que tienen todos los personajes, y que podría acabar afectando incluso al villano amigo. De nuevo, como sobre todo en el primer film, se insiste en dibujar la infancia de los personajes, y cómo la crueldad de un niño puede marcar a otro de modo inesperadamente terrible. Además, hay una curiosa reflexión sobre por qué el siglo XX fue tan terrible, y cómo sus efectos de desprecio de la dignidad humana todavía perduran.
6/10
(2007) | 117 min. | Cómic | Acción | Aventuras | Bélico
Adaptación del conocido cómic de Frank Miller, que narra el enfrentamiento de los 300 guerreros espartanos del título, comandados por el rey Leónidas, contra las numerosísimas tropas del decadente monarca persa Jerjes, en la Batalla de las Termópilas, acontecida en el 480 a.C. El film ofrece un montón de combates bestiales, con el telón de fondo del amor ardiente de la reina Gorgo, las intrigas palaciegas en Esparta alentadas por un tipo vendido, y la traición de otro personaje feo, feísimo, que se diría un cruce de Gollum y el jorobado Quasimodo. Muy vistosa... Muy, muy violenta... Y muy, muy, muy hueca. Después de tropezar en el cine que intentaba seguir la estela de Gladiator con Troya y Alejandro Magno, Warner, sin saber cómo, ha arrasado en taquilla con esta nueva incursión en el cine épico. Eso sí, escarmentada la productora, había contratado a un director desconocido y un reparto baratito, por si las moscas. No hay mucho que contar sobre el film. Mucho efecto digital y fotografía irreal, que son resultones pero empiezan a cansar; batallas con todo tipo de guerreros crueles y deformes; mucha flecha al estilo 'martirio de San Sebastián' y mucha cabeza decapitada; unos cuantos discursos supuestamente vibrantes; subtrama romántica, a ver si el público femenino entra al trapo... ¡Y hala!, a ver qué pasa. Y el 'qué pasa' es un film donde al heroísmo le falta consistencia, capacidad de conmover: no se sabe muy bien qué ideales son esos que mueven a los espartanos; pero que se ha estrenado en el momento adecuado para hacer diana en la taquilla.
4/10
(2015) | 100 min. | Cómic | Acción | Fantástico Tráiler
Reed Richards, niño prodigio despreciado por su malvado profesor, logra crear un teletransportador con la ayuda de Ben, su mejor amigo. Al joven portento le ficha una gran empresa de desarrollo tecnológico. Allí, construye junto a otros tres genios una máquina capaz de viajar a una dimensión paralela llena de recursos energéticos que prometen salvar la tierra. El resto de la historia es de sobra conocida: accidente, superpoderes y salvar al mundo. Diez años después de su aparición en la gran pantalla, "Los 4 Fantásticos" de los comics Marvel se reinventan y vuelven a la cartelera. Esta vez lo hacen de la mano de Josh Trank, joven director que sorprendió con Chronicle y que se presentaba como ideal para relanzar una franquicia que entró con mal pie en Hollywood. Pero al contrario que en su ópera prima, donde el presupuesto se exprimió al máximo, esta cinta es un derroche sin sentido ni dirección. El gran problema del guión es la estructura del guión: la mayor parte del metraje es una introducción para un conflicto que se resuelve en apenas veinte minutos. Además, la película no encuentra su tono: ni es graciosa, ni seria. Tampoco tiene escenas de acción trepidantes. Seguro que algún problema de Trank con la productora tiene que ver, y mucho, en esta indefinición. Da la sensación de que lo que vemos en pantalla es el resultado de una lucha de egos que no satisface a nadie. El apartado visual de la película tampoco se salva: normal en su conjunto pero feo al final. Ni las escenas de acción ni el diseño del villano están a la altura de lo que se le exige al género de superhéroes. Menos mal que el reparto, joven y carismático, y el efectivo arranque de la cinta logran que Cuatro Fantásticos sólo sea un fiasco parcial. No es un completo desastre ni una verguënza, sólo una película que no funciona. Quizá por su falta de experiencia en grandes producciones, Trank, no ha sabido gestionar lo que tenía entre manos. Y es una pena. Disponía de un buen reparto y de la oportunidad de hacerse un nombre en la industria relanzando una saga muerta. No sabemos si este joven director conseguirá proyectos de calidad a partir de ahora, pero está claro que esta película siempre será un borrón en su carrera.
