IMG-LOGO

Lista de cine

Las mejores películas del 11-S y la Guerra de Irak

Resulta curioso y da qué pensar cómo los planes de un siniestro personaje, Osama Bin Laden, cambiaron el mundo. Se puede decir que hay un punto de inflexión en la Historia en el 11-S.

Esto vale también para el cine. Durante una época, se consideró de mal gusto rodar películas catastrofistas, donde se destruyeran edificios emblemáticos.

Muchas películas hablaban de un miedo soterrado que se instaló en el subconsciente de la gente, pánico ante lo desconocido e incontrolable.

Por supuesto, empezaron a surgir películas sobre los propios atentados, los indicios que hubo previamente y las secuelas. Problemas psicológicos en las víctimas y sus familiares, pero también la respuesta, incluida la Guerra de Irak, y las prisiones como Guantánamo. Ofrecemos a continuación una lista con las películas más importantes sobre el tema.

 

Antes del 11-S

1. Caza al terrorista (2004) (indicios de los ataques)

En torno al 11-S

2. World Trade Center

3. United 93

4. Flight 93

5. Algunos días en septiembre

6. 11'09''01. 11 de septiembre

7. Fahrenheit 9/11

8. ¡Libertad!

Después del 11-S

9. Tierra de abundancia (secuelas en la gente)

10. En algún lugar de la memoria (secuelas en la gente)

11. Un corazón invencible (secuelas en la gente)

12. CSI: NY (secuelas en la gente)

13. La jungla 4.0 (miedo a los ataques)

14. La guerra de los mundos (2005) (miedo a los ataques)

15. El bosque (miedo a los ataques)

16. Monstruoso (miedo a los ataques)

17. Jericho (miedo a los ataques)

18. Vuelo nocturno (seguridad en los aviones)

19. Plan de vuelo: desaparecida (seguridad en los aviones)

20. La sombra del reino (atentados)

21. Arritmia (prisiones)

22. Camino a Guantánamo (prisiones)

23. Dos colgaos muy fumaos: fuga de Guantánamo (prisiones)

24. Expediente Anwar (prisiones)

25. S.O.P.: Standard Operating Procedure (prisiones)

26. Ahlaam (guerra de Irak)

27. Ausente (guerra de Irak)

28. El ejército de los muertos (guerra de Irak)

29. En el valle de Elah (guerra de Irak)

30. El tigre y la nieve (guerra de Irak)

31. Tipos con suerte (guerra de Irak)

32. Gunner Palace (guerra de Irak)

33. Harsh Times (guerra de Irak)

34. La batalla de Hadiza (guerra de Irak)

35. La vida sin Grace (guerra de Irak)

36. La marca de Caín (guerra de Irak)

37. Redacted (guerra de Irak)

38. La conspiración del silencio (guerra de Irak)

39. Regreso al infierno (guerra de Irak)

40. The Hurt Locker (guerra de Irak)

41. El francotirador (guerra de Irak)

42. Leones por corderos (guerra de Irak y Afganistán)

43. Las tortugas también vuelan (guerra de Irak)

44. Los abajo firmantes (protestas contra la guerra de Irak)

45. W. (la presidencia de George W. Bush)

46. Red de mentiras (operaciones encubiertas)

47. La noche más oscura (captura de Osama Bin Laden)

 

 

