IMG-LOGO

Lista de cine

Las 100 mejores películas sobre "guerra de sexos"

Recogemos aquí un elenco, sin orden de importancia, de cien películas que hablan de esas peculiares relaciones entre hombres y mujeres.

Las hay de todos los tipos, comedias locas o más clásicas, o dramas e historias trágicas.

A veces el tema del film es propiamente el de la "guerra de sexos", pero otras veces esta cuestión sólo una parte significativa de la vida de los personajes.

Si al usuario se le ocurren algunas ausencias imperdonables, que no olvide ponerse en contacto con nosotros en decine21@decine21.com y decirnos qué sugerencia tiene para esta lista.

Las 100 mejores películas sobre
(2005) | 120 min. | Acción Tráiler
John y Jane Smith son un matrimonio convencional que vive en la tediosa monotonía diaria. Residen en un barrio adinerado, tienen un chalet confortable y todo les va bien. Pero en realidad, el uno y la otra se desconocen absolutamente, porque ambos se ganan la vida como asesinos profesionales en las dos “organizaciones” rivales más importantes de este curioso ámbito laboral. Y el señor y la señora Smith son los mejores cuando se trata de eliminar a un objetivo. Pero un día, el trabajo de uno interfiere en el del otro, de modo que, tras el estupor del descubrimiento, los dos cónyuges reciben órdenes de matar a su media naranja. La película es una locura de principio a fin, ya que la acción más alucinante, la comedia surrealista y el romance pasional se unen de modo completamente inverosímil, ríete de Rambo en sus mejores momentos. Pero… ¿a quién le importa el guión? Está claro que en esta película tan sólo queremos ver en acción a dos de los actores más “ad-mirados” del panorama Hollywood y del papel couché, para cuyos personajes, por cierto, también fueron candidatos Nicole Kidman, Catherine Zeta-Jones, Johnny Depp o Will Smith. En fin, que ya se ve que el tirón de la fama era importante. Doug Liman, quien demostró su extraordinario manejo de la acción en El caso Bourne (2002), hace alarde otra vez de una pericia notable al rodar algunas secuencias muy brillantes y moviditas, como el juego del gato y el ratón en la casa de los Smith o el intenso tiroteo en los grandes almacenes. Y además de extraer –como era de suponer– todo el sex appeal de la pareja en alguna secuencia subida de tono, Liman también aporta cierta originalidad en unos divertidos insertos tipo psicoanálisis, que, a modo de prólogo y epílogo muestran la enorme química que existe entre Brad Pitt y Angelina Jolie, quizá las estrellas más de moda de la actualidad.
5/10
(2004) | 110 min. | Comedia | Musical
Ésta es una película para arrellanarse en el sillón y disfrutar durante dos horas con una perpetua sonrisa colgada de los labios. Eso sí, aderezada con unos cuantos mohines, un mucho de romance, algún toque cómico explosivo y unos números musicales de una candidez, ritmo y alegría maravillosas. Y todo este cóctel al servicio de una historia clásica a más no poder, adaptación libre de la novela decimonónica "Orgullo y prejuicio", de Jane Austen, una de las más grandes novelistas inglesas. Aquí los Bennett de la historia original son los Bakshi, una familia de Nueva Delhi, pudiente y numerosa, formada por un matrimonio con cuatro bellas hijas. La señora Bakshi está obsesionada con encontrar al marido ideal para ellas, sobre todo para la excesivamente díscola y librepensadora Lalitha, que además de ser la más hermosa hace gala de una actitud vital demasiada moderna para sus padres. En esas estamos cuando a raíz de una boda celebrada por todo lo alto, Lalitha conoce a dos jóvenes caballeros ingleses que parecen no caerse muy bien, Darcy y Wickham. Tras algunos encuentros y desencuentros, ella comienza a tontear con uno, a pesar de las serias advertencias del otro. Y entretanto la madre de Lalitha ya ha concertado una cita en su casa con un joven y divertido pretendiente, Mr. Kholi. La directora Gurinder Chadha, que encandiló al público con Quiero ser como Beckham, vuelve a dar el campanazo, pero ahora adentrándose hasta las cachas en el genuino modo de hacer cine de su país de origen, India, donde el colorido, las fiestas, los bailes y los vínculos familiares son fiel reflejo de tradiciones ancestrales y acaban por ser elementos esenciales del propio argumento. Aquí hay que aplaudir especialmente las expresivas coreografías y las preciosas canciones (algunas realmente inolvidables, como la divertida “No Life Without Wife” y la romántica “Take Me to Love”), y el encanto natural de los intérpretes, en especial de la gran estrella Aishwarya Rai.
