IMG-LOGO

Lista de cine

Una selección de las mejores películas que puedes ver en Filmin

Las plataformas de streaming son grandes contenedores que admiten multitud de películas. Pero ante tanto oferta es fácil perderse: uno se deja llevar por la pura novedad, o por lo que un algoritmo dice que nos va a gustar.

Por eso hemos rastreado entre las películas que a fecha 17 de marzo de 2020 ofrece Filmin, y aquí te ofrecemos una selección variada con las mejores, donde tienes títulos recientes, pero también clásicos y cine de autor, algunas películas son muy asequibles, y otras te ayudarán a crecer en el aprecio por el cine. Una advertencia: Son filmes elegidos de entre los que vienen en la tarifa básica mensual, o sea, hemos obviado los títulos diamante, novedades que exigen un pago adicional.

¡Que los disfrutes!

Una selección de las mejores películas que puedes ver en Filmin
(1958) | 106 min. | Policiaco | Drama
Uno de los grandes títulos de la filmografía de Orson Welles. Este hombre genial, que deslumbró con su talento multifacético, tuvo siempre muy mermadas sus posibilidades de dirigir. Tras Ciudadano Kane se labró una fama de director difícil, por lo que saber cuándo iba a acometer un nuevo proyecto era todo un misterio: pocos estudios se arriesgaban a darle la oportunidad, y a veces Welles se las debía arreglar para convertir tramas más o menos mediocres en películas que trascendendían sus estrechos márgenes para así convertirse en cine con mayúsculas. Fue el caso de Sed de mal, adaptación libre de Welles de "Badge of Evil", novela negra de Whit Masterson. La revista cinéfila "Cahiers du cinéma" la definió como “la mejor película de serie B que jamás se haya hecho”. El film transcurre en una pequeña ciudad fronteriza entre Estados Unidos y México. Un caso obliga a colaborar a Quinlay (Orson Welles), un policía americano, con Vargas (Charlton Heston), un funcionario mexicano. El primero tiene un innato olfato detectivesco para dar con los culpables de crímenes y delitos. Pero sus métodos son heterodoxos, y no tiene escrúpulos en inventar pruebas falsas para incriminar a los sospechosos. La definición que el honrado Vargas hace de Quinlay, “era un buen detective, pero un mal policía”, se ajusta a la realidad como un guante. Así describía Welles la superioridad moral del personaje que encarna Heston: “Es un ser superior, y no porque sea un buen mozo o esté en el candelero, no. Es debido a que es una persona civilizada y tiene una cultura más honda. No se trata sólo de que sea bueno e incapaz de hacer canalladas, sino de que comprenda qué significa ser bueno. Así, tenemos un hombre que puede responder al sinvergüenza sin tener siempre la palabra virtud en la boca, y los argumentos que opone al poder policial son aquellos que sólo un hombre cultivado puede ofrecer.” Fue Charlton Heston el que propuso a Welles como director del film a Universal, pues al principio sólo debía intervenir como actor, haciendo el papel del detective. Heston dijo de Welles que “fue el hombre con más talento que he conocido, lo cual no quiere decir que fuera el mejor actor o el mejor director. No pienso que lo fuera. Pero eso que llamamos ‘talento’, esa capacidad de crear arte, Orson la tenía a punta pala.” Quedó para la posteridad, y ha sido requeteestudiado en las escuelas de cine el plano secuencia con que se abre el film, en que somos testigos de cómo un tipo pone una bomba. Las acrobacias que hace la cámara son sencillamente increíbles. Otro arranque de genialidad ocurrió el primer día de rodaje: Welles estuvo casi todo el día preparando un plano, sin rodar nada, para desesperación de los ejecutivos del estudio. Cuando al fin lo hizo, declaró que ese plano correspondía a doce páginas del guión, y que por tanto iban con dos días de adelanto con respecto al calendario previsto.
