IMG-LOGO

Lista de cine

Las mejores películas de misteriosos asesinatos y búsqueda de culpables, las "whodunit" o "quién lo hizo"

Se ha cometido un crimen. ¿Quién o quiénes son los culpables? La policía, un detective, o algún aficionado tratará de resolver el caso y dar con el asesino.

El género de intriga, en que el espectador debe averiguar quién es el responsable de un crimen, tiene un punto de fascinación, pues se ponen a pruebas sus dotes de observación detectivesca. Aquí ofrecemos la lista de las mejores películas de este tipo, que en inglés suelen conocerse como "whodunit", porque hay que responder a la pregunta de "¿quién lo ha hecho?", "Who's done it?".

Las mejores películas de misteriosos asesinatos y búsqueda de culpables, las
(2019) | 130 min. | Comedia | Thriller | Drama Tráiler
Tras la celebración de su 85 cumpleaños, Harlan Thrombey, editor, escritor, millonario y cabeza de un gran clan familiar, muere aparentemente por suicidio en su gran mansión campestre de Kentucky, en Estados Unidos. Todos los familiares y el personal de servicio quedarán impactados con la noticia, pero la situación se hará más desagradable aún cuando tras el entierro dos agentes de policía y el enigmático investigador Benoit Blanc se presenten en la mansión para dilucidar con sus pesquisas la verdadera causa del deceso. El director Rian Johnson entrega una película la mar de entretenida. Tras comenzar su andadura con la notable Brick, el director de Maryland ha ido labrándose poco a poco una filmografía muy apañada, en donde el cuidado del guión es una de las señas de identidad. Precisamente aquí da muestras de gran maestría a la hora de manejar a un variado grupo de personajes, de captar la atención a base de diálogos, preguntas y respuestas, de sembrar la duda con verdades a medias, generando todo tipo de sospechas secretas entre los miembros del clan y dosificando siempre la información de modo natural (esas conversaciones en el despacho del muerto). Que duda cabe que el argumento, la ambientación y las indagaciones del investigador en medio de una amplia familiar en donde abunda el lujo, el dinero y los rincones ocultos son elementos deudores de las historias de Agatha Christie o de los episodios televisivos protagonizados por Jessica Fletcher (hay de hecho un homenaje explícito a Se ha escrito un crimen), pero Johnson demuestra ser un más que digno discípulo. Y como un guiño argumental que pulula por toda la trama, se permite además dar una vuelta más de tuerca al crear mágicamente una intriga donde aparentemente no la hay, pues el espectador sabe muy pronto las circunstancias que han rodeado la muerte del jefe de familia. Sin embargo, por encima de todo, Puñales por la espalda es una deliciosa y ligera charada, rodada con encanto y estilo, en donde el humor, siempre presente, es además protagonista en numerosas ocasiones. Ya sólo la ocurrencia de que uno de los personajes principales no pueda mentir sin generar en su organismo el acto reflejo de una aparatosa vomitona demuestra ser una idea tan brillante como estrambóticamente divertida, pero el director va más allá y la convierte en humorística ocasión de vertebrar varios momentos de la trama. Las interpretaciones son perfectas, tanto que a veces se echan de menos más minutos para el reparto coral (es el caso de una genial Jamie Lee Curtis, por ejemplo, o del colosal nonagenario Christopher Plummer). Y entre todos es justo destacar a los dos ejes principales del asunto: una Ana de Armas que seguramente firma el mejor papel de su carrera hasta la fecha y un hilarante Daniel Craig en estado de gracia. Se ve que quiere deshacerse de James Bond a marchas forzados y se lo ha pasado bomba rodando a las órdenes de Johnson.
7/10
(1974) | 128 min. | Thriller
Basado en la novela homónima de Agatha Christie. Oscar a la mejor actriz (Ingrid Bergman). Un hombre es hallado muerto por apuñalamiento múltiple en el mítico y lujoso tren Orient Express. El asesino puede ser cualquiera, y con toda seguridad, todavía está a bordo del tren atrapado por la tormenta de nieve. Sidney Lumet filmó una película de hiperlujo, con un reparto coral envidiable, que aprovechó perfectamente. El director sabe crear un clima de suspense adecuado, hasta el inesperado desenlace, en que se narra el asesinato desde un punto de vista completamente nuevo. Una de las mejores adaptaciones de Agatha Christie a la pantalla.