7/10
(2005) | 107 min. | Comedia | Romántico
Estamos ante una especie de versión juvenil de Cuando Harry encontró a Sally, aquella inolvidable comedia sobre los encuentros y desencuentros de dos personajes dispares condenados a estar juntos. De la misma forma, Emily y Oliver se conocen durante un viaje en avión. En principio parecen demasiado dispares para que surja algo entre ellos. Oliver es un chico cuadriculado, que acaba de licenciarse en la facultad, y ha calculado un meticuloso plan para triunfar en los negocios. Ella es una muchacha creativa, pero más alocada y rebelde. Durante los 6 años siguientes, ambos se reencontrarán en numerosas ocasiones, pero diversas circunstancias impiden que entre ellos surja el amor. El cineasta británico Nigel Cole llamó la atención del público a nivel internacional con El jardín de la alegría, que compitió en el Festival de Sundance, y sobre todo con Las chicas del calendario. Ahora, debuta en Hollywood con la típica comedia romántica, insustancial, similar a otras películas del género, pero lo suficientemente entretenida. El principal atractivo de la cinta es la pareja protagonista, ambos actores de moda. Amanda Peet está en su mejor momento, tras Identidad, y Melinda y Melinda, mientras que Ashton Kutcher ha logrado cierto éxito con cintas como El efecto mariposa (2004) y Adivina quién.
6/10
(1941) | 140 min. | Western
Es uno de los grandes westerns de la historia, sobre todo por su carga heroica y legendaria. Hablamos de Murieron con las botas puestas, magnífico film protagonizado por Errol Flynn. Los amantes de la precisión histórica enseguida dirán que este film echa mucha imaginación a los hechos, que el general George A. Custer era un personaje bastante más siniestro de lo que nos pinta Raoul Walsh. Quizá, pero es el mismo tipo de invención que Shakespeare utiliza en sus vibrantes dramas históricos, como Enrique V. Se trata de libertades que los creadores se toman, confiando en que el espectador no ha de tomar todo de modo literal. El film arranca con la entrada de Custer en West Point. Todo este tramo de la historia muestra los tropiezos del recién llegado a la Academia, la camaradería y los enemigos que surgen en el camino, y el inicio del romance con Elizabeth Bacon, hija de un amigo del comandante. Durante la guerra civil, a Custer le tocará combatir contra un antiguo compañero de instrucción, Ned Sharp. Uno está en el bando de la Unión, el otro en el secesionista. Acabada la contienda, un Custer ya casado con Bacon sobrelleva mal la paz, de modo que es enviado a territorio indio, donde pacta un acuerdo ventajoso con Caballo Loco. Pero surge un problema… Su viejo rival, Sharp, está vendiendo armas a los indios. Los hechos conducirán a una batalla legendaria, donde los dos enemigos deberán luchar heroicamente contra los pieles rojas. El film fue el último de los ocho que coprotagonizó la mítica pareja Errol Flynn-Olivia de Havilland. El año anterior, habían hecho Camino de Santa Fe para Michael Curtiz, y en ese film, curiosamente era el futuro presidente Ronald Reagan quien encarnaba al general George A. Custer. Para dar vida al jefe indio, se acudió a Anthony Quinn. Se usaron 16 auténticos indios sioux, pero el resto de extras eran filipinos. Entre las muchas escenas destacables, destacan las que comparten Flynn y De Havilland, y la heroica escena final de la batalla de Little Big Horn, en la que el Séptimo de Caballería fue masacrado por los indios.
