IMG-LOGO

Lista de cine

Las mejores películas sobre relaciones fraternales, hermanos y hermanas

Las relaciones entre hermanos han dado mucho juego en la historia, desde el trágico asesinato de Abel a manos de Caín. En el cine hay muchas películas que no sólo pintan las relaciones familiares, sino que ponen el foco en cómo se tratan hermanos y hermanas.

Aquí proponemos una lista de las más destacadas, aunque agradecemos sugerencias fraternales acerca de títulos que hayamos podido pasar por alto, escribiendo a decine21@decine21.com

Las mejores películas sobre relaciones fraternales, hermanos y hermanas
(1960) | 177 min. | Drama
En busca de una vida mejor, Rosaria Parondi, una madre viuda del sur de Italia, emigra a Milán con cuatro de sus hijos: Rocco, Simone, Ciro y Luca. Allí se reencuentran con Vincenzo, el quinto, que ya se ha establecido. Los chicos encuentran trabajos rudimentarios que les permiten sobrevivir a duras penas. Rocco es llamado a filas, y mientras cumple con el servicio militar, empieza a salir con Nadia, una prostituta que había estado con su hermano Simone, el mayor, que trata de abrirse paso en el mundo del boxeo. Uno de los grandes títulos del cine europeo, y la última gran película de temática neorrealista de Luchino Visconti. El cineasta refleja la realidad social de los emigrantes que dejaban el campo en el momento en que trataban de salir adelante en la ciudad, como ocurría en la película española Surcos, rodada nueve años antes. Explora sobre todo el amor familiar, pero también la  intolerancia y la injusticia. Visconti suele hablar de los cambios sociales a lo largo del tiempo. Pero un tema se repite con frecuencia en su filmografía: la familia. En esta ocasión, estamos ante una familia matriarcal, con una madre testaruda que recuerda muchísimo a la protagonista de Bellísima, otra de sus mejores películas. En ambos casos, hay una madre que quiere que sus hijos vivan mejor que ella.
9/10
(2018) | 105 min. | Comedia | Drama Tráiler
Los hermanos Esnard. Lola, abogada que se enamora de uno de sus clientes en proceso de divorcio, es algo así como el imprescindible nexo de unión fraternal, que se plasma en las visitas periódicas a la tumba de sus progenitores. Benoît, el mayor, óptico, se casa por tercera vez, puede que haya encontrado en Sandra a la mujer de su vida. Y Pierre, divorciado a disgusto, con un hijo en la universidad, y bastante desordenado, ha sido despedido de su trabajo de demolición de edificios, le ha tocado cargar con los efectos colaterales del último encargo, y no tiene con quién compartir su frustración. Dirige esta amable comedia francesa con rivetes dramáticos uno de los actores protagonistas, Jean-Paul Rouve, que encarna al hermano mayor. Incide en la idea de la importancia de los lazos familiares, que hay que cultivar, el cariño se da por supuesto, pero hay que esforzarse y saber detectar cuándo un hermano o una hermana necesitan ayudan, un hombro sobre el que poder llorar, y ponerse a tiro, no escurrir el bulto. Tienen encanto las discusiones y reproches, incluso con períodos de cortar relaciones, junto a un amor que acaba siendo incondicional, por un herma o se hace lo que haga falta. Rouve, también coguionista, ha contado con la ayuda del especialista David Foenkinos (La delicadeza, La biblioteca de los libros rechazados) en la elaboración del libreto, lo que se nota en la humanidad de los personajes, y en la capacidad de entrelazar los palos que da la vida –los altibajos y sinsabores provocados por el paro, las dificultades matrimoniales, la desilusión porque los hijos no llegan...– con un tono optimista y esperanzado, incluso con elementos humorísticos que nunca parecen metidos con calzador. Además de Rouve, están bien Ludivine Sagnier, José Garcia, Ramzy Bedia, Pauline Clément y Lola Dubus en sus respectivos papeles.