4/10
(2012) | 0 min. | Ciencia ficción | Cómic
Un futuro postapocalíptico, en que la mitad del planeta ha quedado inhabitable por una llamarada solar. En este mundo surge un grupo de buscadores de tesoros que se dedica a rescatar obras de arte y otros objetos importantes de la mitad abandonada del planeta a cambio de un precio. Durantes estas cacerías de tesoros deben enfrentarse con buscadores rivales y supervivientes de la radiación, quienes han mutado extrañamente.
(2015) Serie TV | 320 min. | Cómic | Acción | Fantástico | Thriller
Una de las múltiples series que surgen del universo Marvel y sus cómics. Sigue las andanzas de Peggy Carter tras el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando debe superar la pérdida de su amado, el capitán América, a quien cree muerto. Mientras trabaja en una agencia gubernamental, la Reserva de Ciencia Estratégica, donde sus compañeros masculinos la relegan a trabajos de segunda, empieza a trabajar de modo encubierto para tratar de recuperar varios artefactos de guerra fabricados por Howard Stark, quien es perseguido por alta traición; para ello cuenta con la ayuda del mayordomo de Stark, Edwin Jarvis. Aunque pasablemente entretenida, y atravesada de un aire retro a la hora de contar las aventuras de esta inesperada espía, resulta el conjunto un tanto anodino, con demasiadas escenas de acción poco imaginativas, y un desarrollo de personajes bastante elemental, incluido del Jarvis, que pretende ser un contrapunto cómico, pero que no tiene excesiva gracia.
5/10
(2013) Serie TV | 900 min. | Cómic | Acción | Fantástico | Animación
Joss Whedon, creador de diversas series, se coronó como gran gurú de los apasionados del fantástico y los superhéroes como director de Marvel Los Vengadores. Su regreso a la televisión, Agentes de S.H.I.E.L.D., viene a ser una especie de spin-off del espectacular film que reunía a los principales superhéroes de la editorial especializada en cómics. Tiene como protagonista a Clark Gregg, de nuevo como el agente Philip Coulson, que apareció en varias adaptaciones de personajes de Marvel, desde Iron Man, y cuya supuesta muerte en Marvel Los Vengadores, tenía gran importancia en la trama, pues Nick Furia (Samuel L. Jackson) enseñaba a los protagonistas sus cromos ensangrentados, lo que les motivaba para trabajar unidos cuando parecía que no lo tenían muy claro. Pero en Agentes de S.H.I.E.L.D. se desvela que el fallecimiento de Coulson fue un ardid tramado con Furia para dar a los superhéroes el estímulo que necesitaban. Así que éste en realidad sigue vivo y se hace cargo de un grupo de superespías, compuesto por la agente experta en artes marciales Melinda May, el asocial Grant Ward, la hacker Skye, el experto en tecnología Leo Fitz y la científica Jemma Simmons. Juntos tendrán que hacer frente a la aparición de sujetos incontrolados con poderes, y a otras amenazas inesperadas. Si se compara con el espectacular film rodado por Whedon para la gran pantalla, sabe a poco. Además, carece de originalidad y recuerda entre otros modelos a su serie más conocida, Buffy, la cazavampiros, también en torno a un grupo de variopintos personajes con líder carismático que perseguían a personajes sobrenaturales. En un momento de saturación de propuestas para la pequeña pantalla, carece de esa chispa distintiva que por otra parte cada vez escasea más. Sus personajes, al menos en un principio, resultan un tanto esquemáticos y hasta pueriles. Pero se agradecen los golpes de humor, muy distintivos de Whedon, que escribió y dirigió el episodio piloto. Además, se apoya la táctica propia de Marvel de relacionar estrechamente todos sus productos, lo que acaba enganchando a los espectadores. Y la riqueza del universo de la editorial podría dar pie a historias lo suficientemente convincentes. También sorprenden ocasionalmente cameos de actores como Samuel L. Jackson (Nick Furia) o Cobie Smulders (Maria Hill).
