IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas de la distribuidora Vértice 360

(2019) | 110 min. | Comedia Tráiler
Cádiz. Mientras crea el material que cantará su grupo de chirigotas en los próximos carnavales, Quique comienza a trabajar a media jornada como jardinero en un almacén donde se guardan los narcóticos requisados en operaciones policiales, de cara a incinerarlos. El Tuti, capo mafioso local que admira sus letras, le propondrá que participe en un robo de la mercancía de aquel sitio, lo que le proporcionará un dinerillo que no le viene mal, ya que Quique debe mantener a su madre, tras la muerte de su progenitor, vigilante de seguridad tiroteado, y el encarcelamiento de su hermana por ejercer como camella. Más de cuatro décadas después de inventar la comedia madrileña con Tigres de papel, el veterano Fernando Colomo inaugura el género denominado narcochirigota gaditana, siguiendo la línea de comedia amable que tan buenos resultados le dio en su anterior largometraje de ficción, La tribu, uno de sus mayores éxitos, que transcurría en Barcelona. Funciona mejor la parte cómica, sobre todo por los localismos del lenguaje, recogiendo expresiones como “no, ni na”, etc., y como retrato costumbrista de la realidad actual de la provincia andaluza, centrándose en sus problemas con las drogas y el desempleo y la precariedad laboral. También como aproximación al fenómeno de las chirigotas, que desatan pasiones en la zona; los espectadores llenan el Teatro Falla de la capital, y vitorean a las diferentes congregaciones como si fueran ídolos del rock. Por el contrario, lo relativo al robo resulta demasiado convencional, y acusa cierta falta de fuerza, sobre todo cuando se incluye una escena de acción que no funciona. A su favor cuenta con el espontáneo trabajo del reparto, pese a que su creíble acento gaditano muchas veces requeriría de subtítulos, como en Roma. En su primer papel protagonista, el habitual secundario Salva Reina (La isla mínima) retrata muy bien a un pícaro que podría encontrarse fácilmente en la zona, de buen corazón. Le acompañan intérpretes sólidos, como Manuel Manquiña –el ladrón gallego–, Maggie Civantos –la hermana de Quique, Meme, encarcelada como su célebre personaje en Vis a vis– o Manuela Velasco –Rosario, la conductora de los ladrones–.
6/10
(2018) | 90 min. | Aventuras | Animación | Comedia Tráiler
Mientras recoge muérdago de las ramas de los árboles, ejecutando piruetas acrobáticas, Panorámix sufre una caída que se salda con una desafortunada rotura. Comienza a pensar que ha llegado la hora de jubilarse y buscarse un sucesor apropiado, entre jóvenes talentos, tarea para la que recorrerá la Galia, escoltado por Astérix y Obélix, en busca de un candidato digno a quien confiar su secreto más preciado, la fórmula de la poción mágica que confiere una fuerza sobrehumana. Irreductibles animadores franceses resisten ahora y siempre a la invasión de superproducciones familiares de Hollywood, pese a que resulta complicado trasladar a la pantalla la magia de Astérix, protagonista de los comics galos más populares, creados por René Goscinny y Albert Uderzo. Puesto que las adaptaciones animadas no acababan de convencer, y las de imagen real daban vergüenza ajena, tenía un pase Astérix: La residencia de los dioses, de 2014, que recreaba a los populares personajes con modernos gráficos digitales. No resulta extraño por tanto que los mismos realizadores de aquélla, Louis Clichy y Alexandre Astier, reincidan con una producción similar, aunque esta