8/10
(1984) | 107 min. | Acción
Uno de los mayores éxitos del año de su producción, se situó en el octavo puesto de las películas más taquilleras y recaudó 80 millones de dólares en todo el mundo. Todo comenzó con un sueño que tuvo James Cameron mientras meditaba su futuro en Roma, tras el desastre que había supuesto su primera película, Piraña II: los vampiros del mar. Con un presupuesto de seis millones y medio de dólares logró llevar a cabo el proyecto, resultando fundamental en el mismo la presencia de Arnold Schwarzenegger como el malvado cyborg a pesar que en un principio su papel iba a ser el del protagonista humano. Su trama comienza en el año 2029, en un mundo dominado por las máquinas. Sólo un reducido grupo de humanos ha logrado resistir. Un indestructible robot conocido como Terminator es enviado a 1984 para que asesine a una mujer, la famosa Sarah Connor, y evitar que su hijo se convierta en el líder de estos rebeldes. El film es muy representativo de las tramas de paradojas por viajes en el tiempo, y sorprende por sus imaginativos giros.
7/10
(1987) | 103 min. | Policiaco | Ciencia ficción
Un futuro próximo. El crimen campa a sus anchas en las calles de Detroit. Pero un policía mortalmente herido, es recuperado como cyborg. La solución contra el crimen se llama RoboCop. Conserva algunas de sus facultades humanas, pero tiene la fuerza de un robot. ¿Hombre o máquina? Los sentimientos y recuerdos pugnan por salir a su cabeza. Pero luchando contra el crimen es letal. El holandés Paul Verhoeven (Desafío total, El hombre sin sombra) dirigió el film con una estética que lo acerca al mundo del cómic. Con un sentido del humor corrosivo, ataca sin piedad cierta cultura empresarial deshumanizada, o la omnipresencia de los medios de comunicación. Calificar la película de “parábola orwelliana” suena pretencioso, pero el futuro que augura no es nada halagüeño. En cualquier caso, el plato fuerte del film es la acción, bien servida aunque con mucha dosis de violencia. El éxito del film propició dos secuelas y una serie animada de televisión.
6/10
(1974) | 128 min. | Thriller
Basado en la novela homónima de Agatha Christie. Oscar a la mejor actriz (Ingrid Bergman). Un hombre es hallado muerto por apuñalamiento múltiple en el mítico y lujoso tren Orient Express. El asesino puede ser cualquiera, y con toda seguridad, todavía está a bordo del tren atrapado por la tormenta de nieve. Sidney Lumet filmó una película de hiperlujo, con un reparto coral envidiable, que aprovechó perfectamente. El director sabe crear un clima de suspense adecuado, hasta el inesperado desenlace, en que se narra el asesinato desde un punto de vista completamente nuevo. Una de las mejores adaptaciones de Agatha Christie a la pantalla.
6/10
(1995) | 125 min. | Ciencia ficción
Año 2035. Una catátrofe enigmática ha eliminado casi a la raza humana del planeta. Los pocos supervivientes malviven en condiciones deplorables bajo tierra. La única posibilidad de salvación es hacer un viaje al pasado para erradicar el mal. Para ello, un voluntario, Cole (Bruce Willis), viajará a 1996. Allí conocerá a un joven desequilibrado (Brad Pitt) que le habla del "ejército de los 12 monos". Además una extraña visión atormenta continuamente a Cole. Conocerá también a la doctora Kathryn (Madeleine Stowe), experta en el estudio de la locura. Ella piensa que Cole es un paranoico, pero poco a poco comienza a creerle cuando se cumple todo lo que va profetizando. Espectacular inmersión en el futuro de la mano del singularísimo Terry Gilliam (El rey pescador, Brazil). La película tiene una imaginería poco común y un guión sobresaliente, todo ello con unas interpretaciones magníficas.
6/10
(1958) | 128 min.