Las mejores películas del 11-S y la Guerra de Irak
(2005) | 94 min. | Thriller Tráiler
Kyle Pratt, ingeniera aeronáutica y madre de familia, aún trata de hacerse a la idea de la inesperada muerte de su marido. Ahora le toca viajar a Estados Unidos con Julia, su hija de seis años, en el mismo avión que transporta el féretro del finado, con vistas a organizar el sepelio. A la experiencia de su repentina viudez, se unirá un suceso más traumático si cabe. Tras echar una cabezada en el gran avión de varios pisos, Kyle se despierta y no encuentra a su pequeña. Al principio piensa que ha podido esconderse o estar jugando con otros niños, pero las azafatas dan aviso por megafonía y nadie parece haberla visto. Los pasajeros de al lado no la recuerdan. El capitán y el oficial hacen un esfuerzo porque se registren todos los recovecos del aparato. Kyle, que trabajó en el diseño del avión y que conoce hasta su último rincón, da ideas. Pero es que por lo visto la niña no figura siquiera en la lista de pasajeros. La tripulación y el resto del pasaje empieza a pensar que Kyle sufre alucinaciones. A Jodie Foster parecen gustarle los thrillers de calidad. Aunque la protagonista de El silencio de los corderos se distingue por la diversidad de proyectos que escoge, aquí vuelve a decantarse por un film de suspense muy en la línea de La habitación del pánico. Desde luego, Billy Ray, guionista y director de la interesante El precio de la verdad, no ha podido estar más acertado a la hora de escribir el guión, ayudado por el debutante Peter A. Dowling. La pareja de escritores parte de un punto de partida inquietante, deudor de Alarma en el expreso de Alfred Hitchcock, donde desaparecía una pasajera de un tren. Y sobre todo, se esfuerzan por transmitir la desesperación y angustia de la protagonista, y por hacer sembrar en el espectador la duda de si su cabeza no le estará jugando una mala pasada. Además, logran crear secuencias desconcertantes. Si bien un análisis del guión a posteriori revela alguna inconsistencia, lo cierto es que éstas apenas se notan durante el visionado. Destaca el alto nivel de la interpretación de Foster, acompañada de ilustres secundarios en pequeños papeles. Y también por el trepidante ritmo que imprime a la historia el cineasta Robert Schwentke, un tipo a tener en cuenta pues debuta con fuerza en Hollywood, tras un par de largos en su Alemania natal.
6/10
(2005) | 85 min. | Thriller
Lisa Reisert es una empleada de hotel que regresa del funeral de su abuela, en un vuelo con dirección a Miami. Cuando ocupa su sitio en el avión, descubre que su compañero de asiento es Jackson, un joven al que conoció mientras esperaba para embarcar. Aunque al principio parece un tipo agradable, Jackson la amenaza con asesinar a su padre, que ha sido tomado como rehén por un matón. Resulta que Jackson tiene un plan para asesinar a un político, pero para que tenga éxito, Lisa tiene que llamar a su hotel, que es donde se aloja el tipo, para pedir a sus compañeros con alguna excusa que le cambien de habitación. Las dramáticas consecuencias del 11-S se reflejan en el cine, en varias películas de terroristas aéreos, como Plan de vuelo: desaparecida, y ésta que nos ocupa. Así que el especialista en terror Wes Craven, responsable de Pesadilla en Elm Street y Scream cambia de registro en esta película de suspense a lo Hitchcock. El guión de Carl Elisworth, procedente de series televisivas como Buffy, la cazavampiros, es sencillo, pero honesto, en la línea de la reciente Cellular. Por su parte, Craven muestra una vez más que es un correcto artesano manteniendo el suspense hasta el final. La casi desconocida Rachel McAdams (De boda en boda, El diario de Noa), muestra su buen hacer como angustiada protagonista. Por su parte, Cillian Murphy ya había demostrado su habilidad para hacer de villano en Batman Begins, donde encarnaba al Espantapájaros, y aquí demuestra su buena forma actoral. Mientras que el veterano Brian Cox logra hacer creíble un pequeño papel, interpretando al padre del protagonista.
6/10
(2005) | 116 min. | Ciencia ficción
