IMG-LOGO

Lista de cine

Las mejores películas y series sobre médicos, sanidad y el ejercicio de la medicina (2020)

Más de un médico recetaría como eficaz medicina una película, por ejemplo para hacer reír a un paciente angustiado. Pero más allá de este rasgo terapéutico del cine, recopilamos una amplia lista de títulos de películas y series donde los médicos y los profesionales de la sanidad tienen un papel importante en la trama. El estreno de “Un doctor en la campiña” es sin duda ocasión propicia.

En la siguiente relación conviene tener en cuenta que hemos primado los títulos donde los médicos tienen papel, por encima de otros donde el peso recae sobre personajes enfermos. Y que aunque la mayoría describen el esfuerzo de los profesionales de la medicina por vivir bien y humanamente su trabajo, también los hay que descubren su lado oscuro, o sea, las malas prácticas.

Las mejores películas y series sobre médicos, sanidad y el ejercicio de la medicina (2020)
(2016) | 109 min. | Comedia | Drama Tráiler
Se suele decir que no hay peor enfermo que un médico. Algo de eso le ocurre a Jean-Pierre Werner, galeno rural, y excelente profesional muy querido por sus pacientes, porque se dan cuenta de que les trata como a personas, y siempre está disponible para atenderles. Pero la noticia de que padece cáncer, comunicada por el mismo médico que es su superior, la encaja de esas maneras. No tiene con quien compartir tan mala noticia –está separado, y no dirá nada a su hijo que está estudiando en la universidad–, y a regañadientes acepta que le envíen a una ayudante, Nathalie Delezia, licenciada recientemente en medicina, y que antes fue enfermera. Por supuesto, no le comunicará el mal que padece, pero es que además, al principio, le pone piedrecitas en el camino de su nuevo destino, como si tuviera celos de que le va a quitar el puesto. Thomas Lilti, director y coguionista, sigue abonado a las tramas que describen la profesión médica, por su formación profesional en este terreno, tras la estimable Hipócrates. Aquí cambia el entorno, de un hospital a la consulta de un médico de pueblo, pero persisten ideas semejantes, como la de la modernización, que influye en el modo de tratar a los pacientes, con el riesgo de que modernos centros de asistencia primaria sean simples proyectos urbanísticos para especular, antes que una meta sincera para facilitar y mejorar el trato de los enfermos. Además, clave en el cine de Lilti, está el factor humano. Y en tal sentido funciona bien la interacción entre los dos médicos, muy bien encarnados por François Cluzet y Marianne Denicourt, su relación funciona como trama principal, de la que penden pequeños casos de pacientes, como el del anciano que Jean-Pierre, por empeño personal, ha procurado que sea tratado en su domicilio, y no en un hospital donde se sentiría enseguida desubicado. El film refleja muy bien como algunos médicos no se limitan a curar un mal físico o a recetar unas pastillas, sino que su labor es más amplia, de psicólogo e incluso de confidente. Y señala con acierto que esto no debería perderse en aras a una eficiencia muy mal entendida.
6/10
(1991) | 122 min. | Drama
Jack MacKee, un brillante cardiólogo, se ve obligado a ingresar en su propio hospital cuando le diagnostican un cáncer. Descubrirá la deshumanización con la que se trata a los pacientes del lugar, y se dará cuenta de que él mismo era parte del problema. Randa Haines, responsable de Hijos de un dios menor, vuelve a contar con el protagonista de aquella, William Hurt, en esta recreación de la historia real del doctor Edward Rosenbaum. El guión se basa en la autobiografía de Rosenbaum, titulada `Probando mi propia medicina´.  