8/10
(2004) | 108 min. | Comedia
Joel está enamoradísimo de Clementine, pero últimamente han tenido problemas. Lo que no podía esperar de ninguna manera era que Clementine acudiera a una terapia para sacar de su mente a Joel y a todo lo que pueda estar relacionado con él. El desesperado Joel se da cuenta de que ha perdido al amor de su vida, y, si no quiere morir de pena, tendrá él también que someterse al mismo lavado de cerebro. Sin embargo, la cosa no va a resultarle tan fácil, porque la presencia de Clementine en su vida es muy fuerte y ni siquiera él está seguro de querer olvidarla… Compleja, brillante y fascinante película sobre el poder irrompible del amor, obra de una de las mentes más rocambolescas que ha salido de Hollywood, Charlie Kaufman. Al igual que en Cómo ser John Malkovich y Adaptation. El ladrón de orquídeas, su anterior éxito como guionista, Kaufman ha ideado un rompecabezas lleno de cruces y vericuetos, que mezcla el pasado y el presente, la memoria y los hechos, hasta componer una intrincada madeja llena de nudos e hilos sueltos. Presentar y desenredar con éxito semejante ovillo era el difícil reto de Michel Gondry tras la cámara. El magnífico resultado es una atípica película, con muchas escenas arbitrarias a primera vista, plagadita de imágenes netamente surrealistas (y preciosas, como la de la cama en la playa nevada), con tendencia freudiana por el elemento paranoico depresivo, de rasgos sexuales, pero eminentemente romántica. El sensacional poder de atracción de este cóctel está además acentuado por los dos actores principales. Jim Carrey está soberbio, muy sobrio para lo que nos tiene acostumbrados, imbuido dentro de sí mismo y de su tristeza ya desde el primer fotograma; y Kate Winslet le da la réplica con un personaje similar, aunque más enérgico: su interpretación le ha valido su cuarta nominación al Oscar.
7/10
(2004) | 90 min. | Comedia
Audrey y Daniel son dos prestigiosos abogados, especialistas en casos de divorcio. Sobre todo a la hora de dilucidar el reparto de bienes, ellos siempre son los mejores a la hora de lograr que sus clientes se lleven la mejor parte. Hasta ahora nunca se habían enfrentado en un tribunal. Pero la separación de un adinerado matrimonio hace que a cada uno le toque representar a una de las partes. Y existe un punto en el que no parece haber acuerdo posible. ¿Para quién será un castillo de cuento de hadas sito en Irlanda? Más allá del litigio que sostiene la trama, este film sirve para describir a los dos abogados, de caracteres diametralmente opuestos y que, sin embargo, por aquellas extrañas leyes de la química amorosa, acaban atrayéndose. Julianne Moore da vida a una mujer que tiene su vida perfectamente ordenada y bajo control; o eso cree, pues en realidad es muy insegura, sobre todo en lo que se refiere a dar y recibir amor; mientras que Pierce Brosnan es un tipo instintivo, que se deja llevar por la intuición, caótico y a lo que parece incapaz de sentar la cabeza. Con tal pareja, la guerra de sexos está servida, de modo que Peter Howitt se las compone para entregar una agradable comedia, que apuesta decididamente por el amor en el matrimonio para toda la vida. Una receta nada corriente en tiempos donde las iniciativas legislativas abogan por el llamado 'divorcio exprés'.
