IMG-LOGO

Series Apple TV+

(2020) Serie TV | 240 min. | Comedia
Simpática serie británica para Apple TV+, con buenas dosis de humor, que sigue a una joven pareja, Jason y Nikki, que han esperado demasiado a tener hijos, aunque lo intentan ella no se queda embarazada, y la fecundación in vitro tendría posibilidades de éxito tendentes a cero. En esta tesitura, después de dar muchas vueltas al asunto, se plantean adoptar, consideran que un hijo ayudará a su felicidad y a la solidez de la relación. Pero su primer encuentro con las agencias de adopción no puede ser más deprimente: conseguir un bebé resulta poco menos que imposible, y la opción de un niño de varios años supondría esperar al menos un año, y una dura evaluación. De todos modos, el deseo de tener un hijo es muy, muy grande. Desarrolla la serie el desconocido Andy Wolton, mientras que la dirección de los ocho episodios corre a cargo de Jim O'Hanlon, con una experiencia televisiva de más de dos décadas. Llama la atención la solidez narrativa, con el desarrollo de situaciones como el posible testimonio negativo de la ex de Jason, o meteduras de pata tronchantes, como el lanzamiento de un teléfono móvil a un lago. Funciona muy bien la química de los protagonistas principales, Rafe Spall y Esther Smith, dan el tipo perfecto de enamorados, con pequeñas discusiones creíbles, y ella con un toque risueño encantador. Además cuenta con una veterana de categoría, Imelda Staunton.
6/10
(2020) Serie TV | 400 min. | Thriller
Entretenida adaptación del best-seller de William Landay, un poco del estilo de thriller judicial que popularizó John Grisham, aunque el formato serial lleva a un alargamiento excesivo de la trama. Se ocupa del guion Mark Bomback, que ha estado en sagas fílmicas como El planeta de los simios y Divergente, y que por primera vez escribe una miniserie completa. Tras la cámara está el eficaz director de Descifrando Enigma, el noruego Morten Tyldum. Indaga en lo que puede ser la peor pesadilla para los Barber, una familia aparentemente feliz: que el hijo único adolescente Jacob sea acusado del asesinato de un compañero de su colegio, Ben Rifkin, que le sometía a bullying. Para más inri, su padre Andy era auxiliar de la fiscal del distrito, que inicialmente se involucra en la investigación, hasta que su hijo es inculpado, momento en que le toca pasar al otro lado del tablero, de la acusación a la defensa, aunque no la ejercerá personalmente, acudirá a la abogada Joanna Klein. Por otro lado la madre, Laurie, que trabaja en una escuela infantil para niños desfavorecidos, también es relegada de su puesto, se convierte en una apestada. Un individuo que vive en los alrededores, en libertad condicional tras una condena de abuso sexual, podría tener que ver con el caso, aunque al mismo tiempo asoman dudas sobre el propio Jacob: ¿habrá heredado ciertas inclinaciones violentas de su abuelo y padre de Andy, en prisión por asesinato? Bomback y Tyldum se las arreglan para ir desenrollando la madeja argumental, con la aparición de elementos novedosos que complican la trama y contribuyen a la angustia que se percibe en el carácter de los protagonistas de la unidad familiar de los Barber, que se enrarece progresivamente por la presión a que están sometidos, y la dificultad en ocasiones de entenderse entre ellos, a pesar del innegable cariño que se profesan. Tiene su gracia ver como matrimonio con problemas al Capitán América Chris Evans y a Lady Mary Crawley Michelle Dockery de Downton Abbey, pero desde luego logran hacer creíbles a sus personajes. También está bien el joven Jaeden Martell, actor que ha sabido crecer desde que tuvimos ocasión de verle como niño en St. Vincent. Resulta creíble como adolescente indolente, poco comunicativo y sin grandes amigos, y pegado gran parte de su tiempo a la videoconsola.