6/10
(1990) | 116 min. | Drama Tráiler
Basada en hechos reales, y publicitada con la frase "los milagros sencillos no existen", el film narra los sucesos acaecidos en una clínica de Estados Unidos, donde un médico llamado Malcom Sayer trata a una serie de enfermos crónicos, que padecen una encefalitis, todos ellos víctimas de una epidemia que afectó a cientos de personas durante los años veinte. La consecuencia es que todos ellos han estado durante treinta años inmovilizados, sin capaz de comunicarse Los métodos del doctor son poco convencionales, pero inesperadamente los enfermos, experimentan un "despertar", que raya lo milagroso, pasados unos meses los enfermos recaen en el estado de letargo anterior, tan misteriosamente como se habían recuperado. Penny Marshall dirige esta hermosa película, cargada de gran interés humano. En el film se dan cita dos gigantes de la interpretación. Robin Williams, en un papel más comedido que de costumbre, y el camaleónico Robert De Niro dando vida a uno de los enfermos. La película cuentra con una esmerada fotografía a cargo de Miroslav Ondrícek y una gran banda sonora de Randy Newman.
6/10
(1980) | 120 min. | Biográfico | Drama
Una rara enfermedad ha deformado el cuerpo de John, cebándose en su rostro y su cabeza, que oculta con una capucha. John es exhibido como un monstruo en las ferias, hasta que un cirujano se apiada de él, lo ingresa en un hospital e intenta ayudarle... ¿Que sucederá? Uno de los films más conmovedores de David Lynch, que está inspirado en hechos reales. La historia da vueltas a la idea de que la hermosura no es sólo el aspecto físico de las personas. Un canto al espíritu humano, rodado en un audaz blanco y negro, cuenta con unas magníficas interpretaciones. A destacar John Hurt, que da vida a John Merrick, el hombre elefante.
8/10
(2014) | 102 min. | Comedia | Drama Tráiler
Benjamin es un joven médico residente que hace las prácticas en un hospital parisino que dirige su padre. Aún bisoño en la práctica médica diaria, encuentra una especie de protector en Abdel, un médico argelino con bastante más experiencia, pero que se ve obligado a pasar una temporada como residente para que sea reconocida su titulación. El día a día sirve para mostrar las limitaciones con las que los profesionales pueden trabajar a veces, y su acostumbramiento a una situación que puede lugar a errores, donde es fácil que se encubran unos a otros, si es que no estallan las rencillas entre distintos departamentos, que se intentan lavar en casa. Interesante film de Thomas Lilti, con formación médica, lo que se nota en el realismo con que se pinta el quehacer cotidiano en un hospital público, con la relación entre los colegas, o entre personal sanitario y pacientes; sin embargo ha generado cierta polémica en Francia, muchos profesonales han señalado que la sanidad en su país no se asemeja a lo que consideran una imagen tercermundista y poco profesional. En cualquier caso, la cinta está lejos de planteamientos como la serie House, citada explicitamente, pues los médicos parecen conocerse al dedillo los casos que afronta el ácido médico televisivo, sobre el que ironizan. Hay un esfuerzo por presentar la normalidad, mostrando el contraste entre un novato, Benjamin, y un veterano, Abdel, verdaderamente Vincent Lacoste y Reda Kateb hacen un buen buen trabajo, con una relación casi de hijo y padre, ya que Benjamin no encuentra demasiada ayuda en su auténtico progenitor; de modo que se hace hincapié sobre todo en el sentido de responsabilidad, que lleva a ver personas en los pacientes, y en la toma de decisiones aceptando sus posibles consecuencias. Y se trata de dar una "foto" completa en cuestiones peliagudas, como en la falta de medios que a veces afronta el sistema sanitario público, y la posible dejadez de los profesionales que por no complicarse la vida pueden no pedir otra máquina necesaria para hacer un electrocardiograma. Como ese dibujo de la simple normalidad podría resultar a la postre poco cinematográfico, el film incide dramáticamente en un caso de una paciente octogenaria con un cáncer con múltiples metástasis, planteando cuestiones como el encarnizamiento terapéutico y la opción de no reanimar a quien está en fase terminal. En tal sentido asegura Lilti que su film no aborda la eutanasia –"una cuestión muy compleja, para la que no tengo respuesta"–, sino el ejercicio de una medicina humana, incluidos los cuidados paliativos. En cualquier caso la cuestión queda apuntada, y sin duda invita a reflexionar sobre la mejor praxis de la medicina, en la más pura tradición hipocrática de volcarse en el paciente, a la que alude el título de la película.