6/10
(1935) | 115 min. | Drama | Histórico | Comedia
Llega al DVD esta estupenda comedia de Jacques Feyder, con aire de vodevil. El director belga toma una época histórica, la del siglo XVII, y muestra los temores de la pequeña población de Boom, en Flandes, ante la proximidad de las tropas españolas, que no vienen cargadas de demasiadas buenas intenciones que digamos. Visto el panorama, el burgomaestre tiene una idea que quizá calme temporalmente los deseos de pillaje de los invasores. Se trata de simular que él ha muerto, al tiempo que se recibe amistosamente a los extranjeros; de este modo, ante el duelo de la ciudad, quizá sean respetados. Y en efecto, ante la actitud aparentemente colaboracionista de la población, los recién llegados no ejecutan actos de brutalidad. Lo malo es que el jefe de los españoles inicia avances amorosos hacia la supuesta viuda, lo que, como es de imaginar, no gusta al marido ultrajado. Por otra parte, el caos reinante quizá sirva para que la hija del alcalde vea que su noviazgo con el artista Bruegel, mal visto por el padre, prospera. Aunque el film lo que pretende es hacer reír con un entretenimiento ligero, algunos se lo tomaron bastante en serio. Y es que en cierto modo fue algo premonitorio acerca del régimen colaboracionista de Vichy, que hizo las cosas más fáciles a los nazis tras su invasión de Francia. Lo que hizo que, un poco a la tremenda, fuera tachada de filogermana. No obstante, sería un gran éxito de público. Feyder, maestro del cine realista que tenía detrás una larga carrera en el cine mudo, hizo un film divertido y diferente a lo que se estilaba entonces. Y concedió el papel más goloso, el de mujer del burgomaestre, a su propia esposa, la actriz Françoise Rosay. Uno de los puntos fuertes del film es la imaginería, que retrotrae a los cuadros flamencos de la época. El director artístico Lazare Meerson, prematuramente fallecido con 38 años, hizo una verdadera obra de arte, bien asistido por el gran Alexandre Trauner (que luego haría este cometido en muchos filmes de Billy Wilder) y Georges Wakhévitch.
8/10
(2003) | 100 min. | Comedia
Miles Massey (George Clooney) es un abogado especializado en divorcios, inventor de una cláusula matrimonial infalible, pensada para solteros de oro que no desean ser esquilmados por potenciales pretendientes depredadores. A él acude un marido pillado "in fraganti" con otra mujer, cuya esposa, Marilyn Rexroth (Catherine Zeta-Jones), solicita el divorcio. El descubrimiento de que Marilyn se casó por dinero, facilita a Massey la defensa de su cliente; pero con lo que no podía contar es con enamorarse de esa increíble mujer, que volverá a cruzarse en su vida. Con la excusa de una comedia más o menos alocada, con pareja de intensidad y química sorprendentes (magníficos George Clooney, al que cada vez le viene menos grande la comparación con Cary Grant, y Catherine Zeta-Jones, bellísima y muy contenida), los hermanos Joel y Ethan Coen sirven una aguda crítica a una sociedad en que los divorcios están a la orden del día, y donde los repartos de bienes enriquecen a picapleitos y cónyuges ambiciosos. Los acuerdos que tienen en cuenta el “por si acaso”, o los pactos por los que “no me enfadaré si sales con otro”, hablan a las claras, con un divertido toque cínico, de matrimonios donde hay de todo menos amor. Los Coen apuestan en esta ocasión por una narración muy clásica, donde la cámara apenas se hace notar. Siguen presentes los detalles surrealistas que les han hecho célebres (las apariciones con fondo negro de un abogado mentor enchufado a un gotero, el genial asesino asmático, el marido maltratado haciéndose una foto Polaroid de sus lesiones…), pero más integrados en la historia. Al fondo de una línea asumidamente disparatada, donde la exageración es norma, late sin moralinas el anhelo de un amor verdadero y para siempre, como lo único capaz de satisfacer a las personas. A Massey le sale el dinero por las orejas, y Marilyn tiene una fortuna al alcance de su mano: pero no les basta, lo saben y están insatisfechos. De un modo quizá menos brillante que en otras ocasiones pero eficaz, los Coen entregan un film entretenido, en el que funciona el juego del ratón y el gato. Desentonan un par de detalles zafios, aunque se incluyan con la intención de subrayar las patéticas infidelidades conyugales de algunos personajes.