Mientras persigue a unos delincuentes Scoottie Ferguson, inspector de la policía de San Francisco, contempla la caída accidental de un compañero desde un tejado. Esto le produce un gran trauma y un insuperable miedo a las alturas. Un día, Scottie recibe una llamada de Gavin Elster, millonario al que conoce del pasado, que le pide que vigile discretamente a Madeleine, su esposa, que se comporta de forma extraña. Uno de los mejores trabajos del mago del suspense, que adaptó la novela 'D'entre les morts', de Pierre Boileau y Thomas Narcejac. Hitchcock trata los dos temas trascendentales más recurrentes de la historia del arte, el amor y la muerte, a través de una historia absorbente e intrigante. Se puede seguir como simple entretenimiento, o como una película reflexiva. Aunque el mismo Hitchcock la recordaba como una película imperfecta, por sus incoherencias de guión, lo cierto es que logra imágenes inquietantes, como cuando Scottie persigue a Madeleine por el museo. Curiosamente, Hitchcock no guardaba un buen recuerdo de Kim Novak, que sin embargo realiza uno de los mejores trabajos de su carrera. James Stewart borda el papel de detective que se resiste a perder a su amada cuando ésta ha muerto.
9/10
(1975) | 117 min. | Thriller
Joseph Turner es miembro de la CIA y se dedica a estudiar posibles mensajes en clave en diferentes textos que se publican. Así comienza a investigar a la agencia americana y su implicación con una misteriosa organización secreta. La agencia le pisa los talones para eliminar a Turner, pues es el único que puede descubrirlos. Mientras tanto, una serie de crímenes se van sucediendo. Sydney Pollack dirige al rubiales Robert Redford en este thriller de espionaje, cuya acción no pierde interés en ningún momento. Buen guión y puesta en escena, a pesar de que el film acuse una estética muy marcada en los setenta, lo que contribuye a que se vaya desfasando con los años. Por otro lado, destaca la presencia de la enigmática Faye Dunaway (Chinatown) y de secundarios de la talla de Max Von Sydow (El séptimo sello) o Cliff Robertson (Comando en el mar de China).
6/10
(1957) | 92 min. | Drama
Un caballero cruzado, angustiado en su búsqueda de Dios, vuelve a casa con su pragmático escudero, a modo de escandinavos Quijote y Panza. Allí, en un mundo azotado por la peste negra, la muerte viene a buscarle; pero logra diferir momentáneamente su destino, jugando con ella una partida de ajedrez. Ingmar Bergman entrega uno de sus títulos medievales (el otro es El manantial de la doncella), que le sirve para reflexionar acerca de una de esas realidades innegables que a todo el mundo le llega: la muerte.
9/10
(1996) | 98 min. | Thriller
Si algo puede salir mal, saldrá mal. Que se lo digan a un torpe vendedor de coches, que monta el secuestreo de su propia esposa. Ocurre en Minnesota en pleno invierno, y todo lo hace para sacar pasta a su suegro. Lo malo es que acude a dos matones tan torpes como él. Lo contrario que la sheriff Marge, esposa perfecta, embarazada, y que investigando resulta ser más lista que el hambre. Formidable e inclasificable film de los Coen, que mezcla el thriller con el humor negro y el dibujo costumbrista de la América profunda del Medio Oste. Si patético resulta el vendedor de coches interpretado por William H. Macy, el contrapunto lo da el matrimonio de la sheriff y su esposo, aparentemente anodino, pero que disfruta con su vida ordinaria, y con el encargo que él logra de diseñar un sello de 3 centavos, remate final del film. Para el recuerdo queda el plano de la trituradora, marca de la casa. Tuvo dos merecidos Oscar (guión y actriz, Frances McDormand) y premio al mejor director en Cannes. La fotografía blanquecina del film es prodigiosa.Y los extras, muy completitos.