6/10
(1976) | 112 min. | Comedia
Los más reputados detectives del mundo son invitados a la mansión del millonario Lionel Twain. En la cena les reta a resolver un crimen que se va a cometer. Quien descubra el misterio recibirá una recompensa en metálico. Despiporrante parodia del cine de misterio, con un soberbio guión del dramaturgo Neil Simon. Los gags son continuos, inteligentes, y el elenco de actores es verdaderamente formidable, con destacados intérpretes británicos y algunos estadounidenses, como es el caso del escritor Truman Capote, que aquí encarna al anfitrión, en la que fue su aparición en el cine más importante. Entre los demás destacan quizá Alec Guinness y Peter Sellers.
7/10
(2017) | 114 min. | Thriller Tráiler
Vistosa adaptación de la homónima novela de misterio de Agatha Christie, que ya conoció otra célebre versión cinematográfica a cargo de Sidney Lumet en 1974. Aquí toma el relevo Kenneth Branagh, un director cuidadoso, exquisito incluso, que tiene su punto fuerte en la dirección de actores, en el cara a cara, con lo que la reunión de un grupo de personas que interactúan en un espacio reducido –una casa (Los amigos de Peter), una vieja abadía (En lo más crudo del crudo invierno) o un tren, como es el caso– es sin duda un perfecto caramelito. Durante un trayecto del Orient Express, tren de lujo que parte de Estambul con destino a Londres, se reúnen pasajeros variopintos: una princesa rusa y su sirvienta; un profesor alemán; una institutriz; un doctor; un marchante de arte, su mayordomo y su secretario; una dama madura, tan bella como seductora; un joven empresario hispano; dos nobles rusos; una misionera: y por último el belga Hércules Poirot (o, según corrige él mismo, “Hercule”, ya que nunca ha sido domador de leones), quizá el más célebre detective del mundo. Cuando uno de los pasajeros es asesinado, Poirot tendrá la ocasión de demostrar que su fama responde a la realidad. Lo primero que llama la atención Asesinato en el Orient Express es su acabado visual. Desde las primeras imágenes en Jerusalén (modélico prólogo), siguiendo por la tumultuosa secuencia de Estambul hasta las tomas montañosas que recogen el discurrir del tren, se disfruta de una soberbia recreación de época y un formidable uso de los efectos especiales, magníficamente acompañados de la fotografía de Haris Zambarloukos. Luego el film se sigue con interés, gracias a la variedad de personajes y las intrigas de la investigación, que se despliega en un “in crescendo” hasta el final, con planos muy cuidados y algunos escogidos encuadres mimados por el director. Quizá el guión de Michael Green (Logan, Blade Runner 2049) se precipita un poco en el último tramo, donde la celeridad de algunas deducciones puede hacer perder el hilo, y ciertamente no presta la misma atención a unos y otros personajes, pero en conjunto hay un elogiable equilibrio y también escuchamos algún diálogo portentoso: “si me sigue mirando así, voy a tener que cobrarle el alquiler”, espeta en un momento la seductora Lady Hubbard. Habrá parte del público que prefiera la versión clásica (si se puede hablar así), también porque Branagh moderniza cierto aspecto de la historia y del propio personaje de Poirot, que él mismo encarna a la perfección, cuya puesta en escena final podría parecer excesivamete teatral y melodramática. Aparte, claro está, tenemos la ambigua visión acerca del bien, el mal y la justicia moral, que sin duda sirve en bandeja un magnífico tema para el debate, pero que a algunos puede parecer también desafortunada en los razonamientos expuestos en el film. Entre el espléndido reparto, lleno de rostros conocidos, además de un ajustado Branagh (al que le hubiera venido bien mantener más el humor del arranque), destacan los trabajos de Daisy Ridley y Michelle Pfeiffer. 
6/10
(1978) | 133 min. | Thriller
Fiel adaptación de la novela homónima de Agatha Christie, galardonada con un oscar al mejor vestuario, y que cuenta con un reparto estelar. Una millonaria se encapricha del novio de su mejor amiga y se casa con él. La luna de miel a bordo del "Karnak", un lujoso crucero que navega por el Nilo, termina con el asesinato de la millonaria. Estamos ante un nuevo caso del detective Hercules Poirot, que se desarrolla en un marco lujoso -un crucero- de modo similar a lo que ocurría en Asesinato en el Orient Express. Dirige el film John Guillermin, responsable del film catastrofista El coloso en llamas. El elenco de actores es verdaderamente extraordinario.
