IMG-LOGO

Lista de cine

Lista de películas distribuidas en DVD por Sony

(2006) | 144 min. | Acción
Nueva aventura del agente 007, con licencia para matar. Y de nuevo siguen los esfuerzos de los impulsores de la saga para adaptar un héroe con algunos rasgos ‘políticamente incorrectos’ al nuevo milenio. Lo que significa, vale, que James Bond sigue seduciendo a las mujeres, pero éstas tienen buena cabeza, y son capaces de mantener una conversación inteligente con 007, incluso dejándole con la palabra en la boca. En esta ocasión se retoma libremente “Casino Royale”, una novela de Ian Fleming que había sido llevada a la pantalla en clave paródica, en una de las dos entregas no oficiales de Bond. Tras un prólogo en blanco y negro que se diría diseñada para dejar claro que el nuevo Bond, Daniel Craig, es tan duro como el que más, la acción se traslada a África, donde hay una de esas escenas de persecución con mucha pirotecnia, de las que dejan sin resuello. Y a partir de ahí ya podemos meternos en harina: la idea es dejar sin fondos al villano de turno, que realiza crimenes terroristas por encargo. Porque Cifra tiene la mala costumbre de jugar en el casino, y por un problemas con sus acciones de bolsa, necesita urgentemente 'pasta gansa', pues en caso contrario su vida corre serio peligro. Para dejarle fuera de juego, nunca mejor dicho, Bond simula ser un experto en póker. Le ayuda un enlace francés, y su ayudante en la misión Vesper. Gracias a un guión en que ha participado el mismísimo Paul Haggis (Crash), la clásica película de acción Bond cobra más entidad (aunque tampoco exageremos), gracias a unos personajes más esbozados de lo habitual (Bond resulta ser vulnerable y capaz de amar, quién lo iba a decir), y a unos diálogos y situaciones pergeñados con ingenio. Aunque hay algún pasaje disparatado (Bond dispuesto a darse un masaje cardíaco a sí mismo), en general el film funciona. Y que la fidelidad conyugal –en sentido bastante amplio, que quede claro– resulte ser un valor en una película de 007 cabe calificarlo casi de revolucionario. Aunque tuvieramos a un Bond casado y enamorado en 007 al servicio secreto de su majestad.
6/10
(1963) | 89 min. | Comedia | Thriller
Simpática parodia del cine de espías, donde las hijas adolescentes de diplomáticos se hacen con información secreta y vital para sus respectivos países, lo que pone nervioso al archienemigo de turno. Dirige el todoterreno William Castle.
5/10
(2001) | 91 min. | Terror
Tras la muerte en extrañas circunstancias del extravagante científico Cyrus Kriticos, su sobrino Arthur, que ha perdido a su mujer en un incendio, hereda su impresionante mansión. Cuando se traslada a vivir allí con sus dos hijos, un parapsicológo le advierte de la presencia de doce fantasmas, atrapados por su tío con objeto de realizar un antiguo ritual. Estos espectros sólo se pueden ver con ayuda de unas gafas. Nueva versión, con modernos efectos especiales, de la película homónima de William Castle, director especializado en serie B que se distinguía por sus inventos para promocionar las películas. Para esta ocasión, inventó unas gafas que permitían ver a los fantasmas. Hace tres años, el productor Joel Silver y el director Robert Zemeckis fundaron una productora llamada Dark Castle. Hasta la fecha, la compañía ha producido House on Haunted Hill, otro 'remake' del mismo director, y el título que nos ocupa, que supone el debut como realizador de Steve Beck, director de efectos especiales de Indiana Jones y la última cruzada. Del reparto destaca F. Murray Abraham.
4/10
(1960) | 85 min. | Terror
Tras morir el doctor Zorba, su familia encabezada por Cyrus, que está sin blanca, ocupa su mansión, que resulta estar encantada por 12 espectros, que sólo pueden verse con gafas especiales, y que necesitan llegar al número de 13. Los nuevos habitantes están dispuestos a aguantar en la casa los sustos fantasmales, porque tienen la seguridad de que en algún sitio se oculta una importante fortuna. Peli de miedo del especialista William Castle, que explotó en su época las posibilidades del 2D. Junto a los sustos, que aguantan medianamente bien el paso del tiempo, hay también espacio para un humor soterrado.