6/10
(2004) Serie TV | 972 min. | Comedia | Drama
Un buen doctor, siempre pertrechado de su bastón y su cinismo. Y es que House es un hacha a la hora de dar diagnósticos, tiene problemas para relacionarse con las personas, pues enseguida asoma su lado más corrosivo; y, por su conocimiento de la naturaleza humana, suele dar en el clavo. Serie médica donde la resolución de casos al estilo C.S.I. se une con un personaje, intrerpretado por Hugh Laurie, que es un hallazgo: se da la paradoja de que 'habla' mucho, pero no lo dice todo.
8/10
(2013) | 150 min. | Histórico | Aventuras | Drama Tráiler
Inglaterra, siglo XI. El pequeño Rob Cole es testigo de la muerte de su madre por el mal de vientre, y la consiguiente dispersión de sus hermanos, él acaba convirtiéndose en aprendiz del Barbero, un curandero ambulante que recorre el país ofreciendo remedios para las enfermedades algo elementales, ante la suspicacia de algunos clérigos que identifican sus prácticas con la brujería. Ya convertido en un apuesto joven, el deseo de curar enfermades crece en Cole, alimentado también por un extraño don de premonición, sabe cuándo la muerte de alguien está próxima con solo tocarle. Y al saber de que en Persia existe una escuela de medicina, dirigida por el sabio Ibn Sina, emprende un largo viaje que servirá para afianzar su vocación de médico. Casi 30 años después de la publicación de “El médico”, la voluminosa novela de Noah Gordon es trasladada al fin a la gran pantalla. Sin duda se trata de una empresa arriesgada, pues estamos ante un best-seller muy querido, con múltiples tramas, y un amplio lienzo de lugares donde discurre la acción. La necesidad de condensar y reelaborar el material primitivo resulta comprensible, y el director Philipp Stölzl y su guionista Jan Berger han hecho un esfuerzo ímprobo por entregar una película de cualidades épicas, donde cuestiones como la relación entre fe y ciencia conviven con los dramas de los personajes, y singularmente la trayectoria de Rob y su proceso de maduración. Aunque la producción de El médico ha disfrutado de abundantes medios, el resultado resulta algo irregular en lo relativo a la descripción de los dramas personales, que contemplamos con frialdad a cierta distancia, no resulta fácil emocionarse con las vicisitudes del protagonista y sus amigos. No hay tiempo para desarrollar el enamoramiento de Rob, o la amistad con sus condiscípulos aspirantes a médicos. Algunas variaciones respecto a ellos o al maestro Ibn Sina resultan algo caprichosas, pues que la mujer que ama Rob sea judía viene a dar igual, aparte de que Rebecca queda sólo definida por un matrimonio concertado y su afición a leer cuentos árabes; y el destino de Ibn Sina quizá quiera subrayar cierto paralelismo con filósofos grecolatinos, pero no está justificado. Los actores, incluido el gran Ben Kingsley, están correctos, peros sus composiciones no son memorables. Seguramente con la idea de hacer la historia más cinematográfica, algunas ideas de Gordon son llevadas más lejos que en la novela, singularmente la operación que constituye el clímax de la película. Aunque históricamente poco creíble, se muestra de un modo muy visual esa incisión en el cuerpo, que conecta con una escena en el primer tramo del film, en que Rob mete el dedo en la llaga de la lanzada de un Cristo crucificado. Otros momentos que tratan de dar espectacularidad a la película, como la tormenta de arena, la caza del león y una batalla, saben a poco. Tratar de mostrar la época como brutal –también en ambientes de burdel-, y al tiempo intentar no ahuyentar al espectador, hace que el film discurra con medias tintas que pueden no contentar a todos. El deseo de abarcar mucho acaba produciendo el efecto de apretar poco. Hay que reconocer el esfuerzo por presentar la fe sincera de los personajes, evitando caer en la tentación de modernizar las cosas en exceso, mostrando personajes escépticos propios de otras épocas. De modo que vemos a judíos, cristianos y musulmanes donde sus creencias influyen en sus vidas, por ejemplo en momentos de plegaria. También el conflicto fe-ciencia se presenta de modo medianamente razonable, los mulás y ciertos frailes estarían más impelidos por sus prejuicios bárbaros que por la religión, que en general es tratada con respeto. Que en la época se considerara inapropiado abrir cadáveres para avanzar en el ejercicio de la medicina es un hecho que no se achaca de modo inapelable a la fe, sino a lo acostumbrado entonces y a un respeto exagerado al cuerpo de los difuntos.