7/10
(2003) | 101 min. | Comedia | Romántico
Los años 60. Barbara Novak es una periodista de pueblo, recién llegada a Nueva York. Acaba de escribir un libro de corte feminista, y su editora le ha conseguido una entrevista con Catcher Block, un prestigioso periodista. Pero éste es un terrible creído, además de donjuán impenitente, que cambia de chica con la misma facilidad con que se bebe un vaso de agua; y precisamente sus múltiples citas impiden que se celebre la entrevista. Un error de cálculo, pues el libro de Barbara se convierte en un best-seller, que cambia de modo radical las costumbres de la mujer estadounidense. Sus ideas de que hay que prescindir del amor, para triunfar en todos los campos, carrera y sexo incluidas, tienen una gran acogida. Hasta el ama de casa situada en el rincón más recóndito, parece ahora dotada de ideas feministas. Lo mismo ocurre con los ligues de Catcher… De modo que éste va a articular una particular venganza para probar que las tesis de Barbara son falsas: se hará pasar por un astronauta despistado, un chico formal como hay pocos, con idea de seducir a Barbara, y dar al traste con todas sus teorías de que hay que dejar el amor a un lado para conocer el éxito. Comedia romántica y alocada, con buenos sentimientos al fondo. Pues al final triunfa lo que todos sabemos: el amor del chico y la chica para toda la vida. Pero hasta llegar a la deseada meta, hay toda una carrera de obstáculos, sembrada de ingeniosos detalles de humor, y hasta de vueltas a la tortilla a la hora de identificar al engañador y al engañado. Peyton Reed, hasta ahora sólo conocido por un poco estimulante film situado en el mundo de las "cheerleaders", A por todas, capta bien el espíritu de los filmes de Rock Hudson y Doris Day, aunque hay menos ingenuidad de la de entonces, y un poquitín más de mala leche. Renée Zellweger es perfecta para componer a una chica frágil y a la vez de armas tomar; mientras que Ewan McGregor hace lo que puede para conjugar la innegable cara dura del personaje con su supuesta inocencia.
6/10
(1939) | 110 min. | Comedia
Ernst Lubitsch dirige esta deliciosa comedia, cuyo estreno fue promocionado con la legendaria frase publicitaria "Greta ríe". Efectivamente, Greta Garbo "la Divina", famosa por sus papeles dramáticos, ríe y el resultado no puede ser más alentador, ya que estamos ante una de las comedias más entrañables y simpáticas de todos los tiempos. La acción transcurre en París. Tres emisarios soviéticos han sido enviado a cumplir una importante misión. Ante sus escasos resultados la eficaz camarada Ninotchka es enviada para ayudarlos y supervisar sus actuaciones. No obstante, los encantos del mundo capitalista son difícles de combatir... Junto a Greta Garbo, protagoniza la película en el papel de galán Melvyn Douglas. Destacan también las actuaciones de los tres actores que dan vida a los miembros de la delegación soviética. Lubitsch contó para la elaboración del guión con el dúo Charles Brackett-Billy Wilder. El film obtuvo cuatro nominaciones al Oscar, incluidas mejor película y mejor actriz. En realidad se trata de una de las mejores comedias de la historia del cine. Impagable el momento en que la protagonista se encapricha con un sombrerito.
8/10
(2001) | 103 min. | Comedia
Gwen (Catherine Zeta-Jones) es una superestrella de Hollywood, guapa y caprichosa, que cuenta con la eficaz ayuda de su hermana Kiki (Julia Roberts). Divorciada del también actor Eddie (John Cusack), con el que ha hecho filmes de enorme éxito en taquilla, se encuentra en plena promoción de su última película conjunta. Pero para nada desea volver a encontrarse con su esposo. Lo malo es que el excéntrico director de la película, que tiene en su poder la única copia de la misma, desea mostrarla directamente a la prensa, sin la aprobación del jefe del estudio. El veterano jefe de prensa Lee (Billy Crystal) debe lidiar con tan delicada situación: reunir a los dos actores, y distraer a los periodistas mientras consigue al fin la película. Para volver a la dirección tras más de diez años de ausencia, Joe Roth ha escogido una comedia al estilo clásico ­–el director cita como referencias las películas de Frank Capra y Preston Sturges–, ambientada en el mundo del cine. Definida como “un cuento de hadas”, en el guión ha intervenido el mismísimo Billy Crystal. No se trata de la primera vez que Roberts hace una película de “cine dentro del cine”, pues en Notting Hill daba vida a una actriz de la gran pantalla; pero en este caso, le toca hacer de patito feo, auténtica Cenicienta que a pesar de su atractiva personalidad, se encuentra a la sombra de su dominante hermana, Zeta-Jones, ella sí estrella cinematográfica.