5/10
(1996) | 107 min. | Thriller
El valle de San Fernando, en Los Angeles, está habitado por un conjunto de habitantes peculiares. De manera misteriosa y repentina, una serie de crímenes hacen cundir el pánico en la zona. Nadie sabe quien puede ser el causante de las muertes, pero todos sospechan de todos. Los crímenes se siguen sucediendo, y cada muerte es más cruel que la anterior. Los vecinos del valle de San Fernando se sienten trastornados, y esto les empuja a iniciar una serie de complejas relaciones entre ellos, en medio del temor y del recelo. Un thriller lleno de truculencia, en el que se mezclan la violencia, la acción y el erotismo. Cuenta con un atractivo reparto, en el que destaca la presencia del sugerente Jeff Daniels. El argumento es original, mantiene la intriga y alcanza algunos momentos de aceptable tensión.
4/10
(2013) | 109 min. | Acción Tráiler
Bobby y Stig son compañeros de fechorías desde hace unos meses. Son buenos, en lo que hacen. Así, han preparado meticulosamente el atraco a un pequeño banco cerca de la frontera con México. Su objetivo es robar el dinero del cartel de la droga con el que están asociados, ya que previamente les han negado un negocio y quieren darles una lección. Pero resulta que en el banco hay mucho más dinero del que pensaban (más de 43 millones de dólares) y que ese dinero no es de los traficantes. Aquí nada es lo que parece, ni siquiera Bobby y Stig son precisamente criminales corrientes... Vehículo de acción a mansalva para el absoluto lucimiento de Denzel Washington y Mark Wahlberg, que se lo pasan pipa con sus personajes, unos tipos bien perfilados, cortados por el mismo patrón, prestos a demostrar al otro quién es el amo en todo. Lo mejor del 2 Guns es por eso el proceso de tira y afloja entre ellos y los montones de socarronería y humor que despiden sus personajes, aun en medio de trifulcas sangrientas que espantarían al mismísimo Chuck Norris. El guión de Blake Masters, inspirado en los cómics de Steven Grant, está además bien estructurado, de modo que los diferentes elementos en liza –los protas, los narcos, la DEA, los militares, la CIA– están equilibradamente tratados, presentes lo justo en la historia. Detrás de las cámaras se sitúa el islandés Baltasar Kormákur, quien debutó en Hollywood con la interesante Verdades ocultas y triunfó con Mark Wahlberg en Contraband, remake por cierto de un estupendo film islandés protagonizado por él mismo (Reykjavik-Rotterdam). El tipo demuestra en esta suerte de “buddy movie” moderna su pericia en las escenas de acción y en la dirección de actores, pero arriesga mucho con el tono de farsa criminal que domina toda la cinta. Porque Kormákur camina por el filo de la navaja, entre la violencia y la comedia, con excesos por ambos lados que podrían haber dado al traste con todo, al estilo de filmes como Noche y día, El equipo A o la última aventura de John McClane, por poner ejemplos bien conocidos. Y si el film, sin ser nada del otro mundo, sale más o menos airoso de este peligro es sin duda por el plantel de sólidos actores y su bien enroscada trama criminal, donde todos se persiguen sin respiro como el perro y el gato, y el ratón puestos al caso. Entre los secundarios destacan unos estupendos Edward James Olmos y Bill Paxton.