6/10
(2019) Serie TV | 325 min. | Aventuras | Fantástico
Simpática serie familiar, basada en otra de 1992, que ofrece aventuras de un modo ingenioso, que invita a la lectura a los jóvenes espectadores a los que está destinado. Sigue a Ruben Reyna, que se ha mudado con su madre Amy a casa del abuelo, que acaba de enviudar, y que regenta a una librería. En el cole estrecha lazos con los hermanos Donna y Curtis Palmer-Moreno, y con la afroamericana Chevon Redmond, que estaba muy unida a la fallecida y a su marido, casi como si fueran sus propios yayos. Empezarán a detectar extraños mensajes del “escritor fantasma”, cuya identidad desconocen, pero que les pide ayuda, llamando su atención liberando de sus libros a personajes como Alicia, el Conejo y el Sombrerero Loco, o al Mowgli de “El libro de la selva”. Con efectos visuales sencillos pero apañados, la serie sigue la línea de aventuras típica de los libros de Enid Blyton, que con tanta fortuna luego adoptó J.K. Rowling en su saga de Harry Potter. Los chicos se mueven entre el colegio y la librería del abuelo, y el sentido de lealtad y de amistad pandillera, se impone a posibles diferencias que surgen en sus aventuras.
6/10
(2019) Serie TV | 108 min. | Aventuras | Animación | Comedia
Simpática serie animada hecha ex profeso para Apple TV+, y protagonizada por los Peanuts con la excusa de el interés que todo lo que tiene que con la exploración del espacio despierta –o solía hacerlo– en la chavalería. Consta de 12 episodios o misiones, partiendo de un Snoopy soñador, que se imagina volando y flotando por el espacio, hasta pedir ser admitido por la NASA como aprendiz de astronauta. Como no lo consigue, se colará en las dependencias de la organización espacial, donde es interrogado por el ordenador CARA. Rob Boutilier conserva el encanto de los dibujos de las tiras de cómic originales de Charles M. Schulz, así como los rasgos que definen a cada uno de los personajes. Tiene encanto la representación teatral del primer episodio, donde Carlitos es un telescopio, y Linus aporta su mantita como si fuera la bóveda celeste.
6/10
(2020) Serie TV | 0 min. | Fantástico | Drama
Recuperación 35 años después de la serie antológica Cuentos asombrosos, producida nuevamente por Steven Spielberg a través de Amblin para Apple TV+. De nuevo se trata de ofrecer relatos independientes de corte fantástico y con alguna moraleja. Aunque a tenor del primer capítulo, se diría una iniciativa oportunista, hecha demasiado apresuradamente a golpe de talonario, para suministrar contenidos propios a la plataforma de Tim Cook. En "El sótano", los hermanos Sam y Jake Taylor acuden a restaurar una casa. Cuando el primero está en el sótano, en medio de una tormenta, siente unos silbidos en los oídos, y se ve transportado al pasado, donde ayuda a la damisela en apuros Evelyn Porter a tomar las riendas de su vida, no aceptando el matrimonio que le quiere imponer su madre y desarrollando su carrera de cantante. Pretendidamente feminista, este primer relato dirigido por Chris Long, responsable de episodios de The Americans y El mentalista abusa en su reiterada petición al espectador de que suspenda su incredulidad, con las tormentas que facilitan los viajes en el tiempo de modo increíble. Desarrolla el creador de Érase una vez Adam Horowitz para espectadores no muy exigentes, y cara a rellenar de contenidos su plataforma, en el caso de Apple. La segunda entrega, "La eliminatoria", confirma los peores temores acerca de la serie. Un cuentecillo celestial, sobre dos amigas afroamericanas, jovencitas atletas, una de las cuales muere atropellada por un conductor que se da a la fuga, deviene en fabulilla edulcorada LGBTI. Sosa y sin ritmo alguno, Sylvain White, también responsable de algún capítulo de The Americans, no logra conmover en ningún momento.
5/10
(2019) Serie TV | 560 min.