5/10
(1975) | 133 min. | Drama
Randle P. McMurphy (Jack Nicholson) es un criminal que ha sido transferido a un centro psiquiátrico tras fingir locura, con el fin de escapar a su condena. Allí procura transmitir su humor y su sentido de la libertad a sus compañeros verdaderamente chiflados. Su conducta choca con el rigor y el orden que impone la maternal enfermera Ratched (Louise Fletcher). Está basada en el famoso best-seller de uno de los integrantes de la generación 'beat' estadounidense, Ken Kesey. Milos forman, hizo con maestría esta brillante adaptación, producida por Michael Douglas. Una película de enorme éxito, tanto por su contenido, como por su carácter contracultural y anti-sistema. Sobre el espléndido reparto, destaca un portentoso Jack Nicholson, que ganó el Oscar al mejor actor. Tiene algunas escenas magníficas, espeluznantes y llenas de tensión. También Oscar a la mejor película, mejor actriz para Louise Fletcher, mejor director y mejor guión adaptado. Destacan las interpretaciones secundarias de Danny Devito y Christopher Lloyd.
8/10
(1994) Serie TV | 1080 min. | Drama
Un edificio de Chicago se derrumba producciendo varias víctimas. Los heridos son trasladados al hospital Country General, donde todo el personal se dispone a atender la emergencia. Allí, el pediatra Doug Ross vuelve al trabajo con resaca. La doctora Susan Lewis atiende a un paciente de cáncer. Así empieza la primera temporada de una de las series de mayor éxito de los últimos años, creada por el escritor de best-sellers Michael Crichton. Antes de dar el salto a la gran pantalla, George Clooney se hizo famoso por su papel del doctor Ross.
6/10
(2005) Serie TV | 371 min. | Tragicomedia
Las series de médicos están de moda. Tras abrir brecha en el género en los últimos tiempos Michael Crichton con Urgencias, han surgido títulos como Scrubs y House, o la hispana Hospital Central. Shonda Rhimes aporta su granito de arena a las historias de doctores con las peripecias de varios médicos residentes recién incorporados al Hospital Grace. Entre ellos destaca la que da título a la serie, y con cuya voz en off arranca cada episodio: Meredith Grey, una doctora muy competente, joven y guapa, sobre la que pesa la losa de la mítica fama de su madre, también médico. Ésta padece un alzheimer, algo que Meredith no se ha atrevido a contar a nadie. Aunque en la serie hay sitio sobrado para el drama, el enfoque de Rhimes es tragicómico casi desde el arranque. La serie empieza con Meredith despertándose en su cama con un tipo, al que deja corriendo para no llegar tarde a su primer día como residente del Grace. La sorpresa es mayúscula cuando descubre que Derek Shepherd, el doctor que va a ser su jefe, es el mismo hombre con que compartió el lecho la noche anterior. También dan pie al humor sarcástico la feroz competencia con los otros residentes para conseguir asistir en las cirugías más complicadas, o la convivencia de tres de ellos en el mismo piso, dos chicas cañón (Meredith e Izzie) con un pringadillo al que algunas tachan de poco viril. Se nota que la mano de una mujer está detrás de la serie, y aunque las tramas en algún momento se ponen serias, con algún dilema moral, un cierto toque frívolo persiste, sobre todo en el enfoque de las relaciones humanas entre los colegas de trabajo. Entre los premios recibidos por la serie destaca el Globo de Oro a la mejor actriz de reparto en una serie de televisión, que fue a parar a Sandra Oh. Su personaje oriental, que en apariencia carece de escrúpulos a la hora de alcanzar sus objetivos, aunque algo diferente bulle en su interior, tiene su encanto. 