Cine palomitero, cine menor. Steven Spielberg entrega una gran superproducción, basada en la obra homónima de ciencia ficción de H.G. Wells, adaptada por David Koepp y Josh Friedman a un contexto contemporáneo, con ciertas licencias. La premisa básica es de una simplicidad pasmosa: por alguna razón ignota, un ejército de alienígenas ha decidido invadir nuestro planeta. Con una idea semejante, M. Night Shyamalan articuló en Señales una trama inquietante sobre la necesidad de la fe, y acerca de los peores temores que acechan y paralizan a la sociedad actual. Spielberg se queda sólo con la idea de los extraterrestres belicosos (nada que ver las visitas amistosas de E.T. y Encuentros en la tercera fase), y con una familia en apuros, aunque con problemas domésticos más convencionales. Como es típico en los filmes del director, por la situación que él mismo vivió en su infancia, tenemos una familia en descomposición. Ray Ferrier es un padre divorciado, mujeriego y poco responsable, incapaz de ganarse a sus hijos en los periodos en que se hace cargo de ellos. Pero durante un fin de semana compartido se produce la indeseada invasión, y Ray se ve obligado a salir de su caparazón… para no ir demasiado lejos. Aprenderá a ocuparse de los seres queridos más cercanos, los hijos, y poco más. Aunque uno espera de Spielberg más, no deberían buscarse tres pies al gato que vino del espacio. Su película es entretenimiento en estado puro, en la línea de Parque Jurásico, con quien comparte guionista. Se ve con agrado, y desde el punto de vista visual y de efectos especiales, el cineasta entrega escenas asombrosas, de rara perfección. Y acierta en la creación del suspense en el primer tramo del film, a través de unas tormentas con inusitado aparato eléctrico. Pero pronto opta por circunscribirse más al subgénero catastrofista que al cine de ciencia ficción: El día del mañana se nos antoja la referencia más cercana en el tiempo. Así las cosas, la narración discurre por senderos más que trillados, hasta llegar a un desenlace que sabe a poco. El reparto, con el todopoderoso Tom Cruise y la niña Dakota Fanning al frente, se limita a cumplir con sus esquemáticos personajes.
6/10
(2004) | 123 min. | Drama
Wim Wenders recibió muchas críticas por este drama, porque a pesar de ser alemán analiza las secuelas de los brutales atentados del 11 de septiembre en la sociedad estadounidense. Y lo hace a través de los puntos de vista de dos personajes diametralmente opuestos. Lana, joven cristiana comprometida, regresa a Los Ángeles tras una larga temporada ayudando en una misión en Palestina. En la gran ciudad descubrirá que muchos ciudadanos viven en la más absoluta miseria. Mientras tanto, su tío Paul, se ha vuelto paranoico y trata de evitar nuevos ataques terroristas, recorriendo las calles con su furgoneta, vigilando a cualquier sospechoso, sobre todo si tiene apariencia de musulmán. Win Wenders es uno de los cineastas que mejor han retratado el lado oscuro del sueño americano, como prueban París, Texas, El amigo americano, The Million Dollar Hotel. En lugar de caer en una simplificación fácil del asunto, retratando a los yanquis como belicistas y violentos sin motivo, Wenders muestra la ingenuidad y el miedo de la sociedad estadounidense, su voluntad intervencionista para resolver los problemas mundiales. Y trata de explicar por qué esta última visión suele ser incomprendida por el resto del globo. Prolífico en imágenes magnéticas como es habitual, Wenders también logra excelentes trabajos de la joven Michelle Williams y el veterano John Diehl. Aquí sus hipnóticas imágenes rodadas en digital, cámara en mano, acompañan a Paul patrullando las calles llenas de mendigos y desamparados. Wenders denuncia la falta de cobertura social y los desequilibrios que enturbian en cierto modo los logros del país de la libertad.
6/10
(2004) | 91 min. | Drama
Irak. Unos días antes de la invasión por Estados Unidos. Un campo de refugiados kurdos, niños, en la frontera con Turquía. Antena, un chaval espabilado, instala antenas de televisión en un pueblo cercano, y dirige un equipo de críos que desentierra minas para venderlas en el mercado negro. Y se encariña con tres hermanos kurdos: uno tiene los brazos amputados, otra nunca sonríe por un duro trauma, y el tercero es casi un bebé. Film duro y sensible, coproducción de Irán e Irak, muestra en todo su horror lo que trae consigo la guerra, el odio, la violencia. La inocencia infantil, que permite algún rasgo de humor y lirismo, junto al modo de narrar, ayudan a hacer llevadera la terrible singladura que se ofrece al espectador. Inesperadamente, el film no es antiyanqui: si acaso los americanos son una vaga esperanza frente al terrible mal padecido hasta ese momento, la tiranía de Sadam. Destaca la naturalidad de los niños, actores no profesionales, y verdaderos lisiados de guerra en algún caso.