6/10
(1954) | 83 min. | Terror
Los gritos de una mujer desgarran una tranquila noche en la calle Morgue parisina. Los vecinos asustados avisan a la policía. No hay duda, un crimen ha tenido lugar en el vecindario. Todas las pistas parecen apuntar en una sola dirección. ¿Pero realmente será ese hombre el asesino? Adaptación del relato de Edgar Allan Poe "Los crímenes de la calle Morgue". En esta historia llama especialmente la atención el personaje del detective aficionado. Su lógica apabullante resultará vital para resolver el caso.
4/10
(2003) | 90 min. | Thriller
Las películas con asesino psicópata suelto han proliferado tanto, que la prevención hacia cualquier film en esta línea surge como natural mecanismo de defensa en el espectador avezado. Pero Identidad de James Mangold es un film inteligente, donde el esfuerzo por tener al público con el corazón en un puño no está reñido con una historia coherente, y con sorpresas. No en vano Mangold exhibe una trayectoria fílmica razonable, donde ha abordado la descripción de tipos desequilibrados (Heavy, Inocencia interrumpida), el cine policíaco (Copland), e incluso el romántico (Kate & Leopold). Cuenta Mangold con un guión excelente de Michael Cooney, bien trabado, gracias al cual sirve unos primeros cuarenta minutos de película perfectos. En ellos muestra cómo un grupo de personajes variopintos termina pasando la noche en un solitario motel, en medio de ninguna parte, aislados por una tromba de agua. Con preciso mecanismo de relojería somos testigos de la avería que sufre un coche con un matrimonio y un niño a bordo; de aquí se encadena de modo vertiginoso, brioso montaje, a un atropello, en el que se ve involucrado el automóvil de una actriz venida a menos; y vamos sumando personajes, una prostituta de lujo, una pareja recién casada en Las Vegas, un policía que traslada a un peligroso preso, y el tipo que regenta el citado motel. La citación, al mismo tiempo, de un juez, que debe revisar una sentencia de muerte por la aparición de nuevas pruebas, configura un cóctel extraño, donde el espectador anda desorientado, hasta que todo termina encajando. Quizá James Mangold cae –o se acerca–, en la truculencia, pero a cambio sabe transmitir el desasosiego de unos personajes en permanente crisis de identidad, que no saben quiénes son ni lo que quieren. Lo hace sobre todo a partir del personaje del chófer, magnífico John Cusack, pero también con el resto del atinado reparto. El director engaña al espectador con coincidencias sospechosas, hasta un final que quizá sulfure a más de uno, pero al que resulta imposible negarle su consistencia: y es que el guión tiene atados, y bien atados, sus cabos, lo que no es corriente en los perezosos tiempos que corren.
7/10
(1945) | 97 min. | Thriller
Brillante adaptación de la que es seguramente la mejor y más popular novela de Agatha Christie. Diez personas son convocadas en una isla lejos del mundanal ruido, y son asesinadas una a una siguiendo la letra de una canción infantil; son víctimas de un desconocido que asegura que todos son responsables de algún crimen en el pasado. Reparto de campanillas, gran dirección de René Clair, y por supuesto, sorpresa mayúscula en la resolución de la trama. Aunque pueda parecer algo artificioso el planteamiento, Clair maneja bien el sentido del humor con determinados personajes -una rigorista mujer, el médico alcohólico, el juez cínico, los criados-, en la pareja enamorada es más tópico. Destaca la escena de arranque en la barca, sin palabras, puro cine mudo, donde el director alcanzó gran brillantez sin necesidad de diálogos.
6/10
(1974) | 105 min. | Thriller
En medio del desierto iraní, diez invitados llegan a una mansión. Pero alguien trata de asesinarles uno a uno. Oliver Reed protagoniza la adaptación de uno de los libros emblemáticos de Agatha Christie.