8/10
(1991) | 114 min. | Thriller
Se busca a un asesino psicópata. ¿Qué mejor ayuda para la agente Clarice que la de un asesino psiquiatra? El doctor Hannibal Lecter está encerrado en una prisión de máxima seguridad, pues tiene la malísima costumbre de comerse a sus víctimas. Una agente novatilla, Clarice Starling, cuenta con su asesoramiento para detener al criminal "Buffalo Bill", que secuestra y asesina a mujeres jóvenes y rollizas con un propósito muy, muy peculiar. Este inquietante thriller, adaptación de la novela de Thomas Harris, arrasó en taquilla y se llevó los cinco Oscar más importantes (película, director, guión, actor y actriz principales). El silencio de los corderos fue la película que lanzó al estrellato a Anthony Hopkins, hasta entonces poco conocido pese a una trayectoria notable. Jodie Foster preparó su papel consultando con una auténtica agente del FBI, que le habló de la agencia, y de la presencia de la mujer allí.
8/10
(1988) | 125 min. | Thriller Tráiler
La acción nos sitúa en el sur de los Estados Unidos, en 1964. Una época de convulsiones sociales y conflictos raciales en la Norteamérica más profunda. El terror ha renacido en los márgenes del Mississippi de la mano del Ku Klux Klan. Dos hombres blancos y uno negro, defensores de los derechos civiles de la población negra, han desaparecido misteriosamente. Dos agentes del F.B.I. con unas personalidades muy dispares, interpretados por Gene Hackman y Willem Dafoe, son los encargados del caso. Pero la violencia no ha hecho más que empezar, y tendrán que poner en juego sus vidas si quieren solucionar la situación. El caso trasciende a todo el país, y enseguida se organizan movilizaciones y protestas. Arde Mississippi está basada en unos sucesos reales, que tuvieron lugar durante el llamado "Verano de la libertad". Las voces de los líderes negros comenzaban a sobresalir en Estados Unidos, pidiendo justicia e igualdad de derechos con los ciudadanos blancos. Dirigida con sobriedad por el prestigioso Alan Parker, artífice de El expreso de medianoche, la película mantiene la tensión en todo momento y consigue implicar al espectador en la acción. La interpretación de Gene Hackman es soberbia.
8/10
(1986) | 103 min. | Comedia | Drama
A través de las andanzas de tres hermanas, Woody Allen indaga en la infidelidad matrimonial, esta vez con un tono reposado, introspectivo y profundo, a medio camino entre la comedia clásica y el cine de Bergman. Del excelente reparto, destacan Michael Caine y Dianne Wiest, premiados con los Oscars al mejor actor y a la actriz secundaria, respectivamente.
7/10
(1960) | 108 min. | Thriller
En Psicosis, una joven (Janet Leigh) roba una pequeña suma de dinero de su trabajo y emprende la huida. Por el camino se refugia para pasar la noche en un lúgubre motel de carretera atendido por un joven encantador llamado Norman Bates. De repente, es asesinada. Un detective emprende su búsqueda, alertado por los dueños del dinero que robó. Una de las obras maestras del cine de Alfred Hitchcock y, sin duda, la más terrorífica. Psicosis contiene la famosa escena del asesinato de la ducha, que resulta sobrecogedora por su rápido montaje, su excelente fotografía en blanco y negro y por los acordes de violín de la música del maestro Bernard Herrmann. El resto del filme mantiene estas características.