vez no adaptan un álbum en concreto, sino que el segundo ha creado un guión completamente original, lo que no había ocurrido en ningún largometraje hasta ahora, salvo en Las doce pruebas de Astérix, de 1976. Si por una carambola Pixar hubiera tenido que hacerse cargo de esta historia, en la que los populares galos toman conciencia de que el tiempo pasa inexorablemente, y su druida tiene que afrontar el cambio generacional, habrían creado una tensión dramática tan intensa como la del momento en el que Andy tiene que legar sus juguetes en Toy Story 3. Obviamente, Astérix: El secreto de la poción mágica no llega a ese nivel, pero se nota que sus creadores tienen en mente a la compañía americana, en la que Clichy trabajó como animador de WALL-E y Up, asumiendo la necesidad de que la historia tenga cierto fondo, sin renunciar por ello al humor típico de la saga, con sus romanos aporreados y sus piratas cuya embarcación hace aguas, como debe ser. Sobre todo está muy presente el mensaje de que se debe asumir que los jóvenes tomarán el relevo, y que conviene guardar el equilibrio entre el respeto a la tradición, y la actitud de cambiar lo que ya no funciona. Aquí se integra cierto mensaje feminista, apuntándose a la moda imperante, pero con bastante inteligencia, sin que nada chirríe. Al público religioso más sensible le puede chirriar un gag con un aspirante a relevar a Panorámix de look similar a Jesús, y los puristas de los personajes señalarán que Obélix ya no sueña con probar la poción mágica desde que la probó excepcionalmente en “Astérix y Cleopatra”, pero está rodada con una animación digna, así que nadie quedará desencantado.
6/10
(2010) | 90 min. | Romántico | Drama Tráiler
Daniel es un joven chef español, recién fichado en el prestigioso restaurante de Zurich que regenta Thomas Wackerle. Aunque tiene novia en Bilbao, Eva, se enreda sentimentalmente con Hanna, la suniller del restaurante. Ella, aparte de haber mantenido una breve relación con Hugo, otro chef del local, es la amante de Wackerle, que está casado. Cuando se queda embarazada de Wackerle, Hanna no sabe cómo manejar la situación. Debut en la dirección de largos del montador David Pinillos, que coescribe el guión con Paco Cabezas y Juan Carlos Rubio. Se trata de una mirada bastante representativa de la actual confusión amorosa y vital de tantas personas en la vieja Europa, accionadas por sentimientos cuya origen y vigencia son difíciles de determinar, no saben de dónde vienen ni adónde van. En efecto, en el restaurante de Wackerle confluye gente de diversas naciones europeas –Italia, Alemania, España, la propia Suiza...–, que desprenden simpatía, con deseos de realizarse profesional y personalmente, a los que gusta hacer planes juntos y pasar un buen rato, pero que ignoran el significado de la palabra “compromiso”, que se mueven entre la amistad y el amor sin saber a qué carta quedarse, y a los que les domina el miedo, por ejemplo en la responsabilidad de la paternidad... Sorprende la solidez con que se mueve tras la cámara el “novato” Pinillos, la historia fluye con naturalidad, sobre todo en su primer tramo. Luego las cosas se precipitan un tanto en el esfuerzo por mostrar la madurez que se supone que han adquirido los personajes, sobre todo la pareja protagonista; las escenas de Munich resultan algo difíciles de creer, hay lugares comunes en el encuentro "casual" en un garito nocturno, en el parto o en los cuentos infantiles. No obstante, Unax Ugalde y Nora Tschirner hacen un buen trabajo actoral.