6/10
(2004) | 108 min. | Thriller
Repetirse o no repetirse, he ahí el dilema. M. Night Shyamalan, que escribe, dirige y produce este film, lo tiene claro: él no se repite, aunque sus detractores se empeñen en ver otra cosa. Lo que sí hace es aprovechar un género inmensamente popular, el de suspense, para abordar cuestiones de entidad e interpelar al espectador. Y cuenta con el uso de caminos narrativos inesperados, que enganchan. Por eso la experiencia de ver sus filmes sin saber mucho de ellos, apenas lo imprescindible, se agradece. Se disfrutan más. Finales del siglo XIX. Un pueblecito aislado, rodeado por un bosque. Sus habitantes viven en relativa alegre camaradería, todos se conocen, con frecuencia tienen comidas al aire libre, todos juntos. Son gobernados por un grupo de mayores, que resuelven los problemas de la comunidad. Pero, única limitación, han acordado no salir nunca del pueblo, pues en el bosque habitan unas horribles criaturas, ‘los que no se pueden nombrar’. Mientras no traspasen los límites del villorrio, podrán vivir en paz. Pero de lo contrario… Nuevos desafíos para Shyalaman, brillantemente superados. El primero, crear su primera protagonista femenina fuerte, el de la ciega Ivy. Tal personaje sirve para plantear la existencia de varios tipos de ceguera; y conduce a una delicada historia de amor, con la escena del porche, resuelta con maestría. Y hay aún más amores, amores secretos no confesados. Y secretos, secretos no comunicados. Porque la cuestión de la transparencia, de mostrar las cosas como son, de hablar claro, sigue presente en el cineasta de origen hindú. Y luego está el miedo. Miedo distinto del terror (aunque hay un pasaje en el bosque, donde Ivy bien podría ser bautizada como ‘Caperucita amarilla’, de enorme fuerza, capaz de asustar a cualquiera), y de más largo alcance de lo que podría parecer. Se trata del miedo al exterior, a un peligro que nunca ha sido afrontado en serio. Permanecer enclaustrados en el pueblecito tiene su contrapartida: faltan medicinas y otras cosas buenas, a las que se ha renunciado para evitar a los monstruos. Controlar esta historia no es tan sencillo. Para crear la atmósfera precisa, la puesta en escena es esencial. Y el director sabe mover todas sus fichas: el sonido y la música, tan cruciales en su cine; los movimientos de cámara, con un inesperado uso del zoom; el diseño artístico del pueblo, en localizaciones invernales, y no en estudio… Los personajes y su desarrollo son importantes. Shyamalan sigue probando que es un excelente director de actores. En el film reúne a un reparto de aúpa (Joaquin Phoenix, Adrien Brody, William Hurt, Sigourney Weaver, Brendan Gleeson), que maneja bien, e incluso se permite jugar a lo Hitchcock en Psicosis, con la desaparición a mitad de trama de un actor.
8/10
(2004) | 91 min. | Documental
Tras su ‘cruzada’ contra la permisividad con las armas de fuego en Estados Unidos en Bowling for Columbine, Michael Moore decidió enfrentarse con su ‘enemigo mortal número uno’: el presidente George W. Bush. Parafraseando el título de una célebre novela del escritor de ciencia ficción Ray Bradbury (quien, por cierto, se pilló un mosqueo por el título ¿homenajeado?, ¿plagiado?), el orondo cineasta parte de la tesis de que 9/11, o sea, el 11 de septiembre, triste fecha de los atentados de Bin Laden en EE.UU., es la ‘temperatura a la que arde la libertad’. Y orquesta un documental diseñado para desprestigiar a Bush, y cuestionar toda su política: desde el modo en que llegó a la presidencia (con un recuento de votos en Florida muy discutido), hasta su no-reacción el 11-S, cuando visitaba una escuela, pasando por los intereses petrolíferos y armamentísticos de la familia del presidente, por un supuesto trato de favor a los familiares de Bin Laden residentes en EE.UU. tras los atentados, y por una intervención en Irak de fines y motivaciones más que