9/10
(2010) | 107 min. | Drama | Thriller | Cine negro
Los años 60 en Brighton. En un ambiente gangsteril, y con el telón de fondo de los enfrentamientos pandilleros de mods y rockers, Pinkie Brown desarrolla su actividad delictiva de modo despiadado. Después de vengar brutalmente una muerte con un asesinato, una fotografía incriminatoria tomada en un lugar público le lleva a trabar relación con Rose, una dulce pero apocada camarera católica, que se enamora de él. Todo parece indicar que Pinkie busca el amor de Rose sólo para evitar su incriminación, pero de algún modo le desarma la inocencia y entrega incondicional de ella, aquello podría ser, tal vez, su camino a la redención. Adaptación de la novela homónima de Graham Greene, escrita y dirigida por Rowan Joffe. Existía ya una prestigiosa versión clásica de 1947 de John Boulting en que participó el novelista, con Richard Attenborough en el papel de Pinkie. Joffe traslada la acción a los 60, e introduce más violencia, con secas peleas y momentos seguramente más cinemáticos, sabe sacar partido al marco de Brighton donde transcurre la acción con una convincente reconstrucción de época. Y conserva el elemento “católico” algo tristón característico de Greene, lo que no impide que la Providencia actúe “milagrosamente” por caminos inesperados, ese momento antológico del disco, al que el director sabe imprimir todo su vigor. Está bien la pareja protagonista, Sam Riley da a Pinkie un carácter antipático y atormentado, pero evitando al tiempo producir completo rechazo; mientras que la formidable Andrea Riseborough despierta la lástima justa, de modo que su fidelidad a machamartillo hacia Pinkie no parezca la de alguien que no está en sus cabales. Funcionan bien los secundarios compinches de Pinkie, como Nonso Anozie, pero cuesta entender un poco más al dúo que componen veteranos de la talla de Helen Mirren y John Hurt, su persistente acoso al protagonista.
6/10
(1973) | 124 min. | Acción | Comedia
En plenos años 30, Henry Gondorff y Johnny Hooker son dos caraduras que se dedican a timar y llevarse grandes sumas de dinero al bolsillo. La muerte de un amigo a manos de un gángster, les producirá deseos de venganza y para ello, prepararán el que será su mayor golpe. Extraordinaria película que ganó siete Oscar y contó con la interpretación de la emblemática pareja de los actores y galanes Paul Newman y Robert Redford. El film no pierde ritmo en ningún momento y gracias al fabuloso y sorprendente guión, acompañado de un toque de humor y una notable ambientación, la historia resulta muy, pero que muy entretenida. Y la química entre los dos actores es inmejorable como ya demostraron en la también fascinante Dos hombres y un destino. Para la posteridad han quedado las saltarinas notas del piano de Scott Joplin, mítica estrella del estilo Ragtime.
8/10
(1944) | 103 min. | Cine negro
El agente de seguros Walter Neff llega tambaleándose de noche a su oficina, herido. Ante un dictáfono, prepara una confesión de sus crímenes, destinada a Keyes, su jefe. Así arranca una de las obras maestrás indiscutibles del cine negro, basada en una novela corta de James M. Cain, convertida en guión por otro maestro del género, Raymond Chandler, y por el genial Billy Wilder. La historia sigue con un largo flash-back, que concluye con el encuentro de Keyes y Walter (que mantienen una suerte de relación paternofilial) con un recurso muy efectivo y visual: durante todo el metraje, Keyes está buscando cerillas para encender sus cigarros, lo que nos habla de una apertura, de que el personaje necesita a los otros a pesar de un lobo solitario; por ello, Wilder prescindió de la escena de la cámara de gas, que había supuesto un fuerte desembolso económico, para concluir con el momento en que Keyes que da fuego al malherido Walter. Entre medias, el cuerpo del film, tenemos a un agente de seguros que visita a un cliente para negociar una póliza de doble indemnización, que beneficiará a su esposa en caso de muerte. El encuentro con ésta, Phyllis Dietrichson, es 'mortal' de necesidad desde el principio. Ella es hermosa y seductora, coquetea con él descaradamente, en albornoz y con su tobillera. Su progresivo conocimiento hará que se conviertan en amantes, y Phyllys, 'mujer fatal', propondrá un crimen, que deberá parecer accidente, en un tren, para que puedan disfrutar del dinero del seguro. Pero matar no es tán fácil, y salir impune del crimen, menos. La escena en que ambos ocupan un automóvil, que no acaba de arrancar, es una de las muestras más expresivas de suspense que ha dado la historia del cine. Contaba Fred MacMurray sobre su filmación: “Yo lo hacía deprisa, y Billy [Wilder] repetía una y otra vez 'Haz que dure más, haz que dure más'; al final le grité: 'Por el amor de Dios, Billy, no puede sostenerse tanto tiempo', y él respondió de nuevo 'Haz que dure más'. Y tenía razón.” Y Wilder explicaba también: “Siempre he creído que la sorpresa  no es tan eficaz como el suspense”. Cain se basó en un suceso real que dio mucho que hablar en la prensa amarilla de la época: Ruth Snyder, logró convencer a un vendedor de corsés, Judd Gray, para que le ayudara a asesinar a su marido. Frente a la novela original, el guión de Chandler y Wilder añadió una segunda historia amorosa: Walter se ve atraída por Lola, la hijastra de Phyllis, lo que acentuará sus remordimientos por implicarse en una acción criminal. Y ya que era difícil hacer creíble que un tipo llegue al extremo de 'engatusar' a la hija del hombre que ha matado, se dio una mayor entidad a Keyes, verdaderamente 'llave' de la película, pues es el personaje que representa la integridad moral.