5/10
(2010) | 91 min. | Comedia Tráiler
Debut en el largometraje de Paco Cabezas, guionista de Sexykiller, cuya protagonista, Macarena Gómez, interpreta aquí un pequeño papel. Carne de neón proviene de un corto homónimo del propio Cabezas cuya trama ha alargado. Ante la inminente salida de la cárcel de su madre, que le abandonó a los 12 años, Ricky –delincuente de poca monta– decide darle a ésta lo que ella siempre había ambicionado: su propio club de alterne. Para ello, se alía con Angelito, un proxeneta, que le ayuda a montar el local y conseguir a las meretrices. Pero resulta que la zona está ‘regentada’ por un capo mafioso que no ve con buenos ojos que alguien se dedique al mundillo de la prostitución sin pagarle tributo. Además, la madre de Ricky padece alzheimer. El realizador imita el estilo de las películas de Guy Ritchie, en la línea de Lock & Stock, tanto en su narrativa a base de flash-backs, carteles que presentan a los personajes, montaje marchoso a ritmo de la música, etc., como en su descripción del ambiente gangsteril, que aquí aparece adaptado a la España cañí. Gracias a esto, la película arranca con buen pie y promete tener cierto interés. Pero poco a poco, la cosa se desinfla. Ni tiene fondo, ni la historia que cuenta logra mantener el interés. Además, acaban agotando sus excesos de humor grueso, sexo explícito y violencia. Se salvan parcialmente algunos actores, como la veterana Ángela Molina y Vicente Romero, mientras que el actor de moda, Mario Casas (Los hombres de Paco), resulta lo suficientemente convincente.
3/10
(2018) | 89 min. | Animación Tráiler
Dug es un joven e inquieto cavernícola que vive feliz en su valle junto a su tribu, compañero inseparable de un avispado jabalí. Pero su idílica vida se acaba de pronto con la irrupción repentina de la Edad de Bronce, personificada en las tropas del avaricioso Lord Nooth, que expulsa a los cavernícolas de su territorio para extraer oro. Desesperado por recuperar su valle, Dug hará todo lo que esté en su mano (y en sus pies) para recuperarlo. Tercer largometraje dirigido por Nick Park (el primero en solitario), tras sus celebrados Evasión en la granja y Wallace & Gromit: La maldición de las verduras, todos ellos bajo la producción de Aardman, empresa británica de animación que ha llevado la técnica de “stop-motion” o la animación con plastilina “fotograma a fotograma” a impresionantes estándares de calidad. En Cavernícola vuelven a demostrar que este tipo de animación tradicional sigue asombrando, mantiene un encanto especial y aún tiene larga vida, aunque eso no suponga desdeñar técnicas más modernas, como se puede comprobar en el uso de ordenador y el croma de numerosos planos. La historia ideada por el equipo de guionistas tiene un original planteamiento, el de unir la era más antigua del ser humano con la más actual. El nexo de unión viene a ser como una especie de deidad en ambas épocas: el fútbol. Y es que tiene su gracia eso de que el deporte rey fuera fundado por cavernícolas, allá por la edad de piedra en los alrededores de Manchester, aunque eso no quita que el desarrollo narrativo sea esta vez algo simple y bastante predecible, no especialmente memorable, sobre todo si lo comparamos con las producciones antes mencionadas. Sí les sirve a los creadores para remarcar la importancia de la valentía y del trabajo en equipo por encima de las individualidades. Y siguiendo la tradición, el humor –infantil sobre todo, aunque efectivo– es una constante durante toda la película, que explota el escaso raciocinio de los cavernícolas, el histrionismo del malvado de turno (acentuado por el doblaje español de Mario Vaquerizo) y las ocurrencias del cerdoso jabalí, con momentos muy divertidos, como el baño de Lord Nooth.