6/10
(1988) | 133 min. | Drama
Charlie Babbit descubre que no ha heredado la fortuna de sus padres. El beneficiario es Raymond, un hermano mayor que Charlie ni sabía que existía, y que padece autismo. Charlie parte en su busca, para llevarle a cobrar, pero éste se niega a montar en avión, por lo que tendrán que atravesar EE.UU. por carretera. 4 Oscar, incluyendo mejor película, avalan la calidad de este melodrama, donde Tom Cruise aguanta el tipo frente a un inmenso Dustin Hoffman. Compartimos el agotamiento de Cruise con el acertijo de ‘Quién juega en la primera base’. Inolvidable la música del entónces jovencísimo Hans Zimmer.
7/10
(1949) | 121 min. | Drama
A mediados de siglo XIX, cuatro hermanitas muy diferentes entre ellas (Meg, Jo, Amy y Beth) viven felices con su madre y esperando noticias de su padre que se encuentra en la guerra. Meg es la responsable hermana mayor, Jo es la rebelde que quiere ser escritora, Amy es la más presumida y amante de la pintura y la pequeña Beth es la dulce y frágil, al mismo tiempo. La película narra el paso de los años de estas muchachas, su madurez, sus preocupaciones, deseos, alegrías y tristezas. Sus vecinos y amigos siempre están al lado de estas jovencitas de gran corazón. Deliciosa película clásica protagonizada por Janet Leigh, Elizabeth Taylor, Margaret O'Brien y Peter Lawford, entre otros. El film es una adaptación de la novela de Louisa May Alcott, que ya contaba con una versión en 1933 de George Cukor con Katharine Hepburn. El film de Mervyn LeRoy con el agradable Technicolor se ha convertido en una maravillosa película. Indispensable.
7/10
(1995) | 98 min. | Comedia | Drama
Edward Burns protagoniza, escribe, dirige y produce su debut en la pantalla, una estimable película sobre las relaciones fraternales de una familia católica de origen irlandés, que vive en Nueva York. La acción arranca cuando los tres hermanos entierran a su padre, ocasión que la madre desea aprovechar para regresar a su Irlanda natal, donde dejó a su verdadero amor, pues se casó con el finado por el hecho de estar encinta. El film, que tiene algo de autobiográfico, relata las vivencias y desorientación vital de los tres hermanos, uno casado, dos solteros, que viven bajo el mismo techo. Burns muestra cierta frescura en su relato, aunque hay cierta ambigüedad en su punto de vista: muestra en los distintos personajes una clara incoherencia en su vida amorosa, y parece querer mostrar los efectos negativos de una mala educación, de un catolicismo desenfocado; y al tiempo quiere mantener una mirada nostálgica ante lo que ha sido la propia forma de vida. Con lo que queda un plato de sabor agridulce, del que no deberían extraerse conclusiones generales, que gusta y desagrada al mismo tiempo.
6/10
(1958) | 145 min. | Drama
Adaptación de la gran novela del maestro ruso Fiódor Dostoyevski. Evidentemente resulta imposible atrapar la complejidad de la voluminosa obra, pero al menos se intenta. El asesinato del padre de los cuatro hermanos Karamazov, un personaje ciertamente impresentable, sirve para plantear el grado de responsabilidad en su muerte de cada uno de ellos. El film de Richard Brooks, experto en adaptar autores como Faulkner, Williams o Capote, se esfuerza en captar los dilemas morales planteados por el autor, incluidos los relativos a fe, racionalidad y libertad. La interpretación de Yul Brynner como Dimitri es fantástica, y está muy bien secundado por el resto del reparto.