5/10
(2018) | 122 min. | Cómic | Acción | Aventuras Tráiler
Estamos en el siglo XXVI es una sociedad distópica, la guerra con los marcianos 300 años atrás ha dejado profunda huella en la Tierra. En la ciudad aérea de Salem vive una élite inalcanzable, mientras que en tierra firme se encuentran los parias, un conjunto abigarrado de seres humanos, los cárnicos, y de cyborgs, que tiene partes de su cuerpo artificiales. En Iron City, en la zona de desguace, el doctor Ido experto en curar a cyborgs encuentra los restos de la desechada Alita, con un cerebro humano en perfecto estado, y a la que reconstruye en su clínica. Cuando logra que despierte, ella, de aspecto adolescente, no recuerda nada de su pasado, pero pronto sale a la luz que posee cualidades muy especiales, sus dotes físicas son realmente extraordinarias, propias de una guerrera; lo que no quita para que destaquen en Alita unos sentidos muy acendrados de la bondad, la lealtad y la justicia, como se advierte en sus relaciones con esa figura quasi paterna que es el doctor Ido, o con su nuevo amigo Hugo, que le guía en ese mundo hostil, donde se siente muy atraída por un deporte muy popular, el Motorball. Trepidante adaptación del manga de Yukito Kishiro, que ya antes había conocido una versión como serie de anime no demasiado apreciada por los fans. Teniendo detrás la mente creativa de James Cameron, que ejerce como coguionista y productor, puede imaginarse que técnicamente Alita: Ángel de Combate alcanza una perfección inusitada en sus aspectos visuales, tanto en el uso de efectos especiales CGI como en la presentación del 3D, usado con tanta inspiración como en Avatar, el proyecto que tan enfrascado le tiene, da la impresión de que el resto de su carrera sólo dirigirá las secuelas de ese film. Para la dirección, Robert Rodriguez se revela como una acertada elección, pues se nota que el cineasta de origen hispano admira la fuente original, y que posee un talento especial para el cine de acción. Estamos ante un film donde el entretenimiento de calidad es la meta principal, meta que se alcanza sobradamente. La recreación del universo futurista es espectacular, con muchísimos detalles, grandes planos generales de Iron City con edificios semiderruidos o del estadio donde se juega al Motorball. También es fabulosa la calidad y movimiento de los cyborgs, la simbiosis de las partes puramente mecánicas o de robots, con las humanas, manos o rostros, en muchos casos tratados visualmente, como los espectaculares ojos de Alita, todo un homenaje a los clásicos de los personajes del anime, con su redondez saltona. Y las peleas, persecuciones, etcétera, están muy logradas, nada que ver con el cansinismo de ciertas perezosas producciones de acción, está todo muy bien estudiado para asegurar la diversión. Quizá alguno considere que los elementos que componen la trama son muy sencillos o arquetípicos, pero sea como fuere, lo cierto es que funcionan a las mil maravillas. La chica sin memoria que necesita arraigar en algún sitio, conocer el sentido de su vida; los padres sacudidos por una tragedia que les marcó para siempre; los sentimientos paternales y filiales entre Ido y Alita, al modo de una revisión moderna del cuento de Pinocho; la élite controladora de los parias desde la distancia, sin mezclarse nunca con ella; los cazarrecompensas y demás tipos duros; el amigo que decepciona, pero donde siempre cabe el perdón. Rosa Salazar, abonada a las sagas distópicas –Divergente, El corredor del laberinto– asume con aplomo el protagonismo del film y logra hacer creíble la mezcla de pureza y fuerza de su personaje; y funciona muy bien el resto del reparto, incluidos tres oscarizados secundarios de lujo, Jennifer Connelly, Mahershala Ali y Christoph Waltz.