6/10
(2000) Serie TV | 597 min. | Drama
Concebida como la versión española de Urgencias (los creadores lo niegan, pero resulta evidente), esta serie se basa en muchos casos reales, y cuenta con la colaboración del SAMUR de Madrid. Al tiempo, narra los problemas personales de gente carismática y con mala leche como el doctor Vilches, el más serio doctor Sotomayor, la enfermera gafada Esther, y el celador inocentón Rusti.
4/10
(1956) | 82 min. | Drama
Los amores de un psiquiatra hacia una de sus pacientes, hermana de un amigo, y que trata de frenar, porque para más inri ella está a punto de casarse. Un dramón en toda regla de Carlos Areces.
4/10
(2007) | 120 min. | Biográfico
Producción televisiva concebida para la RAI, en la línea de otros filmes hagiográficos de la compañía italiana como Bakhita (en torno a la santa sudanesa Giuseppina Bakhita). Dirige Moscati Giacomo Campiotti, autor de otro de estos títulos, Prefiero el paraíso (sobre San Felipe Neri). Tiene el acierto de divulgar la vida de una figura menos conocida fuera de Italia, Giuseppe Moscati, que fue canonizado por Juan Pablo II en fechas relativamente recientes, el 25 de octubre de 1987, o sea, hace 25 años. El film arranca a principios del siglo XX, cuando Moscati acaba de licenciarse en Medicina con calificaciones brillantes. Junto a su inseparable amigo, Giorgio Piromallo, se presenta a las pruebas para ser contratado en el Hospital de Incurables de Nápoles. Mientras que Piromallo mantiene una relación con una mujer de mala reputación a la que deja embarazada, Moscati se siente atraído por Elena, una joven aristócrata. Pero el brillante y joven doctor se replanteará el amor que siente por ella cuando se da cuenta de los beneficios de su dedicación al cuidado de numerosísimos enfermos sin recursos, a los que ayuda a pagar las medicinas... Como cabe esperar si se conocen los precedentes, Moscati tiene una factura digna a pesar de un presupuesto claramente ajustado. Campiotti ha escogido muy bien al elenco, encabezado por Beppe Fiorello (Terraferma), que transmite muy bien la ilusión por su trabajo del personaje central. Le secundan con corrección la expresiva Kasia Smutniak (en el rol de Elena), y el eficaz Ettore Bassi (como el desorientado Piromallo). Con un tono amable, se centra en los sacrificios personales de Giuseppe Moscati y en su extremada vocación de servicio a los demás. Tiene gran importancia la subtrama de su relación con Piromallo, lo que saca a colación temas como la traición, el perdón y la redención. La versión de Moscati estrenada en cines en España ha sido convenientemente recortada, pues la original dura 200 minutos.