6/10
(2018) | 122 min. | Western Tráiler
Los hermanos Charlie y Eli Sisters son dos matones que ejecutan sin piedad las órdenes de su jefe, El Comodoro, siempre consistentes en liquidar a sus enemigos. Un nuevo encargo, matar a Herman Warm, se complica cuando su informante, John Morris, se asocia con su objetivo e intenta despistarlos. Deben emprender entonces un largo viaje-persecución desde Oregón hasta San Francisco, donde la fiebre del oro causa furor. Y en el camino surge el cambio de impresiones entre Eli, el mayor, que desearía abandonar su vida criminal, y Charlie, más visceral y salvaje, al que la negativa relación con su progenitor ha marcado a fuego por la senda de la violencia. Poderoso western dirigido por el francés Jacques Audiard, que escribe el guión con su colaborador habitual desde Un profeta, Thomas Bidegain, a partir de una novela de Patrick Dewitt. Sorprende su visión descarnada del salvaje oeste, donde impera con frecuencia la violencia, con muertes brutales, caciques que se creen investidos del poder para decidir sobre las vidas ajenas, y subalternos que acatan sus órdenes como mercenarios sin escrúpulos. Pero también el modo en que puede introducirse la humanidad: la búsqueda de la utopía, una sociedad democrática donde todos compartan iguales derechos, la comunión con la naturaleza, la camaradería que lleva a compartir lo que uno lleva dentro y exponer ante el amigo los propios demonios interiores. Y aquí el motivo de la fiebre del oro y la fórmula química para encontrar el dorado metal se convierten en estupendo símbolo catalizador de un formidable, brioso cambio de timón en la historia. La gran habilidad del film es el modo delicado en que se nos desliza por esta pendiente de la añoranza de algo mejor, que conduce a momentos verdaderamente entrañables. Que pueda convivir lo brutal y lo emotivo en este film es una especie de milagro, donde la transformación de los personajes nunca parece artificiosa. Los cuatro actores principales, con mención especial para John C. Reilly, están sencillamente soberbios. La última secuencia es pura mágia, con un plano muy fordiano en el umbral de la puerta, y otro en que los efectos visuales, usados sin alardes, nos conducen suavemente a la hermosa conclusión. Audiard ha contado además con un magnífico equipo técnico en apartados como el diseño de vestuario –la mítica y 4 veces oscarizada Milena Canonero–, la música –vuelve a trabajar con su compositor habitual y uno de los más talentosos del momento, Alexandre Desplat, 2 veces ganador del Oscar– y la fotografía –el no tan conocido Benoît Debie, que fuerza algunos momentos difícules de imágenes nocturnas–.
8/10
(2017) | 110 min. | Drama Tráiler
Cuando los alemanes ocupan París, los jovencísimos judíos Joseph y Maurice deben ir al colegio con una estrella de David que su madre por obligación legal les ha cosido a la ropa, lo que les convierte en víctimas de acoso escolar. Temiendo que la situación vaya a peor, su progenitor les da un poco de dinero y les obliga a escapar de casa, para tomar un tren y tratar de cruzar como sea a la Francia libre. El canadiense Christian Duguay se ha labrado como cineasta una de las carreras más insólitas de la historia, pues igual rueda cintas de Hollywood de acción, como El arte de la guerra, que fantasías de serie B como Asesinos cibernéticos, o logradas hagiografías televisivas, como Juana de Arco, Pío XII, bajo el cielo de Roma o San Agustín, sin olvidar la versión moderna de Cenicienta, en Italia, telefilm que se ha convertido en un clásico de la programación de sobremesa. Resulta imposible establecer conexiones entre sus trabajos, salvo porque siempre suele cuidar bastante la calidad. Es lo que ocurre con esta revisión del libro autobiográfico de Joseph Joffo, que poco después de convertirse en un fenómeno en Francia tras su publicación, e incorporarse a los programas escolares, conoció una adaptación cinematográfica en 1975 de la mano de Jacques Doillon. El artesano al frente juega su mejor baza, su falta de pretensiones autorales, mejorando el clásico de los 70, rodado cuando la ‘nouvelle vague’ había puesto de moda que el director-autor llamara la atención. Aquí manda la fidelidad al libro, con una puesta en escena convencional, pero que conserva el tono positivo del original. Historia iniciática sobre el paso a la madurez, con momentos emotivos, o que logran crear suspense, retrata con fidelidad la oscura época histórica gracias a un logrado diseño de producción. Los niños protagonistas sobresalen sobre el resto del elenco, donde alguna interpretación, como la de Christian Clavier, en una breve aparición como doctor, quizás resulte exagerada.