7/10
(2015) | 90 min. | Cómic | Comedia Tráiler
Adolfo no atraviesa su mejor momento. Segurata de 30 años, su novia Katia ha decidido dejarle para irse a la India, pues le considera un tipo aburrido y gris, y ella anhela un poco de aventura. Pero pronto ambos sabrán lo que son las emociones fuertes, cuando se enteran de la identidad secreta del padre de él, Anacleto, agente secreto, y no un payés charcutero. Pues su mortal enemigo, el malvado Vázquez, enterado de que Anacleto tiene un hijo, decide ir contra él, para golpearle donde más le pueda doler. Adaptación fílmica de las historietas cómicas de Anacleto creadas por Manuel Vázquez en 1964 para la editorial Bruguera, que parodiaban las películas de espías. La brevedad de las mismas no permitía una traslación estricta –aunque hay un esfuerzo en aspectos como el villano, el pitillo de Anacleto, el desierto no sabemos di del Gobi o la recreación retro y costumbrista de ministerio gris que caracteriza a la agencia de espías–, pero el guión de los televisivos Pablo Alén, Breixo Corral y Fernando Navarro, más la puesta en escena del director de Promoción fantasma, Javier Ruiz Caldera, logra un resultado bastante entretenido: al espectador se le entrega un vistoso espectáculo de acción, con toques de humorada negra. Y aunque el arranque hacía presagiar lo peor, con situaciones y porrazos tontorrones, a medida que transcurre el metraje la narración va encontrando su tono, con pasajes surrealistas verdaderamente desternillantes, como el del suero de la verdad. Funcionan bien una serie de elementos narrativos –la no-relación de padre e hijo, la ruptura de la novia, el apoyo del amigo y hermano de la novia, la actuación del jefe, la venganza del villano– y el espíritu gamberro transgresor, que no teme plantear que un perro, ¡sapristi!, pueda sufrir daños –o un humano protagonista, vaya–, que un personaje ¡fume!, u otras sorpresas que rompen el saque. Más discutible es algún detalle zafio o la violencia gore, que se dirían tributos a Torrente que no hacen recomendable el film para los más jóvenes, aunque prime otras veces el espíritu de Mortadelo. Hay que aplaudir el casting de la cinta. Son creíbles Imanol Arias y Quim Gutiérrez como padre e hijo, y Alexandra Jiménez como la novia, y tienen un rato de gracia los secundarios, sobre todo Berto Romero, el amigo, pero también Carlos Areces y Emilio Gutiérrez Caba.
6/10
(2015) | 116 min. | Cómic | Acción | Aventuras | Fantástico Tráiler
El doctor Hank Pym, temeroso de que sus investigaciones sobre reducción de personas y objetos, comprimiendo distancias atómicas, pudieran ser utilizadas indebidamente, se retiró asegurando que no había alcanzado resultados satisfactorios. Para pasan los años y su discípulo Darren Cross, un tipo sin demasiados escrúpulos, está muy cerca de lograr lo mismo que su mentor. Asociado con su hija Hope, Pym decide confiar en Scott Lang, un habilísimo ladrón recién salido de la cárcel, separado y con una hijita, que quiere llevar una vida honrada: enfundado en un traje muy especial, y con la inesperada complicidad de unos poderosos insectos, las hormigas, deberá llevar a cabo una misión que desbarate los planes de Cross. El universo de los superhéroes Marvel sigue expandiéndose en las pantallas de cine, y en este caso, grata sorpresa, la adaptación de “Ant Man”, personaje de cómic creado por Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, tiene su punto novedoso, no se limita a servir la habitual ración de escenas de acción y sofisticados efectos especiales. Por supuesto que ésta no falta, y además rayando la perfección técnica, sobre todo en el magnífico clímax; pero siempre ayudando a una historia bien trabada, que combina de modo muy equilibrado el abundante sentido del humor, el clasicismo de la serie B, el toque familiar con niña incluida y las típicas historias de robos sofisticados. En la apuesta por la comedia se nota la mano del propio protagonista, Paul Rudd, que también ha recibido crédito como coguionista, el actor hace el ganso de un modo muy natural, y contagia su aire de pringadillo a la banda con la que debe infiltrarse en un edificio, de la que forman parte actores como Michael Peña, o a sus socios en la aventuras, padre e hija encarnados por Michael Douglas y Evangeline Lilly. Pero no le concedamos a Rudd todo el mérito de las risas, pues en el guión también han participado Edgar Wright (Arma fatal) y Joe Cornish (Attack the Block), y que pergeñaron juntos el libreto de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio. Se nota su aportación y el ritmo conseguido es agilísimo, además de que los golpes de humor, a veces arriesgados por su descoloque, funcionan. Por su parte, las bromas y guiños en torno a los Vengadores y resto del universo Marvel harán las delicias de los fans. Resulta curioso constatar cómo pueden funcionar personajes sencillos, cuando están bien descritos, sus escenas aportan algo, y los actores que los encarnan están bien escogidos. A este respecto, además de a los ya citados, cabe mencionar a los encargados del villano de la función, Corey Stoll, de la ex y la hija del protagonista, Judy Greer y la pequeña Abby Ryder Fortson, del nuevo papá, Bobby Cannavale, y del empresario sin escrúpulos, Martin Donovan. Hasta un director que en el pasado no había entregado películas como para tirar cohetes –lo mejor de Peyton Reed hasta la fecha era una comedia, Abajo el amor–, está a la altura del material que tiene entre manos.