9/10
(1959) | 116 min. | Comedia
Aunque brilló en géneros como el cine negro (Perdición), y el drama (El crepúsculo de los dioses), el cineasta austriaco Billy Wilder logró sus mejores títulos en el campo de la comedia. Junto con El apartamento, Irma la Dulce y Uno, dos, tres, éste es uno de sus mejores y más memorables trabajos. Chicago, años 20. Corren los años de la Ley Seca, cuando las bandas de gangsters trafican con alcohol destilado ilegalmente. Joe y Jerry son dos músicos de medio pelo que actúan en la orquesta de un club nocturno. Tras huir de una rodada en el local, ambos son testigos involuntarios de la célebre Matanza del Día de San Valentín, un tiroteo en un garaje. Deciden poner pies en polvorosa. Camuflados como mujeres, consiguen trabajo en una orquesta femenina que viaja en tren, con destino a Florida. Con su colaborador habitual, I.A.L. Diamond, el propio Wilder escribió un guión modélico, con réplicas absolutamente geniales, como el célebre diálogo del “Nadie es perfecto”, del final. Disecciona con mucha ironía el universo masculino visto a través de los ojos femeninos. Rica en situaciones desternillantes, la recreación de la década es perfecta. Destacan las interpretaciones de Lemmon, Curtis y Marilyn Monroe, que además interpreta temas tan conocidos como "I Wanna Be Loved By You" y "I’m Through With Love".
9/10
(1980) | 142 min. | Comedia | Musical
Clásico de los años 80 con mayúsculas. Cuando Jake Blues (John Belushi) sale de la cárcel, él y su hermano Elwood (Dan Aykroyd) van a hacer una visita al orfanato de monjas donde pasaron su infancia. Allí se enteran de que, de no conseguir una gran suma de dinero, el orfanato tendrá que cerrar. Los dos hermanos deciden ayudar a las monjas y para ello organizan un conjunto de blues. Aunque ellos dicen que están en una "misión divina", no hacen más que ganrse enemigos por todas partes. Desternillante película de John Landis, con un guión magistral y unas actuaciones memorables, sobre todo la del desparecido John Belushi. La música, una de las bazas del film, cuenta con maravillosas actuaciones de Aretha Franklin, James Brown o Cab Calloway. Además incluye un divertido cameo del mismísimo Steven Spielberg. Un clásico de la comedia difícil de olvidar y que ha dado lugar a una segunda parte.
7/10
(1973) | 110 min. | Comedia | Drama
En la última noche del verano de 1962, los jóvenes de un pueblo de California quieren salir a divertirse antes de tener que volver a sus responsabilidades. George Lucas, antes de ser archiconocido por la saga de La guerra de las galaxias, rodó este film que fue nominado a los Oscar en cinco categorías incluyendo mejor película. La cinta hace una descripción de la juventud norteamericana de plenos años 60. La mezcla de inseguridad de un futuro que llega, las ilusiones vitales de unos muchachos adolescentes y las ansias, a la vez, de diversión, tan propias de la edad, son el tema central de la película. Hoy en día sigue siendo una de las cintas que mejor describen los ideales juveniles de aquella época. Entre el reparto figuran los nombres de Richard Dreyfuss, Ron Howard, Harrison Ford... El film cuenta con nostálgicos temas de The Flamingos, The Platters, The Diamonds, Chuck Berry o The Beach Boys, entre otros. Entretenida e imprescindible.