6/10
(2015) | 123 min. | Drama Tráiler
Una flor delicada. Una historia muy sentida, entrañable, humana. Con una emotividad que evita el riesgo del empalagamiento. Y tremendamente femenina. Sachi, Yoshino y Chika son tres hermanas que han debido aprender a cuidarse solas desde la ruptura de sus padres, él se fue con otra mujer, y ella, poco responsable, no fue el apoyo que debiera haber sido. De algún modo a Sachi, la mayor, le tocó hacer de madre. La noticia de la muerte del progenitor conduce a las tres hermanas a participar en sus honras fúnebres. La ocasión les permite conocer a su medio hermana pequeña Suzu, adolescente encantadora y responsable, a la que proponen que se vaya a vivir con ellas. Hirokazu Koreeda adapta un manga de Akimi Yoshida, pero bien podría tratarse del equivalente nipón del clásico de Louisa May Alcott “Mujercitas”, pues también aquí se nos ofrece un acertado y romántico cuadro de la psicología femenina, con cuatro mujeres muy unidas, que se quieren, pero cada una con su distinta y fuerte personalidad. Abundan además atractivos personajes secundarios, que contribuyen poderosamente a la belleza del conjunto, como el de la mujer que regenta un pequeño restaurante, y que tiene un admirador que fue buen amigo del padre de las chicas. El director imprime a la narración un ritmo tranquilo, en que los personajes crecen y van asumiendo los fantasmas del pasado, la culpabilización al padre o a la madre, cuestiones que marcan sobre todo a las hermanas mayor y menor. Por otro lado se nos apuntan de modo encantador los romances de cada una de ellas: la mayor con un hombre casado, curiosa paradoja; la siguiente, acostumbrada a ir de flor en flor, parece que podría sentar la cabeza gracias a su humano jefe; la más friki está a gusto con el empleado de una tienda de deportes; y la pequeña, apasionada del fútbol, despierta la admiración de un compañero del equipo de la escuela. Estamos ante una hermosa película sobre la vida misma, y las cosas que hacen que merezca la pena vivirla: el amor, la entrega, la generosidad, el perdón, la familia, la aceptación de la muerte y la honra a las antepasados.
9/10
(2018) | 100 min. | Aventuras | Fantástico | Animación Tráiler
Simpático anime escrito y dirigido por Mamoru Hosoda, responsable de El niño y la bestia, que combina ingeniosamente una historia doméstica con los elementos fantásticos. Sigue una trama de “príncipe destronado”, Kun es un mimado chaval de cuatro años que ve cómo pasa de ser el centro de la atención de sus padres y abuela, a pasar a un segundo plano cuando nace su hermana pequeña, Mirai. Empiezan a asaltarle unos celos insufribles, que le llevan a caer en berrinches fuera de lugar. Sin embargo, en el jardín de su casa empiezan a producirse extraños fenómenos. Su perro adopta una forma humana y trata de darle una explicación de los sentimientos que se han apoderado de él. Y también se le presenta su hermana Mirai en el futuro –precisamente su nombre en japonés significa futuro–, ya una adolescente, y otros personajes de su familia en diferentes etapas de su vida, que le transmiten valiosas acciones. Con una animación ocurrente, que se nota que ha acudido al uso del ordenador en las impactantes tomas aéreas, Hosoda tiene la habilidad de combinar las pequeñas tragedias cotidianas –aprender a montar en bicicleta– con el humor, esto último en la divertida escena en que que Kun, ayudado por los personajes de sus visiones, debe recoger un juego de muñecas para evitar cierta maldición. La narración incorpora cuestiones como el hecho de que marido y mujer comparten tareas domésticas, e incluso a veces el esposo puede que tenga que hacer un esfuerzo extra ante las obligaciones profesionales de ella. Y el pasaje en la estación de tren donde Kun se siente abrumado tiene un encanto que no se recordaba en ese entorno desde La invención de Hugo.