7/10
(2018) | 118 min. | Cómic | Acción | Comedia Tráiler
Scott Lang, más conocido como Ant-MAn, permanece en arresto domiciliario tras haber colaborado en Alemania con el Capitán América, mientras el agente del FBI Jimmy Woo mantiene la esperanza de que colabore revelando el paradero del doctor Hank Pym y su hija Hope, que con su traje de superpoderes adopta la forma de La Avispa. En realidad ignora dónde se encuentran, pero ambos contactan con él cuando tiene un extraño sueño que podría ser la clave para dar con la esposa y madre Janet a la que perdieron tiempo atrás, cuando se sacrificó desafiando las leyes de la mecánica cuántica hasta adquirir el tamaño de partícula subatómica, y así evitar la explosión de un arma nuclear. Hank está desarrollando en un laboratorio, que puede ocultar dándole “tamaño bolsillo”, un túnel cuántico que podría devolverle a Janet, desaparecida durante casi 30 años. Peyton Reed sorprendió con Ant-Man, una de superhéroes Marvel que rompe un patrón de películas de tipos con poderes que empieza a ser cansino. Con esta secuela prueba que ese film no fue fruto de la casualidad, la fórmula funciona, y aquí vuelve mejorada y aumentada-reducida, según sea el caso. Lo que tiene bastante mérito cuando uno ve en los títulos de crédito que han participado hasta siete personas en la escritura del guión. Ant-Man y la avispa exhibe una trama bien armada, donde hasta tres grupos de personas muestran interés en hacerse con el túnel cuántico –el doctor, su hija y Scott; Fantasma y su protector-rival del doctor, que trata de resolver el desfase cuántico de la primera; y un grupo de mafiosos traficantes de armas–, más un cuarto y un quinto de propina, el FBI, torpes, y los componentes de la empresilla de Scott, estupendos secundarios. Y están además los núcleos familiares que pueden coincidir con los mencionados grupos o solaparse. Por lo demás, hay un ritmo trepidante en un argumento que no se para un momento, en que es vital controlar el túnel cuántico, y despistar al contrario. Y aquí dan muchísimo juego los efectos visuales, donde conviven lo grande y lo pequeño, con las imágenes de agrandamiento y encogimiento en medio de las persecuciones, que funcionan a la perfección, resulta una gozada verlas. La película es ejemplar en el uso de los efectos, que no consisten en puro embarullamiento, sino que están al servicio de la trama. También los de Fantasma, o los viajes cuánticos, que quizá a ratos quieren rendir homenaje, salvando todas las distancias, a 2001, una odisea del espacio. Un trama de este tipo, pura diversión, no exige interpretaciones memorables. De todos, todos se esmeran y parecen haber disfrutado con la función, incluso los actores más secundarios. En cualquier caso hay que destacar la escena en que Scott debe ejercer de antena de Janet, las interpretaciones de Paul Rudd, Michael Douglas y Evangeline Lilly en ese momento son fantásticas, se evita el ridículo y se ofrece cumplida diversión, una tónica, el sentido del humor, muy presente, sin empalago. Otro actor que proporciona abundantes risas es Michael Peña, prueba de la pujanza de los actores hispanos en Hollywood.