5/10
(2001) | 134 min. | Drama
Si la cara es el espejo del alma, el teniente Adrien y sus compañeros del pabellón de oficiales del hospital de Val de Grâce la llevan clara. En 1914, en los prolegómenos de la Gran Guerra, un obús estalla junto al apuesto Adrien. Ni tiempo de disparar una bala tiene. El resto de la contienda lo va a pasar convaleciente. Su rostro y el de otros pacientes ha quedado horriblemente desfigurado. Aceptar la realidad de que su aspecto físico va a espantar a toda persona que trate de ahora en adelante, se convierte en durísima prueba. François Dupeyron, ganador de la Concha de Oro por ¿Qué es la vida?, adapta la novela homónima de Marc Dugain. Con algunos pasajes de frío academicismo, junto a otros en que se requiere un estómago a prueba de bombas, el film contiene también momentos muy hermosos, que describen los estrechos lazos que unen a los oficiales, sus crecientes deseos de vivir, y el cuidado de las enfermeras. Una de las escenas más emotivas se produce cuando los protagonistas descubren una presencia femenina en el lugar, que también sufre heridas de guerra. Al final la belleza va mucho más allá de las apariencias.
6/10
(1954) | 92 min. | Comedia
Primera de las películas de la saga de "El doctor" dirigidas por Ralph Thomas y protagonizadas por Dirk Bogarde, quien se convertiría en su actor fetiche, pues hizo con él nada menos que nueve películas. El protagonista de Muerte en Venecia interpreta por primera vez a Simon Sparrow, aquí un estudiante de medicina que llega al hospital St. Swithin's de Londres. Allí se enamora de una enfermera y animado por sus compañeros comienza a salir con ella. Humor picantillo y muchas risas para una comedia muy entretenida.
6/10
(1969) | 45 min. | Documental
Los médicos voladores de África Oriental son una rama de la Fundación Africana para la Medicina y la Alimentación, que reúne a un grupo de doctores voluntarios, y se financia con donativos privados. Su finalidad es acudir raudos en avioneta a zonas de precaria atención médica en países como Tanzania, Uganda o Kenia, para realizar operaciones quirúrgicas, casi siempre con vistas a curar quemaduras o heridas por arma blanca. Este documental de un todavía primerizo Werner Herzog atrapa la labor desinteresada de estas personas, muchas veces en colaboración con los misioneros católicos que realizan una asombrosa tarea de atención a los nativos. El film tiene un punto de frialdad, Herzog no está tan suelto como lo estaría en el futuro, pero los casos que recoge son tan escalofriantes –la pequeña que muere en una operación por la ignorancia de su madre, que le ha dado de comer antes sin saber que eso tendría un efecto fatal, el joven que sólo piensa en venganza por el cruel ataque con lanza que padeció su hermana...– que resulta poco menos que imposible para el espectador permanecer indiferente; e invita no sólo a prestar ayuda, sino a mejorar la comunicación, una de las dificultades para que esa ayuda sea verdaderamente eficaz.
6/10
(1990) Serie TV | 92 min. | Comedia
Joel Fleischman obtuvo su título en medicina a un crédito bancario. En contraprestación, debe ejercer como médico rural durante cuantro años en Cicely, un pueblecito perdido de Alaska. Pronto descubrirá las extravagancias y peculiaridades de cada uno de los 215 entrañables habitantes del lugar. Clásico de la televisión de los 90, se emitió surante seis temporadas. Sólo dejó de tener éxito porque se fue el protagonista, Rob Morrow (Quiz show).
4/10
(1993) Serie TV | 1020 min. | Aventuras | Drama
1860. Micaela Quinn es una joven y emprendedora doctora de Boston que se traslada al pequeño pueblo de Colorado Springs para ejercer su profesión, en una época donde una mujer médico no estaba bien visto. Allí, debe luchar contra las machistas imposiciones sociales y hacerse un hueco como profesional. Además, al poco de llegar, su amiga Charlotte Cooper recibe el mortal mordisco de una serpiente venenosa, y deja huérfanos a sus tres hijos: Mathew (Chad Allen), Colleen (Erika Flores) y Brian (Shawn Toovey). Micaela, obedeciendo el último deseo de Charlotte, se hace cargo de los chicos y los cuida como si fueran sus hijos. Alejada de los lujos y comodidades de Boston, la doctora conseguirá poco a poco conocer más a sus vecinos, abrir su propia clínica e integrarse en el pueblo y en los alrededores. Por otro lado, conocerá al independiente Sully (Joe Lando), un hombre libre, amigo de los indios cheyennes que estará a su lado en todo momento y con el que iniciará una amistad muy especial. Jane Seymour (Vive y deja morir) se hizo más célebre con esta tierna serie ambientada en el Oeste, en la que interpretaba a la aguerrida y valiente doctora ‘Mike’. Se rodaron 6 temporadas y la serie recibió varios premios Emmy.