dudosos. Moore repite la fórmula del humor sarcástico, y aporta datos escalofriantes, muchos conocidos por el espectador enterado, pero que pueden dar luces a los despistados. Además evita estar de modo omnipresente ante la cámara, conocedor de que el egocentrismo es su peor enemigo ante parte del público. De todos modos, es obligado señalar el carácter manipulador del documental (aunque, ¿hay alguno que no manipule?), al presentar a Irak como un lugar idílico antes de la llegada de los americanos, o el sospechoso olvido de Israel (¿será por qué los hermanos Weinstein, productores del film, son judíos?), a la hora de describir el tablero de la situación internacional. En cualquier caso, es un film que obliga a pensar, y que enciende el debate, lo que no es poco.
5/10
(2002) | 134 min. | Drama
Van un egipcio, un israelí, un inglés, un yanqui, un mexicano, un francés, una iraní, un japonés, una india, un bosnio y una chica de Burkina Fasso y… No se trata del comienzo de ningún chiste, sino del elenco de 11 directores, que con 11 minutos por delante de metraje cada uno, recrean lo que les sugieren los trágicos hechos ocurridos en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Como sucede en todo film colectivo, hay mejores y peores segmentos. Conmueve la sencillez de la historia iraní de Samira Makhmalbaf en una escuela, o el triste viudo, Ernest Borgnine, en el corto de Sean Penn. Y resulta muy, muy divertida, la búsqueda de unos chavales en Burkina Fasso de Bin Laden, pensando en la recompensa que se ofrece por su cabeza. Más tomadura de pelo parece el clip de Alejandro González Iñárritu, casi todo él un fotograma en negro, con fogonazos de las caídas de la gente de las Torres Gemelas.
6/10
(2004) | 90 min. | Thriller
Joe Johnson, veterano agente de la CIA, está a punto de retirarse, pero antes descubre una serie de pistas que indican que se está preparando un acto terrorista a gran escala en Nueva York. Le ayuda en sus investigaciones la agente Jane Fulbar. Producción televisiva que causó cierta polémica en Estados Unidos, al reconstruir sucesos previos a la tragedia del 11 de septiembre. Se centra en los numerosos indicios que alertaron a los cuerpos de seguridad de lo que estaba a punto de ocurrir.
3/10
(2005) | 114 min. | Comedia
Roberto Benigni intenta repetir la fórmula que tan buenos resultados le dio en La vida es bella, que le hacía bascular entre el drama y la comedia, bien atravesados ambos de lirismo. La tragedia bélica que le sirve de telón de fondo es en esta ocasión la guerra de Irak. Por lo demás tenemos un protagonista, Benigni, con alma y oficio de poeta, despistado y ocurrente, generoso y con gran sentido del humor; y un interés amoroso, interpretado nuevamente por su esposa en la vida real, Nicoletta Braschi; y si no hay niño al que convencer de que el campo de concentración es un campamento de recreo, hay un amigo iraquí, también poeta afamado, que no es demasiado optimista ante la situación que atraviesa su país. Pero, si el cineasta italiano dio con la combinación justa de ingredientes para lograr que La vida es bella sea una joyita, no puede decirse lo mismo de su nuevo film. La omnipresencia de Benigni llega a hacerse cargante, hay pasajes que pretenden tener gracia y carecen de ella. Pero aunque falta equilibrio, hay un buen puñado de pasajes divertidos, y otros conmovedores, siempre con un toque surrealista, y sostenidos por ese amor entregado, sin reservas, que todos desearíamos mostrar más menudo de lo que lo hacemos.
6/10
(2006) | 91 min. | Drama
En Bloody Sunday (Domingo sangriento), Paul Greengrass reconstruía cámara en mano, en un estilo cercano al documental, la célebre tragedia ocurrida en Derry, durante una manifestación que acabó inesperadamente en una matanza. Greengrass hace ahora lo propio con la historia de uno de los aviones secuestrados durante la terrible jornada del 11 de septiembre, tras haber demostrado su valía para la ficción, con El mito de Bourne. Se trata de la primera película de Hollywood sobre los terribles acontecimientos del 11-S, estrenada poco antes de World Trade Center, de Oliver Stone. Como es sabido, el United 93 fue el cuarto avión secuestrado, tras los dos que se estrellaron contra las Torres Gemelas y el que impactó contra el Pentágono. El vuelo 