6/10
(2009) | 99 min. | Drama | Thriller Tráiler
Decepción con la película de Atom Egoyan. Algo falla en este Chloe. La idea de partida no es ajena al cine del canadiense, su mirada a una sociedad erotizada, enferma de sexo. Chloe es una joven prostituta de alto standing, que ha aprendido cómo agradar a sus clientes. Catherine es una doctora, ginecóloga, insatisfecha con su matrimonio. Cree que David, su marido le engaña. Además le inquieta su hijo, que se trae a casa una compañera de clase con la que se acuesta. Y ve a un amigo del matrimonio, con una mujer mucho más joven, el modo en que la acaricia y la mira. Son muchos los 'inputs' de tipo sexual que recibe la atormentada Catherine, siente que ya no complace a David como antaño. Entonces tiene la ocurrencia de contratar a Chloe para que intente seducir a su marido, ella le dará cumplidos informes de sus acercamientos y así sabrá si le ha sido infiel antes.Si todo esto suena a retorcido, podemos decir que aún hay más, pero no desvelaremos detalles adicionales. Hay sorpresa, por así decir, pero todo suena a artificial y rebuscado, al final casi parece que nos encontramos ante un thriller convencional a lo Atracción fatal o similares. Película prácticamente de cuatro actores, hay un esfuerzo considerable de todos por sostener la inverosímil trama. A Max Thieriot le toca un papel de pánfilo que no da mucho de sí. Demasiado compleja e inverosímil es Chloe, a cualquier actriz le habría costado hacerla medianamente creíble, y Amanda Seyfried es casi una neófita. Así las cosas, son los veteranos Liam Neeson y Julianne Moore los que ayudan a que una trama, con un desenlace que sabe a cliché, no acabe desmoronándose completamente. Film con cierto empaque de producción, es un trabajo menor.
4/10
(2016) | 0 min. | Drama
(2014) | 122 min. | Western | Drama
A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.
5/10
(2010) | 0 min. | Documental Tráiler
Dibujos de luz nos permite imaginar, adaptar nuestra propia visión a la realidad del mundo donde vivimos y nos abre el camino para conocer cómo viven, cómo sienten y cómo luchan personas de otras culturas no tan favorecidas como nosotros. En una palabra nos concede la posibilidad de “dibujar” la propia realidad o, al menos, acercarnos a ella.
(2009) | 84 min. | Comedia Tráiler
Ocho años atrás Marc Pease formó parte del equipo de actores del instituto. Él era uno de los que destacaba, en opinión del profesor Jon Gribble. Sin embargo, Pease sigue anclado en esa época y, obsesionado con el éxito, quiere triunfar con un patético grupo de canto "a capella", formado por antiguos compañeros. Para grabar una maqueta del grupo necesita la ayuda de su antiguo profesor, pero éste va eludiendo como puede a su antiguo alumno. Y mientras tanto, en el instituto están montando una adaptación musical de "El mago de Oz", en la que participa la novia adolescente de Marc. El joven director Todd Louiso (Con amor, Liza) fracasa estrepitosamente con este producto increíblemente malo, donde ni siquiera hay algo –música, gags, interpretaciones– que valga la pena. Es prácticamente imposible hacer una comedia con menos gracia. La historia es una bobada y se supone que las caras de 'empanao' de Jason Schwartzman son el no va más del humor, ¡madre mía!... Sorprende que este actor siga en la brecha, y más aún haciendo comedias, pues además de repetirse continuamente –Extrañas coincidencias, Viaje a Darjeeling– resulta que es asombrosamente mediocre. Además, Directo a la fama es la peor película de Ben Stiller (que también las tiene verdaderamente malas). Y la pena es que una joven actriz con gran potencial, como Anna Kendrick (Up in the Air), se haya dejado engañar para participar en esto.