Alex Levy y Mitch Kessler han formado hasta la fecha una de las parejas más populares de los informativos de la televisión de los Estados Unidos. Pero en tiempos sensibles con el #MeToo y las conductas sexuales inapropiadas con compañeras de trabajo rueda la cabeza de Mitch, un escándalo nacional, que por otra parte deja conmocionada a Alex, que sabe que tras 15 años de asociación puede ver terminada bruscamente su carrera, si no sabe reconducir la situación. Los hechos coinciden con la creciente popularidad, cortesía de las redes sociales, de la reportera provinciana Bradley Jackson. En efecto, se ha convertido en una celebridad gracias a un vídeo grabado cuando cubría unas manifestaciones de protesta por el cierre de una mina: el modo en que se encaraba con uno de los que ahí protestaban, mostrando una gran autenticidad, ha cautivado al público. Interesante serie sobre el mundo de la televisión y los entresijos que hay detrás, con ejecutivos dispuestos a lo que sea para mantener o recuperar audiencias, y reporteros que temen por sus puestos o ven una oportunidad para escalar posiciones. Creada por Jay Carson –que participó en House of Cards y en la película El candidato– y Kerry Ehrin –en cuyos créditos figura Bates Motel–, refleja bien la deshumanización creciente de los medios de comunicación, en primer lugar porque los propios profesionales sacrifican su vida personal en aras a unas ambiciones que les dejan literalmente vacíos. Tal idea están bien plasmada por la deshecha pareja de presentadores, a los que encarnan Jennifer Aniston y Steve Carell, quiene apenas se examinan, al menos en un primer momento, acerca de si su conciencia, en lo profesional y en lo personal, no tiene algo que reprocharles. El contraste, por supuesto, lo ofrece el personaje con posibilidades de ascender, interpretado por Reese Witherspoon, todavía no maleado, aunque nunca se sabe. Uno de los aciertos de serie de Apple TV+ es el completo reparto, con muchos personajes secundarios que tienen que aportar algo al conjunto de la narración.
7/10
(2019) Serie TV | 330 min. | Thriller | Terror
Una de las primeras series producidas por Apple para su servicio Apple TV+, con el que pretende plantar cara a Netflix y compañía. Se trata de una cuidad producción de terror inquietante, compuesta de capítulos de media hora, creada por el especialista en series televisivas Tony Basgallop, y que ha contado con M. Night Shyamalan para la dirección de algunos episodios, además de que el cineasta figura acreditado como productor ejecutivo. Se supone que ofrece el tipo de historias que interesan al director de El sexto sentido, e incluye algunos de sus guiños habituales, como el hecho de que la acción transcurre en Filadelfia, y en que hace uno de sus típicos cameos, emulando a Alfred Hitchcock. La acción transcurre casi en un escenario único, la elegante mansión con bodega incluida que ocupa el matrimonio Turner, compuesto por Dorothy y Sean. Ella trabaja en televisión como periodista, con reportajes a piel de calle, mientras que él es chef y crítico culinario, y la mayor parte de su tarea la hace en casa. Recientemente han contratado a una niñera, la inquietante Leanne Grayson, tremendamente reservada. Debe cuidar a su bebé Jericho, aunque en realidad no existe tal bebé, que murió repentinamente, una tragedia que Dorothy no ha podido superar. Hasta el punto de que sigue una peculiar terapia con un muñeco que hace las veces de Jericho, y que da la impresión de que la madre cree a pies juntillas; lo más curioso es que Leanne le sigue el juego como si creyera que el crío es de verdad. Aunque de entrada el planteamiento logra intrigar, da la impresión de ser una trama alargada artificialmente, que daba como mucho para una película de hora y media. De modo que hay que insistir una y otra vez en el comportamiento anormal de Dorothy, en las rarezas de Leanne, y en el escepticismo de Sean, éste respaldado por el de su cuñado Julian; no faltarán además las pesquisas sobre el background de Leanne, a la que Dorothy conoció inicialmente en redes sociales. Y se juega con el sonido y los ángulos de cámara para crear una atmósfera bizarra, también con innecesarias ideas morbosas como la del lamento de Dorothy por no poder dar el pecho a Jericho, u otros detalles sexuales poco justificados. Se ha apostado por actores desconocidos, únicamente los fans de Harry Potter caerán en la cuenta de un actor pelirrojo es nada menos que Rupert Grint, Ron Weasley en la saga de películas del niño mago.