4/10
(2001) | 123 min. | Comedia
Max y Page. Madre e hija. Unas cazafortunas que utilizan armas de seducción para forrarse a costa del prójimo incauto. La idea es sencilla: una se liga al tonto de turno y le conduce hasta el matrimonio; luego la otra le seduce, la mujer le pilla en situación comprometida, divorcio al canto y pensión de por vida. Con este método han ido acumulando un pequeño capital. Pero Page está comenzando a hartarse de un modo de vida que no es vida. Además está Jack, un jovenzuelo que comienza a llamar su atención. La madre no está dispuesta a aceptar que su polluelo desea volar fuera del nido paterno. De modo que urdirá una triquiñuela para hacerla volver al redil. Además, juntas tramarán un golpe que esperan sea definitivo. La víctima potencial es Tensy, el magnate de la industria del tabaco, un tipo con mucha, mucha pasta, pero que no captaría la atención ni de una vaca en celo. Las seductoras es una divertida comedia que crea situaciones de enredo en torno a las debilidades de todo hijo de vecino. Aunque David Mirkin, cuando se pone serio, le saca punta de “mensaje” al film y asegura que trata “en gran medida, sobre la necesidad de renunciar a tener todo bajo control y aceptar la incertidumbre de la vida”, ahí es nada. El director, que ha participado en la célebre serie de animación Los Simpson, dice haber tenido como referencia del film los clásicos Las tres noches de Eva y Luna de papel. Aunque un título más cercano al film es Un par de seductores, con Steve Martin y Michael Caine. Sí es cierto que la peli muestra lo difícil que es construir toda una vida sobre la mentira y el engaño. Como explica Hewitt, “la mayor parte del tiempo, estas dos artistas del timo se ganan la vida haciéndose pasar por otras personas. Y creo que no tienen tan claro quiénes son en realidad, porque siempre se ocultan tras la fachada que les permite conseguir lo que necesitan. Para mí, Page es una persona que no se conoce bien a sí misma, y se ve forzada a conocerse a causa de Jack. Y él descubre a la verdadera Page antes que ella, lo que resulta muy frustrante para Page. Y ella tiene que llegar a conocerse a sí misma, al tiempo que intenta ser una profesional, y demostrar a su madre que ya es bastante mayor para ir solita por ahí, cuando realmente no tiene ni idea”.
6/10
(2000) | 126 min. | Comedia
El ambiente y la formación que Nick (Mel Gibson) ha mamado desde su más tierna infancia le han hecho desarrollar unos modos un tanto machistas. Divorciado y con una hija, está acostumbrado además a que no haya mujer que se le resista. Pero su mente va a sufrir un cambio, cuando su empresa de publicidad ficha a Darcy (Helen Hunt), una ejecutiva que va a ser su inmediata superior. Y es que los clientes mandan, y la empresa ha descubierto que su publicidad debe hacerse con el público femenino a toda costa. Nick va a tener que cambiar de mentalidad. Lo que no puede imaginar es que, tras un accidente doméstico, va a desarrollar un inesperado don: es capaz de “escuchar” los pensamientos de las mujeres. Como puede imaginarse, el hecho de que Nick pueda leer en las mentes femeninas, propicia gags muy hilarantes. Primero su orgullo va a sufrir más de un duro golpe, pues va a descubrir que muchas de sus compañeras le consideran un perfecto cretino. Luego, al estilo de lo que ocurría en el film Atrapado en el tiempo, Nick va a tratar de usar su talento en su propio provecho. Hasta que al final empezará a preocuparse, ¡menos mal!, de los que le rodean, y puede que incluso descubra en qué consiste el amor. La comedia tiene mucho de aire clásico, moraleja incluida. Aletea sin duda el optimismo de los inolvidables filmes de Frank Capra. Por otra parte merece la pena destacar la banda sonora, que además de la partitura de Alan Silvestri, incluye temas de antaño como "Night and Day" de Cole Porter, o de rabiosa actualidad como "What a Girl Wants" de Christina Aguilera. Mel Gibson asegura que leyó una biografía de Frank Sinatra, al que tomó como referencia de “machista encantador”. Además, como tiene una divertida escena de baile, trató de homanajear nada más ni nada menos que a Fred Astaire: “Me encanta ver los números de baile de las viejas películas de Fred”, asegura, “Me fascinan. Pero sé que nunca voy a acercarme ni de lejos a lo que él hacía. Cuando estaba hablando con el coreógrafo se puso a hacer un pequeño baile a lo Fred Astaire ‘versión borracho’ y pensé que esto era justo lo que Nick haría en su apartamento.”