7/10
(2018) | 143 min. | Cómic | Acción | Fantástico Tráiler
1985, Maine. Un farero encuentra a una mujer inconsciente arrastrada por las olas. Resultará ser Atlanna, princesa del reino submarino de Atlantis, que ha huido de un matrimonio no deseado. Con los años el amor entre el farero y la princesa les dará un hijo, Arthur. Treinta años después el rey de Atlantis, Orm, pretende reunir bajo su mando a todos los reinos submarinos, proclamarse Amo de los Océanos, y declarar la guerra al mundo terrestre. La princesa Mera, su prometida, solicitará entonces la ayuda de Arthur, el único ser que puede impedirlo. Primer largometraje que adapta las aventuras del personaje de Aquaman, que apareció por primera vez en los cómics de DC en 1941. Creado por Paul Norris y Mort Weisinger, más tarde el personaje protagonizaría sus propias historias en los años 50 y poco después se haría célebre al ser parte de la Liga de la justicia. Que el hábitat del superhéroe sea el acuático ha impedido sin duda durante muchos años un traslado convincente a la pantalla, algo que ahora es ampliamente posible gracias al dominio de los efectos especiales. Aquaman se une así a sus colegas de DC –Batman, Superman, Wonder Woman, El escuadrón suicida– para repartirse la taquilla comiquera con sus rivales de Marvel. Poco a poco las fuerzas se equilibran. El director James Wan, que hasta el momento había sobresalido en el género del terror (Saw, Expediente Warren, Insidious), aparca los sustos para ofrecer esta vez un espectáculo lleno de acción y fantasía, que da poco respiro durante las más de dos horas de metraje. Tras una leve presentación en la superficie, pronto seremos trasladados al fondo del mar en donde las conspiraciones y los enfrentamientos darán comienzo. La trama alternará entonces sin descanso escenarios terrestres –desierto del Sáhara, Sicilia– y acuáticos –Atlantis, Reino de la Fosa–, hasta la apoteósica batalla final en el fondo del océano. Quizá la primera parte del film sea la más floja, en donde se pasa rápidamente de un personaje a otro sin apenas detenernos, generando un prólogo submarino que es un batiburrillo ligero y poco claro. Los diferentes reinos del mar y sus reyes respectivos se muestran con simples brochazos e incluso los piratas de la primera escena no parecen poseer demasiada entidad. Pero el guión de David Leslie Johnson-McGoldrick y Will Beall se recompone correctamente al cabo de los minutos cuando la trama avanza por caminos más tradicionales, que retrotraen a las grandes obras épicas de la mitología: el héroe ha de cubrir varias etapas en la búsqueda del tridente de Atlan, una especie de vellocino de oro para cuya posesión hay que superar una serie de pruebas. Hay además elementos que recuerdan otros seres mitológicos, como la aparición del gigantesco Karathen, una especie de monstruoso Kraken imposible de abatir. Todo el film es un despliegue desmedido de efectos especiales. El estilo de éstos es poco realista, algo que ya podemos apreciar en la sorpresiva e inicial escena guerrera de Nicole Kidman, y que luego se constata especialmente en el ambiente submarino, en donde a ratos parece que estamos ante dibujos animados, tal es el juego de luminiscencias, reflejos de colores y cabriolas que las criaturas ejecutan en el medio líquido. Lamentablemente este aparato visual va en detrimento de la concepción de los personajes, que en general están muy pobremente perfilados. Por ejemplo, se echan de menos más escenas del entrenamiento infantil y juvenil del protagonista, de su crecimiento, de sus conflictos. Pero también ocurre eso con los demás personajes. Además, por si eso fuera poco, la espectacularidad de luces y relámpagos marinos es inversamente proporcional a la tensión y la intriga que provocan. Y también puede resultar agotador el enfrentamiento entre Orm y Aquaman, que recuerda la interminable batalla a puñetazos entre Superman y el general Zod en El hombre de acero. Quizá por eso la mejor secuencia sea la persecución en Sicilia. La banda sonora, potentísima, está muy presente, e incluye algunas versiones de canciones modernillas que dan el pego, aunque entre todas ellas destaca el tema de los créditos "Everything I Need", de Skylar Grey. Entre tanta parafernalia técnica, lógicamente las interpretaciones tienen escaso recorrido, aunque es justo afirmar que Jason Momoa cumple con creces. Es un magnífico Aquaman, una mole de músculo con un punto de humor que en general cae bien, pese a que no es precisamente un actor shakespeareano. Nicole Kidman y Amber Heard, en sus más limitados papeles también hacen un correcto trabajo.