5/10
Esto se acaba. O sea, el mundo. Lo ha predicho un astrofísico indio en 2009, el sol se ha vuelto un poco loco, tormentas en el astro rey y tal, y los neutrinos han dado pie a nuevas partículas elementales, con reacciones que irán afectando de modo creciente al núcleo y a la corteza terrestres. Aunque en realidad ya los mayas, muy previsores, concibieron un calendario que termina en 2012. Total, que en tres años, y de modo supersecreto, las grandes potencias se ponen de acuerdo para construir unas naves gracias a las cuales se salvarán unas 400.000 personas. Menos da una piedra. La fecha fatídica del fin del mundo se acerca, y diversos personajes –una familia con dos hijos, los padres divorciados y un tercero en el hogar; un científico muy listo que tiene a su padre en un barco; el viudo presidente negro de los Estados Unidos y su hija; un ‘nuevo rico’ ruso con sus dos retoños y su amante; más algunos tibetanos que pasaban por ahí...– se enfrentan a la dura realidad, cada uno a su modo. El alemán Roland Emmerich es especialista en destrozos y demoliciones del cine de acción, como probó en Independence Day, Godzilla y El día de mañana. Aquí el desafío es un ‘más difícil todavía’, y probablemente sólo de este modo puede ser juzgada 2012, que argumentalmente apenas depara una mínima sorpresa, que no es cuestión de desvelar. Se trata de un film fiel a los cánones del cine catastrofista, concebido como una atracción ferial, donde se trata de disfrutar con carreteras ‘arrugándose’, puentes estrujados, edificios hechos mil añicos, grietas y erupciones, autos volando, barcos volcados, etc, etc. Y en efecto, se alcanzan cotas de gran perfección en los efectos especiales, de modo particular en el destrozo de edificios emblemáticos. Sobre esto sólo cabe criticar el desmesurado metraje de la cinta, la cosa se podía haber despachado en menos de dos horas. Y como el presupuesto se va en los mentados efectos, a la hora de hacer el reparto se ha optado por actores carismáticos, pero no estrellas de sueldos prohibitivos. Algún despistado podría esperar que el film invitara a alguna reflexión sobre qué debería hacer uno si supiera que el tiempo se le acaba. Pero eso sería pedir peras al olmo, no se va más allá de señalar que hay que amar al prójimo, y sacrificarse por él. La religión en este contexto es un mero elemento ornamental, creer que obedece a alguna razón que los únicos iconos religiosos cuya destrucción se contempla son el Cristo de Río de Janeiro, San Pedro y la Capilla Sixtina, mientras un sabio lama parece poco menos que el culmen de la sabiduría, sería conceder al film una elaboración intelectual de la que carece por completo. En tal sentido tal vez sería más exacto decir que Emmerich director juega a ser Dios, decidiendo quién vive y quién muere en el film. Y se lo pasa divinamente.
4/10
(2008) | 125 min. | Thriller | Drama
Película inspirada en un caso real. Ben es un brillante estudiante del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), que aspira a que le concedan una beca para estudiar medicina en Harvard, algo que por su modesta posición económica no se puede costear. Tiene dos amigos algo “colgadetes”, con los que está diseñando un robot para presentar a un importante concurso. Pero les empezará a dar esquinazo cuando un profesor advierte su mente preclara, y le propone unirse a un grupo muy especial de estudiantes. La idea es hacer dinero en los casinos de Las Vegas apostando fuerte al black jack, un juego donde es posible ganar sin dejar las cosas al azar, si se conchavan varias personas, que deben llevar el recuento mental de las cartas que el croupier ha repartido, y comunicarse con gestos y palabras casuales. Ben se resiste inicialmente, pero necesita el dinero, y además formar parte del grupo le permitirá conocer mejor a Jill, una chica que le hace tilín. Hasta la fecha Robert Luketic había destacado sobre todo en la comedia romántica, con la exitosa Una rubia muy legal, y la más bien fallida La madre del novio. Ahora, con producción de Kevin Spacey, que se reserva además el papel del profesor mentor de los chicos jugadores, se lanza a una película de lo que es casi un subgénero, el del mundo del juego. El resultado es un buen entretenimiento, con la clásica moraleja de que la distancia entre “la cima del mundo” y “el más hondo de los abismos” puede no ser tan grande, y que el vértigo del lujo y el dinero pueden conducir a la pérdida de algo mucho más valioso, como es la amistad. Todo dentro de un planteamiento trepidante, elegante y clásico, con la emoción de que los jugadores pueden ser pillados en cualquier momento, pues un veterano controlador del casino está ojo avizor; y con las chispas que surgen de los inevitables choques de egos, sobre todo entre personas tan inteligentes. No faltan además las sorpresas, y quizá al armazón narrativo sólo quepa reprocharle un giro brusco que dan los personajes en una noche malhadada. Soporta el peso de la película un valor en alza, Jim Sturgess, visto brevemente en Las hermanas Bolena y con más protagonismo en el musical beatleniano Across the Universe. Su personaje tiene un aire de persona lista pero tímida, capaz de controlar sus emociones, que recuerda, también por el físico, a la composición de Tobey Maguire de Peter Parker para la trilogía de Spider-Man.