5/10
(2019) Serie TV | 450 min. | Thriller | Drama
Poppy Parnell se ha convertido en una celebridad gracias a sus podcasts sobre casos criminales auténticos. El que le lanzó a la fama ocurrió 19 años atrás, cuando el joven de 16 años Warren Cave fue declarado culpable del homicidio de un escritor de best-sellers. El crimen fue cometido en su domicilio, donde vivía con su esposa y dos hijas de gemelas, una de las cuales declaró haber visto a Cave, vecino, entrar en la casa a altas horas de la noche. Pero ahora ha aparecido un vídeo en que cabe deducir que Lanie Burhman fue coaccionada a la hora de lograr su testimonio. Lo que despierta el sentido de culpa de Poppy, que ahora desea lograr la liberación de Cave con una nueva investigación y otra entrega de sus célebres podcasts. Uno de los productos con los que Apple TV+ intenta encontrar su lugar en el cielo del streaming, donde cada vez hay más competencia. La serie creada por Nichelle D. Tramble parte de una novela de Kathleen Barber. Aunque medianamente entretenida, acaba cayendo en la acumulación de elementos melodramáticos e inverosímiles, donde la ocultación de datos y secretos sobre el asesinato que justifica la trama alcanza cotas demasiado increíbles, lo que invita a pensar que la “poli” es tonta, muy tonta; o más bien al espectador no se le supone demasiada inteligencia, se espera que acepte todo lo que se le ofrece. Por ejemplo, cuesta creer que Poppy –y eso que la interpreta una gran actriz como Octavia Spencer– tenga mala conciencia, y sin embargo parece que apenas le afecte que por su empeño investigador se produzca un accidente mortal; o que la hija de esta nueva víctima, tampoco se la vea muy traumatizada, cuando esa muerte fatal se produjo por una tonta discusión en la que ella participaba. Por no hablar del cáncer de la mamá de Cave, o de su nazismo sobrevenido en la cárcel, con vistosos tatuajes. A Aaron Paul le toca componer un personaje incómodo que, de entrada, presenta pocos matices.
5/10
(2019) Serie TV | 330 min. | Drama | Comedia | Biográfico
Serie creada por Alena Smith, para la reciente plataforma Apple TV+. La trama gira alrededor de la célebre poetisa Emily Dickinson (1830-1886), con toque “modernillo” para atraer a... no se sabe qué público, pero es de suponer que al joven y vanguardista. Al menos en los primeros episodios sigue a Emily siendo una jovencita casi adolescente, ya rebosante de talento artístico, aunque oprimida por el asfixiante ambiente familiar puritano y de puro patriarcado: el cabeza de familia es el que puede aspirar a triunfar en política, el hermano varón también puede labrarse un futuro, pero la madre y la otra hermana están para las tareas domésticas. En tal tesitura, se nos muestra a Emily como una joven rebelde y de ideas diferentes, capaz de hacer, hasta cierto punto, lo que se propone. También se sugiere que su amistad con su luego cuñada Susan Gilbert es algo más que amistad, sería un lésbico amor apasionado, que explicaría sus cartas de amor, aunque nunca se casó; se trata de una teoría sin ningún fundamente en hechos reales, pero que como conjetura encaja a la perfección a la actual atmósfera de las teorías de género, tan en boga. Además de forzarse la historia, se introducen canciones modernas, o pasajes oníricos, con carruajes fantasmas conducidos por la muerte, un afroamericano. Habrá quien pensará que se trata de un planteamiento original y atrevido, pero más bien parece pedante e inservible para poner en valor los poemas de la Dickinson. Tampoco pega excesivamente Hailee Steinfeld, a pesar de lo buena actriz que es, se trata del clásico caso de equivocarse de actriz para un rol. Funciona mucho mejor Cynthia Nixon, en la película, mucho más recomendable Historia de una pasión.
5/10