6/10
(2001) | 137 min. | Comedia
Méritos no le faltan al veterano director Robert Altman, aunque sólo sea por su habilidad para componer este enorme puzzle costumbrista de tan numerosas piezas. Estamos en 1932, en algún lugar de la campiña inglesa, donde se emplaza la enorme finca de Gosford Park, con la suntuosa mansión –un palacio en toda regla– de Sir William McCordle. Allí tiene lugar una concurrida reunión de caza de amigos y parientes –algo que recuerda a La regla del juego, del maestro Jean Renoir–, los cuales, acompañados cada uno de sus sirvientes, conforman la flor y nata del dandismo. Pero entre los invitados no reina precisamente la amistad; más bien se llevan otros vicios “elegantes” como la envidia, el rencor o la hipocresía. En fin, que da igual que se trate de un apolillado conde adinerado o de la última cocinera de la lista: todos arrastran su personal baúl de miserias secretas. Pero la encantadora reunión de sociedad se pondrá patas arriba cuando un asesinato llene de estupor a todos los invitados. La película tiene su punto fuerte en la cuidada ambientación y en la esmerada planificación para mostrar la alteridad de entre siervos y señores. Gracias a un montaje vivo y preciso se hace imposible relajarse. La expectación ante el inmenso reparto de personajes –un verdadero laberinto de nombres– acaba diluyéndose en el enorme tapiz de formalismo presente en Gosford Park, hasta dar lugar a una obra coral de sutiles reacciones psicológicas, gestos y miradas. A todo eso contribuye eficazmente el envidiable reparto: un elenco de actores y actrices que encarnan perfectamente la gélida flema británica que el experimentado Altman traslada con virtuosismo a la pantalla. La película ganó el premio al mejor guión en la última ceremonia de los Oscar.
5/10
(1980) | 106 min. | Thriller
El inspector Craddock de Scotland Yard decide vigilar de cerca a las estrellas de Hollywood, porque el caso que le ocupa le permite estar cerca de sus ídolos de pantalla. Sus investigaciones parecen no prosperar, por lo que su anciana tía decide echarle una mano. Adaptación de una novela de Agatha Christie, con misterioso caso a resolver de por medio, y un reparto plagado de estrellas. Eso sí, ya algo maduritas.
4/10
(2017) | 115 min. | Thriller Tráiler
Después de haber ejercido un tiempo de diplomático y espía en El Cairo, Charles Hayward abre despacho como detective en Londres, siguiendo los pasos investigadores de su padre, que fue inspector de Scotland Yard. Se lleva una sorpresa cuando requiere sus servicios Sophia de Haviland, que fue su amante en Egipto, hasta que rompió con él, supuestamente por diferencias de clase, ella forma parte de una familia de rancio abolengo, su abuelo Aristide Leonides es un multimillonario hombre de negocios de origen griego. La repentina muerte de éste, hace pensar a Sophia que ha sido envenenado, y logra persuadir a Charles para que indague acerca de lo ocurrido en su espléndida casa de campo, con el visto bueno de la policía. Allí vive la viuda, la antigua y voluptuosa bailarina Brenda, a la que conoció en Las Vegas; y dos hijos, fruto de su anterior matrimonio. Philip está casado con una mediocre actriz, y tienen tres hijos, además de Sophie está el indolente adolescente Eustace, y la curiosa niña malcriada Josephine, que anota todo lo que ve en un cuaderno que siempre lleva consigo; luego está Roger, casado con Clemency, no tienen hijos y él ha llevado a la quiebra en varias ocasiones a una de las empresas familiares, una farmacéutica; finalmente está la solterona y cínica Edith de Haviland, hermana de la primera esposa del difunto. Completan el cuadro Laurence Brown, tutor de los chavales, y la niñera. Adaptación de la popular novela de Agatha Christie, que responde al esquema detectivesco de buscar respuesta a la pregunta "¿Quién lo hizo?", las tramas "whodunit" en su nomenclatura en inglés. Atrapa la intriga, por supuesto, con giros y sorpresas convenientemente dosificados, pero también la descripción de los personajesde una familia en decadencia y sus evoluciones, casi todas en la casa torcida del título. A tal respecto se nota la mano en el guión de un especialista como Julian Fellowes, guionista de Gosford Park y creador de la modélica serie Downton Abbey. Como en los títulos mencionados, se subraya el poder corrosivo de la posición social y las riquezas en las personas, aunque también el inevitable acercamiento de clases, una época británica ha llegado definitivamente a su final; y tiene mucha importancia la impresionante residencia, marco que sirve para crear la adecuada atmósfera. El reparto está muy bien seleccionado. Por supuesto, da gusto ver veteranos de la categoría de Glenn Close (la tía solterona) y Terence Stamp (un inspector de Scotland Yard), pero también están bien los demás, Max Irons, que lleva con gran dignidad su ilustre apellido actoral a la hora de seleccionar sus proyectos, como el protagonista detective, y también la viuda a la que encarna Christina Hendricks, que demuestra que hay vida después de Mad Men. Y las más desconocidas, Stefanie Martini, la que encarga el caso, y Honor Kneafsey, la niña de La librería, lo hacen muy bien. Podía seguirse con la relación de actores mencionados, pues la película es eminentemente coral, y a todos se les presentan buenas ocasiones para el lucimiento, que aprovechan oportunamente.