6/10
(2000) | 103 min. | Drama
Borrachita. Así anda todo el día la buena de Sandra Bullock. Y así se presenta en la boda de su hermana, hasta el punto de que termina estrellando la limusina de los novios. Resultado: ingresa en un centro de rehabilitación. Al principio está todo el día cabreada, piensa que los otros alcohólicos son una panda de majaderos... pero poco a poco se dará cuenta de: 1) que ella es la principal majadera, y 2) que ya va siendo hora de poner un poquito de orden en la propia vida y de comenzar a pensar en los demás. Sandra Bullock es la protagonista absoluta de este drama al que no faltan unas gotas de humor. Para preparar las escenas de terapia de grupo con alcohólicos, la actriz visitó un centro de rehabilitación auténtico, y se comportó como una paciente más en una sesión de grupo: “Todo lo que se dice allí se basa en la confidencialidad, todo lo que cada uno dice. Así que me dije, ‘¿Qué puedo perder?’. Me costó dejar al grupo. Cuando empecé, me abrí y conté muchas cosas sobre mí, y tenía ganas de acabar.” Dirige el film Betty Thomas, la directora de Dr. Dolittle.
4/10
(1994) | 91 min. | Aventuras
Tum Tum, Colt y Rocky son tres valiente niños expertos en artes marciales. Sus aventuras comienzan cuando su abuelo, llamado Mori, les pide que le acompañen a Japón. En aquel lejano país, el anciano Mori debe entregar a un tribunal una valiosa daga, de gran valor para los ninjas. Mori ha custodiado este objeto durante gran parte de su vida. Ahora se está organizando una competición, en la que el ganador pasará a poseer la daga. Decenas de luchadores llegados de todas partes se enfrentarán por este suculento premio. Pero los problemas surgen cuando un grupo de malvados pretende hacerse con la daga por métodos sucios. Los tres niños deberán hacer frente a los malvados, e imponer la justicia milenaria. Una divertida película repleta de acción y lucha. El argumento es sencillo y atrapa al espectador infantil, que disfrutará durante hora y media con las aventuras de Tum Tum, Colt y Rocky.
3/10
(1998) | 90 min. | Comedia
Los tres hermanos ninja, Rocky, Colt y Tum Tum, van al parque de atracciones Mega Mountain. Su ilusión es conocer a Dave Dragon, una estrella de la televisión. Su sorpresa es enorme cuando se encuentran con que la bruja Medusa ha tomado el parque de atracciones y tiene secuestrado a su héroe. Entretenido film para toda la familia.
4/10
(1995) | 93 min. | Comedia
Nuevas aventuras protagonizadas por el simpático trío formado por los niños Colt, Rocky y Tum-Tum, siempre dispuestos a utilizar sus conocimientos en las artes marciales en defensa de los más débiles. En esta ocasión habrán de enfrentarse a un poderoso hombre de negocios sin escrúpulos, dispuesto a hacer peligrar la vida de los habitantes de una reserva india con tal de que prosperen sus turbias operaciones especulativas. El film está especialmente indicado para un público infantil y para los "fans" de las célebres "Tortugas Ninja"
3/10
(2007) | 113 min. | Terror
David Slade debutó en el largometraje con Hard Candy, un brillante thriller sobre la pederastia que dio a conocer a Ellen Page. El segundo trabajo del cineasta es mucho más convencional, pues se trata de una rutinaria cinta de vampiros, basada en un cómic de Steve Niles y Ben Templesmith, conocido en España como “30 días de noche”. Ejercen como productores Sam Raimi y Robert Tapert, dos leyendas del género fantaterrorífico por la saga de Posesión infernal. La idea, podría haber dado juego, pues presenta a un grupo de vampiros tan astutos que deciden que como la luz del sol les destruye, lo mejor es poner rumbo a Barrow (Alaska), el pueblecito más al norte de los Estados Unidos, que cada verano queda sumido en la oscuridad durante 30 días. En ese tiempo, podrán hacer de las suyas a sus anchas. Allí, el sheriff Eben, que intenta superar que el abandono de su mujer, se convertirá en líder de un grupito que intenta sobrevivir escondiéndose hasta que salga el  sol. La aislada localidad en donde transcurre la acción, con su noche interminable, podría haber propiciado una inquietante ambientación, al estilo de La cosa, de John Carpenter. El principio resulta más o menos prometedor, en este sentido. Además, el maquillaje de los vampiros y la fotografía son aspectos bastante cuidados. Pero los personajes no están desarrollados, Josh Hartnett y Melissa George son una pareja de lo más insulso, y Danny Huston, un gran intérprete, no puede hacer olvidar el hecho de que el vampiro malvado que interpreta es de lo más maniqueo. Los diálogos son absurdos, y algunas secuencias parecen haber sido recortadas. El film sufre graves caídas de ritmo, y todo es tan simplón que no está a la altura de lo que se espera del director.