5/10
(1966) | 131 min. | Drama
La cruda historia de un matrimonio que no se soporta al que da vida Richard Burton y Elizabeth Taylor. Destaca la fuerza interpretativa de sus dos protagonistas, que provocan una credibilidad que se sale de la pantalla. Aquí acompaña el morbo de la tormentosa relación que llevaron Burton y Taylor en la vida real. El retrato que hace Burton de un marido cansado y desengañado es angustioso. El de la esposa de desequilibradas reacciones que hace Taylor le valió su segundo Oscar como mejor actriz de 1966. El primero lo consiguió en 1960 con Una mujer marcada. Ambos completan un terrible drama que no se anda con chiquitas a la hora de analizar el tormento de una relación fracasada. Diálogos sinceros, directos y crudos del guionista Ernest Lehman, que despertó el miedo en los mismos productores por el impacto que pudieran causar en el público. La película ganó cinco Oscar.
6/10
(1977) | 91 min. | Comedia
Escrita y dirigida por Woody Allen, Annie Hall narra la relación que surge entre un neurótico escritor de comedias (Woody Allen) y una joven cantante (Diane Keaton). Excelente film, considerado por muchos como la mejor película del genio neoyorquino, ofrece unos elaborados diálogos en los que no faltan las referencias a los temas preferidos por Allen: sexo, religión, la influencia paterna y, por supuesto, psiquiatras. Todo ello interpretado por un envidiable reparto; así, la pareja protagonista está acompañada por Tony Roberts, Carol Kane, Paul Simon y Christopher Walken. Como anécdota que encantará a los admiradores de la heroína de la saga de Alien, el octavo pasajero hay que señalar una brevísima aparición de unos diez segundos de Sigourney Weaver. Annie Hall fue galardonada con cuatro Oscar en las categorías de mejor película, mejor director, mejor actriz y mejor guión original. El célebre director no acudió a la ceremonia para recibir la dorada estatuilla, alegando que tenía que tocar el clarinete en su club de jazz.
8/10
(1955) | 97 min. | Thriller
John Robie (Cary Grant), llamado "el gato", es un americano que vive con un gran estilo en la Riviera francesa. En el pasado fue un famoso ladrón de joyas, y por eso, cuando empizan a repetirse robos con su "estilo" la policía cree que "el gato" ha vuelto a su antiguo oficio. Robie tendrá así que intentar encontrar al culpable si no quiere acabar él mismo en la cárcel. Y para ello entra en contacto con las posibles próximas víctimas, entre ellas Jessie Stevens (Jessie Royce Landis), quien está acompañada por su bellísima hija Francie (Grace Kelly). La acción transcurre entre lujosos casinos y ambientes espectaculares. Una de las películas consideradas menores del genio Alfred Hitchcock, oscurecida por la brillantez de La ventana indiscreta (1954) o Crimen perfecto (1954) rodadas en el mismo período. Con Atrapa a un ladrón, Hitchcock se decanta más hacia la comedia romántica, dejando en un segundo plano la intriga. Cuenta con el atractivo de un excelente dueto de intérpretes. Cary Grant era el actor favorito de Hitchcock, y ya trabajaron juntos en Sospecha (1941) o Encadenados (1946). Toda la película desprende un glamour delicioso, pero la escena del beso en el umbral de la puerta es sencillamente irresistible.