2/10
(2012) | 95 min. | Comedia | Drama
Dustin Hoffman debuta como director en El cuarteto (Quartet), donde ha decidido no aparecer como actor. El tema que trata el film se diría que es toda una declaración de principios sobre el genio del artista que nunca muere, aunque envejezca, algo que en definitiva puede trasladarse a cualquier ser humano, independientemente de su dedicación profesional. No olvidemos que Dustin Hoffman ha hecho el film poco antes de cumplir los 75 años. Y el cineasta parece querer decirnos que hay que saber hacerse mayor, y aceptar las limitaciones propias de la edad, pero sin convertirse por propia voluntad en “muertos en vida”. Adaptación de una obra de teatro de Ronald Harwood, que se ha encargado también de escribir el guión, la historia de El cuarteto (Quartet) se sitúa en la Casa Beecham, una residencia que acoge a músicos ancianos. Allí siguen practicando su arte, la ópera o lo que se tercie, aunque la voz ya no sea la de antaño. Los residentes andan muy revolucionados por dos motivos: una gala para recaudar fondos para Beecham en el aniversario del nacimiento de Giusseppe Verdi, en la que actúan muchos de ellos, y la llegada de una nueva inquilina y diva de la ópera, Jena Horton, ex esposa de Reggy, que vive allí. La posibilidad de que con otros dos grandes profesionales ancianos, Wilfred y Cecily, formen un cuarteto para la gran gala se diría imposible, por la triste forma en que terminó el matrimonio de Jena y Reggy, y por los temores de ella a cantar en público a su edad. El cuarteto (Quartet) es una película pequeña y amable, un canto a la vida en cualquiera de sus etapas, drama con muchos toques de humor, y que también supone un reconocimiento al mundo de la lírica, y en general, a todos los artistas. Historia muy conveniente para Hoffman, que maneja bien en su condición de primerizo, sin intentar alardes innecesarios. El reparto es excepcional, están magníficos Maggie Smith y Tom Courtenay, el matrimonio que se rompió, el travieso y mujeriego Billy Connolly, y la ingenua y con señales de demencia senil Pauline Collins.
6/10
(2020) | 0 min. | Acción | Comedia | Thriller

Michael Bryce (Ryan Reynolds) intenta llevar una vida pacífica, pero no puede evitar unirse a Darius (Samuel L. Jackson) y su esposa Sonia (Salma Hayek) en una misión a lo largo de la costa de Amalfi.

(2016) | 94 min. | Histórico | Drama Tráiler
Durante el gobierno de Tony Blair tiene lugar un encuentro en Escocia para intentar cimentar una paz duradera en Irlanda del Norte, tras años sangre y matanzas por parte del IRA y de los unionistas. Una ineludible cita familiar y un contratiempo meteorológico obligarán al carismático líder unionista, Ian Paisley, a ausentarse de las negociaciones y trasladarse en coche a un aeropuerto cercano para viajar a Belfast. El líder republicano, Martin McGuinnes, concede ese privilegio siempre y cuando él mismo le acompañe durante el trayecto El viaje inventa una ficción acerca del encuentro entre estos dos políticos antagónicos, que históricamente tuvo lugar en 2006, cuando tras el desarme del IRA y la victoria en las elecciones del Partido Democrático Unionista del Ulster, se celebró una conferencia de paz en Escocia para sentar las bases del futuro de Irlanda del Norte. Paisley fue un pastor de la Iglesia Presbiteriana del Ulster, de radicales ideas integristas (el papa de Roma era para él el “Anticristo”) e inamovible respecto a cualquier atisbo de diálogo con el Sinn Féin, brazo político del IRA. Mientras que McGuinnes, líder nacionalista irlandés, era más proclive a sellar definitivamente la paz y formar gobierno conjunto en el Ulster. Gracias al cuidado guión del norirlandés Colin Bateman nos acercamos paulatinamente a los modos de ser de los dos protagonistas, tan absolutamente opuestos. Se las apaña Bateman –con ayuda de unas magníficas interpretaciones– para que los diálogos dentro y fuera del coche atrapen considerablemente, también porque están sabiamente mezclados con silencios, chanzas, ataques y gruñidos, tiras y aflojas que hacen que la situación sea totalmente verosímil. Lo mejor del film es que no asistimos a una conversación de toma de decisiones políticas o ideológicas o a una planificación de estrategias o campañas de cualquier clase, sino a un verdadero choque de trenes, a un enfrentamiento de egos colosales, de personas reales que se han odiado con todo su ser durante décadas y entre quienes cualquier mínimo entendimiento parece cosa de fantasía. El director Nick Hamm logra así hacer comprender que muchas decisiones de repercusión mundial no dependen de grandes razonamientos, de ideas cuidadosamente pensadas, sino, en última instancia, de personas de carne y hueso, de gentes dispuestas a dar o no su brazo a torcer en pro del bien común. Por desgracia no siempre es así. Funciona además el oxigenante recurso de la cámara oculta en el coche, gracias al cual los más importantes prohombres del gobierno de Tony Blair son testigos –y elementos activos– de cuanto está sucediendo durante el viaje de los líderes. Película sencilla tanto en sus planteamientos como en su producción, El viaje es eminentemente un film de actores. La arisca composición de Timothy Spall como Paisley es especialmente llamativa, por casi inhumana, encarna a la perfección esas palabras suyas que se hicieron célebres (“never, never, never”), en relación a que jamás dialogaría con los políticos del Sinn Féin. Por su parte, Colm Meaney resulta mucho más cercano, campechano incluso, en sus intentos por acercarse al titán de hierro que tiene al lado. Y son perfectas las breves apariciones del hombre detrás del telón, un sentido John Hurt en uno de sus últimos trabajos en el cine.