6/10
(2011) | 89 min. | Cómic | Animación
  Primer largometraje como director de Ignacio Ferreras, que ha colaborado en los 'storyboards' de Asterix y los vikingos y la serie Rugrats. Le produce Manuel Cristóbal, todo un veterano de la animación hispana, pues ha estado detrás de títulos como El bosque animado, El sueño de una noche de San Juan, o El lince perdido. Ambos acometen la adaptación de la novela gráfica homónima de Paco Roca, con la que ganó el Premio Nacional de Cómic en 2008. Han logrado la hazaña de colarse entre los finalistas a los premios Annie, los más importantes del mundo de los dibujos animados, y entre los 18 finalistas previos a las nominaciones para el Oscar al mejor largometraje animado. Emilio ha pasado toda su vida trabajando duramente, como director de una sucursal bancaria de barrio, para sacar adelante a su familia. Pero tras jubilarse, sufre pérdidas de memoria, y se ha convertido en una carga para su hijo y su nuera, que deciden enviarle a una residencia de ancianos, donde estará mucho mejor atendido. El sitio tiene pocas posibilidades, pues los otros internos se limitan a dormir y comer, no se sabe muy bien si se puede cambiar el canal de la televisión que siempre muestra documentales de animales, la piscina parece instalada únicamente para impresionar a los hijos de los residentes, etc. Pero Emilio entabla amistad con Miguel, un pícaro abuelillo que aunque nació en España ha vivido siempre en Argentina, y que le ayudará cuando su memoria se deteriore todavía más. El guión, en el que ha intervenido el propio autor de la obra original, traduce milimétricamente las viñetas a la pantalla hasta el punto de que apenas se aprecia nada nuevo. Ha sido traducido en imágenes con una animación bastante limitada pero lo suficientemente imaginativa como para que la historia se desarrolle con la suficiente fluidez. Además, sus personajes son bastante humanos y expresivos, sobre todo algunos secundarios fácilmente reconocibles, como la señora que acumula sobrecitos de te y ketchup para dárselos a su nieto, una mujer que teme que le rapten los marcianos, el que cuenta todo el rato su triunfo como atleta, el viejo verde, etc. Los describe a todos de forma agridulce. El principal valor del film es que se estrenan pocas cintas sobre residencias de ancianos, y divulga una realidad apenas tratada en el cine, y mucho menos desde el punto de vista de los que van a vivir en una. Y lo hace con extrema sensibilidad hasta el punto de que el final acaba resultando bastante emotivo. Además, trata con enorme inteligencia temas de gran calado, en cierto modo inauditos para una producción de dibujos animados, como la tentación del suicidio en casos de gravedad extrema, el valor del cariño hacia enfermos que no pueden comunicarse, el recurso a la evasión para sobrellevar la tristeza, y sobre todo la necesidad de amistad en los momentos difíciles. Arrugas ofrece una visión positiva de todos ellos, a través de un tono tragicómico, que sin esconder la realidad del tema sobre el que habla, incorpora cierto sentido del humor y muchísima humanidad.
6/10
(1986) | 78 min. | Animación | Cómic
Año 50 antes de Cristo. Toda Bretaña está ocupada por los romanos. ¿Toda? No. Una aldea poblada por irreductibles bretones, resiste al invasor. Como no saben cuánto podrán resistir Buentórax, primo de Astérix, acude a la aldea gala en busca de poción mágica. Adaptación del cómic homónimo de Uderzo y Goscinny, uno de los mejores, por su singular parodia de costumbres inglesas, como el te de las cinco. La trama es fiel y la animación efectiva.
5/10
(2012) | 110 min. | Aventuras | Cómic
Cuarta entrega en imagen real de las aventuras de los inmortales personajes creados por René Goscinny y Albert Uderzo, tras Astérix y Obélix contra César, Astérix y Obélix: Misión Cleopatra y Astérix en los Juegos Olímpicos. Se encarga de la realización Laurent Tirard, cuyo trabajo más destacado hasta la fecha ha sido El pequeño Nicolás, esforzada adaptación de otra obra de Goscinny, en aquel caso un libro infantil. La trama de Astérix y Obélix al servicio de su majestad mezcla dos de los mejores álbumes originales de los personajes, "Astérix en Bretaña" y "Astérix y los normandos". Ante la invasión romana, la reina Cordelia de los bretones envía a su leal Buentórax en busca de ayuda a la irreductible aldea gala. Allí, Astérix le presta ayuda a Obélix, que debe lidiar con Gudúrix, su moderno sobrino de Lutecia. Mientras, los normandos deciden emprender un viaje para conocer el miedo, pues han escuchado que da alas a quien lo siente. En la línea de sus predecesoras, Astérix y Obélix al servicio de su majestad ofrece razonable diversión, sobre todo para un público muy joven. Algunos gags tienen gracia, especialmente la conversación de Astérix con Julio César. Pero todo resulta excesivamente irreal y grotesco. A los apasionados del material original les dolerán los abundantes cambios a peor con respecto a los comics. El incombustible Gérard Depardieu repite una vez más como Obélix, mientras que Edouard Baer (Pollo con ciruelas) debuta como Astérix, al que interpreta con menos gracia que sus predecesores, Christian Clavier y Clovis Cornillac. Les arropan grandes del cine francés, en papeles casi siempre pequeños. Destacan Catherine Deneuve (la reina Cordelia) y Fabrice Luchini (Julio César), aunque por la pantalla también desfilan figuras como Dany Boon, Jean Rochefort, Gérard Jugnot y los españoles Tristán Ulloa y Javivi.