4/10
(2010) | 92 min. | Terror
Stella se ha quedado viuda tras la masacre en el pueblo de Barrow. Decidida a convencer a la humanidad de que existen los vampiros para que así luchen contra ellos, inicia una campaña por Estados Unidos. Pero su historia sobre lo vivido en su pueblo de Alaska no parece calar entre sus compatriotas. Sin embargo, no todos son malas noticias para Stella, que descubre un camino para vengar la muerte de su esposo. En esta secuela de 30 días de oscuridad el director David Slade ha sido sustituido por Ben Ketai y la protagonista Melissa George por Kiele Sanchez.
4/10
(2011) | 93 min. | Acción
  Segundo trabajo para la gran pantalla de Ruben Fleischer, que debutó con Bienvenidos a Zombieland, un inspirado film de muertos vivientes con muchos elementos de comedia. Continúa en el terreno del humor con esta nueva cinta, que ahora parodia el cine de atracos y que cuenta de nuevo como protagonista con Jesse Eisenberg. Nick ha dejado sus estudios universitarios y trabaja como repartidor de pizzas. Debe llevar los pedidos a toda velocidad, pues en caso de no llegar antes de 30 minutos, el cliente tiene derecho a no pagar, como se anuncia en televisión. En plena faena, le secuestran dos tipos que le colocan un chaleco repleto de explosivos del que sólo se puede librar con una clave. No se la facilitarán si no accede a atracar un banco. En esta ocasión, el realizador cede demasiado a las supuestas exigencias del público juvenil al que va dirigida la cinta, y abusa del humor cuartelero, y del lenguaje soez. No es de extrañar que cosechara malas críticas, algunas muy sarcásticas, como la de Kirk Honeycutt en The Hollywood Reporter, que asegura que "aunque hubiera durado 30 minutos o menos sería excesivamente larga". Es una auténtica lástima, pues a pesar de todo, a Fleischer se le da bien el género, y logra alguna que otra sonrisa, y el ritmo dinámico que la historia pide. Además, le saca tajada a Jesse Eisenberg, un buen actor en un registro muy diferente al de La red social, film al que debe mucho, aunque se permite una broma sobre él, ya que su personaje dice que no usa Facebook, porque es una porquería.  
5/10
(2004) | 109 min. | Romántico
¿Es suficiente conquistar una vez a la persona amada? ¿No deberías conquistarla cada día? A esta pregunta trata de dar respuesta 50 primeras citas, un film que parte de una premisa original: el mujeriego Henry, veterinario en un zoo de Hawai, conoce casualmente en una cafetería a Lucy, una chica adorable con la que el flechazo es instantáneo. Pero pronto descubre que ella padece un curioso mal. consecuencia de un accidente de automóvil: una amnesia que hace que, al despertar cada día, haya olvidado todo lo ocurrido en las últimas 24 horas. Cada día cree que es el día del accidente. Comedia romántica al servicio de Adam Sandler y Drew Barrymore, ambos involucrados en su producción: los dos habían trabajado ya juntos en un film del género, El chico ideal. El planteamiento recuerda a Atrapado en el tiempo, donde también se daba una situación que obligaba al protagonista a recapacitar para vivir el amor con generosidad. Con Peter Segal (Ejecutivo agresivo, también protagonizada con Sandler) tras la cámara, se asegura un buen acabado artesanal, aunque quizá el director es demasiado complaciente con sus actores-productores: raciones de romanticismo pelín empalagoso, que chiflan a Drew, y chistes facilones e improvisaciones, la especialidad de Adam. En todo caso se cuidan también los personajes secundarios (el mejor amigo de él, la familia de ella), un eficaz apoyo a la historia con sus consejos y sacrificio.