7/10
(2020) | 99 min. | Drama Tráiler
II Guerra Mundial. En un pequeño y encantador cottage a orillas del mar, cerca de los acantilados de Dover, vive la escritora Alice, una mujer joven que es presa en el pueblo de todo tipo de habladurías. Su actitud impertinente y su dedicación al mundo de los mitos y la brujas no ayudan desde luego a mejorar su fama. Ciertamente Alice es una persona triste y amargada, pues no ha superado que la mujer que amaba la abandonara para formar una familia. Pero su corazón herido empieza a despertar cuando debe acoger en su casa a Frank, un niño que ha huido de los bombardeos de Londres. Debut en el largometraje de la británica Jessica Swale, quien compone una historia dramática enmarcada modélicamente en un territorio geográfico absolutamente idílico y en una época de penurias ideal para llegar a adquirir con el paso de los años una fuerte carga nostálgica. El guión, escrito por la propia Swale, se aventura también por la reivindicación de la homosexualidad femenina, incidiendo en las dificultades que el siglo XX deparaba a un modo de vida por entonces no aceptado socialmente. Si a ello sumamos la inclusión de un corazón infantil necesitado de afecto encontramos los elementos adecuados para confeccionar un drama con clara vertiente ideológica y que apunta directamente a la fibra sensible del espectador. Hay que reconocer que Swale sabe cómo contar su historia, que se sigue con interés, y que apoyada en las bellísimas localizaciones costeras de Dover hace verosímil la evolución en la relación entre la protagonista y su protegido, un chaval encantador que pronto capta el noble corazón que late detrás de la actitud huraña de su protectora. Sin embargo, Swale también patina al colar pasajes que chirrían enormemente, como la conversación de Alice con el niño acerca de su orientación sexual, a todas luces anacrónica, o ese ridículo ataque al cristianismo con una argumentación sobre el cielo que deja por los suelos la inteligencia de la protagonista. No parece una excusa convincente que con ello se pretenda ensalzar la poética visión del paraíso pagano –esa "Summerland" del título– por mucho que se ajuste perfectamente al anhelo de eterna felicidad que aletea en cualquier persona y que se saque con ello una metáfora visual indudablemente atractiva. La envoltura de En busca de Summerland es perfecta y Swale rueda con sencillez, sin resultar cargante. El film cuenta con localizaciones llamativamente bellas y Volker Bertelmann les saca partido con una fotografía luminosa que incrementa lo bucólico del paisaje. En cuanto al reparto hay que destacar la versátil interpretación de una estupenda Gemma Arterton, así como la cercanía y naturalidad que imprime a su joven personaje un sobresaliente Lucas Bond.