8/10
(1993) | 97 min. | Comedia
Es el famoso Día de la marmota en Punxsutawney, una pequeña ciudad de Estados Unidos. Phil Connors (Bill Murray) es un presumido periodista encargado de las noticias meteorológicas en una cadena de televisión. Como cada año, viaja para emitir su información. La misma mañana de la festividad, Phil para el despertador y se levanta malhumorado. Como es costumbre en él, se muestra antipático con cualquiera que se cruza en su camino. Todo lo contrario que su compañera Rita (Andie MacDowell), una bella y simpática periodista a quien le falta cariño. El Día de la Marmota ha pasado y cada uno regresa a la habitación de su hotel. Pero a la mañana siguiente, Phil se da cuenta de que no ha transcurrido el tiempo. El despertador vuelve a sonar a la misma hora, la radio vuelve a decir lo mismo, etc. Aturdido, se da cuenta de que está condenado a vivir siempre en el mismo día. Una película con un planteamiento muy original, que se desarrolla con agilidad. Gracias a la eficaz interpretación de Bill Murray, y a un guión audaz, esta comedia resulta muy entretenida. Uno de los papeles más atractivos de la dulce Andie MacDowell, que se dio a conocer en 1989 con Sexo, mentiras y cintas de vídeo.
8/10
(1996) | 105 min. | Comedia
Goldie Hawn, Bette Midler y Diane Keaton interpretan a tres amigas que se encuentran pletóricas en su edad madura. Las tres han sido abandonadas por sus respectivos maridos, después de dedicarles los mejores años de sus vidas. Pero lejos de deprimirse por ello, deciden sacarle algún tipo de provecho a su nueva situación. Con mucha audacia y mala uva, elaboran un plan para vengarse de sus maridos. La mejor manera que encuentran para hacerlo, es atacarles directamente al bolsillo, para sacarles el máximo de dinero posible. Una divertida comedia que cuenta con trío de brillantes actrices. Está narrada con ritmo, la trama es original, y se ve con gusto. Cuenta con algunas escenas que, salvando el ridículo, resultan bastante graciosas.
5/10
(1958) | 116 min. | Drama
Ben Quick (una de las interpretaciones inolvidables de Paul Newman) regresa a su pueblo natal, donde tiene fama de incendiario. La noticia sienta muy mal en la casa de un viejo terrateniente (Orson Welles), algo fanfarrón y, sin embargo, cuando se encuentra con él, decide contratarle para vender unos caballos demasiado salvajes. Si lo consigue le hará dependiente de su tienda. Realizando una exhibición de labia, el joven vende todos los animales a los rancheros locales que, posteriormente, son incapaces de atraparles. El viejo le contrata y en poco tiempo le demuestra que es un empleado muy competente, por lo que comienza a sentir cariño por él y, además, ve en él al hijo que siempre ha querido tener, por encima de su propio hijo, que comienza a sentir celos, pues teme que se le escape la herencia. Paralelamente, la joven hija del terrateniente se enamora de él. La obra más recordada de Martin Ritt (La tapadera) que consiguió reunir un mítico reparto, con el joven Paul Newman (El buscavidas, La leyenda del indomable) a la cabeza, su mujer en la vida real Joanne Woodward (Harry e hijo) y el director más aclamado de la historia del cine, Orson Welles (Ciudadano Kane). Todos ellos realizan unas interpretaciones inolvidables. El guión de Irving Ravetch y Harriet Frank Jr, resulta tan memorable que años después se haría un remake de esta película con Don Johnson y Melanie Griffith, entretenido, aunque no llegaba a la genialidad del original.
7/10
(1968) | 137 min. | Histórico | Drama
Tras la muerte del heredero del rey Enrique II en la Inglaterra del siglo XII, éste está completamente obsesionado por encontrar un sucesor para el trono. Convoca a sus tres hijos y a su mujer, - a la que ha tenido presa estos últimos diez años-, y los enfrentamientos familiares vuelven a surgir. Mientras determinan quién será el futuro rey de Inglaterra, sus pasiones les hacen pasar de la ternura a la furia, utilizando todo tipo de intrigas y lisonjas con sus hijos. Buena muestra de cine histórico, con una violencia psicológica y de sentimientos increíble. El reparto es envidiable, con mención especial para Katharine Hepburn y un jovencísimo Anthony Hopkins, que hacía su primer papel para el cine.
7/10