6/10
(1998) | 105 min. | Comedia
Patch Adams es un estudiante de medicina nada convencional. Sumido en una depresión, estuvo a punto de suicidarse y fue recluido en un manicomio. Allí, como reacción al trato algo deshumanizado de parte del personal, aprendió a descubrir seres humanos en sus compañeros chalados. Ello, una vez curado, le impulsa a acudir a la facultad para prepararse como médico: su edad –ya es un tipo cuarentón– no es pega a la hora de enfrentarse al reto de tratar a los pacientes como personas. Y lo hará con una singular terapia del humor. Tom Shadyac (director de Ace Ventura: Detective de mascotas y El profesor chiflado) hace en este film una singular simbiosis de comedia y drama, a partir de una historia basada en hechos reales. Cuenta para ello con el actor perfecto: el tronchante Robin Williams, que aunque le gusta pasarse de rosca, es garantía de diversión.
5/10
(2016) | 123 min. | Deportivo | Drama Tráiler
Reconstrucción de la historia real del doctor Bennet Omalu, neuropatólogo nigeriano que ejerce como médico forense en Estados Unidos. Después de practicarle la autopsia a Mike Webster, jugador retirado de los "Steelers", de Pittsburg, en 2001, se dio cuenta de que éste había sufrido un mal conocido como Encefalopatía Traumática Crónica (CTE por sus siglas en inglés), como consecuencia de los fuertes golpes en la cabeza que reciben las estrellas del fútbol americano en cada partido. Ante el peligro de perder adeptos, y que se extienda el miedo, la Liga de Fútbol Nacional (NFL) tratará de silenciarle y desacreditar sus teorías. La verdad duele (mal título español para Concussion, que significa "conmoción cerebral") supone el segundo trabajo de Peter Landesman, tras Parkland. Avalado como productor por Ridley Scott tiene entre manos la típica historia, muy del gusto de Hollywood, de individuo lleno de razón enfrentado a poderosos cuyos intereses ha puesto en peligro (la lucha de David contra Goliath de toda la vida). Transcurre en el ámbito de un deporte que según explica muy bien uno de los personajes es una de las dos cosas más importantes de la vida para un americano junto con Dios. El relato tiene mucho en común con títulos conocidos, especialmente con El dilema, y aunque su director no llega a los logros visuales de Michael Mann en aquélla, maneja bien la narración, con un comienzo prometedor, aunque el final se alarga demasiado. Puesto que atraviesa el peor momento de su carrera, después de que títulos como After Earth o Focus no funcionaran como se esperaba, Will Smith se ha buscado un papel con cierta dificultad, pues su doctor Omalu habla con un acento supuestamente africano, que no ha convencido a los expertos en idiomas. Aún así, realiza una interpretación correcta de un personaje sosegado, pero honesto. Está bien acompañado en pantalla por la británica en alza Gugu Mbatha-Raw (la joven que le roba el corazón), Alec Baldwin (un doctor que le apoya), el veterano Albert Brooks (su jefe en el departamento forense), y en un papel muy breve Luke Wilson (el ejecutivo de NFL Roger Goodell). En el apartado actoral impresiona sobre todo la labor de David Morse (Treme, La milla verde) que se ha trabajado su rol de Mike Webster, ídolo deportivo cuya vida se fue al traste por este problema.
6/10