5/10
(2020) | 0 min. | Thriller | Terror

Lucy y Adrian llevan tiempo intentando tener un hijo sin conseguirlo. Finalmente,deciden buscar ayuda en el doctor Hindle, especialista en fertilidad. Después de unas semanas tomando hormonas, Lucy se somete a una inseminación artificial que funciona con éxito. Con tanto éxito que Lucy queda embarazada de trillizos. Unos días después, el doctor les informa de que llevar a cabo un embarazo de estas características puede poner en riesgo la salud tanto de los niños como de la madre, por lo que Lucy y Adrian deben decidir cuál quieren que viva y cuál no. Al mismo tiempo, Lucy empieza a sufrir una serie de alucinaciones. Le cuesta distinguir lo que es real de lo que no. Poco a poco, a medida que avanza el embarazo, el mundo de Lucy se va transformando en una terrorífica pesadilla en la que no puede fiarse ni de su propio marido.

(2018) | 90 min. | Comedia | Drama Tráiler
Pese a su avanzada edad, Samuel vive como un ‘hippie’ de los años 70, cuando llegó a la isla de Formentera. Sin luz, ni agua corriente, se saca el dinero necesario para la supervivencia tocando música ‘country’ y ‘blue grass’ en un local. Pero su hija Ana se presenta por sorpresa, tras muchos años de distanciamiento, pues quiere probar fortuna con un empleo en Francia, pero no puede llevarse consigo a su niño, Marc, por lo que le pide al abuelo que se quede con él. En su ópera prima, Pau Durà se decanta por una historia que tenía posibilidades, en cuanto que la trama le sirve como excusa para analizar las consecuencias de la contracultura, en individuos que tras romper con las instituciones tradicionales, tienen que echar de menos por fuerza a la familia, con el paso de los años. Y cuenta con el siempre apasionante José Sacristán, muy bien acompañado del niño que apunta maneras Sandro Ballesteros, y con breves apariciones de Nora Navas. Sin embargo, el desarrollo no logra evitar todos los tópicos del subgénero de egoísta al que le endosan un infante, que ha dado lugar a filmes mucho mejores, desde Un rayo de luz hasta Kolya, León, el profesional o Kramer contra Kramer, pasando por filmes animados como Up, y Gru, mi villano favorito. Por su parte, Formentera Lady no logra frescura ni entidad propia, se queda en buenas intenciones. Además, no acaba de sacarle todo el partido a Sacristán, en un personaje de tipo que se resiste a salir de su zona de confort, que le iba al pelo. El título hace referencia a una canción de la época de King Crimson, grupo que convivió con el personaje central en la ficción.
5/10
(2015) | 113 min. | Drama Tráiler
Tras años de ausencia de Francia, Jerôme regresa a París con su novia china, con idea de anunciar a su madre viuda y a su hermano su próxima boda. Es un viaje relámpago, pues la pareja, colegas de trabajo, tienen pendiente una importante reunión de negocios en Londres. El caso es que Jerôme se entera que los planes de venta de la gran casa familiar en el campo están paralizados por un contencioso judicial del que se ocupa su amigo de la infancia Piaggi. Así que viaja sólo ahí, en lo que será una especie de regreso al pasado para afrontar el trauma de la relación con su padre, que nunca le mostró demasiado afecto. El encuentro con la querida de su progenitor, que tiene una hija, complicará las cosas. No se ha prodigado demasiado en la dirección de películas Jean-Paul Rappeneau después de cautivar a medio mundo con su Cyrano de Bergerac, de 1990. Después sólo ha hecho tres películas no muy apasionantes, y entre la que nos ocupa y la anterior media una docena de años. Ha sido con 83 años cuando Rappeneau ha decidido que aún tenía algo que decir, en relación a la familia, y lo ha hecho colaborando con sus hijos Martin, compositor, y Julien, coguionista. El caso es que esta historia de líos familiares, donde nadie es perfecto, a priori prometía, pero el cineasta estira la trama en exceso, e incluye extremos poco creíbles para justificar relaciones románticas, la más increíble que la hija de la querida de su padre, no sea también hija de su padre, sino de algún anónimo personaje, lo que permite jugar con un posible enamoramiento de Jêrome sin caer en el incesto. Aunque algo larga, la cinta es medianamente agradable, y tiene un ritmo aceptable y un reparto apañado, encabezado por Mathieu Amalric. Pero le falta chispa, resulta anodina, y algunos trucos de guión son demasiado obvios.