6/10
(1988) | 96 min. | Thriller
Producción de Menahem Golam y Yoram Globus, que constituía la tercera y última aparición cinematográfica de Peter Ustinov como el personaje del detective Hercules Poirot después de Muerte en el Nilo (1978) y Muerte bajo el sol (1982). El actor hizo otros tres telefilmes sobre este célebre personaje de Agatha Christie. Cita con la muerte es un nuevo caso que Poirot debe resolver mientras está de vacaciones en Jerusalén. La señora Boynton, que tiene a sus hijos controlados por la herencia que le dejó su marido, es envenenada. Los principales sospechosos son sus cinco hijos. Como siempre ocurría en las películas sobre obras de Christie, hay muchos nombres conocidos en el reparto: Carrie Fisher, Piper Laurie, John Gielgud, Lauren Bacall y David Soul. Sin embargo, los resortes de suspense no funcionan como en otras ocasiones, y el resultado final acaba siendo bastante discreto.
4/10
(1960) | 108 min. | Thriller
En Psicosis, una joven (Janet Leigh) roba una pequeña suma de dinero de su trabajo y emprende la huida. Por el camino se refugia para pasar la noche en un lúgubre motel de carretera atendido por un joven encantador llamado Norman Bates. De repente, es asesinada. Un detective emprende su búsqueda, alertado por los dueños del dinero que robó. Una de las obras maestras del cine de Alfred Hitchcock y, sin duda, la más terrorífica. Psicosis contiene la famosa escena del asesinato de la ducha, que resulta sobrecogedora por su rápido montaje, su excelente fotografía en blanco y negro y por los acordes de violín de la música del maestro Bernard Herrmann. El resto del filme mantiene estas características.
9/10
(1974) | 128 min. | Cine negro | Thriller
La acción se sitúa a mediados de los años 30 en Los Angeles. Una mujer encarga al detective J.J. Gittes (Jack Nicholson) que investigue la vida sentimental de su marido, Hollis Mulwray (Darrell Zwerling), el ingeniero jefe del servicio de agua y electricidad de la ciudad. Mulwray se opone a la construcción de la presa del Alto Vallejo, por sus escasas ventajas y por los desastres que puede ocasionar. Gittes no tarda en descubrir que la mujer no es su esposa Evelyn Mulwray (Faye Dunaway), sino Ida Sessions (Diane Ladd), que ha sido contratada a su vez por el ingeniero Yelburton (John Hillerman) para echar a Mulwray de su puesto y poder así construir la presa. Todo se complica cuando Gittes descubre que, en plena sequía, alguien abre los aliviaderos y deja que se pierdan grandes cantidades de agua. A pesar de las presiones a las que se ve sometido, Gittes decide continuar con su investigación, a la vez que entabla una pasional relación con Evelyn. Excelente homenaje al mejor cine negro, que con el tiempo se ha convertido en un clásico del género, y en una referencia obligada para cualquier amante del cine. Se basa en un magnífico guión de Robert Towne, que ganó el Oscar. Se nota el toque personal del inquietante Roman Polanski, realizador entre otras de El baile de los vampiros (1967), La semilla del diablo (1968) o La muerte y la doncella (1994). Nicholson y Dunaway mantienen un atractivo duelo interpretativo que absorbe al espectador desde el principio.
9/10
(1995) | 127 min. | Thriller
David Fincher (The Game, El club de la lucha) le sacó partido a su impactante estilo visual, al servicio de un guión sorprendente, muy impactante y a la vez reflexivo, sobre la corrupción en la sociedad actual. A punto de jubilarse, el teniente Somerset, de homicidios, va a ser reemplazado por el joven detective David Mills. Antes, ambos deben enfrentarse a un violento psicópata, que asesina a sus víctimas horrible y fríamente, “inspirado” en los siete pecados capitales. Una angustiosa y oscura ambientación enfatiza las dramáticas interpretaciones de Morgan Freeman, Brad Pitt y, sobre todo, Kevin Spacey. Los asesinatos son realmente retorcidos y algunas escenas permanecen en la memoria del espectador por mucho tiempo. La escena final, antológica.