93 de United Airlines no alcanzó su objetivo, la Casa Blanca, sino que se estrelló por razones desconocidas en Pensilvania. La explicación más probable es que ello se debió a que los pasajeros se rebelaron contra sus captores. Desde ese fatídico día, han corrido ríos de tinta sobre el asunto, y circulan numerosas teorías contradictorias sobre lo ocurrido. Greengrass, también autor del guión, se ha basado en todos los testimonios que han salido a la luz, de los controladores aéreos, los familiares de las víctimas que hablaron con ellas, las grabaciones de la caja negra, que fueron hechas públicas por el gobierno… También trata de rellenar algunos puntos, con las teorías más plausibles, por ejemplo, en el método utilizado por los terroristas para reducir a la tripulación. Y apunta a la falta de reacción del gobierno de EE.UU. ante un ataque que les pilló completamente desprevenidos. Ha elegido el cineasta actores completamente desconocidos, pero bastante eficaces, lo que acentúa la sensación de realidad, como el hecho de que el film esté narrado a tiempo real. Repleto de momentos de enorme intensidad dramática, como cuando los pasajeros se rebelan, obviamente se trata de un film tan duro como la historia que retrata. Refleja lo mejor y lo peor del ser humano, subrayando sobre todo el heroísmo colectivo de un grupo de desconocidos, por lo que entre tanta barbarie, queda cierto resquicio para la esperanza.
8/10
(2004) | 100 min. | Drama
Una mujer pide asilo político en Estados Unidos tras escapar del opresivo régimen talibán en Afganistán, superando obstáculos sin cuento. Una prestigiosa abogada que trabaja en un bufete de alto copete, debe, por imposición de su jefe, llevar algún caso que suponga un servicio social a la comunidad. Todo, por una cuestión de imagen. Así que se encargará de llevar el caso de la mujer afgana, al principio sin demasiado entusiasmo. Pero acabará implicándose cuando vea en su cliente a una persona a la que no debe fallar. En caso contrario, ella será devuelta a su país, donde muy probablemente será ejecutada. Las cosas parecen marchar bien... hasta el 11 de septiembre de 2001. Interesante telefilm judicial con los derechos humanos de los inmigrantes, más concretamente de las mujeres, como tema de fondo, realizado para Court TV, canal americano especializado en temas relacionadas con pleitos y tribunales. Juliette Lewis y Layla Alizada hacen un buen trabajo como abogada y cliente.
5/10
(2006) | 95 min. | Falso Documental
Michael Winterbottom sigue la línea de falso documental que ya inició hace cuatro años con In This World. La idea es recrear la odisea de tres musulmanes detenidos injustamente en Afganistán, primero por las autoridades locales que sucedieron al régimen talibán, y luego por el ejército estadounidense, que les terminará conduciendo a la prisión de Guantánamo. Hasta que llegue el momento de su liberación pasarán varios años. Winterbottom alterna la recreación de las vejaciones con declaraciones a modo de entrevista. A estas alturas la idea de que en Guantánamo se han cometido abusos es abrumadora e innegable. Y Winterbottom y el codirector Matt Whitecross la remachan convenientemente. Pero se echa en falta la búsqueda de las causas. El film ignora el shock mundial –y más particularmente en EE.UU.– que supuso el 11 S, con un cambio total en la concepción de la guerra, donde el enemigo se convertía en invisible, y el miedo de ser atacado en cualquier sitio alcanzó cotas insospechadas. Ese contexto no puede justificar la flagrante vulneración de los derechos humanos, pero sí ayuda a entenderla. Y los cineastas, por motivos desconocidos, lo escamotean. Lo que resta rigor a una película con muchos puntos de interés.
6/10
(2006) | 129 min. | Acción | Drama