7/10
(1935) | 96 min. | Comedia
En uno de sus films más famosos, los hermanos Marx interpretan a Otis B. Driftwood, Fiorello y Tomasso, representantes operísticos. Juntos tratarán de ayudar a Ricardo Baroni, un magnífico tenor relegado al coro de la Ópera de Milán, el cual está enamorado de Rosa, cantante de la misma compañía. Pero, Rosa es mucha Rosa y el cantante estrella, Lasparri, también bebe los vientos por ella. Para obtener su amor, este último sugiere al director de la Ópera de Nueva York que la contrate como primera voz femenina. Humor surrealista de los hermanos Marx, más en forma que nunca. Groucho da rienda suelta a sus chispeantes diálogos al tiempo que sus hermanos hacen lo propio con el humor físico que les hizo inolvidables. Esta cinta incluye gags tan conocidos como el del camarote lleno de gente, o el contrato entre Groucho y Chico, con el diálogo de “la parte contratante de la primera parte”.
6/10
(2005) | 109 min. | Acción
Los Mercer son cuatro hermanos adoptivos, cuyas vidas transcurren por separado desde hace tiempo, cada uno sigue su camino. Jeremiah es un hombre de negocios, Bobby, un joven impulsivo, Angel se ha convertido en padre de familia y Jack es músico y trata de triunfar en el mundo del rock. Son tipos duros, criados en la calle, que habrían acabado convertidos en delincuentes, de no ser por Evelyn Mercer, una carismática mujer que se hacía cargo de pequeños huérfanos de Detroit, y que formó con ellos una auténtica familia. Durante un atraco en una tienda, la señora Mercer es tiroteada y muere. Tras el funeral, Bobby propone a sus hermanos buscar a los culpables y tomarse la justicia por su mano. John Singleton, director afroamericano responsable de Shaft y A todo gas 2, reincide en el género policíaco. Como suele ser habitual en su filmografía, está muy presente el tema racial, pues en esta ocasión los protagonistas son dos blancos y dos negros. Cuenta como protagonista con Mark Wahlberg, con quien le une una relación de amistad, aunque nunca habían trabajado juntos. El guión es ligero y convencional, pues repite el típico esquema de cualquier película de venganzas, aunque añade algún toque de crítica social y pequeñas pero acertadas reflexiones sobre la importancia de la familia. Pero a Singleton le interesa sobre todo componer secuencias de acción, tan curiosas como el tiroteo de la casa, en que las balas destruyen brutalmente las paredes.
5/10
(1954) | 98 min. | Romántico | Musical
Milly (Jane Powell) es una recien casada empeñada en que los seis hermanos de su recién estrenado marido encuentren mujer y se casen. Efectivamente estos conocerán a seis atractivas mujeres, a las que tendrán que conquistar. El relato del "Rapto de las Sabinas", de Stephen Vicent Benet, sirve de inspiración a este brillante espectáculo musical dirigido por Stanley Donen y protagonizado por Jane Powell, Howard Keel, Jeff Richards, Russ Tamblyn y Tommy Rall. La película, nominada al Oscar en cinco categorías, incluida la de mejor película, fue finalmente galardonada con una estatuilla a la mejor banda sonora (Adolph Deutsch). Asimismo destaca la excelente coreografía de Michael Kidd, y la participación de los bailarines más famosos de Broadway.