7/10
(2016) | 113 min. | Drama Tráiler
Inteligente y exquisita adaptación de la novela y luego obra de teatro "L'homme que j'ai tué" de Maurice Rostand, llevada casi 75 años antes al cine por el alemán Ernst Lubitsch. Supone una auténtica obra de madurez del francés François Ozon, un cineasta importante sin duda, con joyas en su filmografía como En la casa, pero al que suele pesar en su filmografía una atmósfera malsana y perversa, y el detenimiento excesivo en la sexualidad. Aquí acierta asumiendo la historia original sin perder un ápice de personalidad, pero con sutileza y decidida capacidad de riesgo. De este modo su propuesta es mucho más universal y de largo alcance de lo que acostumbra. Ha terminado al fin la Primera Guerra Mundial, y los habitantes de los países en conflicto tratan de restañar heridas, aunque éstas siguen abiertas, demasiadas muertes, demasiado odio. A una pequeña localidad alemana llega un misterioso francés, Adrian Rivoire, que visita una tumba en el cementerio, ante la mirada vigilante y discreta de Anna, la novia del ahí recordado, Frantz Hoffmeister, muerto en combate. El recién llegado es visto con recelo los lugareños, incluido el doctor Hans, padre de Frantz, para él cualquier francés es el asesino de su hijo. Pero Adrian resulta ser un amigo de Frantz de su época parisina en la preguerra, que les trae consuelo a él, a la madre Magda, y a Anna, con sus recuerdos. La intimidad con la familia crece, es como si hubieran recuperado al hijo y novio muerto, pero algo turba a Adrian, que no parece estar en paz consigo mismo. No conviene desvelar mucho más de la trama de Frantz, que depara unas cuantas sorpresas, pues a diferencia de Samson Raphaelson y Lubitsch, Ozon y su coguionista Philippe Piazzo cambian el punto de vista y se reservan cierta información crucial, además de prolongar la narración con algunos giros inesperados y muy bien traídos, lo que procura no solo cierto suspense sino, y sobre todo, también una mayor carga de profundidad a la entera propuesta. En primer plano, por supuesto, tenemos una historia de amor truncado, una mujer por un hombre, unos padres por su hijo, junto a un posible recambio. Pero ello está trenzado con las huellas de la guerra en los vencidos y en los vencedores, lo que en el conjunto ayuda a componer un cuadro poderoso y creíble de la naturaleza humana, con sus odios y rencores, patriotismo mal entendido, celos y susceptibilidades. Resulta un interesante ejercicio comparar las versiones de Lubitsch y Ozon, por ejemplo resulta muy semejante el poderoso pasaje de Hans invitando a sus amigos a una cerveza, pero en ambos filmes hay un momento interesante, el de la confesión, sólo que los personajes que acuden al sacerdote se invierten, una curiosa variante sobre el mismo tema, acudir a un consejero espiritual en momentos de zozobra interior. La película habla de perdón, de desesperación, de poner a mal tiempo buena cara, de compasión, de segundas oportunidades, de clasismo y hasta de arte, qué bien está introducida la música y la pintura. La película cuenta con cuatro grandísimos personajes, y resulta difícil señalar a alguien como "el mejor", aunque supone una gratísima sorpresa la desconocida Paula Beer, junto al más visto Pierre Niney, y los veteranos Ernst Stötzner y Marie Gruber. La fotografía en blanco y negro de Pascal Marti, con puntuales y nada caprichosas incursiones en el color para determinadas evocaciones, es preciosa. También resulta muy adecuada la banda sonora compuesta por Philippe Rombi.
8/10