A nadie le cabe la menor duda de que los sucesos acaecidos el 11 de septiembre de 2001 conforman de modo indeleble las primeras líneas de la Historia del siglo XXI. El film que nos ocupa, para escándalo de los seguidores del Oliver Stone más polémico, no trata de hacer sesudas lecturas acerca de lo que significó lo ocurrido en tal día. Simplemente, y no es poco, toma ese marco para contar el drama muy personal de dos policías que quedaron enterrados bajos los escombros de una de las Torres Gemelas. John McLoughlin y Will Jimeno habían acudido allí con intención de ayudar a las personas atrapadas en el atentado. Pero poco pudieron hacer, excepto sobrevivir. Con precisión de entomólogo Stone, que se pliega a pies juntillas al guión de Andrea Berloff, describe la angustia de la pareja de policías y de sus familias, que aguardan noticias en el exterior. Y apunta cómo la fe y el recuerdo de sus seres queridos se convirtieron en fuerte acicate para resistir. El film tiene un fuerte sabor clásico, y muestra las diversas caras del heroísmo, sin dar pie a cinismos baratos o a discursos políticos que no venían al caso. La única licencia que se permite Stone en este sentido es la del personaje del tenaz marine que rebusca entre las ruinas, del que se señala su afán de vengar la afrenta sufrida por Estados Unidos, que cumplió alistándose para ir a Irak. Aparte de esta reacción, muy humana al fin y al cabo, tenemos una historia cuyo final conocemos, bien narrada, con interesantes tipos humanos. Destaca por supuesto la pareja de Nicolas Cage (que en el film recuerda a James Stewart, al igual que Kevin Costner parecía un primo lejano de Gary Cooper en JFK) y Michael Peña, mientras Maria Bello y Maggie Gyllenhaal cumplen encarnando a sus sufrientes esposas. Aunque se diría que el director se encuentra menos suelto que en otras ocasiones, todo el arranque de la película, con la idea de la sombra maligna de uno de los aviones y el desplome de las Torres, es más que notable.
6/10
(2005) | 89 min. | Drama
El 11 de septiembre de 2001 el mundo cambió. Terroristas islámicos secuestraron cuatro aviones para atacar el corazón de Estados Unidos y captar la atención mundial. Uno de los cuatro aviones, el vuelo 93 de United Airlines se estrelló en Pensilvania. Esta película, rodada para la televisión, describe con encomiable rigor la reacción de los pasajeros del avión ante el secuestro, preparada como consecuencia de las noticias acerca del trágico destino de los otros tres aparatos secuestrados. A Hollywood parece encantarle rodar casi a la vez dos películas sobre el mismo tema. Sin ir más lejos, al Truman Capote de 2005 hay que sumar Infamous, también sobre el famoso escritor. Y sobre el vuelo 93, además del telefilm que se comenta, existe la película rodada por Paul Greengrass sobre los mismo sucesos. Así las cosas, debemos destacar del trabajo Peter Markle su decisión de centrar la atención en los pasajeros, proporcionando más datos personales, y presentando las emotivas llamadas de despedida de sus seres queridos con más detalle. En cambio hay mucho menor protagonismo para los controladores aéreos y demás reacciones de aviación del exterior. Da idea de su calidad sus seis nominaciones a los Emmy, incluida la de mejor película rodada para televisión.
6/10
(2006) | 120 min. | Drama | Thriller
Septiembre de 2001. Elliott es un hombre de la CIA que desea encontrarse en París con sus dos hijos -una chica a la que abandonó cuando era niña, y un hijo adoptivo, fruto de su segundo matrimonio- y para ello contacta con su antigua socia, Irene. Ésta localiza a los jóvenes, pero la reunión no puede llevarse a cabo, pues entra en liza un asesino que espera el momento de eliminar a Elliott. Entretanto, un poderoso grupo económico ha recibido información privilegiada por parte de Elliott, según la cual el mercado económico de Estados Unidos va a experimentar un enorme receso en los próximos meses. Durante algunos días tendrá lugar una tensa espera, hasta que la reunión familiar pueda tener lugar en Venecia. Peculiar acercamiento al mundo de los espías internacionales y los trasiegos políticos, con implicaciones de fondo en la tragedia del 11-S. Se trata del debut como director del guionista argentino, afincado en Francia, Santiago Amigorena. El film se ve con interés, aunque hay fases de estancamiento y el tono es ciertamente ambiguo: uno no acaba de dilucidar si se trata de un drama de personajes (casi todo el film es la espera de los tres protagonistas: conversaciones, cenas, comidas, etc.) o un thriller de acción (el psicópata asesino ronda por allí constantemente, dejando muertes colaterales a su paso). Amigorena no esconde su particular interpretación del atentado del World Trade Center, con las implicaciones políticas y económicas que uno puede imaginar, donde se desdibujan las fronteras entre 'buenos' y 'malos'. Pero todo es demasiado frío y borroso, 'pequeño' quizá, excesivamente sugerido. Lo mejor es el retrato de personajes que ofrece Amigorena, desde la socia Irene (grande Binoche), pasando por los jóvenes hijos (fantásticos Sara Forestier y el debutante Tom Riley), hasta llegar al Elliott encarnado por Nick Nolte, quien en su única escena en pantalla es capaz de aportar a toda la trama una intensidad poco común. Chirría un poco, en cambio, el personaje de Turturro, cuya locura se antoja muy pasada de rosca.