6/10
(2018) | 119 min. | Comedia Tráiler
Pete y su esposa, Ellie, tienen una vida acomodada tras triunfar con su negocio de reforma de casas. Pero han esperado demasiado para formar una familia, por lo que se sienten vacíos, así que tomarán la opción de adoptar, lo que requiere que asistan a clases previas. En una reunión con niños desamparados, conocen a Lizzy, una adolescente que les convence, aunque va en un “pack” con sus dos hermanos más pequeños… Mark Wahlberg ha quedado encantado con el realizador Sean Anders, bajo cuya batuta ha protagonizado Padres por desigual y su secuela, Dos padres por desigual. Ahora produce su tercera colaboración, donde también ejerce como protagonista. Se trata de un film muy superior a aquéllos, pues no sólo acumula momentos que causan carcajadas (la escena de la niña aislada resulta particularmente divertida), sino que también consigue resultar emotiva, y eso que no resulta nada fácil nadar entre ambos extremos. Trata con profundidad el esfuerzo que supone la adopción, dejando claro las dudas y las dificultades a las que se enfrentan quienes han elegido esta opción, pero también las recompensas que les esperan, y queda bastante claro que realizan una labor muy necesaria, para dar una familia normal a chicos que no la tienen. Mark Wahlberg y Rose Byrne han elegido componer a personajes exagerados, pero cumplen con sus tareas. Y están bien secundados, por un lado por veteranos tan eficaces como Octavia Spencer, y por otro por recién llegados como la jovencísima Isabela Moner, y sus expresivos hermanos. Concesión casi inevitable en los tiempos que corren, se incluye una pareja homosexual entre los compañeros de los protagonistas que acuden a las clases de padres adoptivos.
6/10
(1972) | 164 min. | Drama
Una película épica basada en la novela de Mario Puzo, guionista de la película junto a Coppola. Cuenta la vida de la familia Corleone, que ha ascendido en la sociedad norteamericana de principios de siglo gracias a la ambición y a las agallas de su patriarca, Don Corleone (Marlon Brando). Don Corleone es uno de los jefes de las familias neoyorquinas, que ejerce un enorme poder, que llega incluso hasta las altas esferas políticas. En un mundo de corrupción, Don Corleone es también el principal defensor del viejo orden moral de la mafia. Pero las nuevas generaciones no están dispuestas a acatar sus métodos, y el padrino no tiene fuerzas para imponerse. Un impresionante retrato que sobre la mafia siciliana en Estados Unidos. En el año de su estreno fue un gran éxito en taquilla. Logra la atención del espectador en todo momento, gracias a la maestría en la dirección de Coppola, y nunca resulta aburrido aunque se vuelva a ver de modo habitual. Oscar a la mejor película, al mejor guión, y al mejor actor para Marlon Brando, que se negó a recoger como protesta contra el trato dado por el gobierno a los indios norteamericanos. La historia se cuenta de manera contundente y ágil, a pesar de que está llena de dobleces. En el reparto aparecen con fuerza algunas brillantes caras nuevas, como la de Al Pacino, James Caan o Diane Keaton. La música de Nino Rota es inolvidable. Imprescindible y genial.
9/10
(1974) | 192 min. | Drama
Una segunda parte que rompe el tópico de segundas partes nunca fueron buenas. Es cuestionable si es mejor o peor que la genial primera parte pero, como poco, se queda a la misma altura. Cuenta la vida del niño Vito Corleone, el futuro padrino interpretado en la primera parte por Marlon Brando. A los nueve años, Vito Corleone presencia en su Sicilia natal cómo un capo de la mafia local asesina a su padre, a su madre y a su hermano. Él debe emigrar a Estados Unidos, donde dieciséis años después ya es el padrino de una importante familia. Hasta aquí, el personaje es interpretado por Robert De Niro. Cuando muere, le sucede su hijo Michael (Al Pacino), que trata de legalizar los negocios mafiosos de su familia para convertirlos en una empresa respetable. Una secuela formidable. El relato de la ascensión de Vito y el de la venganza de Michael, se combinan de forma muy atractiva en el audaz guión, firmado de nuevo por Coppola y Puzo. Es menos espectacular que la anterior, pero el ritmo narrativo es también impresionante. La actuación de Robert De Niro es brillantísima, y ganó un Oscar al mejor secundario. Al Pacino, Robert Duvall y Diane Keaton están sensacionales. La música, de Nino Rota, inigualable.