5/10
(2010) | 90 min. | Comedia

Fernando es un actor de renombre en el mundo del teatro y a sus treinta años ve que la vida va avanzando y sigue sin conseguir su sueño, tener una familia. Cuando vuelve a su Valencia natal se encuentra con su antigua ex novia, Charo y a sus amigas, que buscan desesperadamente ser madres y le hacen una sorprendente proposición: ser el padre biológico de las criaturas. Para más inri, una vez que accede, vuelve a reaparecer el amor de su vida, Inma, un obstáculo en sus deseos de paternidad.

(2009) | 94 min. | Drama

Con un pasado trágico, Paul Thompson decide cumplir su sueño de toda la vida y atravesar el río Hudson entero. Junto con su compañero de viaje Jeff y Liz, Paul se embarca en una aventura emocional que pondrá a prueba los límites de la amistad y que explorar el derecho a decidir uno mismo su propia suerte. Una historia sobre la pérdida y el deseo que nos lleva a la reflexión.

(2005) | 113 min. | Drama
Un grupo de chicas jóvenes de barrio, sueña con el éxito social y el alejamiento de la marginalidad y el mundo pandillero. Entre ellas sobresale María ( Natalia Verbeke), que entrena duramente para ser boxeadora. Juan Vicente Córdoba mostró sensibilidad en la descripción de personas de clase modesta en su notable debut Aunque tú no lo sepas. Ahora, según sus palabras, habla de “mujeres que se han criado en lo duro y están dispuestas a todo porque el mundo está mal hecho. Chicas de clase trabajadora que sueñan transformar el mundo gris heredado por sus padres, a las que se les hace tedioso levantarse cada día para dejarse la vida en el trabajo y que desean llegue la noche para poder disfrutar. Chicas que viven al límite, que no son niñitas criadas entre algodones sino fieras que pueden arañar, que sobreviven con uñas y dientes porque saben que si no muerden y no clavan las uñas se hunden.”
6/10
(2004) | 93 min. | Comedia
Oscar Wilde fue considerado por algunos de sus coetáneos como un autor brillante, pero al que podía la ligereza a la hora de abordar temas de entidad, confiado sólo a la chispa de su ingenio, al uso constante de la ironía y las réplicas perfectas. Cuando la sombra del pensamiento débil cubre hoy gran parte del globo, esta traslación de su pieza teatral El abanico de Lady Windermere a la Riviera italiana de los años 30, se nos antoja disección agudísima acerca del matrimonio y las bases del amor. La señora Erlynn es una hermosa mujer, ya madura, que vive gracias a la ‘generosidad’ de sus amantes, hombres casados que han dejado languidecer su matrimonio. Al saber de la boda de Robert y Meg Windermere acude a la Riviera, donde se ha trasladado a vivir la joven pareja. Como Robert empieza a pasarle periódicamente importantes sumas de dinero, todo apunta a que la señora Erlynn se ha convertido en su querida. Entretanto el hedonista lord Darlington intenta seducir a la dulce Meg, y lord Augustus ‘Tuppy’, un hombre mayor y acaudalado, cree haber encontrado en la señora Erlynn a su futura esposa. El guión de Howard Himelstein conserva la agilidad de la obra original, sus divertidos y acelerados diálogos de ‘screwball comedy’; intercambios de frases como “-¿Usted nunca piensa en el matrimonio? -Constantemente, por eso sigo aún soltero” son sencillamente memorables. El director Mike Barker sabe dirigir con el exquisito clasicismo que ya exhibió en Matar a un rey. Y un reparto maravilloso ( Helen Hunt, Scarlett Johansson y Tom Wilkinson) ayuda al fulgor de “una levedad que se parecía a los fuegos artificiales en más de un sentido”, al decir de Chesterton, pero que desprende no sólo luces de bonitos colores, sino la calidez del verdadero ser humano.
7/10

Últimos tráilers y vídeos