7/10
(1988) | 107 min. | Comedia
Una muesca más en la filmografía de Holmes y el Dr. Watson, personajes creados por Arthur Conan Doyle. Aquí se juega en tono de comedia con la rocambolesca idea de que el 'listo' es Watson (Ben Kingsley), novelista, mientras que Holmes (Michael Caine), que no existe, es representado por un pobre alcohólico.
5/10
(1946) | 110 min. | Cine negro
El detective Philip Marlowe es contratado por el General Sternwood para aclarar la súbita desaparición de su hombre de confianza. A partir de aquí Marlowe se ve envuelto en un auténtico laberinto salpicado de asesinatos, desapariciones, fotos comprometedoras, chantajistas y pistoleros. Humphrey Bogart y Lauren Bacall, probablemente la pareja más mítica de la historia del cine, protagonizan este apasionante "thriller", que es considerado en la actualidad un auténtico clásico del cine negro. Howard Hawks, basándose en un relato de Raymond Chandler adaptado por William Faulkner, dirige esta película en la que la acción y la intriga están acompañados de unos de los mejores diálogos plasmados en la gran pantalla. El siempre eficaz Max Steiner está a cargo de una excelente banda sonora, que realza el climax de la película. La celebre pareja protagonista se ve acompañada por unos excelentes actores secundarios, entre los que destacan Martha Vickers y Dorothy Malone.
7/10
(1985) | 94 min. | Comedia
Seis individuos acuden invitados a la mansión de un excéntrico millonario. Todos ellos se convertirán en sospechosos del inesperado asesinato que se produce en el transcurso de la cena. Original comedia de misterio, basada en el popular juego de mesa, Cluedo, y que homenajea las novelas de intriga al estilo de Agatha Christie.
5/10
(2003) | 137 min. | Drama
Jimmy, Dave y Sean, compañeros de la infancia, vieron cómo su amistad se truncaba bruscamente la mañana en que dos tipos, simulando ser policías, se llevaron a uno de ellos. Los abusos sexuales que padeció Dave le marcaron de por vida; y aunque casado y con un hijo años después, le quedan claran secuelas; Jimmy, siguió el camino de la delincuencia, aunque tras una temporada en prisión, trata de regenerarse y de sacar adelante a su familia; por último, Sean se ha convertido en policía. Y precisamente un caso criminal, el asesinato de la hija de Jimmy, fuerza de nuevo el contacto de los otrora amigos. Clint Eastwood es un excelente director. Tiene además su propia productora, Malpaso, y un equipo de técnicos (Lennie Niehaus, música, Joel Cox, montador, Henry Bumstead, diseñador de producción…), con los que viene repitiendo de película en película. O sea, cuenta con un preciso mecanismo de relojería para poner en marcha, realizar y empaquetar películas impecables. Es el caso de Mystic River, un film intenso, con un guión bien vertebrado de Brian Helgeland, adaptación de la novela homónima de Dennis Lehane, donde todo encaja y que disimula bien algunas trampas, como la inexistencia de coartada para Dave, el repentino hallazgo de unas pruebas incriminatorias. Eastwood rueda a las mil maravillas, con ritmo brioso, sin empantanarse; con ideas visuales efectivas. El film es pesimista y duro, pero su violencia es sobre todo psicológica, y se evitan las truculencias al tratar los abusos sexuales. Película masculina, alguno la tacharía quizá de machista, pues las mujeres tienen escasa presencia, y se comportan de modo poco inteligente: la excepción es la esposa de Sean, con sus llamadas silenciosas al móvil. Clint Eatwood no actúa, pero hace actuar a sus actores con maestría. Medido reparto que ha dado a Sean Penn el primer Oscar de su carrera, el rebelde actor está perfectamente secundado por un plantel de campanillas: Tim Robbins, Kevin Bacon, Laurence Fishburne. Y aunque las mujeres tengan menos peso, Marcia Gay Harden y Laura Linney se las arreglan para dar a sus personajes una tercera dimensión.
7/10