5/10
(2004) Serie TV | 540 min. | Thriller
El detective Mark Taylor perdió a su esposa en los atentados del 11 S. Aunque se trata de un hombre atormentado, dirige con suma eficacia un equipo que se completa con Stella y Danny. Juntos estudian las pruebas de los más complicados casos de asesinatos, vilaciones y bandas de atracadores. Tercera serie de CSI, creada por Anthony E. Zuiker, que ha declarado que pretendía 'profundizar en los personajes' con esta entrega neoyoquina. Está protagonizada por Gary Sinise. (Apolo 13).
6/10
(2003) | 90 min. | Comedia
Un actor, recién llegado a una compañía de gira, propone leer un manifiesto contra la guerra de Irak. Oristrell improvisó con los protagonistas esta cinta sobre las protestas de los actores.
3/10
(2005) Serie TV | 58 min. | Terror
Un asesor del gobierno estadounidense declara en un programa televisivo que nada le haría más feliz que poder devolver la vida a los soldados de su país muertos en la guerra con Irak. Para su sorpresa, justamente va a ocurrir eso, y los soldados resucitados no tiene más deseo que conseguir el derecho al voto para echar al presidente actual. Curiosa parábola fantasmagórica, contra la política de Estados Unidos en Irak, a cargo de Joe Dante, el director de Gremlins. Este título pertenece a la serie Masters of Horror, formada por episodios independientes con el terror como protagonista.
4/10
(2005) | 120 min. | Drama | Policiaco
Dura película que sigue la pista a dos amigos del alma, Jim y Mike, ambos con problemas para encontrar empleo. Jim es veterano de la Guerra del Golfo, y el conflicto le ha dejado claras secuelas en su chulesca personalidad; con una novia mexicana a la que ama, y que querría traerse a Estados Unidos, su máxima aspiración es ingresar en la policía. Y Mike, que también intentó entrar en el cuerpo, ahora busca cualquier empleo decente, con idea de complacer a su novia abogada, con quien vive. Tras un desengaño de Jim –han rechazado su solicitud de formar parte de la policía de Los Ángeles–, él y Mike gandulean tomando cervezas y fumando porros, y hasta se acercan a ver a una golfa, a ver si “mojan”. Y puede haber sido, en el caso de Jim, el error de su vida, pues de pronto le llaman los federales convocándole para una prueba al día siguiente, que incluye un test de orina. David Ayer ya demostró en Training Day (Día de entrenamiento) su interés por plasmar el mundo de la amistad masculina, en una relación maestro-discípulo entre compañeros policiales; y U-571 recogía la convivencia de varones a bordo de un submarino. Aquí se mueve en la misma órbita, y ciertamente trenza una historia de entidad, bien contada, en que los rasgos de la pareja protagonista se definen paulatinamente, hasta conformar sendos sólidos retratos. El problema es la desesperanza de fondo, sobre todo en un Jim con síntomas innegables de psicopatía, y cuyo equilibrio mental, que podría contar con el razonable apoyo de su bondadosa futura esposa, amenaza con saltar hecho añicos, pues los servicios secretos quieren aprovechar precisamente la facilidad para matar que demostró en Irak. También pesa, y mucho, la violencia sórdida, o ideas tan desagradables como la de Jim inyectándose líquido en la uretra para engañar a los análisis de orina, no por no mostrada menos repulsiva. Christian Bale vuelve a demostrar que es uno de los actores más dotados de su generación. Con funciones también de productor ejecutivo, hace creíble a su Jim hasta extremos insospechados, todo un recital de registros donde conviven la ternura, la cara dura, la resolución, la camaradería… Le da bien la réplica Freddie Rodríguez, popular hasta la fecha por su papel de embalsamador en la serie televisiva A dos metros bajo tierra.
6/10