5/10
(2020) | 0 min. | Acción

Eva era lo más importante en la turbulenta vida de su madre Scarlet. Pero unos enemigos implacables obligaron a Scarlet a huir abandonando todo, incluida a su hija. Años más tarde, Eva se convierte en una asesina a sangre fría siguiendo los pasos de su madre. Después de perder el control en una misión, poniendo a una inocente niña de 8 años en peligro, Eva no tiene más remedio que enfrentarse sin escrúpulos a sus antiguos compinches. Y Scarlet y su banda no tienen más remedio que volver para intentar ayudarla.

(2019) | 111 min. | Cómic | Acción | Fantástico Tráiler
Nueva adaptación de las andanzas del diabólico personaje de cómic de Dark Horse creado por Mike Mignola. Si ya la versión con dos películas de Guillermo del Toro resultaba algo cansina, la nueva revisitación a cargo del poco conocido Neil Marshall consigue ganarle en tono plomizo. En muchos momentos de visionado del film viene a la cabeza esa frase manida de "esto parece un tebeo", lo que alguien podría considerar virtud, pero que es expresión muy utilizada cuando una narración acumula situaciones sin ton ni son, muestra personajes que se mueven de un lado a otro como si existiera el tiempo cero, y abusa de frases humorísticas en situaciones dramáticas. Nos remontamos a los tiempos del rey Arturo, en que éste logró vencer a Nimué, la Reina de Sangre, y tras trocear su cuerpo, selló los pedazos en herméticos cofres. Luego, ya en la actualidad, Hellboy es una criatura infernal que aún ignora sus orígenes, está muy unido a su "papá" y trabaja para una agencia secreta del gobierno de actividades paranormales. El caso es que Nimué va a volver a la vida dispuesta a desatar el apocalipsis, y le gustaría que Hellboy fuera su aliado. Lo anterior es la descripción sencilla de la trama del film. Porque a lo largo del metraje hay espacio para la lucha libre a la mexicana, los nazis, los duendes ladrones de bebés, las hermandades secretas, las videntes, los transformistas y los frailes que han hecho voto de silencio. Nada que objetar a tal mezcolanza, si sirviera al propósito de dar consistencia a una historia sólida, capaz de emocionar en algún momento. Pero el guión de Andrew Cosby renuncia a crear verdaderos conflictos y emociones, y los personajes no parecen alterarse por nada, véase cuando a Hellboy le explican quién es su mamá. La idea de un demonio, Hellboy, que pasaría de ser ángel caído a ángel elevado, por así decir, investido de una "sagrada misión", ni siquiera se roza, y francamente, importa un bledo. Al no superconocido David Harbour le toca dar vida al musculoso personaje colorado de poderosa musculatura y recubierto de maquillaje, y en fin, se limita a estar, igual que el resto del reparto. Así que lo que queda es la acción y el enorme esfuerzo de producción, con borrachera de efectos visuales y diseño de criaturas que parecen recién salidas de Mordor, donde destaca la pelea con los gigantes. Al que le guste eso, tal vez disfrute del film.
4/10
(2020) | 0 min. | Drama | Thriller

Maria es una exitosa tutora legal de ancianos completamente acostumbrada a usar la ley para satisfacer sus propios intereses y normalmente, en perjuicio de sus clientes. Todo es lujo en su vida hasta que un día, se da cuenta de que su nuevo cliente esconde secretos muy peligrosos. Ahora María tendrá que usar todo su ingenio si quiere salir viva de esta historia.

Últimos tráilers y vídeos