10/10
(2019) | 134 min. | Acción Tráiler
Spin-off de la saga Fast & Furious o A todo gas, como fue conocida en España en sus inicios, que se centra en dos de los personajes, mencionados en el título, Hobbs y Shaw –encarnados por los especialistas en acción Dwayne Johnson y Jason Statham, con vocación de iniciar una subfranquicia. El argumento es más simple que el mecanismo de un botijo, pura excusa para orquestar impresionantes escenas de acción, adobadas con conflictos fraternales y familiares. Hobbs y Shaw son requeridos por los servicios secretos de sus países, tras el robo de un virus letal que estaba en manos del MI6, todo apunta a que ha sido una de las agentes, Hattie, la autora de la sustracción de un arma biológica peligrosa, que podría acabar con todo el planeta. Pero en realidad, la valerosa mujer de acción se ha inyectado en el cuerpo las cápsulas del virus para que no cayera en manos de Brixton, sicario de una organización que piensa que el futuro del planeta pasa por un paso evolutivo consistente en cargarse a casi todo bicho viviente con el virus, y confiar en la tecnología. De hecho Brixton, antiguo colega de Shaw, es medio cyborg, casi un terminator, equipado con sensores que le permiten evaluar a sus oponentes y dar letal respuesta adecuada a los mismos. David Leitch, bregado en el cine como especialista de escenas de acción, y director de segunda unidad en películas del género, pasó a director con Atómica y Deadpool 2. Su fuerte no estriba en pillar las sutilezas de un guion que carece de ellas –aquí firman el libreto Chris Morgan, habitual de la saga, y el recién llegado Drew Pearce–, sino en las escenas de acción y peleas, de las que hay un buen surtido, en su mayoría automovilísticas, faltaría más, destacan la de Londres y la de isla de Somoa. Son sin duda, vistosas, pero la película se alarga innecesariamente, dos horas y media resultan excesivas, y aún se atreven a incluir escenas post-crédito de dudoso interés. No faltan detalles humorísticos, un tono amable en general, y subtramas elementales sobre la rivalidad entre Hobbs y Shaw, obligados a formar equipo en contra de su voluntad, y la idea de recuperar las relaciones fraternales perdidas, ambos protagonistas tienen que hacer las paces con su pasado y redescubrir los lazos familiares y el cariño que importa. Al reparto se suman en esta ocasión dos actores con pedrigí, Idris Elba, el villano que es descrito en cierto momento como “un supermán negro”, y Vanessa Kirby, la princesa Margarita de The Crown. Lo de Helen Mirren, que repite como mamá de Shaw, es puro cameo, pero seguro que conlleva un sustancioso cheque.
5/10
(1980) | 142 min. | Comedia | Musical
Clásico de los años 80 con mayúsculas. Cuando Jake Blues (John Belushi) sale de la cárcel, él y su hermano Elwood (Dan Aykroyd) van a hacer una visita al orfanato de monjas donde pasaron su infancia. Allí se enteran de que, de no conseguir una gran suma de dinero, el orfanato tendrá que cerrar. Los dos hermanos deciden ayudar a las monjas y para ello organizan un conjunto de blues. Aunque ellos dicen que están en una "misión divina", no hacen más que ganrse enemigos por todas partes. Desternillante película de John Landis, con un guión magistral y unas actuaciones memorables, sobre todo la del desparecido John Belushi. La música, una de las bazas del film, cuenta con maravillosas actuaciones de Aretha Franklin, James Brown o Cab Calloway. Además incluye un divertido cameo del mismísimo Steven Spielberg. Un clásico de la comedia difícil de olvidar y que ha dado lugar a una segunda parte.