4/10
(1967) | 86 min. | Animación | Cómic
En el campamento romano, Caius Bonus está muy enfadado porque sus patrullas son derrotadas cada vez que se encuentran con habitantes del pequeño pueblo galo. Todo se debe a que los galos toman una poción mágica elaborada por el druida Panorámix. Los romanos lo secuestran, pero no consiguen que les revele la fórmula. Mientras tanto, Astérix se introduce en el campamento para liberarle y entre los dos preparan un plan que concluirá con una nueva victoria de los galos. Buen intento de trasladar a la pantalla las aventuras de los famosos personajes del popular cómic, con una fidelidad casi absoluta al texto original. Deleitará especialmente al público infantil.
4/10
(1989) | 80 min. | Cómic | Animación
Nueva aventura de Astérix, Obélix y sus amigos de la aldea gala que resiste contra los invasores romanos, gracias a la poción mágica del druida Panorámix. Fiel adaptación del cómic homónimo creado por Goscinny y Uderzo. La animación está muy cuidada y el guión respeta los diálogos de la obra original.
5/10
(1985) | 80 min. | Animación | Cómic
Obélix se enamora de la bella Falbala, pero cuando va a regalarle unas flores, descubre que es la novia de Tragicómix. Durante el transcurso de un romántico paseo, la pareja es capturada por los romanos. Astérix y Obélix se enrolan en la legión para rescatarles. Tras un duro entrenamiento, llegan a un campo romano en el desierto. Adaptación de dos de los mejores álbumes de Astérix: Astérix legionario y Astérix gladiador. El ingenioso guión une las dos tramas. La animación está muy cuidada.
6/10
(2020) | 109 min. | Cómic | Acción | Aventuras | Thriller Tráiler
Harley Quinn ha roto con su novio, Joker, el payaso mafioso de Gotham. Después de volar por los aires la factoría de productos químicos en la que le conoció, como catarsis, tratará de ayudar a la joven carterista Cassandra Cain, que le ha robado un valioso diamante al sádico supervillano Black Mass. Para sobrevivir al acoso de sus sicarios, Harley deberá unir sus fuerzas con la cantante con poderes Canario Negro, la cazarrecompensas letal Cazadora y la policía Renée Montoya. Escuadrón suicida no acabó de tener buenas críticas, pero casi todas salvaban a Margot Robbie como la caótica y loca novia del Joker, que encarnaba en aquella ocasión Jared Leto. Así que los ejecutivos de Warner han optado por darle una película propia a la antiheroína, en teoría acompañada por otras mujeres del universo de los comics DC, aunque lo cierto es que ella copa la mayoría de la función. Leto ni siquiera aparece. Se tenía que seguir la consigna de imitar la fórmula de Deadpool, de la competencia, Marvel, con una protagonista irreverente y salvaje que habla a la cámara, y sobre todo toneladas de humor, muchas veces metacinematográfico. Pero no se logra ni de lejos la misma gracia y frescura. También se ha apostado por sumarse al feminismo post #MeToo, aunque en realidad no se incluyen reflexiones de calado sobre este tema, el film se limita a mostrar mujeres guerreras que la emprenden a guantazos con cuantos hombres se cruzan en su camino, ya que todos ellos son perversos. A partir de un guión de Christina Hodson (Bumblebee), la directora Cathy Yan, que hasta ahora sólo había dirigido Dead Pigs, un largometraje ‘indie’ poco conocido, parece tener como modelos a Quentin Tarantino y Guy Ritchie. La acción arranca a medio camino, para que después se cuente cómo llegó cada personaje a ese punto. Por desgracia, la mayoría de protagonistas apenas tienen interés, no están bien desarrollados, por lo que se desaprovecha a actores de valía como Mary Elizabeth Winstead (Cazadora), Rosie Perez (Montoya) o Jurnee Smollett-Bell (Canario Negro). Tiene mucho más delito que se le haya dado a Ewan McGregor un villano de opereta que ni él consigue sacar adelante. En todo caso se salva la propia Margot Robbie, porque contagia su entusiasmo por Harley Quinn, y transmite que se lo pasa bomba interpretándola. Tienen su mérito también las coreografías de acción, en secuencias como la que se desarrolla en una comisaría.
5/10

Últimos tráilers y vídeos