7/10
(1998) | 100 min. | Drama
Derek es uno de los principales líderes de un grupo neonazi en Estados Unidos. Una noche, cegado por el odio, asesina a dos negros que trataban de robarle el coche, por lo que es enviado a prisión. Mientras tanto, su hermano pequeño ha desarrollado su admiración por él hasta el punto de convertirse también en neonazi. Impactante film el dirigido por Tony Kaye, procedente del mundo de la publicidad, y que ha trabajado en documentales de contenido social para distintas ONGs. Gracias a los magníficos trabajos de Edward Norton (musculó su cuerpo para la ocasión y fue candidato al Oscar) y Edward Furlong (el célebre chaval de Terminator 2: el juicio final), ofrece una lúcida visión acerca de cómo la violencia y el racismo pueden convertirse en válvula de escape para cerrar los ojos a los problemas cotidianos. Destaca también la cuidada fotografía que usa el blanco y negro en los "flash-backs".
8/10
(2005) | 140 min. | Aventuras Tráiler
La saga de Las crónicas de Narnia es todo un clásico de la literatura infantil en el mundo anglosajón. Los siete libros que componen la serie se habían publicado hace tiempo en España, y aunque la acogida fue aceptable, el auténtico ‘boom narniano’ ha comenzado con la excelente adaptación del primer libro que escribió C.S. Lewis (aunque no sea la primera, cronológicamente hablando), El león, la bruja y el armario. El film arranca en plena Segunda Guerra Mundial. Los aviones alemanes castigan duramente a Londres con sus bombas, hasta el punto de que la señora Pevensie decide enviar a sus cuatro retoños a una tranquila casa de campo, habitada por un viejo profesor. Peter es el mayor, y como su padre está en el frente, se siente de algún modo cabeza de familia, y responsable de sus hermanos. La segunda, Susan, tiene desarrollado vivamente su instinto maternal. Edmund, celoso de su hermano mayor, siempre anda enfurruñado. Y Lucy, la más pequeña y dulce, posee una imaginación desbordante. Por eso, cuando Lucy se esconde dentro de un armario, jugando al escondite en el enorme caserón, la gran experiencia que vive en su interior, y que cuenta luego a sus hermanos, es recibida con incredulidad. En efecto, la pequeñaja asegura que ha estado en Narnia, un mundo fantástico que vive un invierno perpetuo, y donde ha hecho buenas migas con un fauno, el señor Tumnus. Cuando los cuatro hermanos examinan el mueble, sólo descubren un armario y nada más. Pero habrá más viajes a Narnia y un montón de aventuras, como la de salvar a Narnia del poder maligno de la Bruja Blanca. Y por supuesto, conocerán al majestuoso Aslan, un león muy especial. Andrew Adamson, codirector de las dos entregas de Shrek y admirador confeso de la saga Narnia desde que era niño ha logrado un milagro. Su film no sólo es radicalmente fiel a la obra de Lewis, sino que, sin abandonar su condición de entretenimiento pensado para un público infantil, asume en más de un momento rasgos de relato épico, lo que ha ayudado al disfrute de un espectro de espectadores amplísimo. De ahí su inesperado éxito de taquilla, que ha logrado empatar y casi superar al todopoderoso Harry Potter. La trama tiene un toque de inocencia, al que ayuda mucho la pequeña Georgie Henley, la actriz que da vida a Lucy. Nos habla de la fragilidad humana a través de Edmund (estupendo, el chaval Skandar Keynes), que al sentirse desplazado por sus hermanos, busca consuelo en el lugar equivocado, o sea, al lado de la Bruja Blanca (una magnífica Tilda Swinton, que compone una auténtica ‘dama de hielo’), que le ofrece dulces que terminarán siendo muy amargos. Mientras que los dos hermanos mayores hablan de responsabilidad y madurez, un mensaje muy interesante para cierta juventud convocada a no se sabe qué absurdo macrobotellón, al que acude en tropel porque no tiene otra cosa que hacer.
7/10